miércoles, 25 de febrero de 2009

Patria,tus hijos te juran...












Ser valiente no es sencillo.
Porque significa enfrentarse a lo màs temible de nuestra sombra.

La valentía es ese coraje que nos lleva a defender aquello que vale la pena, a dominar nuestros miedos y a sobreponernos en la adversidad.
La valentía tambièn nos lleva a afrontar las consecuencias de nuestros actos, y el resultado de nuestros errores.

Sin la valentía, en los momentos difìciles nuestras vidas podrían irse a la deriva, sin embargo la fortaleza interior conducida por una conciencia recta, pueden llevarnos màs lejos de lo que podríamos imaginar.

El niño que admite ante sus padres que fue él quien rompió la ventana del vecino, el gobernante que reconoce no haber hecho su trabajo como era debido, el padre de familia que acepta ante sus hijos algun error,son ejemplos que, por desgracia, a veces no son tan comunes: son ejemplos de personas que han tenido la fuerza de aceptar su error y de afrontar sus consecuencias.

La vida misma no es sencilla y puede ser, en ocasiones, sorprendentemente dura: La muerte de un ser querido, una enfermedad, la ruina de un negocio son ejemplos de momentos tremendamente difíciles. La valentìa es la diferencia entre paralizarse o seguir andando.

Por otra parte, la valentía también tiene que ver directamente con defender lo que sabemos que es correcto. La conciencia con frecuencia nos indica que se està cometiendo una injusticia, o que se està violentando algún derecho. En esos momentos, es necesaria una posiciòn firme y concreta para actuar como es debido y para defender lo que està bien.

Una persona que defiende al dèbil, que admite sus errores, que afronta las consecuencias de sus actos, que no calla cuando sabe que algo està mal, puede estar asumiendo riesgos, pero también está creando una diferencia real en su vida y en el mundo que le rodea.

Los seres humanos solemos dejarnos llevar por la comodidad y, desgraciadamente, por los miedos. Con gran frecuencia generamos nuestros propios fantasmas y temores inexistentes; nos planteamos consecuencias que aún no existen pero que alucinamos como algo muy real.
No es raro que nuestra imaginaciòn nos traicione planteàndonos escenarios y panoramas desoladores, y nos inmovilizamos simplemente porque creemos que algo saldrà mal.
Pero al afrontar los riesgos,y vencer miedos damos un paso adelante. A veces las consecuencias pueden ser duras. En ocasiones nuestra valentìa no cambia el mundo.

El niño que admite haber roto la ventana del vecino puede ser de cualquier forma castigado, quizá el padre que confiesa sus errores a sus hijos no puede cambiar el alejamiento con su familia, y el gobernante serà olvidado pronto.

Sin embargo hay una gran diferencia entre ser un cobarde y ser un valiente: la posibilidad de lograr algo.
La diferencia es la Esperanza.
Quien es cobarde tiene un futuro seguro: la mediocridad.

Quien es valiente tiene un futuro inmediato incierto, pero abrirà un camino nuevo para hacer las cosas de mejor manera.

El niño que rompió la ventana podrá ser castigado, pero a la larga sus padres le tendrán confianza.
El padre que no pudo cambiar el alejamiento con sus hijos a la larga ganará el respeto que se merece por haber hecho lo correcto.
El gobernante harà un bien a su paìs y quizà evite el fraticidio.

Y esto es un hecho:
si el niño rompe la ventana y esconde la mano será siempre indigno de confianza.
El padre que no admite sus errores será visto siempre como un egoísta y un cobarde,
Y el gobernante se irà al basurero de la historia como un pelele miserable porque no tuvo los cojones de decir la verdad y renunciar a tiempo.
Porque la verdad es la más temida de las fuerzas revolucionarias,y para usar esa fuerza se necesita valentìa.

Asì,con valentía ha forjado patrias, empresas, comunidades, familias,amores.

La cobardía,en cambio,siempre medrando en lo oscurito, nunca ha hecho nada que valga la pena.

La valentía es un valor que se vive día a día, en las pequeñas cosas. No es necesario esperar grandes afrentas, tremendos errores o increíbles batallas.
La cobardía diaria sumerge a las personas, a las familias, a las sociedades y a las naciones en un pantano còmodo, suave, pero que acaba ahogàndoles.


La valentía hace a las personas dignas de respeto,de confianza, y de amor...

El humanista existe....


(foto: Simone,Sarte y el Che. 1959)


La filòsofìa existencialista da una oportunidad a todos.

Parte de la base de que la vida comienza en el aquì y ahora, porque el hombre nunca se puede definir sin importar lo que haya sido.
Hoy es el principio del resto de la vida y se puede alcanzar cualquier objetivo existiendo.

Jean Paul Sartre es el representante más notable del existencialismo ateo. Su postura basada en la responsabilidad del hombre sobre sus actos, independientemente de la existencia o no existencia de Dios, està reflejada en su libro “El Existencialismo es un Humanismo” donde muestra los conceptos clave de su pensamiento.

Sartre considera que la existencia precede a la esencia.

Es decir que el hombre primero existe, es lanzado al mundo siendo nada, y luego se va haciendo a si mismo existiendo, y sòlo se llega a definir hasta la tumba.

El existencialismo afirma que el hombre comienza por existir y sòlo despuès serà tal como haya elegido ser. Es ante todo un proyecto y es responsable de lo que es.

El primer paso del existencialismo es poner en el hombre la total responsabilidad de su existencia y la de todos los demàs.
Porque al elegirse a si mismo està creando tambièn una imagen del hombre tal como considera que debe ser. Està haciendo existir un ideal de ser humano con sus actos.

Asì, su responsabilidad es mucho mayor de lo que podrìamos suponer, porque lo compromete a èl y tambièn a toda la humanidad.

Eligièndose, elije a todos los hombres, porque con sus acciones està habilitando a todos los demàs a hacer lo mismo.

Los otros son tan indispensables a la existencia como nosotros mismos, porque todo proyecto, por más individual que sea, tiene un valor universal y comprensible para todo hombre.
Por eso es que la mirada de los otros nos conforma como seres puros y emulables,o puede hacer que el infierno sean los otros.

Esa universalidad del hombre es perpetuamente construida, porque se construye lo universal eligiendo.
Esta responsabilidad de elegirse a cada instante es el origen de la angustia y del desamparo porque no tiene excusas, ya que el hombre es libre para elegir sus actos.

El existencialismo no cree en el poder de la pasiòn para que el hombre justifique sus actos, porque tambièn es responsable de su pasiòn, y la pasiòn no es una excusa.

Para Sartre no existe una moral “a priori”, afirma que cuando se estÀ frente a una encrucijada no se tiene a nadie y sòlo se puede fiar en las propias reflexiones.
No se puede guiar uno ni por los sentimientos, ni tampoco se pueden pedir consejos,porque los sentimientos los construye uno mismo con los actos y porque siempre se elige al consejero, que ya se sabe de antemano què va a aconsejar.

Elegir es inventar, dice Sartre, porque ninguna moral general puede indicar lo que hay que hacer.
El hombre debe comprometerse y luego actuar sin esperanza, y sin ilusionarse, harà lo que pueda.
Lo que no puede es no elegir porque aunque no elija, està eligiendo no elegir.

Un hombre que se compromete en la vida, dibuja su figura con sus actos y fuera de eso no hay nada.
El cobarde no nace cobarde, se define a partir del acto que realiza, lo mismo ocurre con el valiente.

Ese “Pienso luego soy” sartreano,es la verdad absoluta de la conciencia ya que eligiendo se construye lo universal.

El hombre elige su moral.
Todo hombre que inventa un determinismo del destino,o da excusas para su indesiciòn,es un hombre de mala fe.

La mala fe es un error, es la mentira,es la falta de compromiso,de lealtad para con uno mismo y con el mundo.
Elegir de buena fe implica congruencia y honestidad.
La actitud de estricta coherencia de los actos es la actitud de buena fe.

Los actos de los hombres de buena fe tienen como ùltimo significado la bùsqueda de la libertad como tal y estàn obligados a querer, al mismo tiempo que su libertad, la libertad de los demàs.
El que se aboca a la mala fè es un fingidor que intenta imponer sus cadenas personales con elaboradas justificaciones a los otros que se le acerquen,ya que ni de su propia esclavitud desea responsabilizarse. Pero como a Sìsifo,esa piedra de sus falacias termina cayèndosele al despeñadero y tendrà que subirla de nuevo,ad infinitum.

Porque la vida no es nada,y les corresponde a los hombres darle un sentido; y la vida serìa ese absurdo del Sìsifo camusano, si no pudieramos ejercer la elecciòn que le de sentido y valor.

Y es que,aunque dios existiera, todo esto no cambiarìa porque es necesario que el hombre se encuentre a sì mismo y se convenza de que nada puede salvarlo de si mismo ni de su libertad,y què sòlo los actos que elija le daràn significante a la vida.

Entonces pasa que un humanista que elige actuar por el bien de los otros,no es llevado por la mala fè,ni la soberbia o el protagonismo de creerse superior a otros,ni es un mero impostor que sòlo busca el reconocimiento de los otros.
Un humanista es un hombre de buena fè.
Un humanista es un existencialista.
Y su postura es profundamente ética.

Fortaleza




Tener fortaleza significa ser capaz de responder con entereza y alegria a las circunstancias de la vida, aceptando la realidad tal cual es y desarrollando los recursos necesarios para no desmoronarse ante la adversidad.

Es comprometerse con una postura personal,y mantenerse firme en las propias convicciones.

Es tener dominio de si mismo y poder controlar los impulsos.

Tener fortaleza implica vencer los miedos; porque el miedo no permite asumir ningùn riesgo,inmovilizandonos, y la vida es movimiento, es arriesgarse a cada momento tomando decisiones propias.

Los débiles se pierden en mil dudas,y antes de actuar suelen consultar a alguien para no equivocarse, sin darse cuenta que eligen a los consejeros màs mediocres para que les digan lo que quieren oír.

No pueden decidirse por si mismos porque temen cometer un error y luego sentirse culpables.

El miedo y la culpa son serpientes de la medusa que petrifica a un dèbil de caràcter.

Una persona con fortaleza tambièn tiene miedo, pero enfrenta sus miedos.
No huye ni se paraliza, enfrenta las situaciones de riesgo con audacia y las resuelve creativamente.

Tener fortaleza de carácter no implica ni gritar, ni pasar primero, ni imponer ideas, ni ser manipulador,ni insultar,ni ser patàn o violento. Al contrario:un hombre fuerte es alegre,y suave de trato,debido al conocimiento que tiene de su propia fuerza.

El fuerte es el que no se doblega ante la prepotencia de los cobardes, ni ante nada ni ante nadie y puede hacerlo hablando con voz apenas audible y lograr que los demás se callen para poder oirlo.

La persona con fortaleza de caràcter no se pierde en el bla bla bla sin sentido para buscar reconocimientos,el fuerte sòlo habla cuando tiene algo importante que decir,porque no tiene que ponerse caretas ni hacer alardes, porque no tiene que probarse a si mismo que vale, ni probarle nada a nadie.

Por eso se comporta en forma sensata,y respeta a los demás.

El fuerte de carácter puede permitirse ser él mismo y no desea emular ni parecerse a nadie, porque puede tolerar la opiniòn, los chismes y las crìticas de los demás sin derrumbarse y acepta el fracaso sin frustrarse ni amargarse.

La fortaleza del carácter le permite amar pero no alienarse en otro y dejar de ser èl mismo.

Ser fuerte es aceptar las cosas como son, no como uno quiere que sean,y trabajar con entusiàsmo para mejorarlas..

Por eso, el que es fuerte perdona pero no olvida,y aprende de las experiencias que son parte de la vida, para no volver a cometer el mismo error dos veces.

Los fuertes de carácter son los que sobreviven en situaciones difìciles, porque sus estructuras firmes los sostienen, no se rinden,ni aùn al borde de la muerte,esa es su trasendencia.
Los que tienen fortaleza de espìritu,saben y pueden ayudar a otros y aunque èstos sean ingratos,los fuertes no son resentidos,y no pierden nunca la esperanza ni la nobleza.

Cambiar es crecer y madurar, de modo que se puede cambiar de idea, con el debido fundamento, sin mostrar debilidad por eso... pero cambiar de ideas o principios por buscar la aceptaciòn y el aplauso del grupùsculo de los mediocres implica no sòlo debilidad de espìritu,sino de cojones.

Vivir no es fácil, en un mundo perverso, lleno de personas débiles que no se comprometen, que se venden al mejor postor, que sòlo piensan en satisfacer sus mìnimos egos asì sea traicionandose aùn a sì mismos,dèbiles que se pierden en la masa,amedrentados de sus propias miserias. Tener fortaleza entre ese rebaño es duro.

Pero ser fuerte se puede, es simplemente elegir pisar firme y sin miedos.
Un hombre con fortaleza da incondicionalmente su vida por el bien de los otros.
Asì que ya dado lo principal,sòlo gana dignidad.

El cobarde que teme perder ya todo lo tiene perdido.

El carácter es adquirido, por lo tanto se puede cambiar de ser un pobre pelele a ser un hombre puro.
Pero eso: se necesitan cojones.

Los Comodinos....









Se dice de la persona que acepta todo sin dificultad, por falta de convicciones, por comodidad,interés, o costumbres,es un comodino.
Es un sujeto aquejado por pachorra mental, intelectual, mnemològica,por dejadèz humana y social.
A esta actitud se le llama tambièn valemadrismo,y lleva al sujeto comodino a hacer y decir barbaridades,y despues como es perezoso no se acuerda, Y vive en ese cìrculo vicioso.

Así, la vida misma de los acomodaticios queda enormemente simplificada, porque reduce espectacularmente el nùmero de decisiones que tiene que tomar.

Tomar una decisiòn requiere el esfuerzo de hacerse responsable de ella.

Pero el comodino se justifica con frases infantiles como: "me hicieron hacer esto, o lo otro".
Pero nadie "hace" que alguien màs haga o deje de hacer algo, si èste no lo decide asì. Al final, siempre tiene uno la ùltima palabra.
Incluso bajo presiòn o amenaza, siempre tiene uno la posibilidad de decir "pues no lo hago y punto".
La cosa es asumir la responsabilidad por las propias decisiones:"Ahora me pasa esto, porque decidí hacer aquello", y aceptarlo,sin victimizarse ni hacer responsable al otro de nuestras propias elecciones.

Sin embargo, es esta última parte la que a mucha gente no le gusta, y de la que desesperadamente tratan de zafarse: la responsabilidad. Este es un acto de congruencia y valor, cualidades ambas que un sujueto comodino no posee.

Muchos comodinos simulan adoptar una ideología o una postura como justificaciòn de su pereza, Pura pachorra mental: Así no es necesario pensar por uno mismo, ni asumir responsabilidad por nuestras decisiones. Sólo hay que creer y seguir lo que dice un jefe, un libro de autoayuda,o la tele. Porque para estos sujetos es màs còmodo vivir manipulado,

Dejarse manipular es la forma más fàcil de vivir . Con la existencia programada por la tele,la esposa,los vecinos,y con la queja consuetudinaria para paliar los problemas, y esa perezosa manera de no intentar ninguna solución autentica:
"...tu afèrrate a tus costumbres y goza la comodidad de hacer lo que te gusta"... y de paso no luches por los derechos humanos, no derribes dictadores, ni combatas injusticias.

Esa cultura de la "comodidad" es totalmente paralizadora de la mente humana, porque su función ha sido siempre preservar un determinado orden social que favorece, a sujetos muy bien apoltronados,tambièn, en la comodidad del poder, tales como reyes o dictadores.
La "comodinèz" anestesia la conciencia y evita el esfuerzo de pensar.
No es cuestión de arrellanarse en un sofà con la conciencia embrutecida por la diva del momento,la comida chatarra,y los "planes" entelarañados en un rincòn,porque es màs còmodo eso porque ya se hizo el estòmago inmune a la humillaciòn y a la indignidad.
A fìn de cuentas,el comodino siempre cuenta con alguièn que le dirija su destino y tiene el arma poderosa de su bla bla bla,para justificar su indolencia.

Esa es la comodidad de vivir manipulado. Te cargas la conciencia y todo lo atribuyes a los designios de otros. A ti sòlo te tocan migajas de conciencia menor para un montòn de tonterías triviales. Sentimientos de culpa infantiles que nos apartan de la resoluciòn de los verdaderos problemas...

VIvir engañado y hacerse la vìctima es muy cómodo... y cobarde también.

.Durante toda su historia los comodinos sòlo se han dedicado a mantener los mismos errores humanos de siempre, la misma estùpida y mezquina forma de actuar.
Si intentan arreglar el mundo es sòlo en la cafeterìa, o desde un chat de internet,pero se hacen tontos porque saben que nada grande se puede conseguir sin esfuerzo y sin sacrificio.

Tienen miedo de que los demàs se den cuenta de su ineptitud y es por eso que no se emplean a fondo en lo que hacen, siempre hacen las cosas a medias, para cumplir, para quedar bien y nada más. No tienen aspiraciones. Al menor fracaso se desaniman y se retiran.

Decía Saint Exupery que “ser hombre es ser responsable”. Un hombre, que no quiere esforzarse, nunca harà nada que valga la pena. Serà un hombre “hueco” por dentro. Quizà tiene mucha palabrerìa, y pueda citar de memoria al Chè o a Allende,pero su corazòn està vacìo y terminarà su vida sin pena ni gloria, haciendo de su paìs lo que es: Un pàramo habitado por valemadristas,asesinos o corruptos.

Los flojos y comodones viven por vivir, apoltronados frente al televisor,incrustados en "hogares" insanos,sometidos a gobiernos corruptos,pero eso sì: haciendo lo que "les gusta". Ésta es la tragedia de muchos que cambian sus ideales por la comodidad,porque que hueva les da alcanzar estrellas,luchar por una utopìa...
Y claro a eso de las estrellas,los comodinos me responderàn: "Naaa..." "o ...Y yo porquè?..o..."cuales estrellas,si hay harto smog..." o "haiga sido como haiga sido"... o..."mañana,neta,mañana si...."
Y por esos habitantes, està Mèxico como està.

Al final, sentiràn esa mentira de inutilidad existencial en que vivieron toda su vida,pues sòlo habràn dejado como huella en el mundo,una impronta en los resortes del sillòn frente al televisor y algunas migas de comida chatarra en el ordenador.

Pero eso sì: terminarán en un comodìsimo fèretro haciendo lo que les gusta...

Y casi puedo ver su indolente encogida de hombros a mis palabras...




El Hombre-veleta



Para el hombre veleta mentiras y verdades dan lo mismo.
Todo es relativamente baromètrico.

Voluble,va segùn sopla el viento de sus caprichos del momento.

Un dìa te dice: desprecio a perenganito,juro por lo màs sagrado,que nunca le vuelvo a dirigir la palabra,y al otro dìa lo ves al hombre-veleta departiendo muy amigable con el tal perenganito.
En el campo,el viento mueve esas figuras de latòn de los tejados: ahora en un sentido, ahora en otro, y asì,iguales, son los hombres-veleta.
Te dicen: "No pienso volver a ese restaurante porque ahì me ofendieron,tienen pèsima comida y esos meseros son unos imbèciles,me insultaron, y juro que no vuelvo a poner un pìe ahì!"
Pero al dìa siguiente te los encuentras comiendo opìparamente en ese mismo restaurante y conviviendo feliz de la vida con sus cuates los meseros que antes lo habìan insultado.

Quizà sea por su absurda manía de intentar quedar bien con todos,de recibir un poquito de reconocimiento aunque sea, lo que los conduce a cualquier indignidad con tal de caer simpàticos y quedar bien,pero suele pasar lo contrario, esto es: quedan mal siempre porque a nadie le convencen los quedabien, las medias tintas, los coitus interruptus, los acobardados, o el derrame de lambisconerìa abyecta y un segundo despuès,la demostraciòn de la patanerìa màs vulgar...

Los veletas justifican su conducta diciendo que son "adaptables",que saben "perdonar",que tienen un "ideal" mayor que esas pequeñas rencillas,que no son rencorosos...
Pues bien por ellos.
Que tienen estòmago para tragarse sus palabras a cada momento,y rodillas para hincarse ante los que lo humillaron,y disponibilidad inmediata de sus principios deshechables para cambiarlos por otros en un instante.
Pero,còmo se puede gobernar,o educar,o formalizar un acuerdo o compartir una amistad,un amor,una empresa,o una utopìa, si esa persona no se define en sus criterios?
Còmo cambiar a un paìs que tiene muchos habitantes que son hombres veleta,con voluntades dèbiles, con falta de caràcter, con naturaleza gelatinosa,amedrentados,incongruentes,una caterva de incoherentes... còmo?...
Còmo confiar en sujetos que cambiaràn de ideas,se desdeciràn a sì mismos,sòlo por interès mediocre o por ser "simpàticos"?
Dònde estàn los revolucionarios?
Dònde?
En Mèxico hace falta coherencia entre las ideas y la vida. Una contradicción entre ideas y vida es frustrante, causa desequilibrios, depresiones en la poblaciòn, y angustias a todos.

Lo triste para los hombres-veleta es que basta un viento fuerte para tirarlos lejos.

El hombre-corcho




El hombre-corcho es un sujeto que se siente “como todo el mundo”, y se cree a salvo al suponerse idèntico a los otros,fluyendo en la rìada del rebaño,intègrandose,faltaba màs.
Siempre polìticamente correcto,el hombre-corcho es uno que cree que con lo que sabe ya tiene más que suficiente y no tiene la más mìnima curiosidad por saber màs,aunque es un maestro experto en el uso de lugares comunes.
Su vida carece de proyectos y va flotando a la deriva.


El hombre corcho siempre tiene un problema: cuando hablas con él te ofrece una cara pero en su espalda oculta otra... cuando piensas que èl es feliz tal vez sea triste y, cuando te compadeces de èl, se parte de risa dentro de su cuerpecito de corcho. Le gusta tomarnos por idiotas simulando que tiene un espìritu de granito,pero la verdad es que su alma es de la insoportable levedad del corcho .
Claro que tiene cero autocrítica y jamàs va a reconocer el juego de su flotaciòn superficial.
Es que a èl no le interesa la esencia de las cosas.
Le aburren los valores.Los temas "serios".
Es alèrgico a la verdad, y ama las apariencias.
Como tambièn su corazòn es de corcho,es impermeable a los sentimientos profundos y por eso no pone lìmites y es permisivo con todo.
Todo le da igual. Es indiferente. Pasa de todo. Todo vale. Qué más da...No vale la pena luchar por nada. Ni esforzarse por nada. Ni enfadarse por nada. Sólo quiere vivir cómodo y tranquilo flotando apaciblemente como un corcho en la alberca.
No quiere preocupaciones.
Su ùnico ideal es suprimir todo lo que le suponga problemas y alcanzar la flotaciòn perfecta,como un nirvanita acuàtico en el vientre materno hipnotizado por un dòlar.(si la portada de Nevermind,de Cobain).

Pero el hombre corcho ya està huevudito y añoso.
Pero aùn asì, todo le da igual.
Que millones de niños inocentes mueran de hambre y de frìo por el egoísmo de los burgueses?... Ése no es su problema.

Su único problema es que le dejen vivir en paz. Por eso es incapaz de interesarse por nada, ni de ilusionarse por nada, ni de entusiasmarse por nada. Y menos sacrificarse por nada. No quiere ideas que le comprometan a nada.
La ètica le estorba en su equipo de flotaciòn.
Èl sòlo desea hacer lo que le apetezca en cada momento.

Es verdad lo que a èl le conviene. Es bueno y ètico lo que le ayude a conseguir lo que quiere. Para lograrlo hay que engañar.
Porque supone que no hay que ser demasiado rectos.
Para él todo está bien. Todo está permitido.

Su egoísmo de corcho es insaciable, sòlo busca pasarlo bien, divertirse. Porque no tiene inquietudes espirituales ni culturales. Se limita a lo efímero. A lo pasajero.Cambia de orientaciòn continuamente,segùn la corriente que lo lleve, y no llega a ningún sitio.

Como el que juega con el control remoto ante el televisor. No se entera de nada, porque no presta atenciòn a nada, saltando de un canal a otro. Depende de lo que en ese momento le guste o convenga. Sólo le interesa el momento presente..
Es un hombre de corcho: flota.
Ha sido de todo, alcahuete, fementido, ingrato, hipócrita, traidor, político,cìnico; tan varios encenagamientos no le impiden otorgar sonrisas desde su flotadero. Es perfecto en su género. Su secreto es simple: jamàs profundiza nada y se deja llevar por la corriente.

Parecen sòlidos y se ablandan porque son de corcho, quieren ser firmes pero son bofos, desean ser resplandecientes y pero son opacos...no saben nadar con rumbo,sòlo flotan en las voluntariosas aguas ajenas.
Son los hombres-corcho que jamàs podràn sumergirse en las maravillosas profundidades de la vida.

Los pusilànimes...



Hombres “sin alma”...que sólo piensan en satisfacer su cuerpo.

Muchos de ellos han perdido la dignidad y se dejan llevar del pesimismo y de la autocompasiòn, no creen en sì mismos ni en los demás, y a la Virgencita de Guadalupe la ven con un complejo de Èdipo demasiado fàrsico como para tomarlo en serio.

En Mèxico hay demasiada gente que no se acepta así misma y, por eso, no creen en sus cualidades para hacer algo que valga la pena.
Son eternas sus quejas,pero nulos sus actos para mejorar su paìs...
Son muchas las personas afectadas por una conmoción que quieren a toda costa ocultar: el miedo.
Nada los conmueve tanto como el miedo, no el dolor por el dolor de los que sufren y los que pagan sin justificación, solamente el miedo de tomar responsabilidad honestamente, de comprometerse, de reconocer sin tapujos lo que se ha hecho mal y responder.

Y el miedo es de todas las emociones la que más los avergüenza, la que menos quieren dejar traslucir.
Entonces simulan impavidèz, indolencia,alegrìa,o pesar,para disimular su miedo a como de lugar.

Por eso su insensibilidad a todo lo demás: podrà haber 8 mil muertos por el nerco y el ejercito,podrà devaluarse su moneda hasta el bilimbique,podrà sentarse un usurpador en la silla presidencial,los soldados podràn violar ancianas,los poderosos pervertidos podràn asesinar a mil muchachas en Ciudad Juàrez,podràn los gobernadores corruptos y asesinos seguir medrando del pueblo,pero en Mèxico todo eso no indigna,no importa,vale madres,porque millones de pusilanimes,sólo se dejaràn conmover por el miedo de mostrar el miedo que los embarga.

Entonces simulan que no pasa nada.

Hacen como que la Vìrgencita de Guadalupe les habla.
Lo que les da terror es cambiar. No quieren cambiar,estàn bien instalados en la corrupciòn,el crìmen,el sometimiento,la ignorancia,en el pasado.

Los pusilànimes no estàn dispuestos a enfrentarse con sus propios problemas ni a resolverlos por su cuenta, sino que muchos mexicanos atenidos, esperan que “alguien” les quite sus propias broncas de encima.

Otro inconveniente que tiene el ser pusilànime,es que inevitablemente el que se traga la indignidad todos los dìas, tiene,por consecuencia, que convertirse en un hipócrita .
Los pueblos de pusilànimes son como rebaños guiados al despeñadero.
Què esperanza que esos pusilànimes abran un libro,intenten leer su historia,o vean su escudo,para ellos es mejor ver que mal van las cosas en la tele o quejarse de la situaciòn en el chat....nada que los exponga...y por eso son aplastados cotidianamente por el poder.

Y es que el que aspira a ser águila debe mirar lejos y volar alto,pero el que se resigna a arrastrarse como un gusano renuncia al derecho de protestar si lo aplastan.
Pero el pusilànime està màs interesado en el cotilleo de la faràndula,que en el hambre de sus propios hijos.
El servil pide,el digno merece,y el valiente exige.

Porquè los mexicanos no hacen nada por recuperar su dignidad,porque no se revelan, por qué se dejan destruir por el buitre kafkiano de la minidictadura chatarra que los agobia, si no parecen estar atados, castrados?
Estàn los mexicanos sometidos a sus miedos difusos, hasta el punto de dejarse destruir, sin poder hacer nada por remediarlo?
Porquè no tienen agallas,porque no tienen "extraño enemigo",ya que su ùnico enemigo son ellos mismos,porque son perjuros con la propia Patria,porque al grito de guerra,los pusilànimes,omisos, se hincan sometidos, y callan ...

Han perdido el alma.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Pureza del corazòn...











La falta de bondad es consecuencia del egoísmo, la mezquindad y la ausencia de grandeza humana.

El que es incapaz de sentir compasiòn y ve a los demàs como rivales o enemigos en potencia, a los que serìa una imprudencia ayudar, y de los que hay que cuidarse en extremo,està destruyendo el bien en su corazòn.


Ese que se siente màs seguro rumiando la desconfianza, el rencor y el odio que la simpatìa o la amistad, y prefiere anular o destruir a sus semejantes que conocerlos o dialogar con ellos, a menos que pueda sacar algo para su propio provecho,corre peligro de envenenarse de sì mismo.


La falta de bondad nos deshumaniza y nos convierte en personas insensibles, seres presos en una armadura perpetua,rìgidos y fatigados se paralizan en el camino de la vida que se torna màs dolorosa.

Y es que hay obstàculos para ser buenos:
Por ejemplo,la ignorancia total de los valores humanos por parte de quienes practican el crimen en todas sus formas, como un medio de conseguir lo que quieren.

Y el culto al autoritarismo y la dureza de corazòn como manifestaciones de poder y tiranìa.

Y esa creencia de que ser buenos es sinònimo de ser tontos.

En estos tiempos difìciles mucha gente confusa insiste en poner la coletilla de "no ser tontos" cuando hablamos de bondad.
Absurda asociación de ideas esa,que implica por tanto que "ser malo es igual a ser listo".

Lo verdaderamente tonto es esa identificaciòn de esa asociación entre bondad y vulnerabilidad o debilidad o estupidèz.
Un sofisma màs de la moral utilitarista y capitalista en la que triunfa el usufructo y el egoìsmo: Es la macdonalizaciòn de nuestra cultura,en la cual no importa el bien,lo sano,lo bello,sòlo importa el consumo,el satisfactor fugaz,lo rentable.Esa es su ètica chatarra.

Segùn la inmoralidad capitalista,es más inteligente el maquiavélico:
Los medios adulan al delincuente de cuello blanco o al político rapàz que astutamente abusan del pueblo,como si su corrupciòn fuera digna de ser emulada .

Continuamente,el règìmen y sus medios envian mensajes que hacen creer que la honestidad es un defecto,un error de ingenuos.

Por eso, algunos se avergüenzan de ser buenos...
Ven la bondad como falta de madurez y buscan imitar al tipo exitoso que ridiculiza la actitud del humanista ostentando sus "èxitos" materiales,y posan de rudos ,quizà porque en el fondo son sumamente vulnerables y carecen de la fortaleza y de la inteligencia que se requieren para ser bondadosos.

Pasa que el sistema quiere manipularnos para que valoremos la agresividad egocentrista como ìcono de seguridad y poder,y asì acabemos confundiendo las virtudes con los defectos y veamos admirables a los corruptos del poder y los dejemos realizar sus villanìas y hasta soñemos ser como ellos. Nos quieren hacer còmplices de su miseria moral para acallarnos.

Por que la bondad requiere de la justicia y de defender la equidad y la dignidad de todos.
El respeto tambièn es una virtud que parte de la bondad,y si un pueblo tiranizado tuviera esos valores,no se dejarìa dominar.

Saber decir un no con energía no está reñido con la bondad, es por esto que el ser Bueno con mayùsculas es màs complejo de lo que parece.


Porque ser una buena persona evoca en el imaginario colectivo y en nuestro instinto gregario,a una persona que ayuda empáticamente y que no daña al otro.

El ideal que nos atrae es el de una persona justa, sabia y buena, como virtudes básicas. Alguien que nos dè la mano con cariño y sabiduría y actue con pureza,sin dobleces.

Es ese ser puro,que en lugar de utilizar el miedo y la culpa como armas para manipular a los otros para que se sometan a sus egoìcos deseos, se valga de la ternura,de la càlidèz,de la inteligencia para el bien de todos.

Es fàcil: en medio del desierto podemos elegir entre el gandalla que nos insulta y nos culpa y de pasada,nos roba el mapa, o ese sabio sereno que nos da agua y nos enseña las estrellas que nos mostraran el camino.


Por simple sentido comùn,nuestro corazòn nos impulsa hacia el bientrato con nosotros y con quienes nos rodean... bientrato que produce una satisfacción compartida.
Es contagioso ser bueno,de la misma manera que resultan contagiosos el egoìsmo y la miseria humana.

Y aunque la bondad no está de moda para los corruptos del sistema capitalista,olividèmonos ya de ese egoìsmo paranòico y estùpido que predicaron como manera òptima de vivir,pero que ya tiene a esta sociedad enferma terminal. Quisieron convencernos de que la pureza del corazòn es negativa,y que la putrefacciòn del espìritu es lo positivo. Los tontos fueron ellos.


Pero ahora es urgente y es justo valorar la inteligencia que se esconde tras la bondad de las personas,y usarla para rescatar de ese modo a nuestros hermanos desamparados de la tierra de esa decadencia inhumana a la que los condenò el capitalismo salvaje.

No podemos permitir que nos arrebaten nuestro derecho de elegir nuestra existencia,nuestro derecho a ser humanistas,nuestro ideal de ser buenos.

Tengamos la fortaleza para mantener una actitud amable, abierta y generosa hacia los demás.Abriguemos empatìa hacia los que sufren.Mostrémonos siempre dispuestos a ayudar al que lo necesite. Y sobre todo,no màs rollo,mejor practiquemos la acciòn directa,porque...


"Obras son amores,y no buenas razones"

Alguien nos necesita....












La Bondad està en la intenciòn y en el fin de las acciones, en los hechos mejor que en las palabras, en la conducta ejemplar y no en las palabras untuosas.

La bondad es la disposición conciente de actuar siempre de manera amable, generosa y firme.

Las personas bondadosas sienten un gran respeto por sus semejantes y su entorno, y se preocupan por el bienestar de los demàs.
Les interesan genuinamente los otros.
Ser bueno no quiere decir tonto,blando, sumiso, ingenuo o sin caràcter, como a veces equivocadamente,se cree.

Al contrario: los buenos se distinguen por su inteligencia y su fuerte personalidad, la cual se traduce en inagotables dòsis de energìa y optimismo, y su bondad se refleja en su calidèz,en su alegrìa,y en los sentimientos de confianza, cariño y respeto que infunden a su alrededor.
El bondadoso tiene la mirada limpia y el paso suave.
Un hombre bueno sonrìe desde el corazòn hacia fuera,por eso su sonrisa es tan bella.

Un bondadoso rechaza el ejercicio del poder.

Porque para èl,el ùnico poder vàlido es el de su espìritu cuando se da a los demàs.
Porque un bondadoso es mastro en el arte de dar.
Su propia generosidad lo alegra.
Da: sus experiencias,sus talentos,sus oficios,su ayuda...
Pero su inteligencia y su serenidad son sus mejores dones al mundo.

Un bondadoso se esfuerza por ser feliz y hacer felices a los demàs.

La bondad es un comportamiento externo que nos informa de lo que se guarda dentro de uno mismo.
Por eso es la expresiòn màs sublime del amor,es una empatìa universal, que se extiende en diàspora de bien a las personas y a la naturaleza.

Pero la bondad no es fàcil de ejercer,porque se sufre por el otro,es la condolencia,el dolor compartido de otro ser, que el bondadoso siente en carne propia .
Sin embargo, el bien de los demàs lo alegra y lo llena de esperanza.
La bondad puede ejercerse sin rollos, con el simple acto de bien,y con la imitación por admiración de los que son buenos,y ese es el mejor regalo que nos dan los bondadosos:su ejemplo.


Y es que la bondad es una inclinación universal, la historia está llena de personas que hicieron el bien a la humanidad,aunque esos bondadosos hayan sido discretos,su impronta de bien quedarà por siempre en la gratitud de los que algùn dìa fuimos bendecidos por sus cuidados.
Seamos recìprocos por equidad.
No pensemos en lo que nosotros necesitamos.
Veamos mejor lo que los demàs necesitan.

Esa es la pureza de la bondad.

Seamos buenos,porque seguramente alguien nos necesita con urgencia.

Mediocres



No son voz,sòlo son eco.
Su preocupaciòn bàsica es la importancia que le dan a la opiniòn de los demás. No hablan nunca...repiten siempre. Reverenciaran a su màs cruel adversario, si èste se encumbra y desdeñaran a su mejor amigo si èste es marginado del grupo.
No hay líneas definidas ni en sus propias sombras, que son apenas una penumbra...
Cruzan el mundo a hurtadillas, temerosos de que alguien pueda reprocharles esa osadìa de existir en vano, como contrabandistas de la vida.


Y lo son por esa inclinaciòn que tienen para medrar a ras de tierra.
La psicología de esos sujetos se define por un trazo común: su conformismo,su derrotismo para soñar la perfección,su facilidad para el sometimiento.

Son rutinarios y mansos porque piensan con la cabeza de los demàs,y comparten gustosos la hipocresìa moral de los otros y ajustan prestos su caràcter a las domesticidades convencionales por comodidad.

Son ciegos para las auroras: ignoran la quimera del artista, el ensueño del sabio y la pasión del luchador. Condenados a vegetar, no sospechan que existe el infinito más allá de sus monòtonos horizontes.

El horror de lo desconocido los ata a mil prejuicios, volvièndolos temerosos e indecisos: nada aguijonea su curiosidad... carecen de iniciativa y miran siempre atràs, como si tuvieran los ojos en la nuca.

Son incapaces de soñar con la virtud porque les exige demasiado esfuerzo. Y si no delinquen es sòlo por cobardía pero para eso tienen la corrupciòn soterrada.

Se creen frìos,pero sòlo son tibios aunque ignoran la serenidad...y son frìvolos por querer caer simpàticos...son comodinos siempre, y jamàs templados.
No saben estremecerse bajo una tierna caricia, ni abalanzarse de indignación ante una ofensa.

No viven su vida para su propia conciencia, sino para el fantasma que proyectan en la opiniòn de sus similares.

Evasivos siempre,su caràcter se borra como un trazo de carbón bajo el esfumino, hasta desaparecer.

Cambian su honor por una prebenda y deshechan su dignidad por evitarse un peligro, renuncian a la justicia, antes que gritar la verdad frente al error de muchos.

Pero cuando se arrebañan son peligrosos.
Negados a la curiosidad del sabio por la coraza de su insignificancia se ponen furiosos ante lo diferente o lo nuevo.
Y la fuerza del número suple a su cobardìa individual: se acumulan en grupùsculos para destruir al que desdeñe encadenar su mente al grillete de ese igualitarismo gris.

Subvierten entonces todo valor ètico,falseando nombres, desvirtuando conceptos,aplicando dicterios a los que sì piensan,porque para ellos, pensar es un desvarìo, la dignidad es irreverencia,la poètica es reiteraciòn inùtil, es ridìcula la justicia, la sinceridad es tonterìa, el respeto una mofa, la pasión ingenuidad, la virtud una estupidez,y sobre todo,la verdad les es asquerosa.

Llaman ideales a sus preocupaciones econòmicas, sin advertir que son ambiciosos vulgares,precarios que van voraces tras un hueso, parodiando ideales,repitiendo consignas como lugares comunes,emitiendo ecos vacìos de opiniones sin juicio.

Reniegan de la verdad y de la virtud si ellas demuestran el error de sus prejuicios, y muestran enorme inquietud cuando alguien se atreve a perturbarlos.


Sus ojos no saben distinguir la luz de la sombra,son un coro los palurdos que no distinguen el oro del oropel...

Confunden la tolerancia con la cobardÌa, la discreciòn con el servilismo, la complacencia con la indignidad, la simulación con el mèrito...

Llaman insensatos protàgonicos a los que señalan con firmeza los errores rutinarios y conciliadores o "demòcratas" a los que se mimetizan con el grupùsculo,renunciando a tener creencias propias por mayorìa de votos: la originalidad en el pensar les produce pànico.
Y no se corrigen ni se desconvencen nunca,pero eso sì: son muy solemnes.

En la pompa grandilocuente de proyectos insignificantes destinados al fracaso,en sus minutas de juntas,y en normas,reglamentos y ortografìas son inflexibles:porque en esas exterioridades unificadas, buscan un disfraz uniforme para su ìntimo vacìo;por eso acompañan con pomposa retòrica sus màs mìnimos actos y pronuncian palabras insubstanciales, como si la Humanidad entera quisiese oírles.

Les agrada mucho ser esas vacuas "personalidades de respeto tan decentes", certeramente expuestas por Nietzsche a la burla de todas las posteridades.

Sin un yo verdadero digno, se afanan tan sòlo por inflar su fantasma social. Esclavos de la sombra que sus apariencias han proyectado en la opinión de los demás, acaban por preferirla a sí mismos. Ese culto de la sombra los orilla a vivir en continua alarma...suponen que basta un momento de distracción para perder su "reputaciòn".
Por eso detestan la risa, temerosos de que el gas pueda escaparse por la comisura de los labios y el globo que son se desinfle.

Incapaces de un sí o de un no,vacilan para admirar lo digno y reprobar lo miserable.Pueden llegar a sentir la belleza de un manuscrito que se les lee, pero no osan declarar en su favor hasta que hayan visto su curso en el mundo y escuchado la opiniòn de los demàs,no arriesgan su voto, quieren ser llevados por la multitud.

Hacen mal por imprevisión o por inconsciencia, como los niños que matan gorriones a pedradas. Traicionan por descuido.Prometen por distracción.

Juzgan las palabras sin advertir que ellas se refieren a cosas. Son feligreses de la palabra, no se elevan a la idea ni conciben el ideal. Su mayor ingenio es el lugar comùn que escuchan en la televisiòn,pero tiemblan ante los que pueden jugar con las ideas y producir ese resplandor del espìritu que es la paradoja.

En toda nueva idea presienten un peligro. Prefieren el silencio y la inercia, viven en la mentira, comen de ella, la siembran, la riegan, la podan, la cosechan. Asì tejen su burda telaraña en torno de los genios, los puros y los hèroes, obstruyendo en los pueblos su ideal de Libertad.

Tal vez sospechen de la esterilidad de su esfuerzo y por eso se les ve malhumorados y tensos en su rutina, como esas mulas que por la costumbre de marchar al paso han perdido el uso del galope,y te tiran una coz si te acercas,pero no dejan de mover la noria.
Cualquier reflexiòn o duda les parece un sarcasmo o un ataque personal: prefieren confiar en su ignorancia para adivinarlo todo,no desean cambiar nada...Son la reacciòn.

Claudican.
Luchar les es incòmodo.



Y cierran su corral ,asustados, cada vez que cimbra en las cercanías el aletazo inequìvoco de un àguila.

martes, 10 de febrero de 2009

Phrònesis




Algunos adictos a las mentiras piadosas suponen que la crisis de la que tanto se habla es pasajera,y en unos meses esto se soluciona y podràn comprarse un auto nuevo. Y podràn seguir disfrutando de su programa de futbol en la tele muy a gusto ,y nada les moverà su mundito. "Es una crìsis ecònomica pasajera".

Se mienten a sì mismos.

Porque no es sòlo una crìsis ecònomica la que afecta a esta sociedad del 2009,es una crisis total de paradigmas y valores. Es la iglesia catòlica con sus curas neonazis y pederastas,es la guerra bushiana de destrucciòn masiva,es masacrar niños y bebès en Gaza a cambio de gasolina para los coches,es explotar el trabajo de niños africanos hasta la muerte para que saquen de las minas la columbita tantalio usada en las pilas de los telèfonos celulares, es destrozar los bosques para construir cementeras,es levantar muros de ignominia para que los pobres del cuarto mundo no contaminen el primer mundo capitalista,matando animales por codicia y crueldad,consumiendo drogas y alcohol para evadirse de la "desagradable" violencia que las drogas y el alcohol generan,es el niño asesinado por sus padres con inyecciones de àcido,son los niños que mueren de hambre y miseria en las calles,es ese mentir continuo para justificar lo injustificable,es ese voltear la vista a un lado porque no es mi asunto "Y yo porque?"...es el vacìo de los que han dado toda su integridad a cambio de un estatus que les permita tener tele pagada y comprar en las plazas comerciales. Es hacerse de la vista gorda ante toda injusticia e ignominia a cambio de la comodidad de hacer eso que el capitalismo nos dijo que nos gusta: ver la tele? comprar?
Como si tener tarjeta de crèdito o comprar ropa de marca fuera la dicha.
No es asì. Pero tarde se dan cuenta.
Ya no tendràn tarjetas de crèdito,y las plazas cerraràn.
La clase media ya no podrà tener esas aspiraciònes frìvolas. Ahora formaran parte del proletariado.
Y abriràn los ojos a la realidad real.

Los escenarios previstos por los neoliberales mismos son terribles y no parecen tener la capacidad de adaptación requerida,porque nunca tuvieron valores humanistas y por eso mismo se derrumba su sistema como un coloso con pies de lodo.

Y la clase media que por ambiciòn de pertenecer a la clase alta mantenìa con alfileres esa estructura inhumana,ya no serà,y no tiene nada que perder ya. Y sì mucho que ganar de dignidad y humanidad.
Sabràn ahora que todas esas expectativas de consumo y arribo a la clase superior frustradas fueron absurdas,frìvolas,vacìas. Esta crìsis tocarà sus corazones.

Estàn en crìsis,econòmica,religiosa,laboral...
de pareja,de identidad...
...crisis cultural,gubernamental,social...
para resumir: crisis humana.

La crìsis es ese momento de ruptura en el funcionamiento de un sistema, un cambio cualitativo, una vuelta sorpresiva, y a veces hasta violenta, y no esperada, en el modelo según el cual se desarrollan las interacciones del sistema.
Las crisis son actualmente caracterizadas por tres elementos.
Ante todo por el carácter instantáneo, frecuentemente imprevisible; en segundo lugar destaca su duración, a menudo limitada, y finalmente, su incidencia sobre el funcionamiento del sistema.
"El capitalismo sufre un profundo deterioro" dicen compungidos los peleles,...no,no,peleles,se equivocan: al capitalismo neoliberal ya se lo cargó patas de cabra,ya valiò madres,ya fuè.

Y por eso este es el momento de pensar de otro modo,de deshacernos de todas esas creencias absurdas que nos insuflò el sistema decadente que está ahora rebasado por la quibra de sus mercados y el derrumbe de ese modelo de organización social egoìsta,competitivo y rabioso impulsado desde FMI o el BM.

Es èste el momento de retomar,recrear o inventar unas firmes nociones èticas para un reordenamiento de la vida colectiva.
La reflexiòn sobre nuestros actos nos ayudarà a tener mayor conciencia frente a las nuevas situaciones de la vida.

Posiblemente lo que más nos cuesta trabajo es reflexionar y conservar la calma en toda circunstancia,el capitalismo nos entrenò para lo contrario,el no pensar y sòlo consumir,pero la gran mayoría de nuestros desaciertos en la toma de decisiones, en el trato con las personas o nuestra desdicha , se deben a la precipitación, a la poca resistencia a la frustraciòn y las emociones no analizadas, al mal humor que da el vacìo del espìritu,y sobre todo a una percepción equivocada de la realidad o la falta de educaciòn y de información verìdica.

Cierto: los capitalistas en el poder siempre nos han mentido.Nos han hecho adictos a las "mentiritas blancas" de su superficialidad,pero sobre todo a las mentiras negras de guerra,rojas de sangre o cafès de poluciòn.
Mentiras del matiz que sean,mentiras son todas.

Pero no somos sensatos y permitimos que nos mientan.

Aristóteles en sus estudios de ètica nos dice que la Phrònesis es la virtud del pensamiento moral, normalmente traducida como "sabiduría práctica",y a diferencia de la Sofía, la Frónesis es la habilidad para pensar cómo y por qué debemos actuar para cambiar las cosas, especialmente para cambiar nuestras vidas a mejor.
Tambièn nos hablaba de la prudentia (que viene del latín y este del griego "phronesis").
Y se referìa el sabio a esa conciencia, a ese comprender la diferencia entre el bien y el mal.
(La palabra "phronesis" viene de "phroneo", que significa "comprender". También de providentia, ver antes, anticiparse,a actuar con sensatez).

Se referìa entonces a que es necesario reflexionar,comprender,actuar con sensatez y conciencia ètica para mejorar nuestras vidas.

La discrepancia entre la insensatez que se propone desde los centros de poder capitalista y la comprensiòn que la gente experimenta cerece enormemente cada dìa.
Porque el capitalismo està basado ùnicamente en bienes de consumo,y ya no hay ni dinero ni producciòn de esos bienes. El capitalismo no tiene màs que ofrecer, porque se olvidò de brindar a los pueblos valores èticos,se olvidò de la justicia,la fraternidad,el amor,la bondad,la igualdad entre los seres humanos,el respeto a la naturaleza,etc.
La muerte del capitalismo entre contaminaciòn,guerras y pobreza, nos da la oportunidad ùnica a esta generaciòn de reinventarnos como seres dignos y creativos, y de crear de un sistema de valores y principos libres,igualitarios y fraternos para vivir y eso debe ser hoy el centro del quehacer y del debate políticos de cada uno de nosotros y no debemos contagiarnos de las angustias que los neoliberales nos quieren infundir por la caida de SU sistema. Como si dejar de comprar objetos de consumo inùtil fuera una desgracia terrible. Como si dejaramos de tener valor por no tener las porquerias que anuncian en la tele.Como si fueramos despreciables por no tener auto o telèfono celular,asi de absurdos son los capitalistas.
Es importante no amedrentarnos por los lamentos de los histèricos neoliberales que ven caer su mundito egoìsta y consumista,y alegrarnos porque es ahora nuestro tiempo: otro mundo es posible. Es posible vivir sin consumir. Es posible creer en la vida y en el ser humano. Lo mas verdadero y valedero es la esperanza. Pero se construirà con la responsabilidad racional compartida que somos y no con dòlares devaluados.

Es hora de buscar un nuevo camino lejos de las ruinas de esa decadencia.

Con sensatez.

domingo, 8 de febrero de 2009

Lealtad













...Es un puente hermoso y firme por donde la amistad y el amor caminan alegres.

Es un lazo inquebrantable de luz espiritual.
Es un frondoso bosque de honor.

Es una raìz profunda y un florido camino de memoria cabal...

La cabalidad es la capacidad para dar cumplimiento a una promesa, y llevarla a cabo pese a cualquier adversidad.

Se es cabal, incluso, cuando la persona cambia de ideas, sentimientos o emociones.

Una persona leal se mantendrá firme y no permitirá que sus acciones traicionen la confianza que se ha depositado en ella.
La confianza que nos dejan a cuidado es un tesoro.

Para ser leal con los demás es menester serlo previamente con uno mismo.
Ese es el único modo de llegar a ser leal a los demás. Teniendo firmeza de las convicciones y los principios personales, acatàndolos y siempre recordar esos ideales.

La vida es una transacción con otros. La vida es un gesto social con otros.


Se argumentará: "Esta sociedad es muy compleja, està la ignorancia, la presión en los medios de comunicación y la violencia y la carencia de valores, de criterios, de moral,si no te integras a como son los demàs,no seràs aceptado,no sobreviviràs..."

Pensar eso es cobardìa de personas burdas,de famélicos espirituales,que se acomodan a ser abyectos,a ser claudicantes o individualistas, eso es una justificaciòn mediocre para centrarse ùnicamente en sus intereses negàndose a ser condescendientes y generosos, pacientes,tolerantes y solidarios, a pensar en el pròjimo.

La palabra "compromiso" implica una promesa compartida.
Es a partir de ese compromiso no dicho que nace la amistad.
La amistad es esa promesa implìcita de lealtad entre dos seres humanos.

Una promesa sin alarde,silenciosa,pero basada en el honor; en la palabra dada que se cumple, en la fidelidad, en el respeto, en la dignidad, en el dominio de sí mismo,en la solidaridad,en el no daño al amigo.

Aunque algunos sujetos ni siquiera pueden ser leales consigo mismos...

Ser leal con uno mismo es ser congruente con las convicciones y los propios dichos, es ser libre y digno,es motivarse para vivir el día a día venciendo las amarguras cotidianas,es tratar de conservar la pureza infantil sorprendiendose con las pequeñas bellezas que nos regala la vida, es tener afán,es estar alegre por el solo hecho de respirar,es no contaminarse con las vilezas de otros...
Es establecer ese compromiso con uno mismo.

Porque ser leal supone asumir y cumplir los compromisos, interesarse de verdad por los demás, entender lo esencial de la vida, ser respetuoso consigo mismo y con los demás, tratar como igual al otro a pesar de las diferencias aparentes, disfrutar del ocio y del trabajo bien hecho.
Ser leal conlleva autenticidad y sinceridad para no ocultar los errores o acciones mal realizadas aunque como consecuencia se reciban sanciones.

Ser leal es ser solidario,sensible,y apreciar el valor ùnico de nuestro amigo.

Y tambièn tener la capacidad para perdonar,y el interés genuino por las vivencias de nuestro amigo.
Es conmoverse con su desamparo humano,es compartir con èl y mirar su historia como si fuera la propia.

La lealtad es una virtud que desarrolla nuestra conciencia.
Es un corresponder,es una obligación gozosa que se cumple con naturalidad.

Con la lealtad se logra llevar a la amistad y al amor a su etapa más profunda y sublime.

Porque ese compromiso hondo implica una elegir entre vegetar o existir: es el vivir y luchar con un amigo en las buenas y en las malas, es el trabajar no solo porque nos pagan, sino porque nos apasiona la labor,y porque asumimos una responsabilidad cabal con nuestra tarea,y con la sociedad misma.

Pero la lealtad es un valor que no es fácil de encontrar en estos tiempos de decadencia capitalista. Es muy comùn encontrar algun sujeto que al saber que puede obtener algo de nosotros se nos acerque y cuando lo obtenga vaya a buscar otro incauto al cual usar.

Es frecuente ver que alguien frecuenta un grupo contrario porque le da un mejor beneficio.
Algunos individuos hipòcritas,se burlan de esos sentimientos de pureza que jamàs conoceràn en ellos mismos.

Y pasarà que un dìa nadie confiarà ya en ese tipo de sujetos.
Làstima por ellos porque jamàs habràn conocido el dulce reposo que nos da la amistad en nuestro camino.

Por que la lealtad es la esencia de la amistad.
Los conocidos van ejerciendo la amistad poco a poco a través de la lealtad mutua y cotidiana.
Y asì es que se hacen amigos del alma.

La lealtad es esa sinceridad compartida en el compromiso de 2 corazones.
Es la comunicaciòn fluida,abierta,valiente en la cual 2 mentes se sintonizan en el universo.
Tambièn es una relación discreta,de corazón a corazón en la cual florece la confianza mutua.


La lealtad se relaciona estrechamente con otras virtudes como la amistad, el respeto, la responsabilidad y la honestidad,la sinceridad,la valentìa,el amor...etc.
Como dijera un gran hombre: "Amor con Amor se paga"

Pero la lealtad no es una consecuencia de un sentimiento afectivo, es el resultado del discernimiento para elegir lo que es correcto.


La lealtad es la virtud más hermosa posible entre dos seres humanos.


La lealtad es amor bondadoso en acción.

Agresiòn silente...





En su concepciòn psicològica, la traición es un acto casi siempre intencional que quebranta la fidelidad o la lealtad.

La traición es uno de los fenómenos humanos que están relacionados con la agresión y tiene dos características:

1.Es indirecta porque no es una expresión manifiesta. Hay violación de códigos, de acuerdos, no aparece como un golpe o un insulto sino como una agresión silente, que no se manifiesta directamente: es escondida, secreta.

2.Implica una violación de la confianza.


Es en el ámbito íntimo o privado donde la psicologìa mejor puede perfilar esta conducta.
De padres a hijos, entre hermanos, con la pareja, con los amigos.
Las formas de traición en relaciones afectivas pueden ser muchas y dependen de los valores y principios de cada quien: el fraude emocional,la infidelidad en la pareja, la humillación, pública o no, el robo, la violación de la confidencialidad, abusos emocionales, sexuales o físicos, el abandono, el engaño, el fraude económico, las mentiras,etc.

Es una de las acciones que más daño propician, sobre todo porque la mayoría de las relaciones afectivas se sustentan en la confianza y la entrega afectiva y es precisamente esa parte la que más se lesiona cuando surgen situaciones de este tipo.

Es una situación que ofende profundamente los sentimientos de entrega y de reciprocidad de la otra persona, lastima el sentimiento de que uno tiene un respaldo emocional y que se puede contar con el otro siendo transparente en actitudes y pensamientos.

El romper con la promesa de lealtad transgrede una relación, cualquiera que sea,familiar, de pareja, de amigos, etc, basada en la confianza y la entrega afectiva.

En el traicionado crecen los sentimientos de menosprecio,de desolación, herida y engaño.
Y en la contraparte se genera culpa,remodimiento,y actitudes de autocastigo y minusvalìa,aunque sean soterradas y un desface psicològico severo al ser desenmascarado.

Cualquier relación humana cimentada en la confianza se fractura e impide continuar sin trabas, frustración y recelo ya que despuès de una traiciòn es una farsa simular que todo seguirà con bien.

Cuando existe una traición es muy difícil ya reparar el daño.


Porque la confianza humana es hermosa pero muy sensible a esa derrota.

En lo oscurito...



Dònde se engendra la traición? y por qué se traiciona, con qué fines?
...Codicia? Ambiciòn? Cobardìa? Crueldad? Omisiòn?

Desamor.

Ese acto vil, nace en el sigilo entre las sombras,crece con la oscuridad de la noche de un Monte de los Olivos y todos esos lugares comunes de lo lúgubre porque el que traiciona sólo se mueve en la penumbra de lo perverso.Las mentiras y la hipocresìa son sus armas.

Y qué si se traicionara a plena luz de día, frente a la mirada atónita de cientos de personas?
Y qué si todos miraran el instante mismo en que se consuma el traspaso de información, la entrega de contratos, la noticia esparcida por ondas hertzianas, un roce de una mano en una pierna,un discurso mentiroso...?
Y qué si se hiciera con el afàn de mostrar la traición y hacernos còmplices a todos de su estigma de acción ruin y dejarla como una cosa más que sucede en el devenir de los días..?
Y qué si uno traicionara y fuera traicionado continuamente?
Y es que eso no sucede todo el tiempo?

Esto es lo que plantea el neoliberalismo: la traición como algo cotidiano, tan cotidiano que ya se cree el absurdo de que sólo asì es posible sobrevivir.
La traición profunda, que viene como fuerza centrípeta desde el corazón de una casa, de una familia, de una comunidad, y así hasta el infinito.
Què pasarìa si la resistencia de los pueblos señalara continuamente a los traidores y pintara u graffitis en sus casas con la leyenda de “traidor”?
. Ahì es dònde iniciarìa la congoja para los traidores. Porque la traiciòn se engendra en lo oculto y es por ello que la traición hecha pública incomoda a los espurios: el traidor, por ser traidor deber ser, ante todo, discreto.

El traidor profundo, interno, es el que màs miente,el que guarda màs secretos. Medra en el corazón del corazón: simulando con sigilo ser el más parecido, el que está más involucrado y el que más pertenece al asunto. El que más se parece a los demás, incluso más que otros. El hipòcrita que finge amar a aquellos que traiciona...

Quizà los motivos de la traiciòn están fundamentados en el odio. No es el daño insípido ni cínico ni superfluo: es el daño absoluto, el que quebranta el lazo.

Porque se sabe que hay una lealtad que se está rompiendo, una lealtad que se está despedazando. Por supuesto que eso no puede ser banal y aunque el traidor en su sigilo dice haber actuado por torpeza o por omisiòn, es una mentira màs.

Sólo cuando se odia se es capaz de traicionar, es como una prueba de odio.

El traidor se mofa de la lealtad como de un chiste malo, como que para èl,el traicionado exagera un acto insignificante,algo sin importancia,una naderìa.
Y es que la lealtad en el fondo le da risa y se burla de tanta pleitesía al ideal de solidaridad y respeto al pròjimo,del humanismo, tantos hombres leales muertos en su nombre. El traidor que te traiciona se burla de Allende,de Juàrez,del Chè, de Durruti,,de Zapata, de Cristo...se rìe de todos esos pendejos que por lealtad entregaron su vida a un ideal...Se carcajea de los derechos humanos,de los inocentes, de los crèdulos,de los puros...Pero hipòcrita,se pone sus caretas de engaño y medra de sus traiciones en sigilo.

Y en secreto realiza sus traiciones cotidianas, donde traiciona a todos los que participan en ella; traiciones que se concretan y que dejan llagas en los pueblos del cuarto mundo,traiciones a la raza humana,como las de Pinochet,Franco,Hitler,Bush... y las modestas traiciones a uno mismo en sus propias libertad y dignidad, por apatìa o por espanto o por cinismo... y esas traiciones,las delicadas como navajas,a los amigos,a los amantes,a los sueños...


Traiciones que una noche entre lágrimas los llevan a comprar una soga con las 30 monedas recibidas en secreto...
Traiciones por doquier.
Y en sigilo,en lo oscurito,en el moho del engaño,abusando alevosamente de la buena fè de los otros...
Habrìa que escupirles a la cara la palabra "traidor", gritar publicamente y con valentìa su doblez, purificar con luz sus penumbras,para dar aviso a los incautos y para no hacernos còmplices de su vileza.
No les otorguemos nada con nuestro silencio.

Quizà sòlo señalarles su soga...

El beso de Judas...








("Técnicamente, es
traición renegar con dichos o acciones (sean éstas voluntarias o involuntarias), un compromiso de lealtad hacia una idea, asociación,grupo de pertenencia o amigo..." Wkpd)


Cuando confiamos somos vulnerables. Es como si nos volviéramos de cristal y nos abandonàramos en las manos de alguien querido.
Pero què pasa si nos deja caer?
Cómo lograremos pegar los pedazos?

Aristóteles decía que no podemos ser felices sin amigos. Y es cierto. Cuanto más nos empeñamos en ser autosuficientes, más solos nos sentimos. Necesitamos de los demás
El filòsofo dice tambièn: "Algunos creen que para ser amigos es suficiente querer, como si para estar sano, solo hiciera falta desear la salud".

Y agrega que hay 2 tipos de amistades:

1. La bàsica que parte del placer o de la utilidad. (Los que llamamos "cuates") .
2. La profunda que se basa en el mutuo deseo de que el otro esté bien.( nuestra familia, nuestros mejores amigos y nuestro compañero o compañera).

La verdadera amistad no se fundamenta en el interés utilitario.
Esto se vuelve difícil en la actualidad porque todo se compra, se vende, se cambia. Es la idea de lo deshechable.(Por ejemplo:Si me aburre el programa de la tele le cambio,si se tardan en atenderme en el restaurante me voy a otro, o si la ropa que compré está defectuosa, la devuelvo) Es la inhumana visiòn del capitalismo la que nos ha reducido a la soledad que es còmoda pero tambièn es desoladora.

El capitalismo nos ha confundido de tal modo que pensamos que la amistad es como un mercado, donde lo que está en juego es la calidad del producto que recibimos,y si no nos complace, la mejor opción es el abandono. La tendencia de "moda" es cambiar en lugar de luchar.
Porque la competencia no es por redimir nuestros sentimientos o ideas,el capitalismo nos hace creer que la ùnica lucha que merece esfuerzo es la econòmica.Luchar por ganar màs dinero,competir con otros sòlo bajo el paràmetro de los objetos que poseemos y asì,por ejemplo hoy la educación es fundamentalmente selectiva y discriminatoria. Estudiar, aprender en grupo ya no es algo interesante… la escuela se ha vuelto una fàbrica de empleados para producir dinero y bienes.

Y eso pasa entre esposos, hermanos,vecinos, en el trabajo, entre amigos.

La verdadera amistad parte de la aceptación y del cariño total y necesita como condiciones indispensables:
1. Sinceridad: ¡Imagina engañar, o exagerar, o ponernos máscaras ante la persona que generosa nos abre su corazòn? Serìa un abuso de la buena fè de quien nos estima...
2. Lealtad: que es una consecuencia evidente de la sinceridad : Còmo se puede confiar en una persona si sabemos que nos miente,o que va a aplicar esa información que le damos para manipularnos,o para usarnos?

Con los amigos tenemos un lazo afectivo especial. Es como si entregáramos nuestra persona. La sinceridad, la lealtad, el cariño y la aceptación tienen que ser de los dos lados, tienen que ser recíproca.

Todos necesitamos pertenecer a una familia y tener amigos. (por eso es preocupante la situación de los niños de la calle, porque, independientemente de lo económico, carecen de los elementos más fundamentales como un hogar)

Pero estamos inmersos en un àmbito competitivo y frìo, en la familia es màs importante hablar de dinero que de todo lo demàs y con los "amigos" el vìnculo se reduce a presumirse unos a otros sus bienes y a la competencia de "logros"... Por ese mercantilismo ya nadie conoce realmente a los otros. Y el desinterès,y la indiferencia hacia el otro ser humano genera injusticias y conflictos.
Es muy natural que haya conflictos entre dos libertades que esos son dos amigos...

Podremos discutir y alejarnos pero, para la amistad verdadera no importa cómo seamos sino quiénes somos. Y por eso confiamos con toda la pureza nuestro corazòn al que creemos amigo.

Pero si este un dìa piensa que nuestros sentimientos ya no le son ùtiles a su egoìsmo,y ve que puede mercar con ellos ante otros,y nos "vende" como un judas posmoderno a cambio de amistades de màs prestigio o màs ùtilidad,o nos desplaza de su vida porque nuestras ideas le son èticamente incòmodas,o porque no le redituamos la diversiòn o el usufructo que supone merece,o no puede usarnos como habìa planeado,o,intòxicado por el poisòn de la envidia dispara crìticas tòxicas hacia nosotros o usa el chisme y la murmuraciòn a nuestras espaldas porque nuestra vida es mas emocionante que la de èl,o le somos irritantes porque hemos vislumbrado lo que hay tràs de su màscara,y nos deshecha de su vida como si fuèsemos un objeto de consumo capitalista,o se une en una nueva amistad con alguno que antes nos ha atacado y lo apoya sometido por interès o miedo,mientras nos da la espalda de pronto,sin aviso...

Pues si ese dìa llega,y sentimos eso como puñalada por la esplada,pasa que ese amigo nos ha traicionado.

La confianza es algo muy difícil de adquirir y fácil de romper.
La traiciòn es daño con alevosìa.
Y la decepción que nos puede causar alguien querido cuando nos traiciona da un dolor muy grande.

En la Divina Comedia, Dante Aligheri nos lleva por los círculos del infierno. Conforme desciende descubre que entre màs grave la falta es peor la pena.
Dante les reserva un lugar especial en el infierno a aquellos que traicionan. No es lo mismo alguien que roba que un ladrón que se hace pasar por amigo.

Este último nos roba la fè en el ser humano,la alegrìa de vivir,la esperanza de un mundo mejor y nos arrebata la confianza en èl y en nosotros mismos.Un traidor nos roba vida.

La traición es común en este sistema capitalista inmoral y tiene infinitas manifestaciones, desde la simple crítica destructiva hasta el engaño. Nos traiciona el maestro que no educa,el gobernante que roba al pueblo,la cocinera que hace merma en los platos, el luchador social que no es congruente,la policìa corrupta,los funcionarios que mal cuentan nuestro voto, los locutores que hablan de dignidad pero la prostituyen a cambio de un aplauso,los jovenes que mercan su rebeldìa a cambiò de un ipod...O las mujeres que traicionan la inocencia de sus hijos a cambio de un estatus vacìo,y los peores: los que se traicionan a sì mismos,esos que juran por su propia alma que jamàs haràn tal cosa...pero fàcil perjuran a cambio de 30 moneditas de oropel...

Por eso van tan solos,caminan sonàmbulos,amargos y hostiles.
Buscando desesperados huir del tedio burguès,buscando un ausente reconocimiento de los demàs traidores,buscàndo un amigo perdido,un amor mancillado,una tenue sombra de lo humano...pero sòlo encuentran en su mano las 30 monedas de su deshonra...

Van solos los traidores.

Por eso hay que ser leales,cierto, pero también reflexivos. La adherencia ciega a lo que sea (un amigo, novio, país, familia) sin cuestionarnos nada puede ponernos en las manos de un sujeto que nos engañe y nos traicione.

El engaño no deja marcas visibles pero lastima una parte muy importante del ser humano: la confianza. Para confiar es mejor ver las obras de la gente y no sus dichos.

El cariño sólo puede crecer con base a actos de lealtad,a obras que nos hacen saber que la persona con quien tenemos lazos especiales nos cuida.

Un amigo verdadero te dice sin palabras y con actos: “no estàs sola y no te traicionaré”.

martes, 3 de febrero de 2009

Cuestiòn de Dignidad.



Por qué algunos doblegan su espìritu?

Serà que se pierde la capacidad para decir no,para expresar un desacuerdo, no tienen tal vez el valor para expresar una opinión contraria tratando de evadir situaciones conflictivas y por eso viven sometidos.
El sumiso es el sujeto que negocia con sus principios,o los viola,porque cree que hay ofertas màs valiosas (como dinero,reconocimiento social,etc),que lo que pueda valer su propia integridad.

Tener dignidad nos hace capaces de expresar los sentimientos negativos sin violar los derechos ajenos o intentando no violarlos.

Hay todo un patrón de sumisión en algunos paises (donde se usan continuamente expresiones como ‘mande usted’, o ‘a la orden’) que se transmite de generación en generación y que ahora se refleja en sus gobiernos espurios y en el abuso de las gigantes empresas capitalistas que los debastan.Y es por ejemplo en Mèxico,que se tiene la tendencia a ser sumisos en general y se tiene la idea de que se deben reprimir las emociones negativas porque es malo expresarlas o es de mal gusto y segundo: que la opiniòn de los demàs es cosa de vida o muerte. Tanto miedo se tiene ahi al "què diràn".Aunque ya muchos mexicanos estàn aprendiendo a plantarse y gritar NO a los abusos,con una dignidad admirable tratan de marcar lìmites a las injusticias sociales.

Pero cómo fijar los límites de lo negociable y lo no negociable?

Primero: La dignidad no es negociable de ninguna manera porque implica todo el bagaje de principios y valores con los que ejercemos nuestro derecho y nuestra obligaciòn de seres humanos.
Lo que sì podemos tirar a la basura es el miedo.

El miedo al rechazo, el miedo a hacer el ridículo, el miedo a parecer tonto, el miedo a equivocarse, el miedo a ser distinto a los demás impide poner lìmites sanos y ejercer nuestra dignidad.
Si uno es una persona muy segura no le importaría pero las personas que tienen ese instinto de subyugación, que no se quieren a sí mismas y quieren pasar desapercibidas es porque ‘si llamo la atención van a encontrar fallas en mi’, más aún ‘si alguien me conoce se va a decepcionar y va a descubrir que soy un fraude entonces mejor pasar desapercibido’.

La persona que sabe poner lìmites,que sabe decir no,que sabe plantarse para decir ‘basta!‘ nunca pasa desapercibida, si tú eres acertiva se nota, se nota porque genera algo de incomodidad. Hay un costo social implícito en la acertividad.( Si tienes cien amigos te van a quedar 50 porque la sinceridad no es un valor en ese paìs).
Asì,mientras las personas,no ganen autoestima y auto respeto, no tendran idea de lo que significa la dignidad y seguiràn haciendo genuflexiones indignas ante sus ofensores.

La diferencia entre los pacifistas y los pacíficos està en que estos ùltimos anhelan la paz por miedo.
Claro que hay que luchar por al paz.
Por eso los pacifistas rechazan la guerra pero dentro de la Dignidad hay algunos casos donde la fuerza está justificada,por ejemplo: si yo veo que un tipo está violando a una niña, yo voy a optar por la fuerza porque si tuviéramos una tolerancia ilimitada, seríamos unos indiferentes inmorales en el siguiente sentido: desconoceríamos las víctimas.Si fueramos còmplices por omisiòn de eso,tambièn tendríamos que ser tolerantes con los genocidios, con las dictaduras,con las terribles injusticias sociales.

Ese sentimiento de de anhelar la justicia es una emoción que nuestra cultura reprime y que es la clave de todo esto: la indignación.

Indignaciòn espontànea,tambièn, ante hechos cotidianos en el hogar,en el trabajo, con esa gente que nos humilla al darnos un remedo de reconocimiento virtual,un plato de frijoles con ofensas o un elogio hipòcrita,o nos ofrece un lugarcito en un club de la red donde antes nos insultaron, aceptar eso y dar a cambio nuestras genuflexiones,es indignante y venderse por lo que sea es despreciable .

Ahora bien,si alguien me pisa un pie en un microbús yo no me voy a tirar a trompadas porque no existe un principio moral que diga que nadie me pisará un pie en un microbús, eso no es dignidad,es simplemente bravuconerìa mediocre.

Todos tenemos el derecho a expresar los sentimientos y a opinar y discrepar. Puede estar cualquiera enfrente y como dice AMLO: ‘con todo respeto.....’y si eso tiene un costo se asume. y tambièn tenemos la libertad de irnos de sitios donde se nos humilla,porque es cuestiòn de Dignidad.

Ningùn dinero,ni estatus,ni cariño, o reconocimiento social paga nuestra dignidad.


La dignidad no es negociable.

El espíritu jamás puede doblegarse.

lunes, 2 de febrero de 2009

Mentir



El mentiroso es un sujeto que miente para atar bandadas de gorriones.
Cree que con falacias puede detener alas en vuelo.
Iluso supone que con palabrerìa podrà hacer un dique virtual que contenga
la gigantezca ola de la realidad.
Trata de poner parches verbales a sus grietas morales.

Y miente para ocultar sus faltas.
Y asì cae en un despeñadero trtando de esconder faltas con otras faltas a la verdad.
Cae por miedo.

Piensa el mentiroso que alguna cabeza rodará si se sabe la verdad.
Tiene mucho miedo.
Y toda cobardìa,propia o ajena,genera ira.

Ment-ira. Mente con ira.
Mente que se oculta tras una mentira. Mente que evade, que se va en un ir, ira, sin llegar.

Dice el mentiroso que hay algunas causas para mentir.
El mentir ya es efecto y no causa.


El efecto de la mentira puede destruir el afecto.

Lo cierto es que la mentira esconde una verdad.
Y sus consecuencias.

La verdad es sencilla, simple.
La mentira es torcida y tiene demasiados recovecos en su laberinto.

La verdad es separar ortigas y maleza del trigo.

Algunas mentiras tapan heridas.
Pero tapa por fuera, mientras la infección sigue en lo profundo,pudriendose.

Seres con heridas escondidas y purulentas.
Personas que ocultan sus heridas y se van muriendo de sepsis sin intentar una cura.


El mentiroso miente porque intenta tener bajo control su realidad aunque eso le cause heridas. Heridas que lamenta.

Intenta el mentiroso atar lo que esta desatado y sin cuerda, porque la vida nada sabe de cuerdas, y solo te exige fortaleza, y llega un dìa en que ya no se tienen energías para seguir mintiendo,para què,si nadie le cree...

La mentira es como un moho.
Por eso la mentira es solitaria.

La mentira se miente a sì misma.
Cree que le creen,confusa y desamparada.


Pero la verdad es solidaria.
La verdad es promesa. La verdad es tan sencilla como un diamante.

Un brillo diamantino entre tanto montón de palabras vacìas.

La verdad es un rayo de sol y una gota de agua limpia...


Alguien en un momento se expresò su dolor :

“La gente miente,asi es en este paìs,sin mentiras estaremos perdidos.

Ya ves, a veces me asusto de ser libre y es màs fàcil venderme y caer

vencido donde mi dignidad no me joda la vida,y es lamentable pero asì es”.


Si la mentira lamenta heridas, es porque solo se lame el dolor.
Y llega un dìa que entre tantas heridas ocultadas
y tanta mentira el mentiroso ya no sabe quièn es.

Y sòlo es un dolor de lo que no fuè, ni es, ni serà.

Solo La verdad cura heridas, porque en su dignidad, no lame las botas de aquello que la humilla y oprime.