miércoles, 25 de febrero de 2009

Fortaleza




Tener fortaleza significa ser capaz de responder con entereza y alegria a las circunstancias de la vida, aceptando la realidad tal cual es y desarrollando los recursos necesarios para no desmoronarse ante la adversidad.

Es comprometerse con una postura personal,y mantenerse firme en las propias convicciones.

Es tener dominio de si mismo y poder controlar los impulsos.

Tener fortaleza implica vencer los miedos; porque el miedo no permite asumir ningùn riesgo,inmovilizandonos, y la vida es movimiento, es arriesgarse a cada momento tomando decisiones propias.

Los débiles se pierden en mil dudas,y antes de actuar suelen consultar a alguien para no equivocarse, sin darse cuenta que eligen a los consejeros màs mediocres para que les digan lo que quieren oír.

No pueden decidirse por si mismos porque temen cometer un error y luego sentirse culpables.

El miedo y la culpa son serpientes de la medusa que petrifica a un dèbil de caràcter.

Una persona con fortaleza tambièn tiene miedo, pero enfrenta sus miedos.
No huye ni se paraliza, enfrenta las situaciones de riesgo con audacia y las resuelve creativamente.

Tener fortaleza de carácter no implica ni gritar, ni pasar primero, ni imponer ideas, ni ser manipulador,ni insultar,ni ser patàn o violento. Al contrario:un hombre fuerte es alegre,y suave de trato,debido al conocimiento que tiene de su propia fuerza.

El fuerte es el que no se doblega ante la prepotencia de los cobardes, ni ante nada ni ante nadie y puede hacerlo hablando con voz apenas audible y lograr que los demás se callen para poder oirlo.

La persona con fortaleza de caràcter no se pierde en el bla bla bla sin sentido para buscar reconocimientos,el fuerte sòlo habla cuando tiene algo importante que decir,porque no tiene que ponerse caretas ni hacer alardes, porque no tiene que probarse a si mismo que vale, ni probarle nada a nadie.

Por eso se comporta en forma sensata,y respeta a los demás.

El fuerte de carácter puede permitirse ser él mismo y no desea emular ni parecerse a nadie, porque puede tolerar la opiniòn, los chismes y las crìticas de los demás sin derrumbarse y acepta el fracaso sin frustrarse ni amargarse.

La fortaleza del carácter le permite amar pero no alienarse en otro y dejar de ser èl mismo.

Ser fuerte es aceptar las cosas como son, no como uno quiere que sean,y trabajar con entusiàsmo para mejorarlas..

Por eso, el que es fuerte perdona pero no olvida,y aprende de las experiencias que son parte de la vida, para no volver a cometer el mismo error dos veces.

Los fuertes de carácter son los que sobreviven en situaciones difìciles, porque sus estructuras firmes los sostienen, no se rinden,ni aùn al borde de la muerte,esa es su trasendencia.
Los que tienen fortaleza de espìritu,saben y pueden ayudar a otros y aunque èstos sean ingratos,los fuertes no son resentidos,y no pierden nunca la esperanza ni la nobleza.

Cambiar es crecer y madurar, de modo que se puede cambiar de idea, con el debido fundamento, sin mostrar debilidad por eso... pero cambiar de ideas o principios por buscar la aceptaciòn y el aplauso del grupùsculo de los mediocres implica no sòlo debilidad de espìritu,sino de cojones.

Vivir no es fácil, en un mundo perverso, lleno de personas débiles que no se comprometen, que se venden al mejor postor, que sòlo piensan en satisfacer sus mìnimos egos asì sea traicionandose aùn a sì mismos,dèbiles que se pierden en la masa,amedrentados de sus propias miserias. Tener fortaleza entre ese rebaño es duro.

Pero ser fuerte se puede, es simplemente elegir pisar firme y sin miedos.
Un hombre con fortaleza da incondicionalmente su vida por el bien de los otros.
Asì que ya dado lo principal,sòlo gana dignidad.

El cobarde que teme perder ya todo lo tiene perdido.

El carácter es adquirido, por lo tanto se puede cambiar de ser un pobre pelele a ser un hombre puro.
Pero eso: se necesitan cojones.