martes, 24 de marzo de 2009

Los aferrados...


La comunicación es bàsica para el contacto con los demás, y puede ser emitida de muchas formas: palabras, sonidos,gruñidos, actitudes corporales y gesticulares. Cualquier medio es ùtil para dialogar y que el cuerpo se exprese sin emitir palabras en un lenguaje emotivo primordial.

Pero hay dos fenòmenos muy comunes entre los mexicanos donde predomina totalmente el lenguaje emocional. Y es que el lenguaje coloquial que se usa en una sociedad,determina también las actitudes de èsta. Y estas dos son de las actitudes más descorazonadoras que podemos encontrar a la hora de interaccionar con algunos mexicanos.


Esos dos tipos de mecanismos discursivos muy usados en Mèxico son:

1. la Autodefensa Absurda y
2. al Enroque Absurdo .

Esto es:
La Autodefensa Absurda consiste básicamente en considerar cualquier argumento como alusiòn personal o ataque en toda regla, y entonces adoptan una postura a la defensiva bastante agresiva. Es muy comùn que esas personas no tengan ninguna tolerancia a la crìtica. De la autocrìtica ya mejor ni comentar.
Todo se convierte automáticamente en insulto sin soluciòn de continuidad. Ni siquiera un reproche en tono mesurado y suave ante un acto injusto o incorrecto les causa un sòlo minuto de reflexiòn o bochorno.
Para nada reconocen un error,sino al contrario,se tornan agresivos y echan mano a frases lamentables como esa de "si no te gusta hazle como quieras,es tu bronca"...

También reaccionan de inmediato a cualquier consejo ligero y bienintencionado con respuestas del tipo: "eso me pasa por contarte mis problemas,me crees un tonto,verdad?No te vuelvo a contar nada"etc,etc....

De nuevo la Autodefensa Absurda.
De algún modo, el sujeto considera cualquier alusión a su persona o a cualquier cosa que se diga aunque no tenga que ver con èl, como un ataque del que debe defenderse a toda costa y empleando cuanto màs lenguaje emocional mejor, para intentar llevar a su interlocutor al terreno de lo estùpido y absurdo, donde nunca se consigue la verdadera comunicaciòn,y todo se esfuma en justificaciones difusas y ofensas caòticas.

Y el Enroque Absurdo es la otra actitud clàsica de los mexicanos: la de no ceder ni un milìmetro en ninguna discusiòn, y mantener las posiciones iniciales propias hasta extremos rìdiculos. "Yo soy el que soy y no pienso cambiar de opiniòn".
Y la descalificaciòn al interlocutor,con frases veladas que nos hagan sentir poco dignos de confianza,o ignorantes,faltos de experiencia,torpes,metiches e inmaduros,enrocàndose ,recurre sòlamente al lenguaje emotivo,dispersàndose entonces y perdièndose totalmente el hilo primero del diàlogo en una maniobra evasiva e inconsistente.
La comunicaciòn entonces se deteriora màs a cada momento hasta que se rompe.
Y el aferrado alucina entonces que "ha ganado" el debate...
Porque el sujeto que se aferra a sus creencias, considera que revisarlas,analizarlas o ponerlas en duda es un acto de debilidad a su "hombrìa" por la cual podrà ser "atacado" (y en ese imaginar "ataques" aplica la autodefensa absurda).
Asì se da el tìpico debate mexicano en donde se cercena cualquier posibilidad de verdadero diálogo mediante el Enroque Absurdo (y a menudo estridente) en sus posturas.

Y sus reglas de nunca aceptar nuevas ideas y jamàs revisar las propias,defendiendo cualquier cuestionamiento sobre ellas de forma agresiva para luego ofenderse,y que todo permanezca como estaba: pétreo.

Es decir, los mexicanos discuten por puro deporte rudo.

El extremo más absurdo del Enroque Absurdo viene cuando el personaje "enrocado" acaba tomando conciencia de que realmente pueda estar equivocado, y que lo màs inteligente sería aceptar las ideas expuestas por el otro...Sin embargo eso es considerado como una derrota personal,y entonces el enroque del sujeto se vuelve más tozudo y sinsentido, con lo que se le da salida a la discusión recurriendo nuevamente a la Autodefensa Absurda en un eterno retorno desgastante y que genera total desencanto en el interlocutor.

Aceptar la crìtica,ejercer la autocrìtica, y saber dialogar son las bases fundamentales para el aprendizaje y el progreso. Estar constantemente alerta y en actitud defensiva ante cualquier argumento que nos digan los demàs, es una de las mayores torpezas en las que se puede incurrir como persona inteligente.
La cerrazòn nos aleja del otro ser humano,nos encierra en las oscuras càrceles del autismo,atemorizados por imaginarios "ataques" a nuestro ego,y sin la luz de otro ser humano que nos enriquezca y nos ilumine.

Nuestra propia existencia solamente tiene razón de ser con el ‘otro’ que estarà muy lejano de nuestro latir existencial si nos aferramos a esa paranòica cerrazòn.

Asi que los tozudos simplemente son seres rìgidos y asustados de algo tan sencillo como cambiar su punto de vista, y por eso no son lo que suponen ser.

Porque de sabios,nada.


.