miércoles, 1 de abril de 2009

Y yo porquè...?


Hay una frase que dijo uno de los presidentes màs ignorantes y estùpidos que tuvo Mèxico cuando se le pidiò que actuara en un asunto injusto del paìs, y que se hizo "cèlebre" entre el vulgo enajenado y que resume en sus 3 palabras lo màs mezquino de las personas: "Y yo porquè?"
Entre otras deficiencias,dicha frase reflejò en ese sujeto un desentendimiento del sufrir y los problemas y preocupaciones de los otros seres humanos.
Esa conducta es signada por el Egosimo.

Cuando se dicen esas animaladas no es porque primero se digan y luego se piensen, sino porque generalmente el que las escupe piensa que todos son como èl,que todo el mundo, en todas las circunstancias, obra ùnicamente para su propio placer o disfrute, minimizando o ignorando el dolor de los demàs.

El egoista pone sus propios intereses por encima del de los demás,asì que serìa todo un espectàculo sanguinario encerrarlo en una celda con otro egoista como èl y dejar una pata de jamón como menù para las dos próximas semanas. Asì cree el egoista que ha evolucionado el ser humano: anteponiendo sus interès personal al beneficio de los otros.
Sin embargo su propio egoismo le impide recordar que el ser humano evolucionò compartiendo el fuego,armas para cazar en grupo,unièndose contra los depredadores,compartiendo la caverna y cuidando de su clan,inventando puentes,casas,sembrando para la aldea,inventando medicinas y juegos,libros,mùsica,etc.
Claro que el egoista cree que naciò por generaciòn espontànea y no le debe nada a nadie.
Pero lo incòmodo para el egoista es que debe estar siempre alerta,cuidandose de los demàs,pues supone que todos son como èl.
Y supone que el respeto por los intereses de los demàs es cojonudo hasta que esos intereses se cruzan con los tuyos, entonces se acabò el espacio para la tolerencia.
Para el egoista, "si estàs en Ixtapaluca curando a niños con lepra es por tu propio egoísmo, porque te realiza como persona. Lo haces porque te resulta gratificante. En resumidas cuentas, lo haces por tu propio beneficio...(es la hostia esa filosofìa para apaciguar conciencias),porque si estar en Ixtapaluca te resultara desagradable estarìas en cualquier otra parte dònde estuvieras màs a gusto..."
"...Lo estás haciendo por el egoismo de ver la sonrisa del niño ya que te produce más satisfacciòn que cualquier otra cosa en este mundo, porque crees que este planeta se merece algo mejor,tan tonto que eres por creerte eso..."
"...Porque si ayudar a ese niño te produjera una sensación desagradable entonces estarías haciendo cualquier otra cosa y la suerte es que tus intereses y los de Ixtapaluca apuntan en la misma dirección..."

A menos que los niños se te mueran en los brazos,y ante eso el egoista no sabe què màs decir.

Si ayudas a un niño con lepra estás haciendo un favor a la sociedad, si abusas sexualmente de èl,estàs cometiendo un crimen. Y ambas cosas,segùn esa tèsis del egoista, son similares en su busqueda de placer...
Y es que el egoista confunde placer con amor,y por eso iguala moralmente al cura Masiel con Teresa de Calcuta. Son iguales para èl.El cura pederasta gozaba violar niñitos tan intensamente como Teresa de Calcuta cuidar leprosos...
No entiende el egoista como es que haya personas que se entregan de manera absolutamente desinteresada a servir al pròjimo,por una sencilla razòn.
Apoyados algunos culteranos en el libro "El gen egoísta" de Richard Dawkins, simplifican la existencia a este nivel:
"Una gallina es simplemente el método que usan los huevos para hacer más huevos"

Y se olvidan que la gallina en sì misma es un ser con un corazòn,con sangre pulsando,un ser vivo,que siente.
Thomas Hobbes es el favorito de estos sujetos:

"Las personas obran por interés propio. Incluso cuando servimos a los demás, solemos hacerlo porque nos reporta beneficios..."

Desde ese punto de vista es muy desoladora la vida para los egoistas,porque por màs que justifiquen su corazòn duro,no ocultan una terrible carencia:

No conocen el maravilloso mecanismo humano que permite hacer surgir la belleza y la bondad a partir de lo que parece puro estièrcol...
El Amor.

Confunden la minusia superficial y pasajera del placer con la inmensidad y la profundidad del Amor.

El amor... a sì mismo,al pròjimo,a la vida,al amado,al amigo...al desconocido...
El amor que nos hace disolvernos en el otro ser humano,y nos hace sentir su dolor como propio,y es por ello que se intenta terminar con ese dolor de los otros,porque su bienestar ya es el tuyo,pues tu te has olvidado ante ese amor de tì mismo.

El hecho de ayudar al pròjimo sin que reporte ningùn beneficio ni material ni espiritual,y si,hasta algunos inconvenientes,es solamente por Amor.

Amor que opera desde el mismo nùcleo de la persona y es capaz de cambiar el frìo por el calor y el arriba por el abajo.
Cuando se ama hay un momento en el que uno ya no es uno,sino otra persona definitivamente mejor. El amor nos lleva a ser capaces de hacer cosas que antes creìamos imposibles,y eso nos lleva a ver la vida en todo su esplendor.
En griego,la palabra entusiàsmo quire decir "dios dentro de ti mismo"...Quizà,para un ateo,ese dios es simplemente,el sentimiento de amor al pròjimo.

Cuando uno ama, disfruta de la felicidad del pròjimo,y tambièn sufre sus dolores, y si èste muere,se muere un poco con èl.Para una persona que ama,nada del mundo le es indiferente.
Porque en el amor, el que ama se diluye y ya no existe en tèrminos del existencialismo humanista sin la otra persona, no podemos ser explicados sin los otros seres humanos,y eso es existir el amor,y la plenitud de vida.

Y el odio? El odio es todo lo demàs, el vacío que queda.

El odio es la nostalgia por esa plenitud de la que los egoistas quisieran disfrutar pero no encuentran en sus objetos y deseos satisfechos a costa de otros,y por eso,desesperados,intentan enajenarse en sus placeres egoìcos y sus pertenencias,sin hallarla jamàs.

El odio està compuesto bàsicamente de esa frustraciòn existencial ante la imposibilidad de sentir el Amor existencial, y ese odio genera la envidia de todas aquellas cosas que a los egoìstas les gustarìa ser y no pueden, encerrados en la mazmorra de espejos que sòlo los reflejan a ellos,con sus propios complejos y todas las cosas que les han hecho creer que deberìan tener y que para nada les sirven.

El odio está lleno del miedo a lo desconocido, de la incertidumbre, del temor a tener más de lo que no les gusta y menos de lo que sueñan.

El odio es ese propio miedo al Amor.
El odio es la soledad del egoismo.

.