domingo, 26 de abril de 2009

El paìs del miedo...



Mèxico es un paìs que se ha acostumbrado a vivir atemorizado.
Son las crìsis econòmicas,son los abusos del poder represor,son el desempleo y la corrupciòn generalizada,es el hambre y la enfermedad crònica de los màs pobres-y ahora una epidemia-,es quizà ese miedo ancestral y difuso,que paraliza a los pueblos.
El miedo es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepciòn de un peligro, real o supuesto, presente o futuro. Es una emociòn primaria que se deriva de la aversiòn natural al riesgo o la amenaza,pero es necesario para la sobrevivencia del ser humano.
El miedo forma parte del caràcter de cada persona y se puede por tanto aprender a temer objetos o contextos, y tambièn se puede aprender a no temerlos,se puede ir modulando el miedo a travès de la propia educaciòn, el entorno, la cultura,el sentido comùn, etc.
Todos sentimos miedo en nuestra vida. Gracias a èl hemos llegado a sobrevivir como especie. De no ser asì habrìamos muerto bajo las patas de un mamut hace miles de años. Èste es el miedo que llamamos equilibrante porque està asociado a la prudencia, nos permite reconocer aquellas situaciones que pondrìan en peligro nuestra propia integridad. Este miedo evita por ejemplo que tomemos un cable de alta tensiòn,o bebamos matarratas.
Sentimos,tambièn, miedo frente al fracaso, al rechazo, a las pèrdidas de nuestros seres queridos o frente a los cambios. Asì,el miedo nos acompaña a travès de nuestra vida incluso,en ocasiones cuando tenemos incertidumbres sobre nuestras relaciones o nuestra vida futura... es decir cuando sentimos inseguridad.

Para manejar el miedo es importante reconocer y aceptar que se tiene miedo. Una vez hecho esto, pasamos entonces a reconocer a què le tememos. La mayorìa de las veces nos cuesta mucho reconocer exactamente a què le tememos.
El miedo primordial,el miedo madre de todos los miedos,es a morir.
Por eso es importante aclaràrnos esto,y saber,con entereza,que todos,todos,tarde o temprano,moriremos.
Sabiendo eso,tenièndolo claro,podemos aligeranos de otros temores subsecuentes,y usaremos del sentido comùn para enfrentarlos.
Porque si los dejamos avanzar en nuestra mente,esos miedos se convierten en miedo social,en miedo crònico sin justificaciòn y entonces serà un miedo tòxico,que dañarà nuestra percepciòn real de la vida,nuestro bienestar,nuesto sentido crìtico.
El miedo modifica nuestra forma de estar y existir de modo total,guiando nuestros actos de modo irreflexivo, ya sea por algo interior o exterior, real o ficcional, sin què nos demos cuenta...
Las causas principales del miedo son,bàsicamente, la exposiciòn a una estimulaciòn traumàtica, la exposiciòn repetida a una exposiciòn subtraumàtica (sensibilizaciòn), la observaciòn directa o indirecta de personas que muestran miedo y la recepciòn de información que lo provoca.

Habría cuatro componentes bàsicos de los que consta el miedo: la experiencia subjetiva de temor, los cambios fisiològicos, las expresiones directamente observables de miedo y los intentos de evitar ciertas situaciones o escapar de ellas.

Hay muchos tipos de miedo, por ejemplo, el miedo neuròtico-miedo a la esposa,por ejemplo-. Tambièn los miedos agudos, provocados por estìmulos o situaciones tangibles y que se disipan con facilidad cuando se retira o evita el estìmulo que los ha suscitado-a un temblor,por ejemplo-.

Las consecuencias del miedo pueden ser muy diversas, pero una exposiciòn repetida a los estìmulos que causan miedo puede provocar cambios duraderos en la conducta, los sentimientos y el funcionamiento psicofisiològico de las personas.
Pero la màs grave es la ansiedad. Esta es un estado de agitaciòn e inquietud.
La angustia suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis. La principal diferencia entre el miedo y la ansiedad es que el primero se refiere a sentimientos de temor sobre peligros de caràcter tangible, que se vinculan a aspectos especìficos del mundo exterior, mientras que la segunda se relaciona con sentimientos de temor difìciles de vincular a fuentes tangibles de estimulación; sus orìgenes son inciertos. La ansiedad se siente cuando las respuestas producidas ante una señal de peligro generen incertidumbre exòrBitada y sin base, que se mezcle con el miedo.

Por otro lado, decimos que el miedo que hace referencia al peligro real de una forma màs o menos especìfica, pero si la respuesta es desproporcionada, es entonces un terror, que serìa el miedo especìfico y fuera de control a que ocurra algùn acontecimiento o acciòn nefastos.El terror se encuentra en la categorìa de respuestas instintivas que los seres humanos comparten con la mayorìa de los animales y el miedo a la violencia infligida al cuerpo se encuentra en la base del proceso de terror.
Asì pasa que algunos terrores ya no son el miedo en abstracto, sino provocados por el estado y los medios en la sociedad. El susto y el sobresalto pueden ser armas de control del poder,que manipula asì con impresiones repentinas de sorpresa,para generar el espanto en la sociedad para manipular sus emociones con peligros imaginarios o magnificados
La tensiòn de alerta causada por el miedo es necesaria para vivir, sirve para superar los peligros reales y, ademàs nos ayuda a defendernos de nuestra angustia.Lo mismo pasa con la nociòn de peligro,sin embargo,cuando ese miedo es generado por el estado y sus medios de manipulaciòn,se crea un miedo crònico y tòxico en el pueblo,introyectando contìnuamente mensajes adyacentes a la alarma,por ejemplo,el archiescuchado estos dìas de virus: "Obedesca a la autoridad",y de ese modo el estado usa el terror para imponer una serie de lìmites y tabùes en "pro de la seguridad",y asì la sociedad se domestica,para que no cuestione ni proteste. Asì se aprende a ser una sociedad sometida y agachona,ante los abusos del poder.

Es más fácil aprender unos temores que otros: estamos preparados por la evolución para desarrollar con facilidad temores a ciertos estímulos, sobre todo aquèllos abstractos,como "satanàs","el narco","el peligro para mèxico","virus desconocidos",etc. estìmulos,sobre todo,que nos hagan temer por nuestra vida. Aunque es más probable que otros objetos comunes causen dolor o daño (la corrupciòn,el abuso de poder,el fraude electoral)es menos probable que se desarrollenpànicos sociales,porque esos,supuestamente,no ponen en "peligro inminente",la vida de nadie.
Asì,los mecanismos que usan los terroristas de estado,son estìmulos grabados en el inconciente del ser humano,desde los inicios de su historia,y son entonces esos miedos condicionados,tales como,por ejemplo,en el caso de Mèxico,las pestes que llevaron los españoles y que acabaron con una gran cantidad de pobladores,quedaron bien establecidas como medio de control para el inconciente colectivo de los mexicanos.
Asì,es la mente de esos mexicanos atemorizados,que harà màs difìcil la situaciòn que se padece,màs de lo que en realidad es.
Si sentimos que estamos frente a una posible amenaza es mejor estar claros què es lo peor que nos puede pasar en esa situaciòn y nos vamos preparando para manejar la situaciòn y sus consecuencias de una manera màs productiva e inteligente. Cuando tenemos miedo nuestro sistema se bloquea y no podremos pensar ni actuar con lo mejor que tenemos.
Y es en ese momento,cuando podemos ser totalmente manipulados por el règimen y sus propagandistas del terror.
Y creèrles todas sus mentiras y hasta agradecerles por sus abusos.
Esa es la peor enfermedad:
El miedo tòxico,que nos paraliza,que nos aisla de los demàs y que nos impide tener el sentido comùn para reaccionar con inteligencia ante los verdaderos peligros.

Asì,el conocimiento de la verdad y la sensatez son la mejor vacuna contra la epidemia del miedo tòxico.


.