domingo, 26 de abril de 2009

Los asustados....



El pánico colectivo desatado por la transmisiòn de La guerra de los mundos por Orson Welles en 1938, contando una ficciòn radiada sobre un ataque alienìgena a la tierra enseñò mucho a los psicòlogos sociales,y con estos,a los manipuladores de masas. Ese experimento realizado por la CIA con ayuda de Welles,produjo datos muy importantes de las reacciones masivas de terror en la sociedad. El primero: una sociedad asustada es mucho màs manipulable. Y el segundo: el inmenso poder de los medios de comunicaciòn.
El miedo es desde antiguo un pilar fundamental de toda la organizaciòn social. El hombre por naturaleza nace valiente, un bebè es capaz de mantener el tipo aùn teniendo delante de si al homgre lobo e, incluso, devolverle una encantadora sonrisa como respuesta, sin embargo los organizadores de la sociedad ven ùtil la propagaciòn del miedo para reducir a los individuos a su seno "protector", asì,la radio,la tele y los diarios al servicio del poder y la "educaciòn" se ocupan de este propòsito mediante la exposiciòn cotidiana y contante de los horrores de la actualidad.
El miedo es la manera en la que el capitalismo,y el fascismo moderado de estos tiempos mantiene a a la sociedad obediente con el esquema bàsico de premio y castigo. Para el manejo de sociedades de riesgo,algunos psicòlogos sociales de ultraderecha,suelen aplicar la nociòn apocalìptica: por primera vez la especie humana se enfrenta a su propia extinciòn. Y ese es el vector-base de miedo,del que parten otros miedos.segùn el contexto social al que esten destinados para ejercer control,usando como transmisor ideal a los medios de comunicaciòn,pero en todo caso se necesita la ignorancia y la credulidad de la sociedad. En la medida en que los pueblos no sepan,desconozcan,o estèn mal informados,serà màs fàcil que el pànico estalle.

La sociedad colabora con el miedo insuflado desde el poder,que cuenta con ello, al magnificar la informaciòn alarmista o mentirosa de los medios de comunicaciòn.
La profesionalizaciòn de los provocadores del miedo es asì una caracterìstica de la guerra de la cuarta generaciòn que usa al miedo es un arma de dominaciòn polìtica y de control social. El uso polìtico del miedo como forma de control de la poblaciòn, se sustenta en crear falsos escenarios de inseguridad ciudadana,en generar incertidumbres mùltiples,en aislar a los individuos,en crear peligros apòcrifos,o reales,pero sembrados por el mismo poder para distraer o disuadir cualquier disidencia o lucha social.
Asì,los poderosos han inyectado miedos absurdos como el milenarismo, el miedo al efecto 2000 o los movimientos apocalípticos despuès del 11 de septiembre en Estados Unidos,las armas de destrucciòn masiva,etc.etc. Aunque el miedo siempre ha sido un arma de guerra contra el pueblo. Recordemos la Biblia,o la Santa Inquisiciòn,la quema de brujas,o cuando se decìa que los aztecas eran "canibales"...
Los poderes imperialistas y fascitas siempre recurren a adoctrinar a los pueblos para que asocien en el periodo de aprendizaje infantil con amenazas de sufrimiento infinito y eterno si no se cree en sus postulados y si no se cumplen sus normas. El miedo a la enfermedad, a la pobreza, a la guerra y a la muerte están presentes en la iconografía apocalíptica tradicional de los poderosos.
Asì,el sentido que el poder le da a las crìsis de cualquier ìndole,lleva a la sociedad a pensar en hecatombe, alarma o pànico,ya que cada mañana,los noticiarios y los periòdicos nos recetan esas dòsis de horror: junto a los nuevos descabezados y asesinados del dìa anterior,hay ahora virus y epidemias,carencia de agua,desempleo,etc.etc. Asì,informadores y opinadores, con la abstracciòn impalpable de las gràficas y las cifras, no cesan de mostrarnos los estragos de las crisis,sin buscar ninguna una soluciòn...pues de lo que se trata es de asustarnos,de paralizarnos de miedo.

Para los polìticos, enfrentar las crisis significa aumentar patògenamente la dependencia de la gente hacia los mercados y sus controles. De ahì su alarma, su incitación al miedo. (El capitalismo, para efectuar los reajustes necesarios que le permitan sobrevivir, necesita, como el fascismo, pueblos dòciles y asustados.)
Esas falacias y desinformaciòn,generan en los pueblos la renuncia progresiva al pensamiento crìtico,y la destrucciòn de su libertad y la renuncia a sus derechos humanos.El miedo que nos introytectan nos anula la oportunidad para desenchufarnos del sistema,nos anula el sentido comùn para, en nombre de la seguridad, aumentar los niveles de control, destruyendo sistemàticamente de las autonomìas pueblerinas,sin siquiera ya tomarse la molestia de reprimir a la disidencia que serà abatida desde el orìgen,debido al miedo insuflado desde el poder a la poblaciòn,con quimeras como virus,secuestros,desempleo y demàs apocalipsis apòcrifos.
Al capitalismo le complace nuestro miedo,que nos harà volver a las trilladas veredas de la dependencia, al control, así como a la miseria y al enriquecimiento ilimitado de unos cuantos.
Asì,lo mejor que se puede hacer ante la manipulaciòn abyecta que medios y règimen hacen para asustarnos,es investigar por nuestra cuenta,apoyar a nuestra comunidad,ser autegestivos y humanitarios,y sobre todo,tener la entereza para afrontar los problemas sin esperar nada de esos que usurpan el poder del pueblo. Como lo hizo Mèxico en el terremoto que sufriò en 1985,segùn recuerdan muchos que lo vivieron: la gente se uniò,ante la estupidèz e irresponsabilidad del estado,y el pueblo saliò adelante solo,unido y autogestivo.Aprendamos de ellos ahora.
Asì que de asustados,nada.