domingo, 23 de agosto de 2009

La Indomable....


Dirigente anarquista catalana, una de las figuras más emblemáticas del movimiento obrero español. Federica Montseny fue, además de la anarquista más conocida en la época que va desde la dictadura de Primo de Rivera a la Guerra Civil (años veinte y treinta del siglo XX), una brillante escritora y oradora.

Su vida estuvo marcada tempranamente por la determinante influencia de sus padres: Juan Montseny y Teresa Mañé (Federico Urales y Soledad Gustavo, según los seudónimos con los que se les conoció en su febril actividad social y propagandística), ambos militantes en las ideas libertarias. En la concepción revolucionaria de Federico Urales, la necesidad de extender la educación a todos los grupos sociales constituía un eje fundamental: la liberación de hombres y mujeres sólo podría alcanzarse por medio de la adquisición de conocimientos. Y así, Federica Montseny obtuvo desde el principio todos las energías y capacidades de sus padres para formarse. Un fuerte sentido de la libertad determinaría, además, todo su proceso de aprendizaje. Libertad personal, poder de decisión, elección de su forma de vida, fueron los cimientos de la idea de mujer que, por otra parte, Teresa Mañé transmitió a su hija. El teatro, para el que su padre escribió innumerables obras, formó también buena parte de la educación de Federica que, asistiendo también a los cursos libres de la Universidad de Barcelona, completó así una instrucción que la haría desmarcarse ampliamente de las mujeres de su tiempo.

Mítines y manifestaciones formaron también parte de la vida adolescente de Federica. Con apenas doce años ya acompañaba a sus padres en la actividad militante que no abandonó a ninguno en sus agitadas vidas. En el Café Español conoció Federica a Salvador Seguí, el Noi del Sucre, líder sindicalista del momento, y a Luis Companys, más tarde presidente de la Generalitat catalana. En un mitin por esos días oyó por primera vez a Ángel Pestaña. Todos ellos, cruciales personajes de la historia social y política de España, más tarde compartieron con Federica las convulsas luchas obreras y la trágica Guerra Civil.

A finales de 1920, con quince años, Federica Montseny escribió su primera novela, Peregrina de amor, que quemó poco después. Al poco tiempo comenzó la redacción de una obra sobre la Barcelona obrera: La tragedia del pueblo, cuyo destino fue también el fuego. A los diecisiete años comenzaron sus colaboraciones en la prensa anarquista, utilizando (para no aprovechar la fama de su apellido) un seudónimo: Blanca Montsan. En 1923, con dieciocho años, ingresó en la C.N.T. (Confederación Nacional del Trabajo), la gran central sindical anarquista de la época, afiliándose en el sindicato de Oficios Varios de Sardañola. Fue en aquel tiempo cuando recibió la oferta de Ángel Pestaña, a la sazón director del periódico, de colaborar en Solidaridad Obrera, órgano decano de la prensa confederal. Federica tendría desde entonces a su cargo la sección de “Relieves sociales”.

Federica se incorporó asimismo al equipo director de la Revista Blanca, órgano teórico del anarquismo español que se publicó bimensualmente entre junio de 1923 y 1936 y en cuya primera época (1898-1905) habían colaborado con asiduidad Unamuno, Clarín, Baroja, Pérez Galdós o Pablo Iglesias. Allí se dio a conocer a través de sus muchos escritos y de los que publicó en otra cabecera anarquista -en este caso semanal-: El luchador. Periódico de sátira, crítica, doctrina y combate. Ambas publicaciones fueron las fuentes más importantes de divulgación de su pensamiento, vertido en unos seiscientos artículos.

Desde 1932 Federica Montseny comenzó a intervenir en diversas giras que, muy usuales en aquellos años, recorrían distintas zonas del país divulgando las ideas sindicalistas y revolucionarias. Participó en múltiples mítines, y sus discursos comenzaron pronto a recogerse en panfletos. En 1933 Federica dio a luz a su primera hija (a la que llamó Vida), fruto de la que sería una larga relación con el también militante anarquista Germinal Esgleas. Ello no supuso sin embargo su alejamiento del trabajo organizativo ni literario.

En este último campo, Federica Montseny escribió alrededor de cincuenta relatos para la Revista Blanca en dos series llamadas La Novela Ideal y La Novela Libre. Dos de estos relatos, La victoria y El hijo de Clara, abordaron el problema de la libertad femenina, asunto del que Federica Montseny se ocupó durante toda su vida. A estas obras siguió una tercera, La indomable, novela en buena medida autobiográfica, en la que, como en las anteriores, la autonomía de las mujeres y su derecho al libre albedrío configuraban las bases de la trama.

Miembro destacado de la F.A.I. (Federación Anarquista Ibérica), el ala más radical de la C.N.T., Federica Montseny mantuvo implacablemente un enfrentamiento dialéctico con sus compañeros del sector más moderado, conocido como “Treintistas” -por haber firmado el “Manifiesto de los Treinta”-, lo que la acercó a las posiciones de hombres como García Oliver, Ascaso, Durruti y otros, y la situó frente a dirigentes como Ángel Pestaña o Joan Peiró.

(Federica Montseny Mañé; Barcelona, 1905 - Toulouse, 1994)

La crucial cuestión ética que tuvo que enfrentar la C.N.T. a los pocos meses de comenzar la Guerra Civil, durante el gobierno de Largo Caballero, que opuso sus principios anarquistas a la colaboración gubernamental a la que se vio abocada la organización, afectó profundamente a Federica Montseny. En efecto, de los cuatro ministros confederales que fueron nombrados como representantes de la C.N.T. en el gobierno y que ocuparon las carteras de Justicia, Comercio, Sanidad e Industria, uno fue Federica Montseny.

Sus escrúpulos ideológicos y la presión a la que fue sometida por parte del sector más purista para que se negase a aceptar el cargo fueron difíciles de superar. A pesar de ello y de las serias divisiones que la decisión ocasionó en las filas libertarias, Federica -y los otros tres compañeros- aceptaron, considerando su intervención en el gobierno imprescindible para vertebrar la defensa frente al ejército rebelde.

Federica Montseny se convirtió así en la primera mujer en la historia de España en ocupar un cargo de esas características. Ostentó el puesto de ministra de Sanidad y Asistencia Social desde el 5 de noviembre de 1936 hasta el 17 de marzo de 1937. Si bien pocas reformas podían acometerse en el contexto turbulento de la guerra y en medio de las inacabables querellas interpartidistas dentro del gobierno, Federica promulgó desde su ministerio un decreto legalizando el aborto. Incorporó también a sus competencias la labor de atención a los refugiados.

Las charlas y las conferencias no dejaron de formar parte de su actividad. Algunas de éstas se publicaron posteriormente, entre ellas El anarquismo militante y la realidad española o La Comuna de París y la Revolución Española. Entre los ensayos escritos durante el período de la Guerra Civil cabe resaltar Los precursores: Anselmo Lorenzo, el hombre y la obra, de 1938 (año en el que dio a luz a su segundo hijo, Germinal).

El 26 de enero de 1939 toda la familia Montseny partió al exilio francés, huyendo del avance del ejército franquista. En junio de 1940 sufrirían un segundo éxodo: esta vez huían, junto a miles de franceses, de las tropas nazis. El exilio no supuso, no obstante, el fin de la militancia política de Federica Montseny, que se integró en el S.E.R.E. (Servicio de Evacuación de los Refugiados Españoles) y colaboró en el embarque de los refugiados en mayor peligro, con destino a América.

Durante los posteriores años de la ocupación nazi, un alias, Fanny Germain, sirvió a Federica de protección frente a la persecución de los alemanes, que no obstante la persiguieron hasta la “Francia Libre”. Detenida finalmente, el hecho de estar nuevamente esperando un hijo la libró de ser enviada a España, aunque pasó un tiempo en las cárceles francesas. En 1942 nació su tercera hija, Blanca. Tras la liberación de Francia por las tropas aliadas, en noviembre de 1944 los Montseny se instalaron en Toulouse, donde Federica pudo reanudar su trabajo de cara a reorganizar el movimiento libertario de oposición al franquismo.

No fue sino con la restauración de la democracia en España en 1977, que Federica Montseny pudo regresar a su país. Durante su largo exilio viajó a Suecia, México, Canadá, Inglaterra e Italia, si bien fijó su residencia en Francia, prosiguiendo su actividad militante con múltiples conferencias. Durante este largo período no dejó de publicar diversos títulos, entre los que destacan Mujeres en la cárcel (1949), Cien días de la vida de una mujer (1949), HeroínasEl éxodo. Pasión y muerte de los españoles en el exilio (1969) y su libro de memorias Mis primeros cuarenta años, aparecido en 1987, cuando contaba ochenta años. Fundó asimismo, junto a su compañero Germinal Esgleas, el semanario L’Espoir. Falleció el 14 de enero de 1994, a los ochenta y ocho años de edad,pero su recuerdo es un ejemplo a seguir de temple indomable.

La Inquebrantable...






"Viviendo mi Vida" de Emma Goldma
n. es la autobiografía de una verdadera anarquista. No sólo es maravilloso el libro por lo que en él cuenta Emma, sino por la excelente forma narrativa con que va construyendo su relato.

Emma Goldman era judía y rusa. En 1885 se fue a los Estados Unidos. Tenía 17 años. Trabajaba en una fábrica cosiendo cuando se enteró de la ejecución de los mártires de Chicago y eso la decidió y la inspiró a unirse a los anarquistas y volverse uno de ellos. Cuenta ella: "Yo estaba como pasmada, paralizada, no podía ni llorar ... Yo estaba totalmente abstraída en lo que sentía cono una pérdida personal, cuando oía a una mujer reír groseramente. Con su voz chillona dijo con desprecio: "¨Qué es todo este lamento? Los hombres eran asesinos. Se merecían que los colgaran." De un salto me agarré al cuello de la mujer. Nos separaron. Alguien dijo: "Esta muchacha se ha vuelto loca." Conseguí soltarme, agarre una jarra de agua de la mesa y se la tiré en la cara con todas mis fuerzas. "­Fuera, fuera -grité-, o la mato!" La mujer aterrorizada fue hacia la puerta y cayó al suelo en un ataque de histeria. A mi me llevaron a la cama y dormí profundamente.

Al día siguiente me desperté como de una larga enfermedad, pero liberada del entumecimiento y de la depresión de aquellas semanas de espera angustiosa y que habían tenido tan terrible final. Tuve la clara sensación de que algo nuevo y maravilloso había nacido dentro de mí. Un gran ideal, una fe ardiente, una determinación a dedicarme a la memoria de mis compañeros martirizados, a hacer mía su causa, a hacer que el mundo conociera sus vidas llenas de belleza y sus muertes heroicas.

Emma cocía 11 ó 12 horas diarias y leía mucho. Con el tiempo y la orientación del anarquista Johann Most fue presentándose en mítines y se volvió una gran oradora. Respecto a su primera experiencia como oradora escribe: "Cuando me enfrenté a la audiencia la noche siguiente mi mente estaba en blanco. No recordaba ni una sola palabra de las notas. Cerré los ojos por un momento; luego algo extraño sucedió. En un segundo lo vi, todos los incidentes de los tres años que había vivido en Rochester: la fábrica Garson, la pesadez del trabajo, la humillación, el fracaso de mi matrimonio, el crimen de Chicago... Comencé a hablar. Palabras que nunca me había oído empezaron a fluir cada vez más deprisa. Salían con intensidad apasionada; describían imágenes de los hombres heroicos en el patíbulo, de su luminosa visión de una vida real, rica en comodidad y belleza: de hombres y mujeres radiantes en su libertad, de niños transformados por la felicidad y el afecto. La audiencia se desvaneció, la sala misma había desaparecido; ensimismada en mi canto, sólo era consciente de mis palabras. Me detuve. Aplausos tumultuosos me rodearon ..."

En mayo de 1892 estalló una huelga en una compañía de acero de Pittisburg. Su presidente era Henry Clay Frick, "un hombre conocido por su enemistad hacia los trabajadores" según palabras de Emma. Llegaron a la decisión de cerrar la acería y despedir a los obreros. En un periódico venía en grandes titulares: "éltimos acontecimientos en Homestead- las familias de los huelguistas desalojadas de las casas de la compañía-parturienta sacada a la calle por oficiales." Emma Goldman y su compañero por aquél entonces, también anarquista, Alexander Berkman se trasladaron a Pittisburg a ayudar en la causa de los trabajadores del acero. Dice Emma: "Debíamos llevarle nuestro mensaje y ayudarles a comprender que no sólo debían luchar por el momento, sino para siempre, por una vida libre, por el anarquismo." Luego relata: "Unos días después de nuestro regreso a Nueva York, la noticia de la matanza de los trabajadores del acero de los Pinkertons recorrió el país como la pólvora. Frick fortificado las acerías de Homestead levantando una alta empalizada alrededor. Luego, en la quietud de la noche, una barcaza llena de esquiroles, bajo la protección de pistoleros de la Pinkertons fuertemente armados, navegó silenciosamente río Monangahela arriba. Los trabajadores supieron del movimiento de Frick. Se apostaron a lo largo de la orilla, decididos a hacer retroceder a los secuaces de Frick, cuando la barcaza estuvo lo suficientemente cerca de la orilla, los Pinkertons abrieron fuego, sin previo aviso, matando a varios hombres de Homestead, entre ellos un niño, e hiriendo a muchos otros."

Emma y Alexander se conmovieron profundamente por los acontecimientos. Eso los llevó a planear un atentado contra Frick, pero tenían poco dinero para comprar el arma. Un día desesperada, Emma se lanza a la calle dispuesta a prostituirse para conseguir el dinero. Un señor se apiada de ella, le da diez dólares y la manda de regreso a casa. El atentado falla: Berkman dispara contra Freak, pero este se recupera, sin embargo tiene que purgar largos años de cárcel. Esta fue la única vez que Emma se vio envuelta en un hecho violento como protagonista. Después, ejercerán la violencia contra ella, pero siempre conservará una actitud pacífica.

Su actuación como oradora le valió varios arrestos. Tanto que iba a sus mítines con un libro en la mano, para no aburrirse en la cárcel. Además de las ideas anarquistas, también difundió con sus charlas el control de la natalidad. Eso le valió el regreso a la cárcel.

Viajó y vivió en Rusia durante los primeros años de la revolución Rusa. En la época de Lenin. Sufrió una profunda decepción con la Revolución de Octubre, lo que le costó mucho admitir. Fue una de las primeras activistas en reconocer que la Revolución había traicionado al proletariado. Finalmente, volvió a Inglaterra y de ahí a Canadá, donde murió en 1940.

Tuvo una intensa vida amorosa: se casó y se divorció a los 20 años. No quiso tener hijos para que no interfirieran con el propósito que se había hecho de dedicarse al anarquismo.

Fue una gran oradora y enormes multitudes iban a oírla. Llegó un tiempo que pudo dejar el trabajo de costura y mantenerse de sus conferencias y escritos. Editó una revista llamada "Madre Tierra", que alcanzó importancia en el medio intelectual y artístico de esa època.

Cuando Emma Goldman, que había sido llamada por la prensa «la mujer más peligrosa del mundo", murió oscuramente en un lugar de Canadá, un periodista llamado William Marion Reedy escribió que aquella pequeña pero formidable judía había estado «ocho mil años adelantada a la de su época". Sin duda, Emma estuvo muy por delante de su tiempo. Esta brillante discípula de Bakunin y de Nietzsche, llegó a convertirse en una auténtica pesadilla para el orden establecido norteamericano y en el terreno de la liberación de la mujer por su voz indomable...


Libertarias...


La lucha sexual no puede separarse de la lucha de clases o del proyecto anarquista: todas las formas de jerarquía y autoritarismo, están equivocadas, no sólo el patriarcado, ya que las personas son libres, solamente, cuando tienen poder sobre sus propias vidas.
Como Voltairine de Cleyre argumentó, se trata de "insistir en un nuevo código de ética fundada en la ley de la libertad: un código de reconocimiento de la individualidad completa de la mujer. Somos revolucionarios anarquistas, que la lucha contra el patriarcado como una lucha de la liberación de los oprimidos por su propio coraje. Ningún tirano nunca renunció a su tiranía por gusto Pero tuvo una madre: Por lo tanto, mi esperanza radica en la creación de la rebelión de las conciencias desde los pechos de la mujer. "

Una parte clave de esta revolución en la sociedad moderna es la transformación de la actual relación entre los sexos. "El matrimonio es un mal capitalista y decadente,basado en la vieja forma econòmica de asociaciòn de la Biblia,con el "hasta que la muerte...etc" y que es una institución que establece la soberanía del hombre sobre la mujer, de su sumisión completa a sus caprichos y órdenes. Las mujeres se reducen a la función de servidor del hombre y portador de sus hijos." (Goldman) En lugar de esto, los anarquistas proponen el "amor libre", es decir las parejas y las familias sobre la base de un acuerdo libre entre iguales de una pareja que se basa justamente en el amor,y no en esa autoridad de uno y la sumisiòn del otro,que se presta a obedecer a cambiò de ser mantenido econòmicamente,o protegido de la censura pùblica por la intimidad del matrimonio.
"Las uniones anarquistas,no requieren la sanciòn de la iglesia o del estado,porque estàn basadas en el amor,el respeto,la igualdad y la lealtad. Libres,ambos esposos libertarios,saben que dos seres que se aman,no necesitan el permiso de un tercero para ir a la cama,o para compartir vida,trabajos,sueños y fatigas." (Federica Montsey)

Ni los hombres ni el Estado ni la Iglesia debe decir lo que una mujer hace con su cuerpo. Una extensión lógica de esto es que las mujeres deben tener control sobre sus propios órganos reproductivos. Así, anarco-feministas, como los anarquistas en general, son pro-elección y pro-derechos reproductivos (es decir, el derecho de la mujer a controlar sus propias decisiones reproductivas). Esta es una posición de larga data. Emma Goldman fue perseguida y encarcelada por su defensa pública de los métodos de control de la natalidad y la idea de que las mujeres deben decidir cuando embarazarse. (En 1916, Emma Goldman fue presa por decir: "las mujeres no siempre tienen que mantener su boca cerrada y su útero abierto).

Pero el anarquismo feminista no se detiene allí. Al igual que el anarquismo en general, está destinado a cambiar todos los aspectos de la sociedad no sólo lo que ocurre en el hogar. Porque, como Goldman dijo, "que independencia se puede tener,si la estrechez y la falta de libertad de la casa se cambia por la estrechez y la falta de libertad de la fábrica, el campo, la tienda, almacén o la oficina?" Así, la igualdad de la mujer y su libertad deben ser defendidas en todas partes y contra todas las formas de jerarquía.

Tampoco pueden ser alcanzados mediante el derecho al voto, o la igualdad de derechos civiles, que son una justa y buena demanda... Pero la verdadera la emancipación no comienza en las urnas ni en los tribunales. Esa libertad se inicia en el alma de la mujer revolucionaria...

Igualitarias....


El anarcofeminismo no permite ser influenciado y dominado por ideologìas autoritarias de otros seudofeminismos y propone la acción directa y en lugar de las campañas hipòcritas para engañar a las masas femeninas para que se crean el mito oficial,de suponerse favorecidas por ese movimiento seudofeminista de jerarquìas,competencia entre las propias mujeres promovida por el propio machismo,ya sea en el trabajo,o con su compañero sexual,ese seudofeminismo de estètica de belleza y cafeterìa,que promueve que tener màs mujeres jefes,polìticas o directoras,es un paso hacia la "igualdad" y olvida a las obreras,a las campesinas,a las niñas de la calle,a las empleadas que hacen el aseo en las casas,y a todas las demàs...
La llamada "ciencia de la administraciòn" que enseña a las mujeres a ser gerentes de empresas capitalistas,no es màs que un conjusto de tècnicas para entrenar celadoras que vigilen y controlen a las mujeres asalariadas-y tambièn hombres- del ùltimo escalafòn de las jerarquìas corporativas,
condicionando a la mujer para ejercer el control sobre los otros y a someterse a los patriarcas dueños del dinero.
Para las anarcofeministas,en cambio,ser una explotadora afectiva,o en su contrario,una oprimida sumisa,es pertenecer al sistema de dominaciòn perverso,y ese no es el camino a la igualdad. Puesto que sustituir la jerarquìa masculina por una feminista,da lo mismo.

De ahí parte el cerco cultural y el descrèdito hostil que el capitalismo ha realizado contra el anarquismo libertario,y el anarcofeminismo,pues la pureza ideologica de los anarquistas,pone al descubierto los juegos de mala fè de los sistemas autoritarios.

Federica Montseny (una figura destacada en el movimiento anarquista catalàn-de 1936) afirmó que el feminismo convencional tenìa como única ambición dar a las mujeres de una clase burguesa, la oportunidad de participar más plenamente en el sistema de privilegio y si estas instituciones "son injustas cuando los hombres se aprovechan de ellos, todavía serán injustas si las mujeres se beneficien de ellos. Por lo tanto, para los anarquistas, la libertad de las mujeres no significa una oportunidad igual para convertirse en un jefe o un esclavo asalariado, un votante o un político, sino más bien a un compañero de individuo libre e igual en sus responsabilidades y derechos,dentro de las asociaciones libres."

El anarquismo, como puede verse, incluye una clase y el análisis económico que no se encuentra en el feminismo convencional y, al mismo tiempo, muestra una toma de conciencia de las relaciones de poder interno y basada en el sexo que eludió el movimiento socialista-comunista en general.
Como Mozzoni dijo, "la anarquía defiende la causa de todos los oprimidos, y debido a esto, y de manera especial, que defiende su causa, defiende a las mujeres,doblemente oprimidas por la sociedad actual tanto en el ámbito social y privado ".
Esto significa que, en palabras de un anarquista chino,He Zhen, "lo que los anarquistas entienden por igualdad entre los sexos no es sólo que los hombres-y algunas mujeres privilegiadas- ya no opriman a las mujeres. También queremos que los hombres dejen de ser oprimidos por otros hombres y por otras mujeres,queremos destruir todo ratro de opresiòn"

Insumisas...




Las anarco-feministas señalan que los rasgos autoritarios y valores, por ejemplo, la dominación, la explotación, la agresividad, competitividad, etc y toda esa descerebraciòn, son muy apreciadas por las jerarquìas del poder,que generalmente son autonombrados "masculinos".

En contraste a esos rasgos autoritarios,estàn los valores como la cooperación, el intercambio, la compasión, sensibilidad, la lealtad, etc,que son considerados tradicionalmente por la cultura macho-fascista, como "femeninas" y por ello devaluadas.

El fenómeno de la decadencia de algunas sociedades patriarcales durante la temprana Edad de Bronce,que conquistaban y destruìan a cooperativas o sociedades con rasgos "femeninos" -veàmos como Roma conquista a Grecia- a las cuales envidiaban e intentaban emular,pero que al destruirlas,las estigmatizaban como "inferiores": pero la cultura griega aùn da luz a la humanidad,y el imperio romano cayò en tal decadencia,que desapareciò consumido por sì mismo.

Los griegos nos legaron la democracìa,a màs de la ciencia,la literatura,las artes,la filosofìa y el humanismo.
Los romanos nos legaron ese patriarcado de dominaciòn y explotaciòn,el autoritarismo y las guerras. (El cáliz y la espada, Elise Boulding, la parte inferior de la historia).

Por lo tanto los anarco-feministas buscan la creación de un no-autoritarismo, una sociedad libre e igualitaria, basada en la cooperación, el intercambio, la ayuda mutua,la creatividad y el altruismo,como una especie de "feminización de la sociedad."

Las anarco-feministas han señalado que "feminizar" la sociedad no puede lograrse sin la autogestión y la desapariciòn del poder y el autoritarismo patriarcal.
Porque el poder patriarcal està basado el sometimiento a las jerarquías.
Así, el feminismo anarquista actùa para derrocar,con la independencia econòmica y psicològica y la autogestiòn,el poder del patriarcado, primero,educando a los hijos y las hijas,como personas con los mismos derechos y responsabilidades,y no como "inferiores" o "superiores" en funciòn de su sexo, y luego en formas colectivas de organizaciones-ni feministas ni masculinas,sino alarquistas- que eliminan la estructura jerárquica y las formas competitivas de la toma de decisiones democráticas.

Al igual que todos los anarquistas, anarco-feministas proponen que la auto-liberación es la clave para la igualdad de la mujer y, por tanto, la libertad. Así, como dice Emma Goldman:

"Su desarrollo, su libertad, su independencia, debe venir desde ya través de ella misma. En primer lugar, por sí misma como una afirmación de la personalidad, y no como mercancía sexual.
En segundo lugar, al exigir el derecho de cualquier persona sobre su cuerpo, al negarse a tener hijos si no los desea, al negarse a ser un siervo de Dios, el Estado, la sociedad, el marido, la familia, etc, al hacer su vida más simple, pero profunda y rica. Es decir, tratando de aprender el significado y la sustancia de la vida en todas sus complejidades, por liberarse del temor de la opinión pública y la condena marital,gubernamental,o religiosa.
En tercer lugar,al lobrar su independencia econòmica,enfrentàndose al mundo laboral y sindical,como afrimaciòn a su persona,dejando atràs la comoda sumisiòn y el servilismo no remunerado de los jerarcas domèsticos." (Anarquismo y otros ensayos,Emma Goldman)

El feminismo "oficial" que promueve el patriarcado capitalista desde revistas de modas,de betssellers de auto-ayuda o medios televisivos,que intenta hacer de la mujer una chica sexy y superpoderosa,trabajando horas extras en la oficina,para luego llegar a casa y ser una sexoservidora de lujo del marido,una madre ejemplar y una ama de casa maravillosa,sin romperse una uña,es un feminismo engañoso que usan tanto los autoritarios de derechas e izquierdas machistas, no hace màs que promover la ilusiòn de una libertad convenenciera y de utilerìa en la mujer para explotarla en todos los sentidos.
Y lo que en la mujer extenuada genera ese seguir sometida a la jerarquìa masculina,ahora enmascarada de "liberal",es un rencor sordo en esas mujeres "liberadas",pero que siguen siendo explotadas y marginadas en trabajos y en las casas,ya que si pierden la figura,envejecen,o se enferman o se fatigan,de inmediato seràn reprendidas y condenadas por las jerarquìas,llamense maridos o jefes,que seguramente,bajo la tèsis capitalista de que "nadie es impresindible",saben esas mujeres,que pueden ser sustituidas,por una màs joven y màs bella.
Eso genera el conocido resentimiento femenino,sus deseos de represalia,el rencor y esa coraza amarga de muchas mujeres que creyeron en esas mentiras capitalistas.

Las Vìrgenes Rojas...




"Lo primero que debe cambiar es la relación entre los sexos. La humanidad tiene dos partes, hombres y mujeres, y debemos estar paseando de la mano, si no no hay antagonismo, y durará hasta que el más fuerte tome los controles, para sojuzgar al más débil". " (La Virgen Roja: Memorias de Louise Michel).

Así, el anarquismo, como el feminismo, se plantea la lucha contra el patriarcado y por la igualdad de la mujer. Ambos comparten mucha historia común y una preocupación sobre la libertad individual, la igualdad y la dignidad de los miembros del sexo femenino (los anarquistas siempre han sido muy críticos de la corriente del feminismo liberal que no va lo suficientemente lejos,y lo encara la explotaciòn de las mujeres parasitarias del salario masculino) . Por eso,el feminismo libertario se expresa de una manera anárquica y se inspiró mucho en anarquistas como Emma Goldman. Cathy Levine señala que, durante este tiempo, "los grupos independientes de mujeres comenzaron a funcionar sin la estructura, los líderes y otros factótums del hombre de las izquierdas, creando, de forma independiente de èl,y al mismo tiempo, las organizaciones similares a las de los anarquistas de muchas décadas y regiones.

Intelectuales feministas como Simone de Beauvorie,han señalado,con razòn,que las mujeres fueron las primeras víctimas de la explotaciòn en la sociedad jerárquica del patriarcado y las ideologías de dominación durante la época del neolítico tardío. La primera estratificación social más importantes de la raza humana se produjo cuando los hombres comenzaron a dominar a las mujeres,por medio de la violencia,y asì fuè que apareciò esa visiòn machista de "inferioridad" de clase social,gènero,de raza,o cualquiera que esta sea.

Los vínculos entre el anarquismo y el feminismo moderno existen tanto en las ideas y la acción directa.

Las ideas libertarias, siempre han sido el ala anarquista de todo movimiento socialista.
Los movimientos libertarios de mujeres han rescatado y puesto en práctica la idea de los anarquistas como Bakunin, y esos experimentos en el cambio social prefiguran nuevos modos màs justos de organizaciòn social en las pequeñas comunidades proletarias.

La perspectiva feminista radical es casi puro anarquismo, la teoría básica que postula la familia nuclear como la base de todos los sistemas autoritarios,està en franca decadencia.
Como lucha de poder,el matrimonio,antes dominado por el hombre,ahora està siendo manejado por la mujer,siempre dentro de los paràmetros de sujeciòn capitalista. Esa decadencia del vìnculo hombre-mujer,lleva a un vacìo que ningùn consumo llena,y a una crònica insatisfacciòn de los individuos,aislados y solitarios,puesto que la pugna del mando que se da en su propio hogar,los extenùa.

La lección que aprende el niño, de sus padres,de los profesores,luego del jefe,y por ùltimo de Dios, es a obedecer la gran voz anónima de la Autoridad.

Asì pasa de la niñez a la edad adulta convertido en un completo autómata de pleno derecho, incapaz de cuestionar o incluso de pensar con claridad. Toda norma,toda ley,todo prejuicio o costumbre,ya no son procesados,pues entran a su cerebro,predigeridos ya.

Las màs peligrosas del mundo..


Anarco-feminismo

Aunque la oposición al estado y todas las formas de autoridad tenía una voz fuerte entre las primeras feministas del siglo 19, el movimiento feminista más reciente, que comenzó en la década de 1960 se fundó en la práctica anarquista. Aquí es donde el término anarco-feminismo vino, refiriéndose a las mujeres anarquistas que actúan dentro de los grandes movimientos feministas y anarquistas para recordarles sus principios.

El anarco-feministas modernas basa en las ideas anarquistas, feministas de la anterior, tanto hombres como mujeres. En efecto, el anarquismo y el feminismo siempre han estado estrechamente vinculados. Muchas feministas pendientes han sido también anarquistas, incluyendo la pionera Mary Wollstonecraft (autora de Vindicación de los derechos de la mujer), Louise Michel Comunero, y los anarquistas de América (y el campeón incansable de la libertad de las mujeres) Voltairine de Cleyre y Emma Goldman (por el primero, ver sus ensayos "esclavitud sexual", "Puertas de la Libertad", "El caso de la mujer frente a la ortodoxia", "Aquellos que se casan hacer el mal", y para éstos ver "el tráfico de mujeres", "Sufragio Femenino" , "La tragedia de la Emancipación de la Mujer", "matrimonio y el amor" y "Víctimas de la moral", por ejemplo). Libertad, periódico anarquista más antiguo del mundo, fue fundado por Charlotte Wilson en 1886. Las mujeres anarquistas como Virgilia D'Andrea y Rose Pesota desempeñado un papel importante tanto en los movimientos libertarios y de trabajo. Las "Mujeres Libres" ( "Mujeres Libres") el movimiento en España durante la revolución española es un ejemplo clásico de mujeres anarquistas organizándose para defender sus libertades básicas y crear una sociedad basada en la libertad de las mujeres y la igualdad (véase Mujeres Libres de España por Martha Ackelsberg para más detalles sobre esta importante organización). Además, todos los hombres grandes pensadores anarquistas (barra de Proudhon) eran firmes partidarios de la igualdad de la mujer. Por ejemplo, Bakunin, el patriarcado y cómo se opuso a la ley "sujetos [las mujeres] a la dominación absoluta del hombre." Sostuvo que "los derechos qual debe pertenecer a los hombres y las mujeres" para que las mujeres pueden "ser independientes y ser libres para forjar su propio camino de vida". Se espera que el final de "la familia jurídica autoritaria" y "la libertad sexual de mujeres." (Bakunin el Anarquismo)

Así, el anarquismo desde la década de 1860 ha combinado una crítica radical del capitalismo y el Estado con una crítica igualmente poderosos del patriarcado (gobierno de los hombres). Los anarquistas, en particular las mujeres, reconoció que la sociedad moderna está dominada por los hombres. Como Ana María Mozzoni (un anarquista inmigrante italiano en Buenos Aires) lo puso, la mujer "se encuentra que el sacerdote que condena usted es un hombre, que el legislador que te oprime es un hombre, que el marido que te reduce a un objeto es un hombre, que el libertino que acosa es un hombre, que el capitalista que se enriquece con su trabajo mal pagado y el especulador que calma los bolsillos de los precios de su cuerpo, son los hombres ".

Poco ha cambiado desde entonces. El patriarcado sigue existiendo y, para citar al periódico anarquista La Questione Sociale, todavía es generalmente el caso de que las mujeres "son esclavas, tanto en la vida social y privada. Si usted es una proletaria, tiene dos tiranos: el hombre y el jefe. Si burguesa, serà escalva sexual y la única soberanía que le queda es el de la frivolidad y el consumo. " (José Moya, anarquistas italianos)

El anarquismo, por lo tanto, se basa en la conciencia de que la lucha contra el patriarcado es tan importante como la lucha contra el Estado o el capitalismo. Porque " no puede haber una sociedad libre, o simplemente igual, ni nada parecido, si la feminidad.la mitad de esa sociedad- se le reduce a comprar, vender, ser alojadas, vestidas, alimentadas y protegidas,y usadas como un mueble". ( Eugenia C. Delamotte, Puertas de la Libertad)

Ay...mujeres...mujeres...










El sistema capitalista,fundamentado ferreàmente en el patriarcado,promueve desde todos sus medios una publicidad sexista que justifique su autoritarismo,otorgando roles de sumisiòn o dominio,hacièndo parecer a esos estereotipos patriarcales,como algo "normal",algo que es "natural",y continuar asì,con ese sistema injusto de desigualdad y explotaciòn.
La publicidad sexista del sistema patriarcal podemos identificarla por:

1. Promueve modelos que consolidan pautas tradicionalmente fijadas para cada uno de los géneros.
- Anuncios que siguen perpetuando los roles tradicionalmente asignados a cada género, ajenos a los cambios sociales y a las nuevas realidades vividas por muchas mujeres.

2. Fija unos estándares de belleza femenina considerados como sinónimo de éxito.
- Anuncios configurados desde una mirada masculina que limitan las posibilidades de éxito social para las mujeres al seguimiento de unos modelos de belleza.

3. Ejerce presión sobre el cuerpo femenino a través de determinados tipos de productos.
- Anuncios que limitan los objetivos vitales de las mujeres a la adecuación a unos determinados patrones estéticos. En estos anuncios, las mujeres aparecen descontextualizadas, parece que no hacen nada, sólo centran sus diálogos en el cuidado corporal.

4. Presenta el cuerpo de las mujeres como un espacio de imperfecciones que hay que corregir.
- Anuncios que presentan los cuerpos de las mujeres y sus cambios debidos a la edad como “problemas” que es preciso ocultar y/o corregir.

5. Sitúa a los personajes femeninos en una posición de inferioridad y dependencia.
- Anuncios que presentan a las mujeres como dependientes con respecto a los hombres, en un segundo plano, sin voluntad, pasivas y sumisas. Llama la atención el recurso a una imagen postrada, sometida, de las modelos en los reportajes de moda.

6. Excluye a las mujeres de las decisiones económicas de mayor relevancia.
- Anuncios que siguen perpetuando los roles tradicionalmente asignados a cada género y que, considerando que las mujeres no tienen autonomía económica, las sitúan en un segundo plano cuando se trata de tomar decisiones sobre compras de mayor cuantía económica.

7. Aleja a las mujeres de los espacios profesionales prestigiados socialmente y, por el contrario, les asigna los roles de limpieza, cuidados y alimentación familiar.
- Anuncios que siguen manteniendo el tradicional reparto de espacios, asignando a las mujeres el ámbito de lo privado, desprovisto de prestigio, y a los hombres el espacio de lo público, del saber y de la autoridad.

8. Niega los deseos y voluntades de las mujeres y muestra, como “natural”, su adecuación a los deseos y voluntades de las demás personas.
- Anuncios que nos muestran a mujeres realizadas como personas en la medida en la que responden a lo que los demás piden de ella: los hijos e hijas, el marido, la madre… Si esta mujer desempeña también un empleo fuera del hogar, deberá atenderlo todo: superwoman.

9. Representa al cuerpo femenino como objeto, esto es, como valor añadido a los atributos de un determinado producto; como su envoltorio, en definitiva.
- Anuncios que recurren al cuerpo femenino, o al fetichismo de determinadas partes del mismo: labios, pies o prendas de vestir femeninas, como reclamo para atraer la mirada y la atención del potencial cliente.

10. Muestra a las mujeres como incapaces de controlar sus emociones y sus reacciones, “justificando” así las prácticas violentas que se ejercen sobre ellas.
- Anuncios que muestran a las mujeres movidas por caprichos, faltas de juicio en sus reacciones y comportamientos, histéricas, charlatanas… En el fondo, se está recurriendo a estereotipos conductuales muy habituales en la representación tradicional de las mujeres. En estos mensajes, las mujeres quedan ridiculizadas o han de ser vueltas a la cordura por el elemento masculino.

Otra publicidad es posible:

Si se habla de las mujeres (jóvenes, viejas, guapas, feas, gordas, flacas…), y no de la “mujer”.
Si se evitan los roles de género asociados al sexo, porque si vemos mujeres muchas veces en la cocina, se acaba considerando que el lugar “natural” de la mujer es la cocina.
Si se representa a los hombres, y no al “hombre”, del cual la única mirada hacia las mujeres es sexual.
Si los hombres aparecen en la cocina con naturalidad, y no “haciendo la paella del domingo” con la mujer como pinche.
Si los papeles que se asignan a niños y niñas no son diametralmente opuestos.
Si las relaciones que se muestran entre hombres y mujeres no son sólo de atracción-seducción sexual.
Si las relaciones entre mujeres y hombres son de camaradería, solidaridad, cooperación y atención mutua, tanto en el trabajo como en la diversión.
Si se representan también las múltiples relaciones entre hombres.
Si cada vez más mujeres tomamos conciencia de nuestros derechos de ciudadanía para reclamarlos y ejercerlos incluso en la publicidad.
Si se va introduciendo el modelo de mujer autosuficiente que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo y sabe controlar su vida sin depender de la "autoridad" masculina.


(504 de los 636 parlamentarios europeos han votado a favor de la aplicación del informe presentado por el Women´s Rights Committee , aunque este no es vinculante legalmente sino recomendatorio. 110 parlamentarios votaron en contra y 22 se abstuvieron. Según cita Spiegel, la responsable del informe Eva-Britt Svensson, diputada europea del partido sueco de la izquierda unida, afirma que "los clichés de género atrapan a mujeres, hombres y jóvenes en una camisa de fuerza, limitan a los individuos a desempeñar roles de género artificiales, que a menudo son degradantes, vergonzosos y humillantes para ambos sexos".

Desde el parlamento se ha hecho un llamamiento a los gobiernos de los países miembro para que palien con educación las diferencias entre sexos que los medios de comunicación y la publicidad en general perpetúan. "Los estereotipos de género aparecen frecuentemente en publicidad para obtener financiación en este gran negocio", señala el estudio.

La eurodiputada Mary Honeyball ha señalado que es probable que la Comisión Europea tenga en cuenta en el informe a la hora de legislar sobre este tema. Los eurodiputados insisten en que tanto las instituciones de la UE como los estados deberían tomar medidas contra las prácticas de marketing que degraden a la mujer y al hombre.)

Los patriarcas...






El Patriarcado es el constructo primitivo de una sociedad que se caracteriza por la autoridad, impuesta desde instituciones, de los hombres sobre las mujeres y sus hijos en la unidad familiar. Para que los hombres puedan ejercer esta autoridad, el patriarcado debe dominar toda la organización de la sociedad, de la producción y el consumo a la política, el derecho y la cultura. Las relaciones entre personas también están marcadas por la dominación y la violencia que se originan en la cultura y las instituciones.

Sin la familia patriarcal, este forma de estructura familiar quedaría desenmascarada como una dominación arbitraria y acabaría siendo derrocada. El Patriarcado es una forma de organización política, económica, religiosa y social del capitalismo,basada en la idea de autoridad y liderazgo del varón, en la que se da el predominio de los hombres sobre las mujeres, el marido sobre la esposa, del padre sobre la madre y los hijos e hijas, y de la línea de descendencia paterna sobre la materna. El patriarcado ha surgido de una toma de poder histórico por parte de los hombres, quienes se apropiaron de la sexualidad y reproducción de las mujeres y de su producto, los hijos e hijas, creando al mismo tiempo un orden simbólico a través de los mitos y la religión que lo perpetuarían como única estructura posible.

El orden patriarcal crea una impostura basada en el principio del Absoluto Masculino (Único, Solo) donde se excluye a la mujer. Por consiguiente el registro del pasado de la raza humana que se ha escrito e interpretado es sólo un registro parcial, omitiendo el pasado de la mitad de la humanidad. Las mujeres también han “hecho historia”, aunque no haya registro de ella, mas allá de lo que en la actualidad las mujeres han rescatado. A las mujeres se las ha excluido sistemáticamente de la tarea de elaborar sistemas de símbolos, filosofías, ciencias y leyes,y se las ha reducido a ser meras subalternas en las familias patriarcales. Uno de los aspectos más destacados de la constitución de la familia patriarcal es la presencia del padre. En teoría podría haber familias sin padre, requerido únicamente para fecundar a la mujer. De hecho, a lo largo de la historia esto se ha dado en muy pocas ocasiones. Sólo recientemente, a través de la aceptación social de la monoparentalidad, se ha llegado a poner este hecho en tela de juicio.

En el patriarcado se considera que la figura de un hombre da protección a la madre y a los hijos, otorgando además legitimidad a estos últimos. Dentro de esta estructura, ser hijo de un padre procura la adscripción e integración en un grupo social determinado.
Con la crìsis del sistema capitalista,el Patriarcado ha entrado en franca decadencia, por un debilitamiento de un modelo de familia basado en el ejercicio estable de la autoridad/dominación sobre toda la familia del hombre adulto cabeza de familia.
Como forma de organización familiar,el Patriarcado está en declive, aunque aún podemos considerarla como importante. Basado en la subordinación de los miembros de la familia respecto al hombre de mayor edad,sucede que en estos tiempos,los jovenes y las mujeres,participan activamente en la economìa familiar,y han alcanzado esa independencia,que ha quitado poder al "patriarca" del nùcleo familiar.
En este tipo de organización, la mujer ocupa un papel secundario y se encarga de las tareas de producción/reproducción,y en familias del sustrato capitalista,la mujer tambièn suele ser explotada laboral y econòmicamente. Debido a la legitimidad de la que goza el Patriarcado,puesto que las leyes sociales y religiosas las han elaborado los varones,nunca antes se había cuestionado ese aoturitarismo,y apenas es ahora cuando muchas personas empiezan a cerciorarse de que no es la única forma de organización familiar posible y de las desigualdades que supone.

Las nuevas formas de organización familiar, los movimientos de liberación sexual, la inestabilidad familiar y cambios demográficos, son algunos de los agentes que están contribuyendo a la crisis de esta forma de organización familiar. Según las estadísticas cada vez son más los hogares unipersonales o monoparentales, y estos tienen total legitimidad por parte de la sociedad. Los movimientos de identificación sexual son cada vez más importantes, cada vez son más las personas que declaran abiertamente su homosexualidad, cosa impensable hace 50 años. Por estos motivos se puede decir que el patriarcado está en decadencia y está perdiendo la legitimidad que hace años le hacía ser incuestionable.

Detrás de esta estructura se esconden una serie de desigualdades de género que propician el conflicto y la injusticia,y suelen ejercer la violencia psicològica,verbal y fìsica. Este tipo de violencia, la violencia doméstica, es la represiòn desde el autoritarismo masculino sobre la subordinación moral y econòmica de la mujer al "Jefe" de la familia.

Es posible encontrar indicadores de esta crisis en la mayoría de las sociedades, en especial en los países más desarrollados. Los factores que explican esta crisis son: la posibilidad de acceso a empleo y educaciòn por parte de la mujer,la facilidad legal de disolución del matrimonio,los movimientos de identificación de género y sexual, algunos factores econòmicos y una serie de condiciones de inestabilidad psicològica de los individuos debida a los conflictos en su nùcleo familiar.

sábado, 22 de agosto de 2009

Mujeres libres...




El gran defecto de la emancipación en la actualidad estriba en su inflexibilidad artificial y en su respetabilidad estrecha, que produce en el alma de la mujer un vacío que no deja beber de la fuente de la vida. En una ocasión señalé que parece existir una relación mas profunda entre la madre y el ama de casa del viejo estilo, aun cuando este dedicada al cuidado de los pequeños y a procurar la felicidad de los que ama, y la verdadera mujer nueva, que entre esta y el termino medio de sus hermanas emancipadas. Las discípulas de la emancipación pura y simple pensaron de mi que era una hereje digna de la hoguera. Su ceguera no les dejo ver que mi comparación entre lo viejo y lo nuevo era simplemente para demostrar que un gran numero de nuestras abuelas tenían mas sangre en las venas, mas humor e ingenio, y, por supuesto,mucha mas naturalidad, buen corazón y sencillez, que la mayoría de nuestras profesionales emancipadas, que llenan los colegios, aulas universitarias y oficinas. Con esto no quiero decirque haya que volver al pasado, ni que condene a la mujer a sus antiguos dominios de la cocina y los hijos.
La salvación esta en el avance hacia un futuro mas brillante y mas claro. Necesitamos desprendernos sin trabas de las viejas tradiciones y costumbres, y el movimiento en pro de la emancipación de la mujer no ha dado hasta ahora mas que el primer paso en esa dirección.
Hay que esperar que se consolide y realice nuevos avances. El derecho al voto y la igualdad de derechos civiles son reivindicaciones justas, pero la verdadera emancipación no comienza ni en las urnas ni en los tribunales, sino en el alma de la mujer. La historia nos cuenta que toda clase oprimida obtuvo la verdadera libertad de sus señores por sus propios esfuerzos. Es preciso que la mujer aprenda esa lección, que se de cuenta que la libertad llegara donde llegue su capacidad de alcanzarla. Por consiguiente, es mucho mas importante que empiece con su regeneración interior, que abandone el lastre de los prejuicios, de las tradiciones y de las costumbres.
La exigencia de derechos iguales en todos los aspectos de la vida profesional esmuy justa, pero, después de todo, el derecho mas importante es el derecho a amar y ser amada. Por supuesto, si la emancipación parcial ha de convertirse en una emancipacióncompleta y autentica de la mujer, deberá acabar con la ridícula pretensión de que ser amada,convertirse en novia y madre, es sinónimo de esclava o subordinada y tampoco mantenida. Tendrá que terminar con el estúpido concepto del dualismo de los sexos, o de que el hombre y la mujer representan dos mundos antagónicos.
La mezquindad separa y la libertad une. Seamos grandes y desprendidas y no olvidemos los asuntos vitales, agobiadas por las pequeñeces. Una idea verdaderamente justa de la relación entre los sexos no admitirá los conceptos de conquistador y conquistada; lo único importante es darse a si mismo sin limites para encontrarse mas rico, mas profundo y mejor. Solamente eso puede llenar el vacío y transformar la tragedia de la mujer marginada y despreciada en una libertat y una alegría femenina sin limites.


Emma Goldman


Emma Goldman (1869-1940), anarquista norteamericana de origen judío-lituano. Tomado de la antología de Irving Horowitz LOS ANARQUISTAS (Vol. 1)