domingo, 23 de agosto de 2009

Igualitarias....


El anarcofeminismo no permite ser influenciado y dominado por ideologìas autoritarias de otros seudofeminismos y propone la acción directa y en lugar de las campañas hipòcritas para engañar a las masas femeninas para que se crean el mito oficial,de suponerse favorecidas por ese movimiento seudofeminista de jerarquìas,competencia entre las propias mujeres promovida por el propio machismo,ya sea en el trabajo,o con su compañero sexual,ese seudofeminismo de estètica de belleza y cafeterìa,que promueve que tener màs mujeres jefes,polìticas o directoras,es un paso hacia la "igualdad" y olvida a las obreras,a las campesinas,a las niñas de la calle,a las empleadas que hacen el aseo en las casas,y a todas las demàs...
La llamada "ciencia de la administraciòn" que enseña a las mujeres a ser gerentes de empresas capitalistas,no es màs que un conjusto de tècnicas para entrenar celadoras que vigilen y controlen a las mujeres asalariadas-y tambièn hombres- del ùltimo escalafòn de las jerarquìas corporativas,
condicionando a la mujer para ejercer el control sobre los otros y a someterse a los patriarcas dueños del dinero.
Para las anarcofeministas,en cambio,ser una explotadora afectiva,o en su contrario,una oprimida sumisa,es pertenecer al sistema de dominaciòn perverso,y ese no es el camino a la igualdad. Puesto que sustituir la jerarquìa masculina por una feminista,da lo mismo.

De ahí parte el cerco cultural y el descrèdito hostil que el capitalismo ha realizado contra el anarquismo libertario,y el anarcofeminismo,pues la pureza ideologica de los anarquistas,pone al descubierto los juegos de mala fè de los sistemas autoritarios.

Federica Montseny (una figura destacada en el movimiento anarquista catalàn-de 1936) afirmó que el feminismo convencional tenìa como única ambición dar a las mujeres de una clase burguesa, la oportunidad de participar más plenamente en el sistema de privilegio y si estas instituciones "son injustas cuando los hombres se aprovechan de ellos, todavía serán injustas si las mujeres se beneficien de ellos. Por lo tanto, para los anarquistas, la libertad de las mujeres no significa una oportunidad igual para convertirse en un jefe o un esclavo asalariado, un votante o un político, sino más bien a un compañero de individuo libre e igual en sus responsabilidades y derechos,dentro de las asociaciones libres."

El anarquismo, como puede verse, incluye una clase y el análisis económico que no se encuentra en el feminismo convencional y, al mismo tiempo, muestra una toma de conciencia de las relaciones de poder interno y basada en el sexo que eludió el movimiento socialista-comunista en general.
Como Mozzoni dijo, "la anarquía defiende la causa de todos los oprimidos, y debido a esto, y de manera especial, que defiende su causa, defiende a las mujeres,doblemente oprimidas por la sociedad actual tanto en el ámbito social y privado ".
Esto significa que, en palabras de un anarquista chino,He Zhen, "lo que los anarquistas entienden por igualdad entre los sexos no es sólo que los hombres-y algunas mujeres privilegiadas- ya no opriman a las mujeres. También queremos que los hombres dejen de ser oprimidos por otros hombres y por otras mujeres,queremos destruir todo ratro de opresiòn"