domingo, 23 de agosto de 2009

Insumisas...




Las anarco-feministas señalan que los rasgos autoritarios y valores, por ejemplo, la dominación, la explotación, la agresividad, competitividad, etc y toda esa descerebraciòn, son muy apreciadas por las jerarquìas del poder,que generalmente son autonombrados "masculinos".

En contraste a esos rasgos autoritarios,estàn los valores como la cooperación, el intercambio, la compasión, sensibilidad, la lealtad, etc,que son considerados tradicionalmente por la cultura macho-fascista, como "femeninas" y por ello devaluadas.

El fenómeno de la decadencia de algunas sociedades patriarcales durante la temprana Edad de Bronce,que conquistaban y destruìan a cooperativas o sociedades con rasgos "femeninos" -veàmos como Roma conquista a Grecia- a las cuales envidiaban e intentaban emular,pero que al destruirlas,las estigmatizaban como "inferiores": pero la cultura griega aùn da luz a la humanidad,y el imperio romano cayò en tal decadencia,que desapareciò consumido por sì mismo.

Los griegos nos legaron la democracìa,a màs de la ciencia,la literatura,las artes,la filosofìa y el humanismo.
Los romanos nos legaron ese patriarcado de dominaciòn y explotaciòn,el autoritarismo y las guerras. (El cáliz y la espada, Elise Boulding, la parte inferior de la historia).

Por lo tanto los anarco-feministas buscan la creación de un no-autoritarismo, una sociedad libre e igualitaria, basada en la cooperación, el intercambio, la ayuda mutua,la creatividad y el altruismo,como una especie de "feminización de la sociedad."

Las anarco-feministas han señalado que "feminizar" la sociedad no puede lograrse sin la autogestión y la desapariciòn del poder y el autoritarismo patriarcal.
Porque el poder patriarcal està basado el sometimiento a las jerarquías.
Así, el feminismo anarquista actùa para derrocar,con la independencia econòmica y psicològica y la autogestiòn,el poder del patriarcado, primero,educando a los hijos y las hijas,como personas con los mismos derechos y responsabilidades,y no como "inferiores" o "superiores" en funciòn de su sexo, y luego en formas colectivas de organizaciones-ni feministas ni masculinas,sino alarquistas- que eliminan la estructura jerárquica y las formas competitivas de la toma de decisiones democráticas.

Al igual que todos los anarquistas, anarco-feministas proponen que la auto-liberación es la clave para la igualdad de la mujer y, por tanto, la libertad. Así, como dice Emma Goldman:

"Su desarrollo, su libertad, su independencia, debe venir desde ya través de ella misma. En primer lugar, por sí misma como una afirmación de la personalidad, y no como mercancía sexual.
En segundo lugar, al exigir el derecho de cualquier persona sobre su cuerpo, al negarse a tener hijos si no los desea, al negarse a ser un siervo de Dios, el Estado, la sociedad, el marido, la familia, etc, al hacer su vida más simple, pero profunda y rica. Es decir, tratando de aprender el significado y la sustancia de la vida en todas sus complejidades, por liberarse del temor de la opinión pública y la condena marital,gubernamental,o religiosa.
En tercer lugar,al lobrar su independencia econòmica,enfrentàndose al mundo laboral y sindical,como afrimaciòn a su persona,dejando atràs la comoda sumisiòn y el servilismo no remunerado de los jerarcas domèsticos." (Anarquismo y otros ensayos,Emma Goldman)

El feminismo "oficial" que promueve el patriarcado capitalista desde revistas de modas,de betssellers de auto-ayuda o medios televisivos,que intenta hacer de la mujer una chica sexy y superpoderosa,trabajando horas extras en la oficina,para luego llegar a casa y ser una sexoservidora de lujo del marido,una madre ejemplar y una ama de casa maravillosa,sin romperse una uña,es un feminismo engañoso que usan tanto los autoritarios de derechas e izquierdas machistas, no hace màs que promover la ilusiòn de una libertad convenenciera y de utilerìa en la mujer para explotarla en todos los sentidos.
Y lo que en la mujer extenuada genera ese seguir sometida a la jerarquìa masculina,ahora enmascarada de "liberal",es un rencor sordo en esas mujeres "liberadas",pero que siguen siendo explotadas y marginadas en trabajos y en las casas,ya que si pierden la figura,envejecen,o se enferman o se fatigan,de inmediato seràn reprendidas y condenadas por las jerarquìas,llamense maridos o jefes,que seguramente,bajo la tèsis capitalista de que "nadie es impresindible",saben esas mujeres,que pueden ser sustituidas,por una màs joven y màs bella.
Eso genera el conocido resentimiento femenino,sus deseos de represalia,el rencor y esa coraza amarga de muchas mujeres que creyeron en esas mentiras capitalistas.