domingo, 23 de agosto de 2009

Las Vìrgenes Rojas...




"Lo primero que debe cambiar es la relación entre los sexos. La humanidad tiene dos partes, hombres y mujeres, y debemos estar paseando de la mano, si no no hay antagonismo, y durará hasta que el más fuerte tome los controles, para sojuzgar al más débil". " (La Virgen Roja: Memorias de Louise Michel).

Así, el anarquismo, como el feminismo, se plantea la lucha contra el patriarcado y por la igualdad de la mujer. Ambos comparten mucha historia común y una preocupación sobre la libertad individual, la igualdad y la dignidad de los miembros del sexo femenino (los anarquistas siempre han sido muy críticos de la corriente del feminismo liberal que no va lo suficientemente lejos,y lo encara la explotaciòn de las mujeres parasitarias del salario masculino) . Por eso,el feminismo libertario se expresa de una manera anárquica y se inspiró mucho en anarquistas como Emma Goldman. Cathy Levine señala que, durante este tiempo, "los grupos independientes de mujeres comenzaron a funcionar sin la estructura, los líderes y otros factótums del hombre de las izquierdas, creando, de forma independiente de èl,y al mismo tiempo, las organizaciones similares a las de los anarquistas de muchas décadas y regiones.

Intelectuales feministas como Simone de Beauvorie,han señalado,con razòn,que las mujeres fueron las primeras víctimas de la explotaciòn en la sociedad jerárquica del patriarcado y las ideologías de dominación durante la época del neolítico tardío. La primera estratificación social más importantes de la raza humana se produjo cuando los hombres comenzaron a dominar a las mujeres,por medio de la violencia,y asì fuè que apareciò esa visiòn machista de "inferioridad" de clase social,gènero,de raza,o cualquiera que esta sea.

Los vínculos entre el anarquismo y el feminismo moderno existen tanto en las ideas y la acción directa.

Las ideas libertarias, siempre han sido el ala anarquista de todo movimiento socialista.
Los movimientos libertarios de mujeres han rescatado y puesto en práctica la idea de los anarquistas como Bakunin, y esos experimentos en el cambio social prefiguran nuevos modos màs justos de organizaciòn social en las pequeñas comunidades proletarias.

La perspectiva feminista radical es casi puro anarquismo, la teoría básica que postula la familia nuclear como la base de todos los sistemas autoritarios,està en franca decadencia.
Como lucha de poder,el matrimonio,antes dominado por el hombre,ahora està siendo manejado por la mujer,siempre dentro de los paràmetros de sujeciòn capitalista. Esa decadencia del vìnculo hombre-mujer,lleva a un vacìo que ningùn consumo llena,y a una crònica insatisfacciòn de los individuos,aislados y solitarios,puesto que la pugna del mando que se da en su propio hogar,los extenùa.

La lección que aprende el niño, de sus padres,de los profesores,luego del jefe,y por ùltimo de Dios, es a obedecer la gran voz anónima de la Autoridad.

Asì pasa de la niñez a la edad adulta convertido en un completo autómata de pleno derecho, incapaz de cuestionar o incluso de pensar con claridad. Toda norma,toda ley,todo prejuicio o costumbre,ya no son procesados,pues entran a su cerebro,predigeridos ya.