domingo, 23 de agosto de 2009

Libertarias...


La lucha sexual no puede separarse de la lucha de clases o del proyecto anarquista: todas las formas de jerarquía y autoritarismo, están equivocadas, no sólo el patriarcado, ya que las personas son libres, solamente, cuando tienen poder sobre sus propias vidas.
Como Voltairine de Cleyre argumentó, se trata de "insistir en un nuevo código de ética fundada en la ley de la libertad: un código de reconocimiento de la individualidad completa de la mujer. Somos revolucionarios anarquistas, que la lucha contra el patriarcado como una lucha de la liberación de los oprimidos por su propio coraje. Ningún tirano nunca renunció a su tiranía por gusto Pero tuvo una madre: Por lo tanto, mi esperanza radica en la creación de la rebelión de las conciencias desde los pechos de la mujer. "

Una parte clave de esta revolución en la sociedad moderna es la transformación de la actual relación entre los sexos. "El matrimonio es un mal capitalista y decadente,basado en la vieja forma econòmica de asociaciòn de la Biblia,con el "hasta que la muerte...etc" y que es una institución que establece la soberanía del hombre sobre la mujer, de su sumisión completa a sus caprichos y órdenes. Las mujeres se reducen a la función de servidor del hombre y portador de sus hijos." (Goldman) En lugar de esto, los anarquistas proponen el "amor libre", es decir las parejas y las familias sobre la base de un acuerdo libre entre iguales de una pareja que se basa justamente en el amor,y no en esa autoridad de uno y la sumisiòn del otro,que se presta a obedecer a cambiò de ser mantenido econòmicamente,o protegido de la censura pùblica por la intimidad del matrimonio.
"Las uniones anarquistas,no requieren la sanciòn de la iglesia o del estado,porque estàn basadas en el amor,el respeto,la igualdad y la lealtad. Libres,ambos esposos libertarios,saben que dos seres que se aman,no necesitan el permiso de un tercero para ir a la cama,o para compartir vida,trabajos,sueños y fatigas." (Federica Montsey)

Ni los hombres ni el Estado ni la Iglesia debe decir lo que una mujer hace con su cuerpo. Una extensión lógica de esto es que las mujeres deben tener control sobre sus propios órganos reproductivos. Así, anarco-feministas, como los anarquistas en general, son pro-elección y pro-derechos reproductivos (es decir, el derecho de la mujer a controlar sus propias decisiones reproductivas). Esta es una posición de larga data. Emma Goldman fue perseguida y encarcelada por su defensa pública de los métodos de control de la natalidad y la idea de que las mujeres deben decidir cuando embarazarse. (En 1916, Emma Goldman fue presa por decir: "las mujeres no siempre tienen que mantener su boca cerrada y su útero abierto).

Pero el anarquismo feminista no se detiene allí. Al igual que el anarquismo en general, está destinado a cambiar todos los aspectos de la sociedad no sólo lo que ocurre en el hogar. Porque, como Goldman dijo, "que independencia se puede tener,si la estrechez y la falta de libertad de la casa se cambia por la estrechez y la falta de libertad de la fábrica, el campo, la tienda, almacén o la oficina?" Así, la igualdad de la mujer y su libertad deben ser defendidas en todas partes y contra todas las formas de jerarquía.

Tampoco pueden ser alcanzados mediante el derecho al voto, o la igualdad de derechos civiles, que son una justa y buena demanda... Pero la verdadera la emancipación no comienza en las urnas ni en los tribunales. Esa libertad se inicia en el alma de la mujer revolucionaria...