jueves, 3 de diciembre de 2009

Los amigos...



"Eres un esclavo? Entonces no puedes ser amigo...
Eres un tirano? Entonces no puedes tener amigos..."

Nietzsche




La amistad es el vínculo más universal. De la amistad pueden participar los humanos más diferentes en edad, condición o cultura. Es un vìnculo, a diferencia de otros, nos compromete de un modo tan grato y acompaña a lo largo de toda la vida. Son amigos los niños, los adolescentes, los adultos y los ancianos. Son amigos los hombres y las mujeres. Son amigos los seres del mismo sexo y también los del sexo contrario. La amistad, sortea las diferencias de edad, de cultura o de creencias. Cuando està presente en otros tipos de relación como los del amor de pareja o los paterno filiales, esos vìnculos se vuelven indestructibles y sublimes,aunque la amistad no necesita de ninguno de ellos para establecerse. Ni la edad, ni el sexo, ni la cultura, son frontera para este vìnculo humano.

Como los càlidos rayos del sol y o la frescura de la lluvia, la amistad se reparte entre buenos y malos o justos e injustos. Circula con independencia del género, edad o condición y crea puentes indiferentes a lo institucional y a lo convenenciero,la amistad prolonga otros vínculos humanos y no se ve nunca sometida a reglas jurídicas ni a normas sociales o costumbres religiosas o polìticas que la limiten,o condicione en un sentido u otro.

La amistad es la más libre y la más gratuita de entre todos las relaciones humanas que se puedan establecer. Por todo ello, como decìa Aristóteles, la amistad se constituye como una de las necesidades más apremiantes de la vida y es un bien del que nadie se quiere ver desprovisto, aunque se poseyeran el resto de los demás bienes.

Y sin embargo, resulta sorprendente que siendo la amistad un vínculo afectivo de tal importancia y con esa naturaleza sublime, sea tan poco lo que se escribe sobre ella y lo poco que se ejerce cada dìa, pasando casi ignorada para su estudio en la mayor parte de las ciencias humanas y tan poco practicada en algunas relaciones de la estructura social.

Aristóteles la llamò Philia,y diò a Platòn la base para conformar con el Eros,lo que suele llamarse amor platònico,o amor sublime. Cicerón y Santo Tomás,explicaron, en sus escritos,que la amistad, es una relación fundada en la pureza del amor y en la benevolencia y se caracteriza particularmente por la reciprocidad.
Y de recordarse es que Emmanuel Kant es considerado como el gran clásico de la reflexión y el análisis de la amistad, y èl decìa que la amistad tenìa un fundamento estético, caracterizado por la participación mutua en la alegría y el deleite (y cuya mejor ilustración la encontraríamos en la comida compartida o àgape) y tambièn la amistad tenìa un òrden moral en el que se daba una confianza total entre dos personas que se comunican recíprocamente sus juicios y sentimientos íntimos, pero que mantienen una lealtad recíproca.

Situando al otro como un fin en sí mismo, abre el puente a la confianza e impide la utilización del otro como un medio. La amistad perfecta sería, para Kant, de alguna manera inalcanzable en la medida en que por el aprecio y la lealtad, se hacen propios los fines del otro,esto es,sentir lo que el amigo sentirìa...

Cuando la nociòn de persona se diluye en la producciòn de masa,y el consumismo,en la individualidad solamente para ser competitiva en las empresas,o en la lucha desgarrada por el tener y el parecer,es cuando la amistad escasea,ya que el capitalismo ha hecho creerse a la gente que la sociedad debe ser una selva y que el màs violento y el màs egoìsta es el que debe sobrevivir, y ese pensamiento capitalista es el que imposibilita todo tipo de relaciòn genuina,y sobre todo,el desinteresado e incondicional vìnculo de la amistad.
Así pues, en las sociedades capitalistas,la verdadera amistad se eclipsa tras la concepciòn burguesa que reduce la amistad a camaraderìa de fans de futbol,o compañeros de cantina,o frìo intercambio entre colegas,o sumisiòn indigna de mediocres al poderoso,esperando siempre algo en intercambio.
Nietzsche lo decìa a travès de Zaratustra: "...Hay camaradería, quizà algun día cuando el hombre sea superior, haya amistad..."
En el campo de la psicologìa,se sabe que el lazo de la amistad tiene un papel de gran relevancia en la psicodinàmica de la mayorìa de las personas y su àmbito afectivo.
El mismo Freud, nos enseña la grandeza de la amistad,cuando conocemos el papel que jugaron en su vida las intensas, ricas y conflictivas relaciones de amistad,como fuè el caso de Jung.

Y es que la amistad, probablemente, no es entendible sin la obligada articulación del deseo con el ideal, de la dinámica afectiva con determinados valores que desbordan lo que sería una mera cuestión energética.
De este modo la amistad revierte en el campo de lo ético e, ineludiblemente, necesita entrar en lo que en psicologìa se llama proceso de sublimación,esto es:volver sublime-ùnico,casi fuera del mundo- en el corazòn-las emociones-y en el razonamiento-la mente lògica-el vìnculo con ese amigo...

La amistad tiene una base profundamente ética, en la que pulsa fuertemente el fenòmeno del altruismo o projimidad. Es esa otredad, ese pròjimo,que segùn el maestro nazareno,habrìa que amar como a sì mismo para que este mundo fuese mejor...
Por eso es que la amistad cuenta como elemento esencial con un componente afectivo de primer orden que evoluciona al componente ètico del compromiso personal,el respeto al otro,el amor de benevolencia,el entusiàsmo por el otro ser humano,y sobre todo,y para todo: La Lealtad.