domingo, 17 de enero de 2010

2010 y la felicidad ...


"Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír."
George Orwell
.


Para muchos,este 2010 es incierto...

Y es que pasa que una gran parte de nuestros sufrimientos viene del hecho de tener demasiados deseos.
Además de eso , no pensamos de una manera razonable. Sólo nos interesa la satisfacción inmediata, sin considerar a largo plazo las ventajas y los inconvenientes que ella nos pueda traer a nosotros y a los otros. Y pasa que tarde o temprano esa actitud acaba siempre por volverse contra nosotros. Es cierto y seguro que basta cambiar nuestra manera de ver las cosas para reducir nuestras dificultades actuales y evitar la creacción de dificultades futuras.

Algunos sufrimientos, como las enfermedades, o la vejez y la muerte de los seres queridos, son inevitables. La única cosa que podemos hacer es reducir el miedo que tenemos de eso. Pero muchos de los problemas del mundo, desde las peleas de matrimonios a las guerras más devastadoras, podrían ser evitadas simplemente si adoptasemos una actitud razonable.
Si no reflexionamos correctamente , si tenemos visiones demasiado cortas, si nuestros métodos carecen de profundidad, y no consideramos las cosas con un espíritu abierto y tranquilo, acabamos por transformar en gran dificultad aquello que al principio no pasaba de ser un problema insignificante. Es asì que somos nosotros mismos los que fabricamos un gran número de nuestros sufrimientos.
El sistema capitalista nos ha hecho creer que el dinero es una especie de aliciente,de bálsamo que nos harà olvidar los verdaderos problemas, frente a la adversidad. Problemas de educación, problemas emocionales,de salud,de pareja,laborales.... Pero pasa que cuando el dinero se ha vuelto el centro de tu vida, y pierdes el empleo o la crìsis te agobia,no lo pienses, busca la manera de volver atrás, de volver a sentir la vida en toda su grandeza sin necesitar más que tu propio ser para salir adelante.
La verdadera riqueza está en nosotros mismos.
Es el momento de aceptar que el capitalismo nos engañò: los grandes monopolios nos prometieron la felicidad si consumìamos sus productos.
Ahora es el momento de reflexionar,para empezar una nueva manera de vivir.
Y es que el consumo varía universalmente en relación a la intensidad de la vida mental.
Un hombre que se halle interesado de manera exclusiva por las cosas del espíritu, será completamente feliz, de acuerdo con la frase de Pascal, permaneciendo sin moverse de su cuarto. Un hombre que carezca de este ínteres por las cosas del espíritu, sentirá un hastío de muerte si se ve obligado a estarse quieto en una habitación. Careciendo de pensamientos con los que distraerse, necesita adquirir aquellas cosas que puedan ocupar su puesto: incapaz de viajar mentalmente, necesita ir de un lado a otro de las tiendas y los objetos.
En una palabra, constituye el consumidor ideal, el consumidor a gran escala de los productos y los transportes.
La felicidad capitalista es un producto del bullicio artificial, de camadería hipòcrita , de movimiento de billetes y de los sentimientos televisados,y claro, de la posesión de objetos desechables. Cuanto mayor bullicio se escuche, cuantas más personas esten a nuestro alrededor, y cuanto mayor sea el número de cosas que se compren, se serà "feliz" segun las empresas capitalistas y, al propio tiempo, prometen que seremos más normales y virtuosos.
Segùn el capitlaismo la estupidez,la ignorancia y el consumo nos daràn la dicha absoluta.
Y ahora,mientras los objetos se deterioran y las relaciones interesadas se deterioran y la decadencia oxida todos los sueños de occidente,el miedo,la carestìa,y la depre dejan abatidos a todos aquèllos clasemedieros que apostaron por el consumo capitalista para lograr la felicidad.
No se debe permitir que el amor se estrelle en el muro de lo material. Claro que no se vive solo de romances o mimos y el amar pide lograr acuerdos en relación con el manejo del dinero. Pero es importante que todos sepamos valorar. Lo pequeño y lo grande, disfrutarlo todo y eliminar las quejas y el inconformismo. Quien valora agradece y quien agradece vive feliz. Muchas personas se quedan heridas cuando en una relación se salta del amor al odio, del fuego al hielo y todo por dinero. No està bien que donde había besos, caricias y dulzura, ahora haya rencores, odio y agresividad y todo por unas monedas.
Què vida tan triste serà esa de las personas que aferradas al fracasado modelo capitalista,se amargan y se envenenan a si mismas y a sus familiares,al ver que dicho modelo mintiò y que en el consumismo no hay màs que vacio y miseria humana y que ahi nunca estuvo la felicidad prometida...

Por eso es mejor valorar lo que se tiene,y ponerle sentido del humor a los problemas,como
dijera el gracioso de mi hermano a mi cuñada:
"- Porque te queda tanto mes al final del dinero?"

Lo bueno de todo esto,es que siempre existirán unas cuantas personas para las que las cosas del espíritu son tan vitalmente importantes que nuncan permitirán que desaparezcan.

Y gracias a ellos,podemos saber que otro mundo es posible...

Por ello deseo para todo mundo un 2010 de dichas sencillas,y claro,de salud y anarkia.