martes, 23 de febrero de 2010

Comer con justicia...







Algunas personas creen que el vegetarianismo es sòlo una opción personal,o un capricho o modoa en el comer, que podemos elegir o no. En principio, dentro de la variedad de alimentos que hay, cada cual puede comer lo que le dé la gana. Sin embargo esa libertad tiene, para todas las personas responsables de sus actos, un límite. Ese límite es la dignidad de los demás. Yo puedo actuar como me plazca siempre que no cause ningún daño injusto. Puedo lanzar todas las piedras al aire que quiera y cuando quiera, si eso me resulta divertido. Pero si lanzo adrede una piedra a la cabeza de alguien, ya estoy actuando fuera de los límites que marca el respeto que todos merecen.
De igual modo, se puede comer aquellos alimentos que se quiera o se pueda, siempre que dicha elección no conlleve sufrimiento y/o muertes injustas. Comprar productos no vegetarianos causa esos males a los animales, por ello, hacernos vegetarianos es un asunto ètico, y no sólo una opción personal. Esto es así, porque nuestra libertad se ve limitada por el respeto que merecen las vidas de los demás animales.
Sabemos que nuestra libertad está limitada por el mal que podamos causar a otros.Pero el problema empieza cuando se dice que dentro de "esos otros" a quienes respetar también están vacas, cerdos, pollos, atunes, etc. Realmente no parece importante que pierdan su vida y libertad. "Son sólo animales...por qué habríamos de preocuparnos?",opinan algunos. De hecho, el principal problema de los animales no es otro que esa forma de pensar. Los humanos creemos que sólo los que pertenecemos a nuestra especie merecemos respeto, mientras que los demás animales están ahí para que les utilicemos. La mayoría piensa que matar a un humano está mal, pero que matar a alguien que no sea humano no es en verdad nada preocupante.Esta mentalidad ha sido denominada "especismo". El especismo es una discriminación análoga al sexismo o al racismo, que consiste en la opinión de que podemos dar un trato injusto a los individuos por pertenecer a una u otra especie.Desde pequeños nos enseñan a considerar a los animales como inferiores, como cosas a nuestra disposición, como esclavos a los que poder utilizar. Se nos alimenta de sus cadáveres y se nos acostumbra a verlos en el zoo enjaulados, en el circo esclavizados realizando trucos ridículos y humillantes. Así, los animales han sido para nosotros desde siempre, comida y entretenimiento y nunca individuos a los que respetar.
Al mismo tiempo nos bombardean con mensajes sobre lo importante que es el respeto a los humanos, aprendemos a usar una palabra como "humanidad", que al pronunciarla parece ser acompañada por música celestial. Se nos enseña que discriminar está mal y que ser hombre o mujer, tener un color de piel u otro, o distintas costumbres, no son cosas importantes, que frente a las diferencias, los humanos merecemos un mismo respeto.Es cierto que el sexo, el color de piel, o el grado o tipo de inteligencia no es relevante cuando hablamos del respeto a la vida, a la libertad o al sufrimiento de los demás, pero también es cierto que la especie a la que se pertenezca tampoco. Lo único importante para respetar estos intereses básicos es la capacidad para sentir (disfrutar de la vida,o sufrir dolor). Y esta capacidad la compartimos todos los animales, humanos y no humanos.Por todo ello, si a nadie se le ocurre decir "yo golpeo a las mujeres y a los negros, pero te respeto, respétame tu a mi también",no es incogruente que alguien diga "como soy un ser superior a los animales,yo soy el responsable del sufrimiento y la muerte de algunos de estos animales, pero respeto que seas vegetariano..."?
El respeto lo merecen los individuos, no las opiniones ni las acciones, pues estas pueden ser justas o injustas. Podemos respetar a alguien y decirle al mismo tiempo y a las claras que sus ideas son erróneas o sus actitudes moralmente reprobables.

No quiero decir con esto que hagamos sentir mal a las personas que no son vegetarianas y que las culpabilicemos por su dieta. (Nadie es culpable de la educación que ha recibido y seguramente un trato acusador sólo producirá rechazo a lo que les contamos y reafirmará sus costumbres impidiendo que comprendan qué hay de malo en discriminar a los animales. Hemos de considerar que el especismo y el consumo de productos animales es algo que se nos inculca sin preguntarnos antes y que las personas merecen que se les explique por qué no es bueno lo que hacen.).Pero lo que sí quiero afirmar es que defendamos el vegetarianismo como un principio de justicia y no como una simple moda, pues la vida y el sufrimiento de los animales está en juego y es nuestra responsabilidad hacer que las cosas cambien educándonos y educando a los demás. Informarnos,por ejemplo,del costro ecològico y econòmico que tiene la producciòn exorbitada de ganado para consumo del primer mundo,o el real valor nutricional o tòxico que tiene la carne y los vegetales,la sobrealimentaciòn,el hambre,la obesidad,la comida chatarra capitalista,y sobre todo,enterarnos de que los animales,que tienen un sistema nervioso similar al humano,tambièn sufren dolor,y seguramente,no desean ser devorados...Y es por todo ello,que escribiremos màs sobre el tema en este blog,ya que somos,lo que hacemos,y tambièn lo que comemos...