martes, 9 de marzo de 2010

Dìa de lucha o de consumo...?




Hace apenas una década atrás pocos conocían de la celebración del día internacional de la mujer, así es: día internacional de la mujer, no "día de la mujer."

Pocos conocen el verdadero origen de la celebración y su contexto, contexto que parte de una reivindicación política y social, pues es en el marco del movimiento socialista mundial a fines del siglo IXX y principios del XX cuando la lucha por la liberación de la mujer, en el marco del sistema de explotación, funda sus orígenes.
La burguesía se ha encargado de darle un falso sentido, de volver este acontecimiento parte de su arsenal de armas ideológicas. Es así que se inventa el falso mito del inicio de la celebración relacionado con el incendio de una fábrica en los EEUU en el año de 1857 en que murieron más de 125 obreras que reclamaban mejores condiciones de trabajo. Sin lugar a dudas un acontecimiento digno de la resistencia de la mujer obrera, sin embargo los orígenes de la celebración están en lucha de las mujeres socialistas de la vieja Europa, donde en varios episodios se plasmó la justa resistencia de la mujer contra el sistema capitalista.
Por esto es que la lucha de la mujer tiene su origen en la lucha socialista. Ya en los escritos de Marx y Engels se pueden encontrar las raíces de esta batalla. Entonces son las mujeres socialistas las que crean el día internacional de la mujer, tanto en los EEUU como en Europa las mujeres socialistas, en los inicios del siglo XX lucharán por el derecho al voto femenino.
Después de varias deliberaciones de las organizaciones de mujeres socialistas, en 1914 en Alemania, en el marco de una convención de mujeres socialistas, queda marcada la fecha del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.
Este es en breve el contexto histórico sobre este día, ahora la mayoría desconocen el verdadero sentido de la celebración, son pocas la mujeres que reparan realmente en la importancia del acontecimiento. La sociedad consumista, que todo lo engulle, se ha encargado de volverla una celebración frívola, donde nuevamente la imagen de la mujer es usada como mecanismo de compra y venta, es por eso que lamentablemente que por sobre la memoria de la precursoras de los derechos de la mujer se mancille sus justos derechos, triste pero ahora su lucha se refleja en la frivolidad de las mujeres de hoy, que no saben que los homenajes que reciben es contrario a su resistencia en medio de un capitalismo machista.
Es lamentable pero es como si a las mujeres el tiro les salió por la culata, por obra y gracia de la de la explotaciòn y la ignorancia de la sociedad del consumo.
El machismo, como el racismo, son mecanismos de desintegración social, jerarquización y aniquilamiento del concepto de igualdad i libertad, por ello son creados, fomentados y perpertuados por el capitalismo. Y asì mismo,las personas libres deben ser conscientes de la tara macabra que representa el hembrismo (feminismo burgués que pretende tomar el poder capitalista y perpetuar la opresión obrera) que ha suplantado al verdadero feminismo socialista que dìo orìgen al Dìa Internacional de la Mujer.
Sin embargo,hoy, muchas mujeres inmersas en el consumo,la manipulaciòn sexista y la gran recesión, hacen aflorar lo peor de la condición humana: la xenofobia,el racismo y el hembrismo, y claro, el machismo capitalista que perdura y se alimenta de ese hembrismo galopante. Mientras tanto los capitalistas globales ríen tranquilos en sus yates ante la división de la clase obrera en hombres muy hombres,y mujeres muy mujeres,pero todos perfectamente explotados,todos enajenados en prejuicios impuestos por el sistema y inmersos en una amargura insana debida a las luchas estèriles entre los sexos...

Sólo una clase obrera unida podrá derrotar al capitalismo global,recordando que el 8 de marzo es un dìa de lucha social,y no un dìa de consumismo decadente.

Salud y Anarkìa