lunes, 31 de mayo de 2010

La otra mirada sobre Rosa...

Gracias a Gonxo que nos mandó desde Berlin los datos del post sobre este tema y nos avisa de que está en internet la peli sobre Rosa Luxemburgo de M. von. Trotta con subtítulos en español. El link es:

ed2k://|file|Rosa.Luxemburgo.1986.VHSRip.XviD.MP3.Subs.Spa.Tripteam.para.Clan-Sudamerica.avi|1474205198|0C244D63B85D5273905B6CCC4496EC3B|/


Y nos envía también dos videos del programa la Otra Mirada,de Caracas,sobre la Rosa Roja.
parte 1:

parte2.


Gracias a Gonxito,nuestro asesor de ciencias políticas.
Salud y Anarkia.

Escucha...



"Muy fácil es dar consejo y muy difícil saberlo tomar"
Lope de Vega

Ante los problemas ajenos, los seres humanos tenemos tendencia a aconsejar. Cuando una persona de nuestro entorno se encuentra ante un obstáculo, solemos tratar de orientarla, diciéndole qué debería hacer -según nuestro punto de vista- para solventar esa situación. "No deberías perdonar una infidelidad, es algo que no se puede superar", "lo mejor que puedes hacer si no te llevas bien con tu familia es marcharte de casa", "confía en mí, lo más efectivo para adelgazar es la dieta de la alcachofa"…
Damos todo tipo de consejos porque creemos saber lo que el otro necesita. Y en demasiadas ocasiones brindamos esa información a personas que no nos la han pedido. Es algo que hacemos por costumbre. Desde que tenemos uso de razón, nuestros padres, madres, amigos y conocidos nos han aconsejado no sólo cómo vestir sino también qué camino profesional tomar. Y lo mismo sucede en la intimidad de nuestras relaciones de pareja, que suelen generar una fuente inagotable de consejos. Sin embargo, su eficacia es prácticamente nula.
Al fin y al cabo, los consejos que damos son un reflejo de nuestras creencias, de nuestro condicionamiento y de nuestras experiencias. De este modo, nos proyectamos con la necesidad -inconsciente- de que la realidad de la otra persona se adapte a lo que nosotros consideramos que sería mejor. Así, en demasiadas ocasiones aconsejamos de forma reactiva e impulsiva, lo que pone de manifiesto que no estamos prestando verdadera atención a nuestro interlocutor. Frente a esta situación surge una pregunta incómoda: en nuestras relaciones con los demás, ¿realmente escuchamos?
Epicteto,que gozaba en practicar el silencio filosófico,decía:"La naturaleza le ha dado al hombre una sola lengua y dos oídos para que pueda escuchar el doble de lo que habla". Y esto debería de entenderse desde pequeños,cuando asistimos al colegio,al que se va para aprender a hablar y a escribir, pero nadie nos enseña a escuchar. Generalmente, casi por inercia, pasamos nuestros días limitándonos a oír. Y canalizamos nuestra necesidad de sociabilizarnos desarrollando distintos tipos de escucha. Así, solemos practicar la "escucha egocéntrica", que consiste en utilizar lo que nos está contando el otro para dar la vuelta a la conversación y desahogarnos explicando nuestros propios "dramas". O ejercemos la "escucha a traición", que nos lleva a juzgar, culpabilizar, minimizar e incluso reírnos de aquello que está contando nuestro interlocutor.
Probablemente, la que más utilizamos es la denominada "escucha de buenas intenciones", que consiste en compadecer y tratar de convencer a nuestro interlocutor mediante consejos, intentando imponerle nuestro punto de vista. Sin embargo, con esta actitud no logramos mejorar su situación. Este resultado es fruto de la mala comunicación y nuestra falta de atención hacia el otro. Cambiar esta tóxica inercia está en nuestra mano y pasa por comprometernos con nosotros mismos y nuestras relaciones, trabajando nuestra capacidad de escuchar activamente.
Cuando escuchamos dejamos de juzgar, y creamos un espacio de silencio que nos permite responder a nuestro interlocutor desde la responsabilidad y la consciencia. La buena escucha crea un clima de empatía, de confianza y de autenticidad, en el que es posible comprender las necesidades, sentimientos y motivaciones de la otra persona. Los expertos en coaching, artistas de la escucha, afirman que la clave para escuchar es mantener nuestro diálogo interno en silencio cuando la otra persona está compartiendo. El objetivo es hacer de espejo, pues asumimos que nuestro interlocutor sabe mejor que nadie qué es lo que realmente necesita.Y es que para saber hablar,es preciso saber escuchar.






Pero para poder escuchar verdaderamente a los demás es imprescindible empezar por escucharnos a nosotros mismos. Escuchar es una actitud que nos permite comprender a la persona que nos está hablando. Así, cuando practicamos la escucha activa demostramos interés por el otro a través del 'feedback',o acuse de recibo,y le damos espacio para permitirle reflexionar y utilizamos la pregunta como herramienta para hallar la solución que está buscando.
Una pregunta bien formulada puede expandir la mente de nuestro interlocutor hacia nuevos horizontes, e incluso llevarle a realizar cambios importantes en su vida. A diferencia de un consejo -que trae consigo implícita la respuesta-, la pregunta motiva a nuestro interlocutor a ahondar en sí mismo, tratando de ver su situación con más distancia y objetividad. Así, preguntar de forma consciente promueve que la conversación se vaya concretando, dirigiéndose hacia la raíz del conflicto.
Eso sí, para practicar la escucha conscientemente hemos de estar conectados con nosotros mismos y con el momento presente. Gracias a este silencio y quietud internos aportamos calidad a la conversación. Escuchar nos permite experimentar nuestras interacciones con una mayor profunidad y plenitud. Supone un ejercicio diario, un compromiso por mantener relaciones más honestas, constructivas y auténticas ya que el interesarnos genuinamente por lo que dice la otra persona nos ayudará a conocerla mejor.
Yaunque lo parezca, no es lo mismo oír que escuchar.
Y sin duda, existe un abismo entre aconsejar,juzgar y preguntar...

La bondad del jardín...



La naturaleza nos regala a diario su mas discreto y hermoso tesoro: sus hierbas medicinales.
Los productos de orígen natural son la fuente y la raíz de la medicina moderna y srven de base para la curación y alivio de muchas enfermedades. Hoy en día es fácil autorecetarnos y comprar en la farmacia de la esquina medicamentos que suponemos "nos van a curar" (y no nos damos cuenta de que dañamos nuestra salud y beneficiamos a las grandes empresas farmaseúticas internacionales que hacen negocio con placebos que no curan nada o que intoxican a la gente) .
Es bueno advertir en este momento que primero se debe acudir al médico.
Aunque muchas veces eso no es posible por carencia de dinero u otros inconvenientes,entonces sería bueno recordar la antíquisima sabiduría herbolaria,porque muy distinto a los medicamentos, el remedio "casero" se ha utilizado desde que existieron las abuelas, y nos daban una tizana para el dolor de tripa.En estos tiempos, algunas personas están retomando la sabiduría del jardín para mantenerse sanos, y lejos de las toxinas de los laboratorios transnacionales (que muchas veces prueban sus medicamentos en animales,abusando de crueldad y sadismo). Asi,la medicina herbolaria, se ha convertido en la rama mas seria e importante de la medicina altenrativa.
Sin embargo, cuando se recomienda alguna hierba, el consumidos debe investigar primero,y saber que la enfermedad no desaparecerá,solo será una ayuda,porque la salud es algo muy complejo,psicologica y fisicamente,para que un solo the,pueda conservarla,ya que se necesita alimentarse bien, tener equilibrio emocional, hacer ejercicio, dormir bien,etc.
Pero las hierbas ayudan, y cuando alguien enferma,necesita ayuda...
Las más recientes investigaciones en bioquí­mica han demostrado que las vitaminas.los minerales,las plantas curativas,los productos de las abejas,los Ãcidos grasos poliinsaturados (oliva) y otros productos naturales tomados en dósis adecuadas generan una salud óptima y previenen muchas enfermedades,ayudando a reforzar las defensas del organismo, a la vez que combaten enfermedades en forma directa y efectiva.
Hay muchas plantas que han logrado impactar a los médicos por sus efectos excelentes en los enfermos, como ejemplos:
*El Aloe Vera, o Sábila, que contiene sedativos para inhibir el dolor,desinflamar,es coagulante,cicatrizante,digestivo,desintoxicante,rehidratante y nutritivo,además contiene 17 de los 23 aminoácidos requeridos por el organismo.
*La flor de la equinacea, de igual forma es desintoxicante, reforzadora del sistema inmunológico, contiene riboflavonoides y es desintoxicante.
*La hierba de San Juan, un antidepresivo único,que no causa adicción ni efectos secundarios, es digestivo, depurativo, y es usado para infinidad de poblemas del sistema nervioso.
*El ajo, que pertenece a la familia de las liláceas como la sá¡bila, y que ha servido a la humanidad por milenios como antibiótico, germicida,revitalizante y curativo.
*La camomila o manzanilla, una hermosa y sencilla hierba que es sedante, antiespasmódica, germisida,revitalizante, antialergénica,etc.etc.
*El nopal, que tiene la cualidad de estabilizar la glucosa en la sangre, es digestivo, nutritivo y laxante.
En fín,que no terminarÍa nunca de ennumerar a las delicadas plantas que nos regalan su belleza y su salud sin pedir nada a cambio,la albahaca,la mejorana,el romero, el tomillo, la menta,la hierbabuena,el orégano,la artemisa,las flores de la violeta,del rosal, de la amapola,del belén, los frutos del frambueso, del pino,del eucalipto...El jardín es una farmacia natural y bondadosa, o también puede ser mortal si no sabemos usar sus virtudes...Existen plantas venenosas que son usadas en mala forma como tóxicos y cada una tiene su don de vida,o muerte,según sea la dósis,como dijera el padre de la medicina,Hipócrates ...
Pero el jardín,con su silente frescura, su dulce paz, nos invita a olvidarnos de conflictos humanos, y perdernos en su verdor, en sus minúsculas formas de vida, en sus formas de hojas,tallos,flores,insectos, todos en una estética minúscula,pero grandiosa, es el Arte de la Madre Naturaleza que nos invita a conocer sus misterios...

El sufrimiento inutil...



Angustia, tormento, desesperación… El sufrimiento nos convierte en prisioneros de una existencia desnuda y vacía. No en vano, los expertos lo definen como la causa más común del tan silenciado suicidio. Cuando toma el control de nuestra mente, nada parece tener sentido. Como un "tsunami" emocional, arrasa con cualquier vestigio de alegría y bienestar, consumiéndonos. Sin embargo, también nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre nuestra propia vida, pues nos conecta con nuestra más profunda vulnerabilidad.

Si nos permitimos bucear en ese espacio interior auténtico, crudo y honesto, donde reposan nuestras verdaderas inquietudes y necesidades, podremos redefinir nuestros límites, reubicarnos y reconstruirnos, saliendo fortalecidos de la experiencia. Así, aprender a transformar el sufrimiento en una fuente de aprendizaje nos permitirá tomar impulso de nuevo, creciendo ante las dificultades y superando obstáculos que creíamos insalvables. De ahí que los grandes sabios afirmen que el sufrimiento puede convertirse en un gran maestro, una puerta abierta a la comprensión.

Sin embargo, para aprender de la experiencia que nos ofrece, es necesario trascenderlo. Y el primer paso para lograrlo es tomar consciencia de la diferencia que existe entre el dolor y el sufrimiento. Mientras el dolor es una reacción física (como por ejemplo un fuerte dolor de cabeza), el sufrimiento es una reacción psicológica, una interpretación negativa de ese mismo dolor, que nos limita y nos lleva a quejarnos, lamentarnos y victimizarnos. Así, mientras el dolor es inevitable, el sufrimiento es algo que depende de la forma en la que reaccionamos ante un estímulo determinado.

Cómo bien dijera Séneca:
"La adversidad es ocasión de virtud",y esa idea estóica es la que inspira a muchos a pensar que el sufrimiento es como oportunidad de aprendizaje,ya que si reflexionamos con profundidad,veremos que aquello que no somos capaces de aceptar es presisamente la causa de nuestros sufrimientos.
Nuestra mente, traicionera, se aferra al miedo, a la exigencia, al deseo y a las dañinas expectativas. Y cuando la realidad no se adapta a lo que nosotros esperamos, nos invade la frustración, preludio del sufrimiento. Este dolor psicológico es el resultado de todas aquellas creencias y reacciones que limitan nuestra comprensión, y tiene una clara función: derribar los muros de nuestra ignorancia, ampliando nuestro nivel de consciencia y conocimiento de nosotros mismos.
Aunque la mayoría de seres humanos pasan por la vida huyendo del sufrimiento,no se debe evadir,ya que se trata de una gran oportunidad para aprender y evolucionar, haciéndonos más fuertes y sabios. De ahí la importancia de atrevernos a enfrentarlo. Y sea cual sea la causa que lo desencadene,es seguro que el sufrimiento no desaparecerá hasta que la comprendamos y la integremos en nuestra forma de ver la vida.
El sufrimiento,de ese modo, nos enseña que no podemos controlar nuestras circunstancias, pero sí la actitud que tomamos ante ellas. Nos ayuda a superarnos a nosotros mismos, a eliminar nuestras resistencias. Y cuando comprendemos el mensaje que nos quiere transmitir, se desvanece.
Al fin y al cabo, esta perversa trampa de la mente nos lleva a saturarnos de malestar. Y al llegar a nuestro límite, el cambio se convierte en algo necesario e inevitable. Parar de sufrir no es una religión ni tiene nada que ver con la suerte o la superstición, pasa que el sufrimiento es una experiencia emnocional que va disminuyendo,cuando profundizamos la reflexión para conocernos a nosotros mismos y aprender a ser protagonistas de nuestra vida, en vez de víctimas de nuestros pensamientos. La clave está en comprender que, como una metamorfosis espiritual, el dolor y la adversidad tienen su función al hacer crecer a nuestro espíritu en su crisálida para finalmente,liberarlo de ese sufrimiento,ya que finalmente comprendemos que sufrir es inútil si no aprendemos nada de él …

La muerte de la Rosa Roja ...




El lluvioso 31 de mayo de 1919, se encontró el cuerpo de una mujer junto a una esclusa del canal. Se podía reconocer los guantes de Rosa Luxemburgo, parte de su vestido, un pendiente de oro. Pero la cara era irreconocible, ya que el cuerpo hacía tiempo que estaba podrido. Fue identificada y se le enterró el 13 de junio.
El asesinato de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht,no se olvidan pues por ellos sabemos que hubo una vez una revolución en Alemania...
La noche del 15 de enero de 1919 en Berlín, fue detenida Rosa Luxemburgo: una mujer indefensa con cabellos grises, demacrada y exhausta. Una mujer mayor, que aparentaba mucho más de los 48 años que tenía.
Uno de los soldados que la rodeaban, le obligó a seguir a empujones, y la multitud burlona y llena de odio que se agolpaba en el vestíbulo del Hotel Eden le saludó con insultos. Ella alzó su frente ante la multitud y miró a los soldados y a los huéspedes del hotel que se mofaban de ella con sus ojos negros y orgullosos. Y aquellos hombres en sus uniformes desiguales, soldados de la nueva unidad de las tropas de asalto, se sintieron ofendidos por la mirada desdeñosa y casi compasiva de Rosa Luxemburgo, 'la rosa roja', 'la judía'.
Le insultaron: 'Rosita, ahí viene la vieja puta'. Ellos odiaban todo lo que esta mujer había representado en Alemania durante dos décadas: la firme creencia en la idea del socialismo, el feminismo, el antimilitarismo y la oposición a la guerra, que ellos habían perdido en noviembre de 1918. En los días previos los soldados habían aplastado el levantamiento de trabajadores en Berlín. Ahora ellos eran los amos. Y Rosa les había desafiado en su último artículo:
«¡El orden reina en Berlín! ¡Ah! ¡Estúpidos e insensatos verdugos! No os dais cuenta de que vuestro orden está levantado sobre arena. La revolución se erguirá mañana con su victoria y el terror asomará en vuestros rostros al oírle anunciar con todas sus trompetas: ¡Yo fui, yo soy, yo seré!».
La empujaron y golpearon. Rosa se levantó. Para entonces casi habían alcanzado la puerta trasera del hotel. Fuera esperaba un coche lleno de soldados, quienes, según le habían comunicado, la conducirían a la prisión. Pero uno de los soldados se fue hacia ella levantando su arma y le golpeó en la cabeza con la culata. Ella cayó al suelo. El soldado le propinó un segundo golpe en la sien.El hombre se llamaba Runge. El rostro de Rosa Luxemburgo chorreaba sangre. Runge obedecía órdenes cuando golpeó a Rosa Luxemburgo. Poco antes él había derribado a Karl Liebknecht con la
culata de su fusil. También a él le habían arrastrado por el vestíbulo del Hotel Eden.
Los soldados levantaron el cuerpo de Rosa. La sangre brotaba de su boca y nariz. La llevaron al vehículo. Sentaron a Rosa entre los dos soldados en el asiento de atrás. Hacía poco que el coche había arrancado cuando le dispararon un tiro a quemarropa. Se pudo escuchar en el hotel.

La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:
La Rosa roja ahora también ha desaparecido.
Dónde se encuentra es desconocido.
Porque ella a los pobres la verdad ha dicho
Los ricos del mundo la han extinguido...

En el año 1962, 43 años después de su muerte, el Gobierno Federal alemán declaró que su asesinato había sido una 'ejecución acorde con la ley marcial'. Hace sólo nueve años que una investigación oficial concluyó que las tropas de asalto, que habían recibido órdenes y dinero de los gobernantes socialdemócratas, fueron los autores materiales de su muerte y la de Karl Liebknecht,pero hoy en día,miles de personas participaran en la marcha en homenaje a Rosa Luxemburgo, la «Rosa Roja», en BerlínAniversario del asesinato de la luchadora social alemana Rosa Luxemburgo.
El mes de junio suele ser una de las fechas más esperanzadoras para todos aquellos alemanes que aún creen en una alternativa izquierdista al actual sistema neoliberal. Hasta el próximo 13 junio se celebrará la ya tradicional conferencia internacional «Rosa Luxemburg» que finalizará con la manifestación que ese día recorrerá, en honor de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, las calles de Berlín camino del «cementerio de los socialistas».Esta manifestación a la que el año pasado asistieron cien mil personas, junto con la Conferencia organizada por el diario izquierdista Junge Welt, se celebra cada año con motivo del asesinato, el 15 enero de 1919, de la luchadora social alemana, Rosa Luxemburgo, figura central del socialismo internacional revolucionario y fundadora del Partido Comunista Alemán (KPD), partido político ilegalizado por el gobierno alemán y prohibido en la actualidad en ese país.
Rosa Luxemburgo nació el 5 de marzo de 1871. Mucha gente sigue la tradición de la Alemania oriental de asistir a la manifestación para recordarla, su respeto lo demuestran depositando claveles rojos en el monumento dedicado a la «Rosa Roja» y a los socialistas y comunistas que trabajaron por un mundo mejor.
En la actualidad el pensamiento de Rosa Luxemburgo tiene mucha vigencia,como esto que se puede aplicar hoy ´por hoy:
"Qué extraordinario es el tiempo que vivimos", escribía Rosa Luxemburgo en 1906. "Extraordinario tiempo que propone problemas enormes y espolea el pensamiento, que suscita la crítica, la ironía y la profundidad, que estimula las pasiones y, ante todo, un tiempo fructífero, preñado de futuro si tenemos la valentía de avisorar un mundo mejor para todos"...
Rosa Luxemburgo vivió y murió en un tiempo de transición, como el nuestro, en el que un mundo viejo se hundía y otro surgía de los escombros de la guerra. Sus compañeros intentaron construir el socialismo, sus asesinos y enemigos ayudaron a Adolf Hitler a subir al poder...
Hoy, cuando el capitalismo demuestra una vez más que la guerra no es un accidente, sino una parte irrenunciable de su estrategia. Cuando los partidos y organizaciones burguesas se ven en la obligación de cuestionar sus formas de actuar ante el abandono de las masas. Cuando la izquierda transformadora aboga exclusivamente por el parlamentarismo como vía para el cambio social. Cuando nos encontramos ante una enorme crisis del modelo de democracia representativa y los argumentos políticos se reducen al "voto útil".
Hoy, decimos, Rosa Luxemburgo se convierte en referente indispensable en los grandes debates de la izquierda. No es sino su voz la que se escucha bajo el lema, aparentemente novedoso: 'Otro mundo es posible'. Ella lo formuló con un poco más de urgencia: "Socialismo... o barbarie".
Su pensamiento, su compromiso y su desbordante humanidad nos sirven de referencia en nuestra lucha para contruir ese nuevo mundo sin barbarie...

lunes, 24 de mayo de 2010

Ganar y perder...


Es difícil describir la frustración y el desconsuelo que producen las derrotas en ajedrez.A diferencia de cualquier otro juego, o forma de combate, las derrotas sobre el tablero persiguen al ego hasta su más recóndita guarida… La secuela es abyecta: una corrosiva humillación que se apodera de nosotros cada vez que recordamos la posición y volvemos a analizarla. Horas después de que el juego ha terminado, la muhina te despierta para encontrar que la noche zumba con formas burlonas. El movimiento correcto estaba tan cerca, era tan evidente y perentorio… Pero no es posible corregir una derrota. El tiempo vuelve invulnerables cada gazapo, cada desacierto. Mejor morir que volver a sentarse ante esos cuadros torturantes, que volver a sentir, con las espaldas mojadas y la nuca húmeda, el ardiente bochorno de la derrota y el dolor en el ego lacerado... Morder el polvo en un asunto de "inteligentes",es demasiado para las almas vanidosas.
Un excelente ajedrecista mexicano,siempre que me gana,me dice que en la derrota de ajedrez, “hay un desconcierto que se origina en que el eje de la personalidad ha sido conmovido, ha sido alterado y es ese desconcierto que genera la humillación de la derrota en el ajedrez lo que enseña al ego,humildad,y a tomar,tanto las derrotas como las victorias, con entereza e hidalguía..." Claro que cuando le gano yo,no dice eso y se enfada caballerosamente,pero mucho... Jorge Luis Borges, en Fragmento de un evangelio apócrifo, dice: “Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas.” Por su parte, el ex campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, afirmaba que en ajedrez se aprende más de una derrota que de muchas victorias.

0
En coincidencia, un proverbio japonés reza: “Se aprende poco con la victoria, pero mucho con la derrota”. Por último, el libertador José de San Martín, dijo: “Una derrota bien peleada vale más que una victoria casual.” Yo pienso que dicen eso,porque siempre ganan,pero a pesar de lo sabio de sus palabras,se siente muy feo perder.
Y es que toda partida de ajedrez conlleva la aspiración a una plenitud imposible: la perfección, pero como el juego no es más que una réplica miniaturizada de la lucha por la vida, en su práctica interviene el error. Porque el ajedrez es un duelo de cerebros, en el cual el más habil es el que comete menos errores.
Un error es la diferencia entre el resultado obtenido y la previsión que se tuvo como cierta. Si la verdad es la concordancia de las cosas con el concepto que se tiene de ellas, el error es la discrepancia. Aristóteles dijo: “A veces nos equivocamos en la posición de los términos. Pero también erramos en el juicio expresado sobre ellos”.
El entrenador Mark Dvoretsky, en su libro, Secretos del entrenamiento en ajedrez, afirma: “Está claro que incluso los jugadores más fuertes no pueden disputar sus partidas sin cometer errores (quizás las computadoras puedan hacerlo algún día). Sin embargo, debemos sentirnos culpables por aquellos errores característicos que se cometen en posiciones típicas, ya que existen medios para evitarlos”.
En el I Ching, libro de las mutaciones, se lee: “Si quieres lograr tu meta sin errores, sé cuidadoso en cómo empiezas”. Los errores ajedrecísticos ocurren por los riesgos que hay que asumir, por los apremios de tiempo o por la complejidad del combate.Mi papá decía: “Si no te equivocas al menos de vez en cuando, es porque no estás corriendo los riesgos necesarios...”
Pero pasa que todo ajedrecista posee un estilo de juego, es decir, un conjunto de rasgos que caracterizan su manera de afrontar los retos y sutilezas de la partida. En una partida de ajedrez,con frecuencia .nos encontramos con dos estilos antagónicos, que corresponden, como es lógico, a un dualismo muy generalizado de actitudes espirituales de los dos jugadores.
En la antigüedad, el estilo era un punzón que servía para escribir sobre superficies blandas, lo que determinaba un tipo especial de caligrafía. Por extensión ahora se aplica a la serie de elementos técnicos y formales que caracterizan la obra de un autor. El filósofo Séneca decía que "...el estilo es el vestido del pensamiento". En ajedrez, es lo que revela el carácter y la personalidad del jugador.Hay ajedrecistas de estilo combinativo y los hay de estilo posicional. Unos son audaces, otros, precavidos. Algunos tienden a atacar, otros, a defenderse. Según el psicólogo ruso Nikolas Krogiuos, “el jugador de estilo combinatorio posee un elevado desarrollo de la imaginación creadora y una profunda capacidad para el cálculo. Dicha imaginación se manifiesta particularmente en posiciones del medio juego, puesto que en ellas la mayor parte de las piezas brinda múltiples posibilidades de elegir un movimiento determinado. Los de estilo posicional se caracterizan por plantear de un modo fundamental y más sereno la partida. En su juego prevalecen los principios generales de la estrategia, y el avalúo de la posición se basa en deducciones lógicas.”
Y como en la vida, la mejor forma de corregir un error es reconocerlo, detectar sus causas y establecer la verdad. El francés Juan Jacobo Rousseau dijo: “miles de caminos conducen al error; a la verdad, uno solo.”
Y esa es la metáfora y el objetivo de la partida de ajedrez al dar jaque mate al rey del oponente. Para ello la teoría aporta ciertos principios a partir de tres elementos básicos: espacio (el tablero), fuerza (las piezas) y tiempo (las jugadas; cada jugada es un tiempo). Las blancas hacen el primer movimiento, al que le sigue la respuesta de las negras, luego las blancas y así sucesivamente hasta finalizar la contienda.
0

La palabra jaque se refiere a una amenaza directa al rey. La expresión jaque mate, a la imposibilidad del rey de eludir dicha amenaza, lo que pone fin a la contienda . Si ninguno de los bandos puede dar jaque mate, el resultado es tablas.
Normalmente una partida tiene tres fases: apertura, medio juego y final. La apertura es la serie inicial de movimientos que tiene por objeto movilizar piezas y peones. El medio juego es la etapa en que ocurren las acciones decisivas, como golpes tácticos, escaramuzas, combinaciones, etcétera. El final es la fase decisiva: el rey entra en combate, quedan pocas piezas y se concretan las ventajas obtenidas.
En la apertura hay que tener en cuenta, entre otras, tres tareas básicas: ocupar el centro con peones, activar las piezas y organizar la defensa. Esto último se logra mediante el enroque. En el medio juego se debe obtener supremacía, ya sea de material, espacio, iniciativa, tiempo o posición de ataque. En el final hay que concretar la superioridad, es decir, imponer la rendición, aceptar las tablas o dar jaque mate.
Y la verdad en el ajedrez aparece, en tanto conformidad de las cosas con el concepto que se tiene de ellas,y también como parte y ejercicio de la lucha en el tablero. Según Tolstoi, “la verdad ajedrecística consiste en saber encontrar un orden de jugadas que lleve necesariamente a la derrota del adversario... Porque en la madeja maravillosamente complicada de las posibilidades el hilo tiene muchas puntas a una de las cuales es necesario apresar. Y ahí reside, precisamente, la habilidad: apresar aquella punta que lo conduzca por el laberinto, y cuyo camino se adapte al yo personal.”La verdad es una cualidad necesaria para que un procedimiento cognoscitivo cualquiera resulte eficaz y tenga éxito.
Una de sus premisas es la correspondencia de los principios con los hechos, otra es la coherencia con el sistema empleado, otra, la eficacia.
Lo que cuenta en ajedrez es la posición que hay en el tablero, por tanto, la verdad depende del contexto de cada partida.
Para hallarla el jugador enlaza juicios, calcula y deduce. También recurre a la intuición, entendida como percepción clara e instantánea de la verdad como si se tuviera a la vista. En ese afán, lo que más le satisface es la concordancia de las jugadas con la verdad intuida, lo que normalmente coincide con la belleza del juego y con su corolario principal: la victoria. La intuición ha dado al arte del ajedrez las más bellas combinaciones y ha permitido al ajedrecista sentir el verdadero placer que proporciona el arte...
En ajedrez, como en la vida, la verdad es muy simple… pero se llega a ella por los caminos más complejos...

00

Cinito...



Si desean ver completa la peli,que es divertida y tierna, pueden ver lo que sigue en los videos relacionados.

El ajedrez en el Arte...


"...Porque éramos amigos y mucho nos amábamos; quizá para añadir otro interés a los tantos que ya nos entusiasmaban decidimos jugar juegos de inteligencia. Pusimos un tablero enfrente de nosotros: equitativo en piezas, en valores, en posibilidad de movimientos. Aprendimos las reglas, les juramos respeto y empezó la partida. Henos aquí hace un siglo, sentados, meditando Encarnizadamente..".
Rosario Castellanos

4,
El carácter artístico del ajedrez se puede apreciar en algunas partidas cuyas jugadas son verdaderas composiciones artísticas. Pero en realidad, su belleza va más allá de esto. Hay muchos casos en la literatura, el cine ,la música y el ballet donde el ajedrez ha sido inspiración.
El ajedrez es elegante y conciliador en su práctica un deporte
, en su ejecución un arte y en su estudio una ciencia,y por ello ha sido fuente de creaciones estéticas.

La influencia del ajedrez en las diferentes disciplinas artísticas lo podemos apreciar , en numerosos cuadros, novelas, cuentos, películas, danzas y esculturas y son abundanetes las expresiones artísticas que se fundamentan en el ajedrez, como parte medular de la trama o repre
sentación de la obra, o que incorporan el aspecto analítico en una posición o partida en particular.
Las mayoría de películas inspiradas en el ajedrez, o que incorporan una determinada posición están basadas en una novela. Algunos ejemplos son “From Russia with Love” (Desde Rusia con Amor, 1963) basada en la novela de Ian Fleming, con James Bond, el agente 007. Y una de las últimas películas que tiene referencia directa al ajedrez es “La Defensa Luzhin” (2000), basada en la novela del ruso Vladimir Nabokov, dirigida por Marleen Gorris y protagonizada por John Turturro y Emily Watson.
Otra buena cinta es “La Tabla de Flandes” del escritor español Arturo Pérez Reverte,ejemplo de cómo el retroajedrez puede ser muy divertido.
A partir de una idea de Lewis Carroll, el MF Fernando Pedró escribió “Un Viaje al Reino del Ajedrez”. Relata el sueño de una pequeña niña, que transformada en un peón participa de una partida de ajedrez.

Otro ejemplo memorable lo constituye la película “2001 Odisea del Espacio” del genial Stanley Kubrick, que según se sabe era un fanático del ajedrez Ahí podemos ver como HAL9000 (el computador de la nave) se impone en una partida de ajedrez por sobre Frank Poole (el astronauta), tras una bella e inesperada jugada; inspirada probablemente en una partida de Schlage, jugada en 1910 .También existen cintas en que el ajedrez adquiere un papel absolutamente secundario, como en la primera parte de la saga de Harry Potter (En Busca de la Piedra Filosofal), donde los protagonistas deben participar de una partida de ajedrez para acceder a la codiciada piedra.
No podemos hablar de ajedrez y cine sin mencionar El Séptimo Sello de Ingman Bergman, aunque el ajedrez sea sólo incidental. En este caso un caballero que vuelve de Las Cruzadas toma parte de una partida de ajedrez con La Muerte, dando lugar a intensas reflexiones existenciales. (Esa peli la pueden ver en el blog hermano El Ezkondrijo del Zuicidio).Otros filmes donde el ajedrez es relevante son “Buscando aBobby Fischer” (1993) del director Steven Zallian-es la que pongo hoy y se puede ver aqui abajo- y “Knight moves” (1993) del director Carl Schenkel.
En la literatura también hay numerosas obras que incorporan el ajedrez, además de las ya mencionadas destacan de Stefan Zweig "El jugador de Ajedrez" (1941), “Como acabar de una vez por todas con la Cultura” de Woody Allen, “El Hombre que Calculaba” de Malba Tahan, “El Jugador de Ajedrez de Maelzel” de Edgar Allan Poe, “El libro de la Invención Liberal y Arte del Juego de Ajedrez” de Alfonso el Sabio, “El arte y la literatura carcomidos por el ajedrez” de Marcel Duchamp y R. Roussel, “Murphy” de Beckett, “El adversario” de Ellery Queen y “Ciudadela” Antoine de Saint-Exupéry; además de nuestros conocidos Julio Cortazar, Miguel de Unamuno y Jorge Luis Borges, fuertemente influenciados por el deporte-ciencia.
Y hay un sinnúmero de otros libros, cuentos y poemas menos famosos, no por eso de menor calidad. A modo de ejemplos, Antonio Gómez Hueso, escribió “As-sah mat”, cuento excelente que trata la historia de Sam al-Rachid, un pacífico y justo rey de la antigua Persia, pero con una pasión: el ajedrez.
Rafael Francisco Góchez en su cuento “Vos llevás las negras”, incursiona en los relatos sociales y ocupa una partida de ajedrez como representación metafórica y paralela a un conflicto sindical. Particularmente emocionante resulta el asedio al enroque negro o en su figura recíproca, el asalto de la represión policial a la fábrica en huelga.
En relación a la Danza y el Teatro,existe una gran afinidad entre ambas actividades y el ajedrez, ya que el tablero es óptimo como escenografía y los bailarines pueden representar la figura y movimiento de las piezas. Este es el caso del catalán “Ballet des Echecs” y “Jaque Mate”, en este último se representa al Amor de la Reina jugando una partida contra la Muerte del Rey.La comedia musical “Chess” se caracteriza porque su argumento está basado en varios destacados ajedrecistas, entre ellos Karpov, Fischer, Spassky y Korchnoi. Y “Jaque Mate” fue el primer ballet en que se utilizó al ajedrez para obtener efectos dramáticos simbólicos, estrenado el 1º de junio de 1937 en el Théatre des Champú-Elysées,en Paris.
--

o


Finalmente, hay que señalar que la relación entre el ajedrez y la música es bien sabido que muchos músicos-ajedrecistas logrfaron la perfección estructural (estructuras de pensamiento, musical y abstracto con sus composiciones filosófico-simbólicas,como fué el caso de Shumann,Mozart,Vivaldi,Grieg,Chopin,Ravel y Malher,entre muchos otros. En la mayoría de los casos son temas conceptuales, sublimes e inasibles que mantienen la relación a nivel de noemas perfectos y formas musicales hermosas. Se han hecho experimentos interesantes,como en la composición musical “Ajedrez”, del compositor madrileño Carlos Cruz de Castro, se supone que existe una relación directa entre el movimiento de las piezas y el resultado sonoro. Cada instrumento tiene asignada una pieza, y cada escaque tiene asignado un módulo de interpretación en cada una de las secciones de la obra, asumiendo el ajedrez un papel estructural en la composición.
El ajedrez ha sido practicado por otros grandes artistas, pensadores, científicos y guerreros: Tolstoi, Musset, Freud, Schiller, Leibnitz, Göethe, Schumann, Iván el Terrible, Teresa de Ávila, Ramón y Cajal, Einstein, Tamerlán o Napoleón, el Che Guevara, Martínez Estrada y Ruiz Daudet, entre otros.Y es que el Ajedrez es el Arte del Análisis ,ya que es Arte y Cálculo exacto generando una gran belleza y un raciocinio profundo,y es en esa búsqueda de la pefeccción,el ajedrez llega a ser el arte de la razón humana...

--

Silencio,mentes pensando....

3.
Pocas actividades de la vida moderna ocurren en silencio.
El ajedrez es un juego silente. Ante el tablero, el jugador calcula y mueve las piezas de manera callada.
La calma es afín al acto de pensar. El silencio es el santuario de la meditación. Meditar es una actividad de la conciencia. Captar con la mirada el significado profundo de las piezas, recordar secuencias e imaginar variantes a futuro, requieren concentración y mudez.
Mientras medita el jugador permanece inmóvil, concentrado. Para seguir el Tao,Lao Tsé avisa: "...No habrá más que silencio, inmovilidad, al pie de los árboles, de los guerreros...” Así, por compleja que sea la posición, por intensa que sea la batalla, siempre se dirime en un ambiente de quietud y de silencio. Incluso si hay ruidos en la sala, el ajedrecista no los oye, simplemente se abstrae y se aísla en sí mismo.En una buena partida,se oye apenas una melodía que arrulla en los silencios...
La meditación es un estado del espíritu y el ajedrez, un mundo miniaturizado donde lo abstracto y lo concreto se conjugan. El tablero simboliza el universo; el movimiento de las piezas, el devenir,y la bifurcación de las variantes, el albedrío. Combate de ideas, duelo o laberinto, el silencio abre el rito y lo culmina.Y en cada movimiento vibra el silencio sideral de los espacios y lcada pieza en su soledad se mueve en ese silencio…Y el silencio llama a la paciencia... es menos probable precipitarse cuando se guarda silencio.
El ajedrez exige calma, tenacidad y lucidez, sobre todo en la etapa final de la partida, cuando quedan pocas piezas en el tablero y el rey interviene directamente en la lucha por el triunfo. Es cuando hay que convertir en victoria las ventajas acumuladas en las fases anteriores de la partida. La teoría dice que para alcanzar el éxito hay que obtener la máxima actividad y la mutua cooperación entre las piezas.Tras esa aparente sencillez, es la etapa final la que tiene más profundidad. Su estudio y comprensión ayuda a entender muchos de los secretos para vivir con sabiduría.Para conseguir dominar en el medio juego y arribar a un final ventajoso, la teoría rusa aconseja, entre otras medidas, promover uno o varios peones, ya que estos aumentan su peligrosidad en la medida que se internan en territorio enemigo. No pocas veces un pequeñito colado de modo sorpresivo puede alterar el equilibrio. El plan ganador consiste en crear un peón pasado y coronarlo.
Para jugadores como Botvinnik, Reshevsky o Petrosian, el final de la partida, con una finísima igualdad de posiciones que a veces depende de menos de un pelo, con sus mínimas pero decisivas modulaciones del dominio espacial y temporal, es la culminación intelectual y estética del ajedrez. En esta fase, el juego adquiere, de hecho, la perfección arcana, la hondura vertiginosa y abisal, pero siempre meridianamente clara, que presentan los problemas de ajedrez ideados al margen de una partida. Tal parece que para jugar bien los finales hay dos consejos básicos que dan los maestros a seguir:guarda silencio,reflexiona cada movimiento y ten siempre paciencia: no te precipites por muy clara que te parezca la jugada...
Y como siempre es muy recomendable,en cualquier situación de la vida,pensar antes de actuar,el ajedrez nos enseña el proceso de mapear previamente nuestros actos...La elaboración de un juicio y la formulación de planes constituyen la base de los raciocinios en ajedrez. Antes de actuar, tanto en el juego ciencia como en la vida, hay que evaluar la situación, tomar en cuenta los detalles, considerar las normas, no perder de vista el objetivo y prever las consecuencias.
En la estrategia ajedrecística,no cabe duda de que el adecuado juicio de la posición es condición previa de éxito y factor decisivo de cada jugada, dado que este concepto se encuentra relacionado también con el cálculo de posibilidades, previsión de los acontecimientos, trazado de un plan, así como también la combinación de todas las piezas concernientes a dicha posición...
Y como en las artes militares, en la lucha ajedrecística son frecuentes las maniobras.
El ajedrez es un juego que ejercita la memoria. La memoria es la facultad psíquica de volver a poner en el campo de la conciencia hechos del pasado. La retención es la base del reconocimiento. La nitidez de lo evocado depende de la capacidad de asociación, de la intensidad de las representaciones y del interés que tiene para el sujeto lo que recuerda. La memoria del ajedrecista es estimulada por la semejanza, la contigüidad, la lógica y la eficacia de los temas aprendidos. En este delicado conjunto de operaciones la voluntad tiene un rol importante.Y es que la memoria es un arma precisa, certera,y puede llegar a ser letal. Su temprana ausencia nos lleva a repetir el error.Los ejercicios de memoria,son repasos que dan una perspectiva del pasado,suficiente para afrontar el futuro sin cometer errores.
Y aunque en ajedrez como en la vida, lo que se memoriza suele ser parcial o difuso,y a veces la memoria altera, a veces tergiversa, a veces invierte los recuerdos y el orden de los hechos o nos lleva a una bahía oscura en donde no sucede nada.Pero en el ajedrez,los recuerdos son claros,nítidos.Por la solidez de los conocimientos aprendidos en cada jugada,que es la que favorece la asociación de ideas y es la base para imaginar jugadas a futuro. En el juego ciencia, algunas posiciones son análogas a otras ya vistas, aunque rara vez son idénticas o se repiten. Lo que el jugador conserva en la memoria es de naturaleza dinámica, cambiante y creadora.
Pero también sucede que, por nítidos que sean los recuerdos, éstos suelen ser menos claros que la posición que está a la vista. En ajedrez intervienen múltiples factores, pero no todos se recuerdan. De ahí los errores que se comenten; de ahí el constante olvido de normas y principios. Es por todo ello,que la lógica debe ser la que oriente al jugador.
En el juego ciencia,el análisis es el examen de una partida y el estudio de los cambios que pueden introducirse. Consiste en una serie de razonamientos que buscan dilucidar el porqué y el para qué de las jugadas. Durante la partida, el análisis está limitado por el tiempo, que en las competencias regulares, no supera los dos o tres minutos por jugada, en promedio, y en las rápidas, no pasa de unos cuantos segundos solamente.
En general, se entiende por análisis al acto de descomponer el todo en sus partes. Es un procedimiento que va de lo compuesto a lo simple, de lo concreto a lo abstracto, de las consecuencias a los principios que las sustentan.
El análisis es una magnífica oportunidad para entrenar la mente. En el análisis se cultivan la capacidad de trabajo, la perseverancia y la resistencia y estas cualidades son tan necesarias para el jugador de ajedrez, como para el corredor de maratón,o para el médico,el obrero o el escritor,y el profesor,etc,etc...
(El análisis post mortem es revisión de la partida que realizan los jugadores, una vez concluida. Análisis retrógrado es el procedimiento mediante el cual se estudian y deducen las jugadas que explican cómo se llegó a una determinada posición en el tablero.)
El ajedrez consiste en series de juicios analíticos que buscan por medios tácticos alcanzar objetivos estratégicos. El escritor Ramón Xirau, en un artículo titulado, “Borges o el elogio de la sensibilidad”, afirma: “Borges, tentado por la escritura totalizadora sabe por un lado, que un libro es siempre una serie de juicios analíticos como lo son las matemáticas o el ajedrez.”

Por eso el ajedrez es un juego de lógica. La lógica es la ciencia que se ocupa de las formas correctas de pensar y argumentar. Tiene que ver con las ideas, juicios y razonamientos, es decir, con las expresiones más elevadas del intelecto. Sus reglas son normas que sirven para combinar todos los elementos posibles, ya sean físicos o psíquicos, abstractos o concretos, simples o complejos.
Toda partida de ajedrez consta de una estructura interna que se genera en el marco de ciertas reglas y obedece a un orden determinado. La selección de las jugadas depende de una infinidad de factores relacionados entre sí. Los movimientos tienen efectos no sólo por sí mismos, sino porque conllevan una fuerza especial derivada de su unidad lógica y coordinación. Estos factores, lógica y coordinación, determinan la toma de decisiones.
Durante la partida, el jugador emplea prácticamente todas sus facultades intelectuales: percepción, imaginación, asociación, intuición, memoria, síntesis, capacidad de análisis, creatividad, voluntad, inducción, deducción, sentido del peligro, capacidad de anticipación, inventiva, fantasía, etcétera.
La lógica no sólo lo orienta, sino que le sugiere posibilidades diferentes y le aporta principios para conducir la lucha de modo coherente. También le ayuda a que el pensamiento adquiera destrezas y métodos racionales: orden, concisión, precisión, etc. Además sirve para establecer relaciones entre las premisas (lo que se infiere de una posición) y las conclusiones (lo que se decide en función de la estrategia). La lógica ajedrecística, aunque no es convencional, surge de algo que sí lo es: el sistema de reglas y principios que rigen el juego.Por eso la única guía que el jugador debe tener en su marcha hacia la maestría es la lógica, que de manera tan perfecta rige el ajedrez...
.
.

Algunos misterios del ajedrez...

1.

2.

3.

Ciencia,arte,juego...

2.
El ajedrez es ciencia, arte,juego y deporte. Según el Gran Maestro Kasparov, “analizada jugada a jugada la partida es una ciencia, en su conjunto es una obra de arte, a nivel competitivo es un deporte.”
Es ciencia porque su práctica conlleva formas del pensamiento científico.El ajedrez es un nexo cognitivo único, un lugar donde el arte y la ciencia se unen en la mente humana y son depurados y mejorados por la experiencia. Sin embargo, el ajedrez es demasiado juego para ser ciencia y demasiada ciencia para ser juego.
Y es que en toda partida hay métodos, formas de razonamiento y sistemas inherentes a la ciencia, entendida ésta como una búsqueda de la verdad, un conjunto de conocimientos probados y una síntesis suprema del saber.En este juego-ciencia también ha habido genios, como Raúl Capablanca, Carlos Torre, Veselin Topalov o Garry Kasparov, que con la belleza de sus partidas lo han elevado a la categoría de arte. Y es que el genio viene a ser como un rey del arte. El talento es el rey de la ciencia. Ambas palabras arrastran al mundo, pero el genio lo arrastra con el espíritu de la belleza; el talento, con el espíritu de la verdad...
Y el arte es ese momento cósmico,cuando la ciencia de vista penetrante, descuella, domina desde sus altas cimas lo moderno, lanza sucesivamente su mandato absoluto.Y entonces surge del infinito el alma del arte,que se eleva por encima de la ciencia,y con ella,y por ella sobre la historia que se ha acumulado sobre el mundo,y es entonces que todas las miradas de astros giran a través del espacio en el pequeño tablero infinito.
Pero para los que no somos genios,el ajedrez es un juego. Todo juego es una actividad espontánea y relativamente libre que se practica por placer y diversión, a diferencia del trabajo o las tareas domésticas, que suelen ser obligadas, monótonas, aunque también necesarias, obviamente.José Raúl Capablanca,el cubano ex campeón mundial de ajedrez, decía: “El juego sirve para procurarnos recreo y hacernos olvidar momentáneamente las preocupaciones de la vida diaria”. La base del juego es la imitación. El ajedrez imita un combate. El campo de batalla es el tablero; las armas son las piezas. En cada partida suele haber muchas metáforas, pero prevalece la de la lucha por la vida.Se sabe que la cultura humana nace del juego. El Homo Ludens,fué el que enseñó al hombre de las cavernas.a pensar.Y para saber esto,basta con examinarnos hasta el fondo, en la medida de lo posible, y en el contenido de nuestras acciones,y puede ocurrírsenos la idea que todo el quehacer del ser humano no es más que jugar diversos juegos de vida… En las culturas arcaicas, los juegos de competición formaban parte de las fiestas sagradas… Múltiples y estrechos vínculos lo enlazan a la belleza. El juego oprime y libera, el juego arrebata, electriza y hechiza.El arte,en su escencia primigenia,es un juego,y lo mismo pasa con los pininos de la ciencia,o las jugarretas de la política o el comercio...Pero el ajedrez es un juego supremo de enigmas y de lógica. En el sentido más alto, es un desafío a nuestra racionalidad y un reto a nuestra lucidez,y es que lo lúdico es lo lúcido...y si eso no se cree,basta con ver jugar a los niños...
Y es que el ajedrez,como juego de inteligencia que es, ejercita la atención. Atender es aplicar el intelecto a un objeto, proceso o idea. Gracias a ello tiene lugar la percepción. En el acto de atender hay contenidos de conciencia que, al sobresalir, adquieren mayor relevancia, mientras que otros permanecen latentes. La práctica del ajedrez obliga a considerar varios objetos a la vez (las piezas, los peones, las casillas, las filas, las columnas, las diagonales, etc), que poseen diversos valores y funciones. Se juega con el espacio (el tablero), la fuerza (las piezas) y el tiempo (las jugadas), lo que demanda una atención de tipo grupal y distributivo. Durante la partida se descifran signos, se aplican conceptos y se formulan hipótesis.
La variedad y profundidad del juego exige seleccionar sólo lo relevante. Esto requiere cálculos rigurosos, ver la posición desde diversos ángulos, considerar variantes y elegir la mejor jugada, todo es aplicable al estudio de las materias que se imparten en la escuela.
La atención es un tema clave para la enseñanza. Según la pedagoga María Montessori,creadora del sistema de enseñanza abierta motivacional,es que a través del ajedrez, el niño ejercita habilidades como la atención, el cálculo a corto, mediano o largo plazo y la capacidad de anticipación. En el caso de los niños distraídos, poco a poco y de manera lúdica, mejoran su atención, lo que deriva en más concentración y mejor rendimiento escolar y de ahí la importancia de agregar el ajedrez a la educación.
El ajedrez como juego de inteligencia contiene valores culturales, humanísticos y educativos. En tanto deporte, es un sano esparcimiento que fortalece la voluntad, ejercita la memoria y regula las emociones. El gran objetivo, dar jaque mate al rey del oponente, se consigue mediante deducciones lógicas y sofisticadas elaboraciones de orden táctico y estratégico.
Estudios realizados en diversos países, coinciden en que los niños y jóvenes que juegan ajedrez obtienen altos promedios en sus calificaciones. La práctica del juego ciencia desarrolla aptitudes cognitivas (concentración, pensamiento lógico) que ayudan a comprender mejor las materias escolares. Incluso es un ejercicio directo de asignaturas como matemáticas, geometría o lógica. También contribuye a la formación del carácter, lo que se traduce en una mejor disposición para resolver problemas, asimilación de éxitos y fracasos, respeto al adversario, sociabilidad, etcétera.
Uno de los objetivos más importantes de la educación es enseñar a pensar. Pensar es la esencia del ajedrez. El ejercer el libre pensamiento es la verdadera revolución de la inteligencia, por ello,no es suficiente con enseñar conocimientos de diverso tipo, bien sean generales o específicos, si no se enseña también cómo adquirir una mayor capacidad mental para entender mejor, para pensar mejor, para crear mejor. El ajedrez responde a este imperativo. Como las artes o los deportes, es un inmejorable recurso para la formación de niños y jóvenes. Por eso forma parte de las actividades escolares en los paises de mayor cultura,salud y progreso civil.
Y es asi que la práctica del ajedrez inculca hábitos aplicables a muchos otros ámbitos de la vida real, por ejemplo, razonar con lógica, considerar varias alternativas antes de decidir, asumir la responsabilidad por lo que se hace, respetar al adversario, etc. Además fomenta la creatividad, ejercita la memoria, mejora la autoestima y estimula el pensamiento crítico.
Pero, igual que las materias escolares, su estudio requiere entrenamiento, dedicación y disciplina. Y es que en el ajedrez, como en cualquier otro deporte, la garantía del éxito futuro es un programa de entrenamiento adecuadamente conocido. Hay muchos hábitos que deben ser inculcados, como la capacidad de calcular variantes, el correcto juicio de la posición, la transformación exacta de las ventajas, la correcta elección sicológica de las combinaciones, etc.Por eso es deseable que el juego ciencia forme parte de los programas escolares en paises cuyos habitantes no han aprendido a pensar por sí mismos. El escritor Stephan Sweig dijo: “Este juego único pertenece a todos los pueblos y a todas las épocas, y nadie puede saber de él, qué divinidad lo regaló a la tierra para matar el tedio, aguzar el espíritu,estimular el alma y hacer mejores y más felices a los seres humanos...”.

Ajedrez...


"El ajedrez, como el amor, como la música, tiene la virtud de hacer feliz al ser humano" : Mahatma Gandhi.

Para muchas personas,el ajedrez encierra un extraño misterio,y es que ver a dos personas, una enfrente de la otra, comunicándose a la distancia justa de un metro,inmersos en una concentración máxima y una especie de excitación intelectual que domina en esos momentos la mente de ambos,es ser testigo del ejercicio real de la inteligencia humana.
Recuerdo que de pequeña podía pasar horas observando a mi padre frente al tablero,mientras me enseñaba a jugar, completamente absorto en la partida. Y yo, totalmente absorta en sus manos, en su mirada, en la forma como se tocaba la frente cuando había decidido mover la torre.Y es por ese recuerdo,que estas palabras que escribo sobre el ajedrez, las dedico a él, a mi padre, y es que mi memoria selectiva me hace recordarle a él,y sus traviezos gambitos,o sus estrategias cubanas, cuando juego ajedrez,más que a nadie en este mundo. En algún lugar, seguramente, estará enrocando al estilo ruso, como solo sabía hacerlo él.

1.
El ajedrez es una forma de producción intelectual que tiene su encanto peculiar,ya que ser productivos intelectualmente es una de las grandes satisfacciones -si no la mayor- al alcance del ser humano.
Y es que en un mundo de fugitivos que se evaden en la prisa y el consumismo, del pensamiento profundo y paciente, quien toma la dirección contraria a esa superficialidad,estará huyendo de la enajenación de las masas,y sólo por eso,entre miles de motivos más,el jugar ajedrez vale la pena.
El juego de ajedrez es originario de la India. Fue llevado a la Europa medieval por los persas y los árabes. ( la palabra "jaque mate" que deriva del persa (shah-rey- y el árabe mat- ha muerto).
Es un juego de estrategias,como lo fueron hace miles de años las batallas en el Oriente antiguo,cuando Jerges,el rey persa,con su tropa ligera,venció a los espartanos.
La tropa ligera,en el ajedrez,es representada por los peones,y ocupa la primera línea; el grueso del ejercito lo constituye la tropa pesada, carros de guerra (torres), caballeros (Caballos) y elefantes de combate (alfiles); el rey con su "dama" o "consejera" permanecen en el campo de las tropas.
La forma del tablero corresponde al tipo clásico del Vastumandala, el diagrama que simboliza la existencia concebida como campo de acción donde fluyen las fuerzas divinas. En su significado más universal, el combate figurado por el juego del ajedrez representa la batalla mítica de los devas con los asuras, de los dioses con los titanes, o de los ángeles con los demonios, derivándose de este todos los demas significados del juego.. Los hindúes consideraban el juego como una escuela de vida.
En aquéllos lejanos tiempos,los persas contaban ocho planetas básicos: el sol, la luna, los cinco planetas conocidos y Rahu, el astro oscuro de los eclipses; cada uno corresponde a las ocho direcciones del espacio.Y le daban un sentido misterioso a la progresión geométrica efectuada en las casillas del tablero marcando una relación entre la causa primera, que domina todas las esferas y movimientos planetarios y el efecto al que todo conduce la suma del cuadrado de las casillas.
El simbolismo cíclico del tablero de ajedrez reside en el hecho de que expresa el despliegue del espacio según el principio cuartario y octonario de las direcciones principales (4x4x4=8x8), y que sintetiza en forma cristalina, los dos grandes ciclos del sol y la luna: el duodenario del zodiaco y las 28 mansiones lunares. Por otra parte, el número 64, suma de las casillas del tablero, es submultiplo del número cíclico fundamental que mide con precisión los equinoccios.
Así,el tablero del ajedrez simboliza al mismo tiempo un mandala divino, personificado por un deva, que fluye a la vez el cosmos visible, el mundo del espíritu y el mundo de la razón, en sus múltiples aspectos.
Los persas y los hindúes,mencionaban un ancestral orígen ajedrecistico, perdido en los tiempos, derivabado de la tradición china: los 64 signos que nacen de los ocho trigramas comentados en el I King. Estos 64 signos suelen estar dispuestos de manera que correspondan a las ocho direcciones del espacio y que resume todos los aspectos del universo,tiene su orígen en la China milenaria.
El despliegue alternativo de los cuadrados blancos y negros, pueden ser considerados como un tao en su aspecto transformador. Los cuatro cuadrados, puestos alrededor de un centro no manifestado, simbolizan las fases cardinales de todo camino. La alternación de las casillas blancas y negras, en este esquema elemental, hace del equivalente rectangular del símbolo extremo oriental del yin-yang. Es una imagen del mundo en su dualismo fundamental y complementario. Son dos aspectos complementarios pero opuestos, La cualidad geométrica del símbolo en negro y blanco expresa el espíritu, y su coagulación en la materia; polaridad considerada como tenebrosa y caótica, Luz y caos raíces del dualismo existencial.
Este doble sentido se representa en el combate que el juego del ajedrez representa:el órden y el caos,la luz y la oscuridad,disputandose el mundo que el tablero representa. Cada uno de los combates traspone el significado de las diferentes piezas del juego y al estilo de realizar las posibilidades en el tablero; como el movimiento axial de las torres o carros de combate, el movimiento diagonal de los alfiles o elefantes que siguen un solo color, y el movimiento complejo de los caballos. La marcha axial que corta a través de los diversos colores, es lógica y exacta. Mientras que la marcha diagonal corresponde a una continuidad existencial y, por lo tanto,creativa. El salto de los caballos corresponde al pensamiento analítico.

Lo más fascinante del ajedréz es su dicotomía la nobleza y el ataque guerrero,y esa relación misteriosa entre la voluntad y el destino...Y eso es exactamente lo que se ejerce en el juego de ajedrez, porque en cada movimiento,estamos viviendo la libertad de elegir.
Mi padre contaba una historia sobre esto: Un zar de Rusia quiso saber si el mundo obedecía a la inteligencia o a la suerte. Dos sabios, dieron respuestas contrarias, y para probar sus tesis respectivas uno de ellos trajo unos dados imagen de la fatalidad.
Pero el otro,sacó un tablero de ajedrez,y apostó con el de los dados: el que ganara,tendría la razón. Y ganó el ajedrecista,monstrando con ello,que la inteligencia prevalece sobre el azar.
En cada fase del juego,se aprende,también,el peso de la responsabilidad,ya que el jugador es libre de elegir entre varias posibilidades, pero cada movimiento traerá una serie de consecuencias ineluctables, de modo que esa necesidad delimita la libre elección cada vez más, apareciendo el final del juego no como fruto del azar sino como el resultado de un ejercicio de análisis intenso y de estrategias rigurosas.
Se revela así la relación entre libertad y conocimiento: Los jugadores salvaguardarán su libertad de acción en la medida en que sus decisiones coinciden con las posibilidades que este juego implica.y su la libertad irá de la mano de la previsión, del conocimiento y de la reflexión; inversamente, el impulso ciego, por libre y espontáneo que parezca en el primer momento, se revela a fin de cuentas como una no-libertad y una torpeza intelectual.
Por ello el ajedrez en conciderado un arte regio,ya que nos enseña que al gobernar el mundo interior con sabiduría y reflexión,obtendremos el conocimiento de las multiples posibilidades que tiene la vida externa para vivirla. La Verdad es así: tan clara y sencilla como un jaque mate,y al ser humildes ante esa Verdad,es que es libre el ser humano,ya que fuera de ella,es solamente un esclavo de un confuso destino.Y esa es la primordial enseñanza del juego del ajedrez.

jueves, 20 de mayo de 2010

Pasará el temblor...



No pares...sigue caminando entre las piedras...

Salud y fuerza Gus.

lunes, 10 de mayo de 2010

Los resbalones con la Verdad...

En sus Conferencias de Introducción al Psicoanálisis, Freud define a las operaciones fallidas como actos anímicos serios y plenos de significado, y no como simples contingencias accidentales,ya que los actos fallidos que tienen un iter claro desde la profundidad del subconciente y surgen por la acción encontrada de dos tendencias diversas en la mente del individuo, una perturbadora y una perturbada.
La perturbada,el error visible, es siempre inequívoca, la persona que comete la operación fallida la conoce y la declara, mientras que la perturbadora (la intención latente) desfigura a la perturbada.
Las intenciones que se manifiestan como perturbaciones del estrato conciente, pueden dividirse en tres grupos: 1. la tendencia perturbadora es conocida por el sujeto de la equivocación antes de la misma;2. la persona que comete la equivocación reconoce en la tendencia perturbadora una tendencia personal, aunque ignora que la misma se hallaba ya en actividad antes de la equivocación y 3. una donde el sujeto protesta con energía contra la interpretación que se le sugiere,y esa airada protesta,en si,ya es un mensaje importante del subconcciente,puesto que tambièn està cargada de significantes.
Del grado de incidencia que tenga la tendencia perturbadora sobre la tendencia perturbada, hará más o menos sencilla la interpretación.

Las distintas operaciones fallidas son:

Deslices verbales,los cuales pueden darse cuando se dice exactamente lo contrario a lo que se quería decir, como por ejemplo el Presidente Zapatero a los rusos sobre el turismo entre ambos paises, dijo:”Està creciendo el intercambio turìstico,el comerciar,el intercambiar eventos culturales,el follar,es decir,el apoyar...”, lo cual hace sencillo interpretar que su intención era favorecer la llegada a España de prostitutas vielorusas,por lo que comentaron al dìa siguiente los diarios rusos y españoles,por ejemplo.
O cuando hay saturaciòn o condensación de ideas de lo que se iba a decir,surge el lapsus delator, como cuando el galàn quiere decir que ama a su novia actual,pero lo hace con el nombre cariñoso que le decìa a la mujer anterior,mutando asì el alpha por el betha en el lenguaje,desnudando la verdad de sus sentimientos. Y tambièn es comùn que se efectùen estos lapsus por formaciones mixtas, como el caso del polìtico que dijo: “Pero entonces ciertos hechos salieron a la pus...perdòn,quise decir a la luz" ...
En los deslices en la lectura, se da generalmente el hecho de sustituir una palabra con otra, que casi siempre son parecidas, que puede darse debido a algún pensamiento que tenía anteriormente a quien le ocurre esto, en donde algo que se desea sustituye aquello que no interesa.(Un alcòholico lee en la botella:ron hecho "100% daña",en lugar de "100% de caña".)
Los deslices auditivos se dan cuando se oye falsamente algo que se le dice, sin que exista para ello una afección en la capacidad auditiva.(Por ejem: se oye la frase "un chinito pecando" en la canciòn Hotel California.).
.
En los deslices en la escritura, podemos encontrar anticipación,sustituciòn o defromaciòn de palabras que apuntan a un deseo proyectado en la frase, aunque a diferencia de los del habla, en un xat o en una bitàcora, por ejemplo, quien los comete rara vez se de cuenta, salvo que relea lo que escribe.
En el olvido de designios, la tendencia perturbadora es siempre una voluntad contraria, que puede no siempre estar relacionada directamente con la otra persona en cuestión. Por ejemplo, una persona que al recibir a su huésped, le dice “Hoy viene usted? Había olvidado por completo que lo invité para hoy”,fraseo en el que el anfitrión muestra que no tiene muchas ganas de recibir al huèsped.
En el olvido de nombres propios y de nombres extraños, así como de palabras extranjeras en general, opera el propósito de evitar el displacer que provocarían algun recuerdo oculto o por asociaciòn, de los mismos.
El olvido de impresiones y vivencias opera como un mecanismo de defensa, haciendo lagunas en la memoria también de aquellas situaciones no placenteras de la vida. Si bien es cierto que no todas las situaciones desagradables de la vida uno se las olvida, sino que muchas quedan grabadas a fuego,pasa que en psicologìa los opuestos no se excluyen y se reafirman,y si la situaciòn es ìntima y eludible,por no haber testigos del estres que causò,la memoria la borra.
Para el caso de perder o extraviar algo generalmente ocurre cuando lo que se pierde proviene de alguien que genera un recuerdo desagradable o si queremos sustituirlo por algo mejor. También puede darse por auto-castigo, cuando existe el propósito de ofrendar algo como una especie de transacciòn con el destino para defenderse contra otra pérdida mas temida.

El trastrocar las cosas, confundiendo fechas,sitios o datos, permite cumplir deseos que no se pueden realizar o evadir situaciones no deseadas. Por ejemplo, un sujeto ha quedado con otro para reunirse,y cuando llega el dìa acordado,el sujeto "olvida" la hora,el lugar de la cita,o le ocurren algunos imprevistos hogareños,que le impide encontrarse a dicha persona, porque en el fondo,el sujeto no lo deseaba realmente,ya que tal encuentro hubiese podido trastocar su comodidad cotidiana o incidir en su estabilidad matrimonial,laboral o emocional,por ejemplo,y al poner impedimentos inconcientes logra lo que en realidad desea que es mantenerse protegido en casita sin sufrir riesgos ni exponerse a situaciones nuevas que lo atemorizan aunque concientemente no reconozca eso.
A su vez, las operaciones fallidas pueden ser acumuladas, como el caso de esos sujetos que tienen en su escritorio decenas de cartas que se demoran meses en enviar. Cuando se deciden a hacerlo,ya no son necesarias ni requeridas y es tarde. Pasa tambièn cuando no anotamos una dirección,o no prestamos atenciòn cuando nos la dan,o o se nos olvida un nùmero o un detalle bàsico, y del tipo de actos fallidos combinados, como por ejemplo si alguien olvida acudir a una cita que tenía acordada en una primera ocasión y luego llega en un horario equivocado a la segunda,mostrando de ese modo su deseo subconciente explícitamente perseguido como lo contrario...En fin,que los actos fallidos son, como los síntomas que avisan, son formaciones de lealtad y compromiso con uno mismo, ya que entre la intención consciente del sujeto y sus deseos reprimidos surge,nìtida y desnuda, La Verdad de la mente humana...

.
Aquì el psicòlogo Tin tan, aplica la terapia de shock,con la tècnica de saturaciòn eròtica antitaurina,para que la paciente deje de practicar el toreo que es muy cruel y debe abolirse.

Actos fallidos...




El término de acto fallido es la traducción literal del alemán Fehlleistung. Los actos fallidos son acciones defectuosas,o errores sùbitos, debido a la interferencia de algún deseo, conflicto o cadena de pensamientos inconscientes. Los actos fallidos pueden ser por ejemplo,un lapsus de la lengua o de la pluma, o también “meteduras de pata” motivadas por algún deseo o pensamiento inconsciente no controlado.
Freud fue el que acuñó el término de Fehlleistung para designar toda clase de expresiones sorpresivas de los procesos mentales inconscientes que se dan incluso en todas las personas, sanas o no: desde decir una palabra por otra,o leer o escribir erròneamente algo,,o realizar acciones torpes,o accidentales,o imprevistas,o perder objetos,relaciones,citas,etc.actos,todos,en los que asoma por unos segundos,el verdadero trazo de la mente humana.
En su Psicopatología de la vida cotidiana, Freud analiza los casos de actos fallidos y demuestra que no son producto de la casualidad o el descuido, sino que están movidos por un deseo inconsciente que no encontraría otra forma de aflorar a la conciencia que burlando de esta manera la censura del "yo" racional. El sujeto siempre puede “disculparse” diciendo que fue un “fallo o descuido”. El acto fallido freudinano es cuando un fallo motivado inconscientemente,se vuelve “revelador” de intenciones no confesadas.
Hay actos de lapsus del habla sencillos,como cambiar el nombre de alguna persona,o equivocarse al pronunciar una palabra, y hay actos fallidos profundos, que pueden ser actos que expresan lo contrario de lo que el sujeto quería en verdad, por ejemplo,los deseos de autodestrucciòn o agresividad inconciente,al sufrir un accidente grave.
Pero los actos fallidos màs comunes son sencillos,como cuando el hablante asocia palabras por su semejanza fonética, o anticipa fonemas de la palabra siguiente en una palabra anterior. Sin embargo, incluso en este caso,este lapso está motivado inconscientemente,ya que no es producto solamente de una asociación fonética, sino que la asociación fonética "le viene de perlas" al inconsciente para "colar" un deseo o proceso mental burlando la censura del yo o del super-yo (instancia moral que ejerce la censura sobre los actos del yo).
El acto fallido es una especie de traición que nos hace el inconsciente haciéndonos expresar lo que conscientemente no queríamos decir, es decir, revelando un deseo o intención inconscientes. El super-yo conciente siempre puede disculparse, tras un acto fallido, diciendo que no era eso lo que quería decir,pero el ello inconciente sabe que si era,justamente,la profunda verdad ocultada...
Por ello,los lapsus (Del lat. lapsus, resbalón) son esas equivocaciones cometidas por un descuido de la conciencia que dan informaciòn de la profundidad mental de las personas.
Los actos fallidos no son sòlo errores de la palabra, de la memoria y de la acción, sino aluden a aquellas conductas que el individuo habitualmente es capaz de realizar con éxito, y cuyo fracaso tiende a atribuir a la falta de atención o al azar. Freud demostró que los actos fallidos son, como los síntomas, expresiones de aviiso entre la intención consciente del sujeto y lo reprimido.
Asì,viendo las profundas intensiones del subconciente, se deduce que el acto llamado fallido es, en otro plano, un acto ejecutado con éxito: el deseo inconsciente se ha realizado en una forma a menudo muy manifiesta,ya que un acto fallido comprende no solamente acciones stricto sensu, sino también toda clase de errores de la expresiòn del funcionamiento psíquico.
Hay mucho de común en todos estos yerros, como por ejemplo en el olvido,en el lapsus linguae,en el error de lectura y el de escritura,el error de la acción,o accidente,y el extraviar,retardar,omitir,etc,etc.hay una justificaciòn implìcita en el individuo,ya que aduce que son actos no elegidos concientemente. Por ejemplo,un sujeto conduce a alta velocidad y sufre un accidente,atropellando a alguien:jamàs reconocerà sus deseos autodestrucctivos ni su responsabilidad en el descuido.
Este conjunto de fenómenos marginales de la vida cotidiana forman,con otros actos,nuestra realidad,y debemos prestarles atenciòn porque son un llamado de nuestra profunda psique para que la escuchemos,y sepamos de ese modo lo que en verdad queremos,o nos proponemos,o lo que los otros desean o proyectan, desde el fondo de la mente.
Estas conductas,que usualmente son atribuidas a una falta de atención o a la casualidad,pero es innegable que reflejan el conflicto entre la intención consciente y lo reprimido,pero socialmente se les niega su importancia,porque a nadie le gusta verse desnudado pùblicamente,por su propia voz.
Y aunque los actos fallidos se producen con frecuencia en toda persona normal, y tal vez debido a estos "errores" expresivos,nos es posible conocer màs profundamente a los otros y a nosotros mismos.Por ejemplo, cuando un sujeto nos dice una cosa por otra,o nos llama con el nombre de su esposa, o escribe algo diferente a lo que es su intención, o cuando lee,inerpretàndo algo distinto de lo que está escrito, o cuando tergiversa lo que escucha y atribuye palabras que los otros jamàs han dicho,o suelta bromas fuera de lugar,etc. Si prestamos atenciòn a todas esas pautas,podremos trazar un nìtido perfil de un mentiroso,por ejemplo,ya que es difìcil que un sujeto mantenga bajo control permanente su subconciente,sin tener un sòlo acto fallido que lo delate. Pero tambièn podemos usar esa misma informaciòn para conocernos a nosotros mismos: ya que estos fenómenos incluyen a los olvidos temporales, las veces en que perdemos algo y no recordamos dónde lo guardamos o las situaciones que evocamos, diferentes a las que efectivamente ocurrieron.
Las equivocaciones orales se pueden atribuir al cansancio, o a un exceso de excitación, a una preocupación, o a cualquier otro problema que ocupe la atención y la equivocación oral más común, es decir lo contrario de lo que se quería decir. Estas mismas causas son también motivo de olvidos, errores y distracciones varias.
Y efectivamente,ese cansancio o distracciòn de la conciencia,logra que se relaje la autocensura del yò,y emerja sincero,el subconciente, con toda la fuerza de su verdaderos motivos psicofisiológicos.
Estos lapsus, tienen un sentido propio, o sea que deben ser considerados actos psíquicos con un objetivo determinado y un significado singular,y son medio y mensaje en la revelación de un pensamiento oculto con un significado y una intención específica, observándose que la intención latente sustituye a la conducta manifiesta.
En las deformaciones de los nombres puede esconderse una intención injuriosa que lo asocia a algo vulgar o inferior, o a una representación de mal gusto, así como también la tendencia a cambiar intencionalmente las palabras inocentes en obscenas a la manera de un chiste, ya sea a propósito o dicho por equivocación,pero con pleno sentido, debido a la conexión de dos intenciones opuestas.
Estos errores orales son intencionales en todos los casos sin excepción, por lo menos desde el punto de vista psicològico,y aùn,sumando los efectos de factores perturbadores como el cansancio, la excitación, las distracciones y los trastornos de la atención,que favorecen este mecanismo, no necesariamente constituyen la condición necesaria para realizar un acto fallido; ya que el error oral también se produce en personas que no están ni cansadas ni excitadas ni distraídas y que gozan de un perfecto estado de salud.

Por otro lado, suele ocurrir con frecuencia que los protagonistas de estos incidentes nieguen rotundamente haber tenido una intención oculta al cometer estas equivocaciones y además que se muestren muy interesados en no hallarles interpretación alguna, aunque sepan mejor que nadie qué es lo que ha querido decir con esos errores.
Por esta razón es difícil que los interesados aporten algún dato que sirva para analizarlos, aunque se pueden encontrar indicios conociendo la situación psíquica en la que se produce el acto fallido, en el carácter de la persona en cuestión y en sus impresiones antes de que esto le ocurra, ya que puede ser el resultado de una reacción.
Por ejemplo, el olvido de los nombres que nos son familiares puede ocultar algún resentimiento o algún disgusto con esa persona, mientras el olvido de algún propósito se puede atribuir en general a una intención contraria que se le opone.
Por lo tanto el lapsus, por sus efectos de desconcierto y su estructura abreviada, presenta similitudes con el chiste y el sueño, por lo que es una buena herramienta para deshacer y suprimir los síntomas neuróticos.
Si tuviéramos el valor de interpretar nuestros actos fallidos, nos ahorraríamos dañar a los demàs y dañarnos a nosotros mismos con desilusiones y sorpresas desagradables...

..