lunes, 10 de mayo de 2010

Los resbalones con la Verdad...

En sus Conferencias de Introducción al Psicoanálisis, Freud define a las operaciones fallidas como actos anímicos serios y plenos de significado, y no como simples contingencias accidentales,ya que los actos fallidos que tienen un iter claro desde la profundidad del subconciente y surgen por la acción encontrada de dos tendencias diversas en la mente del individuo, una perturbadora y una perturbada.
La perturbada,el error visible, es siempre inequívoca, la persona que comete la operación fallida la conoce y la declara, mientras que la perturbadora (la intención latente) desfigura a la perturbada.
Las intenciones que se manifiestan como perturbaciones del estrato conciente, pueden dividirse en tres grupos: 1. la tendencia perturbadora es conocida por el sujeto de la equivocación antes de la misma;2. la persona que comete la equivocación reconoce en la tendencia perturbadora una tendencia personal, aunque ignora que la misma se hallaba ya en actividad antes de la equivocación y 3. una donde el sujeto protesta con energía contra la interpretación que se le sugiere,y esa airada protesta,en si,ya es un mensaje importante del subconcciente,puesto que tambièn està cargada de significantes.
Del grado de incidencia que tenga la tendencia perturbadora sobre la tendencia perturbada, hará más o menos sencilla la interpretación.

Las distintas operaciones fallidas son:

Deslices verbales,los cuales pueden darse cuando se dice exactamente lo contrario a lo que se quería decir, como por ejemplo el Presidente Zapatero a los rusos sobre el turismo entre ambos paises, dijo:”Està creciendo el intercambio turìstico,el comerciar,el intercambiar eventos culturales,el follar,es decir,el apoyar...”, lo cual hace sencillo interpretar que su intención era favorecer la llegada a España de prostitutas vielorusas,por lo que comentaron al dìa siguiente los diarios rusos y españoles,por ejemplo.
O cuando hay saturaciòn o condensación de ideas de lo que se iba a decir,surge el lapsus delator, como cuando el galàn quiere decir que ama a su novia actual,pero lo hace con el nombre cariñoso que le decìa a la mujer anterior,mutando asì el alpha por el betha en el lenguaje,desnudando la verdad de sus sentimientos. Y tambièn es comùn que se efectùen estos lapsus por formaciones mixtas, como el caso del polìtico que dijo: “Pero entonces ciertos hechos salieron a la pus...perdòn,quise decir a la luz" ...
En los deslices en la lectura, se da generalmente el hecho de sustituir una palabra con otra, que casi siempre son parecidas, que puede darse debido a algún pensamiento que tenía anteriormente a quien le ocurre esto, en donde algo que se desea sustituye aquello que no interesa.(Un alcòholico lee en la botella:ron hecho "100% daña",en lugar de "100% de caña".)
Los deslices auditivos se dan cuando se oye falsamente algo que se le dice, sin que exista para ello una afección en la capacidad auditiva.(Por ejem: se oye la frase "un chinito pecando" en la canciòn Hotel California.).
.
En los deslices en la escritura, podemos encontrar anticipación,sustituciòn o defromaciòn de palabras que apuntan a un deseo proyectado en la frase, aunque a diferencia de los del habla, en un xat o en una bitàcora, por ejemplo, quien los comete rara vez se de cuenta, salvo que relea lo que escribe.
En el olvido de designios, la tendencia perturbadora es siempre una voluntad contraria, que puede no siempre estar relacionada directamente con la otra persona en cuestión. Por ejemplo, una persona que al recibir a su huésped, le dice “Hoy viene usted? Había olvidado por completo que lo invité para hoy”,fraseo en el que el anfitrión muestra que no tiene muchas ganas de recibir al huèsped.
En el olvido de nombres propios y de nombres extraños, así como de palabras extranjeras en general, opera el propósito de evitar el displacer que provocarían algun recuerdo oculto o por asociaciòn, de los mismos.
El olvido de impresiones y vivencias opera como un mecanismo de defensa, haciendo lagunas en la memoria también de aquellas situaciones no placenteras de la vida. Si bien es cierto que no todas las situaciones desagradables de la vida uno se las olvida, sino que muchas quedan grabadas a fuego,pasa que en psicologìa los opuestos no se excluyen y se reafirman,y si la situaciòn es ìntima y eludible,por no haber testigos del estres que causò,la memoria la borra.
Para el caso de perder o extraviar algo generalmente ocurre cuando lo que se pierde proviene de alguien que genera un recuerdo desagradable o si queremos sustituirlo por algo mejor. También puede darse por auto-castigo, cuando existe el propósito de ofrendar algo como una especie de transacciòn con el destino para defenderse contra otra pérdida mas temida.

El trastrocar las cosas, confundiendo fechas,sitios o datos, permite cumplir deseos que no se pueden realizar o evadir situaciones no deseadas. Por ejemplo, un sujeto ha quedado con otro para reunirse,y cuando llega el dìa acordado,el sujeto "olvida" la hora,el lugar de la cita,o le ocurren algunos imprevistos hogareños,que le impide encontrarse a dicha persona, porque en el fondo,el sujeto no lo deseaba realmente,ya que tal encuentro hubiese podido trastocar su comodidad cotidiana o incidir en su estabilidad matrimonial,laboral o emocional,por ejemplo,y al poner impedimentos inconcientes logra lo que en realidad desea que es mantenerse protegido en casita sin sufrir riesgos ni exponerse a situaciones nuevas que lo atemorizan aunque concientemente no reconozca eso.
A su vez, las operaciones fallidas pueden ser acumuladas, como el caso de esos sujetos que tienen en su escritorio decenas de cartas que se demoran meses en enviar. Cuando se deciden a hacerlo,ya no son necesarias ni requeridas y es tarde. Pasa tambièn cuando no anotamos una dirección,o no prestamos atenciòn cuando nos la dan,o o se nos olvida un nùmero o un detalle bàsico, y del tipo de actos fallidos combinados, como por ejemplo si alguien olvida acudir a una cita que tenía acordada en una primera ocasión y luego llega en un horario equivocado a la segunda,mostrando de ese modo su deseo subconciente explícitamente perseguido como lo contrario...En fin,que los actos fallidos son, como los síntomas que avisan, son formaciones de lealtad y compromiso con uno mismo, ya que entre la intención consciente del sujeto y sus deseos reprimidos surge,nìtida y desnuda, La Verdad de la mente humana...

.
Aquì el psicòlogo Tin tan, aplica la terapia de shock,con la tècnica de saturaciòn eròtica antitaurina,para que la paciente deje de practicar el toreo que es muy cruel y debe abolirse.