viernes, 4 de junio de 2010

Dignidad...

"El veneno no mata si no te lo tomas",es una premisa que nos recuerda que nadie podrá jamás despojarte de tu dignidad a menos que lo permitas.
Y otro refrán advierte que "Más triste que no tener dignidad, es no apoyar o criticar a quienes la defienden".
Por eso es importante entender que quiere decir ser una persona digna.
Dignidad significa "calidad de digno". Deriva del adjetivo latino dignus,se traduce por "valioso"; es el sentimiento que nos hace sentir valiosos, sin importar nuestra vida material o social.
La dignidad se basa en el reconocimiento de la persona de ser merecedora de respeto, es decir que todos merecemos respeto sin importar cómo seamos. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser. La dignidad es el resultado del buen equilibrio emocional. A su vez, una persona digna puede sentirse orgullosa de
las consecuencias de sus actos y de quienes se han visto afectados por ellos, o culpable, si ha causado daños inmerecidos a otros. La misma dignidad que nos pone por encima de la naturaleza, pues podemos transformarla también en nosotros mismos, contenerla, regularla, nos hace responsables. Un exceso de dignidad puede fomentar el orgullo propio, pudiendo crear la sensación al individuo de tener derechos exclusivos (privilegios). La dignidad refuerza la personalidad, fomenta la sensación de plenitud y satisfacción.

Es el valor intrínseco y supremo que tiene cada ser humano, independientemente de su situación económica, social y cultural, así como de sus creencias o formas de pensar.


El ser humano posee dignidad por sí mismo, no viene dada por factores o individuos externos, se tiene desde el mismo instante de su concepción y es inalienable.

A la misma mujer, a pesar de los logros obtenidos en sus derechos, todavía en muchos lugares se le sigue considerando de rango inferior con respecto al hombre y por lo tanto con menor dignidad.

Para justificar la esclavitud se decía que el esclavo no era persona humana, sino un objeto, al igual que judíos, gitanos y homosexuales durante el nazismo. En la época del colonialismo, se decía lo mismo del indio, que no tenía alma y por lo tanto no poseía dignidad humana.
Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella.
Dignidad significa,entonces, la calidad que una persona, situación o cosa merece tener. Representa realce y excelencia, en el sentido favorable, cuando se utiliza de una manera absoluta, pero también puede tener un significado adverso, aunque, para indicar la calidad desfavorable se pueda utilizar también, y tal vez con más propiedad, la palabra indigno.
Digno es la calidad que corresponde a una persona o cosa, en proporción a su mérito y condición, con razón y justicia.
Una persona también puede adquirir rango de dignidad por desempeñar un cargo, empleo honorífico, o de autoridad moral en una sociedad, pero también puede indicar seriedad y decoro en la manera de comportarse.

La palabra dignidad no figura en la última edición de la Enciclopedia Británica Universal, Edición en español, de modo que parecería que la dignidad está en desuso o que no existen méritos suficientes en las personas,animales,vegetales, situaciones o cosas como para que corresponda aplicarle esta calidad de ser.
Tal vez el motivo sea precisamente este último en lo que concierne a los méritos, debido a la desaparición de los referentes necesarios para evaluar los merecimientos de las personas y también de las cosas.
La dignidad supone una expectativa de comportamiento o modo de ser de las personas, es decir, las formas preestablecidas y arraigadas por el uso y las buenas costumbres de las distintas culturas.
La dignidad también se relaciona con la autoestima. Consiste en la identificación con una idea mental de cómo es que se debe ser y actuar en consecuencia para merecer ser digno de esa condición.
La autoestima pasa por ser digno de uno mismo, sea cualquiera la forma de ser que se elige ser, tratando de ser fiel a si mismo.
Una persona es un universo y crea su propio mundo, basado en la dignidad que cree merece que le corresponde.
Se puede ser digno de confianza cuando una persona merece esa calidad de ser, o sea cuando actúa en forma responsable, tiene una actitud ética, se respeta a si misma y respeta a todos los demás, manteniendo este comportamiento como un modo de ser a lo largo de su vida.
Es digno de consideración aquel que inspira condolencia y que no es capaz de hacerse cargo de si mismo.Alguien puede ser digno de su situación, por habérsela merecido por alguna razón, ya sea una medalla olímpica,por ejemplo, si está en condiciones de desempeñarse con alta eficacia o de modo adverso digno de ser abandonado por su pareja si comete una deslealtad.
De todos modos la dignidad está señalando una calidad de ser que indica un merecimiento por ajustar el comportamiento a ciertos códigos de comportamientos que han adquirido algún grado de valor, tanto negativo como positivo en una cultura.
Por cierto y necesariamente, ostentar la calidad de ser digno de algo exige estabilidad y fidelidad en el cumplimiento de los códigos que correspondan, de manera que se pueda evaluar el comportamiento, la situación o la cosa, dentro de parámetros que no cambien.
La dignidad de una condición exige respeto, tolerancia y aceptación, porque es el merecimiento de lo mejor que un ser humano Es...

(imágenes:estatua "Los Jarochos" en Boca de Río,Veraccruz,México y estátua de Cuahuthemoc,Ciudad de México)