sábado, 24 de julio de 2010

Alegre y gratuito... Ska!!!





Con la música por dentro...


La alegría es un sentimiento de placer originado por una grata y viva satisfacción del alma por el sólo hecho de estar vivos, y se manifiesta con signos exteriores, de alborozo, jubilo y alboroto..Y también la Alegría es un estado interior fresco y luminoso, generador de bienestar general, altos niveles de energía y una poderosa disposición a la acción constructiva, que puede ser percibida en toda persona, siendo así que quien la experimenta, la revela en su apariencia, lenguaje, decisiones y actos.Ese sentimiento dichoso se conjuga en un estado de animo, de excitación y de querer compartir ese sentir con otras personas.En síntesis, es el estado ideal del alma, donde cuerpo y espíritu se unen para que la vida sea más simple. Y así,sentir alegrÍa es estar lleno de felicidad,paz, amor y una sensación de bienestar.
Las presiones del sistema capitalista llevan a las personas a reducir sus momentos de alegría en a
ras de la competencia productiva y el consumismo. El capitalismo no permite a los individuos elegir cuando estar alegres, sino que impone estar alegres sólamente cuando se consumen productos determinados,confundiendo adrede,la diversión-de diverso-con la alegría...El capitalismo relaciona la alegria con la diversion, pero no es exactamente lo mismo.La diversión es algo comerciable,algo que puede venderse,o manipularse para ponerla de moda. La Alegría,en cambio,es una actitud individual de entusiásmo íntimo por la vida y su sencillez,es un estado de anagnórisis por la comprensión de la belleza y la bondad de lo sencillo en el mundo,y es la manera más grata de afrontar con nuestro espíritu todas las cosas que nos rodean.Quien decide que la vida en sí es mayor meta que las causas externas se acerca más a la alegría. Una alegría que viene desde adentro.La diversión depende de lo que suceda afuera: pasarlo bien. La alegria, de lo que sucede en nuestro interior,es, también,el entender el porque sentimos ese entusiásmo por la vida: Saber que estamos bien con nosotros mismos y al estar contentos con nosotros mismos, nuestra actitud hacia los demás es de amor y comprensión. La alegría no se encuentra,ni se compra,ni te la regala nadie. La alegría se construye, dejando nuestro propio egoísmo y viviendo mas para nuestro prójimo,aprendiendo a darse sin medida, sin interés, por el simple hecho de querer ayudar con los medios a nuestro alcance. Y claro,saber que el primer y mas sencillo regalo para el prójimo es simplemente,una sonrisa.La alegria esta siempre ahi, sin importar lo que pase afuera. Puedes aplicar esa alegria interior a todo lo que hagas. Puedes disfrutar de tus tareas y hasta de un trabajo aburrido o desagradable. Si buscas la alegria interior puedes hacer que el trabajo mas pesado se vuelva alegre. La alegria esta dentro de todos nosotros.Nace de apreciar el don de la vida. Surge cuando hacemos lo que nos parece correcto.O proviene de la sensacion de sentirse amado...
En fin,que la alegria es un sentimiento íntimo,una emoción entusiásta y sencilla, que nos ayuda a atravesar tiempos dificiles y tristes.Sin esa alegria interior, todos nuestros demás sentimientos dependen de lo que nos suceda. Cuando las cosas marchan bien afuera, nos sentimos bien. Cuando las cosas marchan mal, nos sentimos mal.Sin alegria interior estamos continuamente entre el dolor y el placer de lo que nos sucede. Sin alegria, cuando cesa la diversion, cesa nuestra felicidad. Dependeremos entonces de fechas instituidas por el sistema para "obligarnos" a estar alegres, bajo decreto de comerciantes y políticos. Nos mentiremos a nosotros mismos,y fingiremos estar "alegres" como "los demás",aunque todo sea una farsa social de fiesta programada por el comercio.Entonces,cómo y qué festejar con la alegría interior?
Es muy simple: se celebra,a cada momento,y siempre,La Vida. Y se trasmite esa alegría a quienes nos rodean e intentar que esta emoción sea compartida día a día con los amigos,los colegas,los vecinos y la pareja.
Compartir y gozar la sencilla alegría de bailar,de cantar,de hacer bromas,de caminar bajo la lluvia,de jugar con la arena,de correr por los prados,de aspirar el aroma del bosque, de recrearse en las coloridas flores,disfrutar un libro,una conversación,una deliciosa comida,echar la mano a un amigo,mirar la luna y las estrellas,o dormir a pierna suelta después de un arduo día de trabajo...
Festejar la vida... Esa es la alegría...

viernes, 23 de julio de 2010

Muchas gracias...



A veces se piensa que de todos los sentimientos humanos, el más efímero es la gratitud. Quizás haya algo de cierto en esta aseveración. Ya que el saber agradecer es un valor en el que pocas veces se piensa. Tradicionalmente las abuelas nos lo decían "de gente bien nacida es ser agradecida".

Para algunas personas dar las gracias por aquellos servicios cotidianos es muy fácil: el desayuno, la ropa limpia, la oficina aseada... Sin embargo, no siempre es así.


La gratitud implica algo más que pronunciar unas palabras de manera automática, sino que responde a aquella actitud que nace del corazón, en aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros.

Ahora bien, la gratitud no es "devolver el favor": si alguien me sirve una taza de café no significa que después debo servir a la misma persona una taza y quedar iguales... El agradecimiento no es pagar una deuda, sino más bien se trata de reconocer la generosidad ajena.

Aquella persona agradecida busca tener otro tipo de atenciones con las personas, no piensa en pagar por cada beneficio recibido, sino en poder devolver la muestra de afecto o cuidado que tuvo.

Una muestra sincera de agradecimiento proviene de un niño cuando con una sonrisa, un abrazo o un beso le agradecen a sus padres aquellos obsequios o presentes ...De qué otra manera podría agradecer y corresponder unos niños? Y con eso, a los padres les basta.

En este sentido, estas muestras de afecto constituyen una manera visible de agradecimiento; la gratitud nace por la actitud que tuvo la persona, más que por el bien recibido.

A lo largo de nuestra vida nos rodeamos de personas por quienes tenemos especial estima, preferencia o cariño por "todo" lo que nos han dado: padres,hermanos,médicos,maestros amigos,colegas... El motivo de nuestro agradecimiento se debe al "desinterés" que tuvieron a pesar del cansancio y la rutina. Nos dieron su tiempo, o su cuidado.

No debemos olvidar que nuestro agradecimiento debe surgir de un corazón grande.
No siempre contamos con la presencia de alguien conocido para salir de un apuro, resolver un percance o un pequeño accidente. Cómo agradecemos que alguien abra la puerta del auto, para colocar las cajas que llevamos, o nos ayude con su sonrisa,a ver bello el día...
Es bueno prestar atención a las cosas pequeñas de nuestra vida personal,para poder ser agradecido.Tomarnos unos minutos para apreciarlas y agradecerlas en el momento. Quizás será la sonrisa de tu hermano, una comida preparada en casa, una conversación con tus amigos o una flor de tu pareja...
De cualquiera manera,la gratitud nos mantiene enfocados en lo que se tiene y no no en las carencias.
Por ello,la gratitud, cuando viene del corazón, no sólo mantiene las relaciones sociales intactas sino que puede físicamente curar el cuerpo.
Y es que la gratitud es una emoción universal básica que no sigue el modelo típico de otras como la amargura, los celos y el temor.

Al igual que otras emociones primarias que corresponden a expresiones faciales universales y que provocan ciertas respuestas fisiológicas (como taquicardia o el aumento de corticol), la gratitud tiene conexiones psico-fisiológicas inmediatas con la salud. En laboratorio se ha comprobado que cultivar emociones positivas como la apreciación positiva y la gratitud pueden mejorar el funcionamiento del ritmo del corazón (experimentos de Rollin McCraty y Doc Childre,científicos de la conducta de HeartMath Research Center y Quantum Intec Inc).
Un corazón que funciona bien envía señales a los centros cognitivos y emocionales en el cerebro. McCraty y Childre han probado que las personas que se concentran en emociones positivas como la gratitud se pueden curar físicamente.
La gratitud es un tipo de emoción compleja, y hasta sutil que requiere que las personas evalúen si es algo genuino, ya que expresar agradecimiento requiere un compromiso mutuo entre “dar y tomar” y la habilidad de ser altruista en este esfuerzo recíproco,porque se necesitan habilidades cognitivas avanzadas para distinguir a personas honestas y detectar a las tramposas. a la vez que se lleva una cuenta mental.
Hay un enorme contraste entre las virtudes positivas de la gratitud con tres sentimientos importantes que son la fuente de la disfunción y la tristeza: el resentimiento, el arrepentimiento y la envidia.
Las personas agradecidas tienden a estar satisfechas con lo que tienen y por eso son menos susceptibles a emociones como la decepción, el arrepentimiento y la frustración, y al ser más felices estas personas son más amables y mantienen buenas amistades.

Se podría argumentar que la justicia de la gratitud es algo metafísico—una armonía entre la naturaleza humana y la naturaleza del universo—ya que dependemos de otros seres humanos y del cosmos para recibir buenas cosas.Pero también se sabe que ser agradecidos nos produce salud física y psicológica y bienestar espiritual.


La manera de vivir la gratitud implica:
1. Reconocer el esfuerzo de los demás cuando nos proporcionan ayuda
2.Acostumbrarnos a dar las gracias
3.Tener pequeños detalles de atención y gentileza con todas las personas: acomodar la silla, abrir la puerta, servir un café, colocar una flor en la mesa,dar un saludo cordial...y sobre todo...dar siempre y de corazón, las gracias...

Belleza masculina...

Diversos modos de ver la belleza...




La Belleza...










Las armas mediáticas del capitalismo intentan convencernos del triunfo de la "bella" apariencia exterior sobre los otros valores,y por ello nos muestran a cada momento los cambios estéticos a los que se han sometido personajes adinerados y famosos, del mismo modo que trivializan los abusos y extralimitaciones legales en la práctica de la cirugía estética en sus tabloides.
Para los observadores de la conducta humana,analizar este tema a veces da un poco de pereza por su sello frívolo,pero es importante hacerlo,con el fin de entender el interés del Capitalismo de incrementar el culto al cuerpo entre los consumidores y así,favorecer la exaltación de la materialidad. Es como una avalancha que no para de crecer y que, además, se hace con la misma intensidad de un lavado de cerebro,entre los millones que viven en el vacío, ávidos de cambiarse los pechos, retocarse la nariz o, en definitiva, aplicarse un photoshop corporal que les mantenga perfectos. Si lo hacen las estrellas...por qué no yo? o ...Por qué mi pareja no puede ser de película? Torpes intentos de ser quienes no somos a golpe de bisturí...
Y es que cuando se dedica tanta energía al culto corporal, es fácil caer en la desproporción porque se han abandonado otras partes de nosotros. Ese culto a la imágen que promueve el capitalismo,y que ha llegado al paroxismo mórbido con Michael Jackson,o Lady Gaga,por ejemplo, demuestran que el sistema neoliberal ha enajenado a millones de personas que suplican al cielo y reclaman a las fuerzas cósmicas algo de ayuda para ser tan "bellos" como lo ordene el poder de las compañías trasnacionales dedicadas a la "belleza".
aY es entonces,cuando se da en las personas concientes una feroz lucha entre lo ético y lo estético. (Se aclara que con este texto no se pretende cuestionar las reformas clínicas necesarias por prescripción facultativa.)
El tema es volver a una reflexión ética sobre el sentido estético de la existencia. Sabemos que todo cambio influye en la persona, pero la parte no es el todo y hay que tener claro que existen malestares que sólo el alma puede curar.
De lo bello.decía Albert Eisntein,que “La belleza no mira, sólo es mirada” . Así,siguiendo esa línea del genio, podríamos decir que la estética representa algunos de los valores más elevados de nuestro mundo. Así, por excelencia, lo hace con la belleza, vinculada esencialmente al arte. Nos orienta, también, en lo feo y en lo sublime, elevando nuestras almas. Decía Platón,que "lo bueno,es bello".
Así,que volviendo a nuestros contextos cotidianos, vemos que el capitalismo ha corrompido el sentido estético,para vincularlo a criterios “cosméticos”, de estatus y proyección social...de moda y consumo. Se prostituyen los valores de la estética por las grandes empresas de marketing. Así nos va la cosa con el capitalismo.
Para Aristóteles y Platón junto con otros gigantes griegos,en cambio, la belleza se encuentra sobre todo en la vista y también en el oído, por la composición de las palabras, y en la música, porque hay cantos y melodías que son bellos. Y si uno se remonta más allá de los sentidos, encontrará ensueños, acciones, gestos, hábitos y saberes bellos, así como la belleza que emana de las virtudes. Y para Kant, la estética es una ciencia lejana de esa crítica de lo bello, que depende del sentimiento del sujeto y de los criterios comunes, a los que hoy llamamos “moda”, la gran reguladora del consumismo actual...
Pareciera,en este neoliberalismo mediocre,que lo bello está sometido al patrocinador que más paga horas-televisión... El que ve esos lineamientos desde el poder sobre "lo bello" es el consumidor, que ha sid
o manipulado para que su vida gire al rededor de ese querer ser visto por los demás. (Por eso hay muchos sujetos que saludan en los paneos de cámara de tv,a la nada...)
El criterio estético se ha atrofiado, y va a ser valorado según donde los grandes corporativos pongan la inversión. Si unos pantalones diseñados para mostrar el trasero se ponen de moda, muchas personas se los pondrán, aunque los pantalones y su trasero sean de lo más antiestéticos. Se supone así que el que se mira y es mirado no se rige por un valor estético, sino mediático. Entonces, sería sensato preguntarse si elegimos según nuestro sentido estético, que personaliza y emociona nuestro espíritu intimamente, o seguimos los criterios homogéneos que “están de moda”, que vulgariza, y hace millonarios a unos sujetos,que venden sus productos como una dictadura de lo estéticamente correcto,por muy horrendos que sean. Entonces es prudente preguntarnos: queremos ser nosotros o queremos ser como otros nos imponen que seamos?
José Ortega y Gasset decía que “La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora”... Queremos ser deseados,o queremos ser amados? Aparentar es mejor que ser?
Al capitalismo no le importa lo que las personas sienten o piensan,lo único que le importa es que compremos,por ello ha creado el mito de la perfección a base de cincelar la parte externa de las personas,mutilando su identidad,y dando a los consumidores una ilusoria fantasía de eternidad: siempre jóvenes, guapos, imperecederos...Una falsa belleza.
Desde Da Vinci hasta Miró,muchos filósofos ,artistas y estétas, han expresado que lo que produce belleza es la proporción de las partes entre ellas y el conjunto, junto con las coloraciones que se le añadan. La belleza entonces se basa en la proporción y las medidas ajustadas, o sea, que el conjunto es el que hace brillar a las partes y no al revés. Ahí tenemos dos buenas pistas: cuando dedicamos tanta energía al culto corporal, estamos fuera de medida, caemos en la desproporción, porque abandonamos otras partes-espirituales y psicológicas- de nosotros mismos. Y sólo va a ser ese conjunto, el todo que somos, el que mostrará belleza o no.
La segunda pista nos indica que de nada va a servir obsesionarnos en transformar esa parte que supuestamente nos afea para podernos ver y considerar como personas con su propia belleza. Ninguna cirujía o vestuario, van mejorar ni más ni menos lo que interiormente no hemos desarrollado. Veamos el caso de Michael Jackson,enfermo de dismorfia,el negro que no se acepta a sí mismo, da su vida por ser blanco. La cáscara deforme de un ser que algún día fué humano,y que al morir fué sólo un títere del sistema capitalista,con todos sus vicios y perversiones. Un pederasta,un plagiario de música que no era de él,un ser deforme por dentro y por fuera. No quedó nada de Jackson,mas que el mito capitalista que insiste en volverlo ídolo para vender sus discos,su moda,su decadente mentalidad capitalista. No hay mejor símbolo del capitalismo que ese sujeto. Porque carente de virtudes,intento en su vacío,alcanzar la belleza artificial impuesta por el sistema.
Y es que la virtud del alma es belleza, y una belleza más verdadera que ninguna otra.Porque la belleza es la proporción y el equilibrio de lo de dentro y lo de afuera. La belleza adquiere dimensión cuando es contemplada desde el alma, en una percepción que trasciende la vista y la forma. Ante lo que realmente es bello, invisiblemente bello, nos sentimos arrebatados, dulcemente sacudidos en nuestro interior, despertándose un acto contemplativo que nos deja sin palabras. Es lo que sienten los enamorados, lo que acontece ante una maravillosa puesta de sol, ante un gesto amoroso, escuchando una melodía que nos envuelve. Es una evidencia. Es indudablemente lo bello que es... En el cuento de La bella y la bestia, de Perrault,se proclama que la auténtica belleza está en el interior. Y eso es una gran verdad de nuestra existencia,pero ocurre que esa belleza interior está sólo a disposición de los que saben ver sin ver. La contemplación de lo bello puede ser una experiencia sublime, dar sentido a la vida, acercarnos a lo trascendente.
Por eso hay que acostumbrar al alma a mirar por ella misma, primero las acciones bellas,y después las obras bellas, hechas por personas bellas. Y al igual que el artista lima, pule y limpia hasta lograr la belleza que busca, así podemos arrancar de nuestra psique lo que nos sobra, limpiar lo oscuro hasta hacerlo brillar, hasta iluminar la virtud embellecedora. Y entonces si vendrán los auténticos cambios y las transformaciones personales. La rehabilitación de la estética,se logrará cuando las personas se alejen del consumismo superfluo y de mal gusto, y valoren la belleza sutil de lo esencial...

Las dimensiones de la ira...

Cuando un sujeto no puede controlar su ira,y desarrolla un disturbio límite de hostilidad,y se convierte en agresor violento,se dice que padece el síndrome AHI (agresión-hostilidad-ira).
De manera más extensa, podemos definir los distintos componentes de ese síndrome así:
1.Hostilidad:
Es el componente cognitivo del disturbio,y estaría formada por creencias, expectativas y actitudes negativas duraderas y estables sobre la naturaleza humana y las cosas. Como principales creencias se encuentran el cinismo y las atribuciones hostiles, pensamientos acerca de que las demás personas son mezquinas, egoístas, deshonestas, antisociales e inmorales, con lo que para estas personas con hostilidad el resto de personas constituyen una fuente de amenaza percibiéndolas como antagónicas y amenazantes. Otras creencias serían el considerar que todo lo que uno hace, piensa y dice es correcto, que los recursos disponibles son escasos y finitos y hay que “luchar” con los demás para poder cubrir las necesidades. Además suelen apar
ecer expectativas negativas como desconfianza o sospecha y una actitud negativa caracterizada por enemistad, negativismo y resentimiento.
Quienes muestran hostilidad tienden a esperar lo peor de los demás y estar siempre a la defensiva creando ambientes en los que predomina la competitividad y la tensión, con lo que estas personas perciben el ambiente como una lucha incesante para lograr sus objetivos, para lo que tiene que permanecer constantemente en alerta en el caso de que los demás lleven a cabo conductas malintencionadas con el fin de que les impidan conseguir su propósito; esto va a llevar a sentimientos de ira en estas personas y el que estén en constante hipervigilancia les va a hacer más propensos a padecer una enfermedad cardiovascular.
2. Ira:

Es el componente emocional o afectivo del síndrome y es una emoción displacentera formada por sentimientos de intensidad estridente, con una activación fisiológica y neuroquímica y un determinado modo de expresión o afrontamiento.
La desencadenan situaciones relacionadas con condiciones en las que las personas son heridas, engañadas, traicionadas, y que tienen que ver con el ejercicio de control físico o psicológico en contra de la propia voluntad o que impide el alcanzar una meta a la que la persona considera que tiene derecho.
El Componente Subjetivo (o Experiencia de Ira), puede variar en intensidad desde irritación leve a rabia, siendo más intensa cuando hay baja tolerancia a la frustración. La experiencia de ira se estudia a partir de dos manifestaciones, estas son ira estado e ira rasgo.

(La Ira Estado es la experiencia temporal de sentimientos subjetivos de tensión, enfado, irritación, en respuesta a algun evento frustrante.La Ira Rasgo es el estallido frecuente e intenso de estos episodios de ira por la percepción del sujeto iracundo de un amplio rango de situaciones que ve como provocadoras.)
La ira produce la activación del sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, tensión muscular y cambios respiratorios.
En cuanto al Modo de Afrontamiento o Expresión de Ira, hay dos modos básicos de expresión de ira, la ira interna y la ira externa.
(Ira Interna: Es la tendencia a no expresar el enfado de forma abierta...Ira Externa: Es manifestarla abiertamente)
Hay dos formas principales de expresión de la ira externa, estas son: Forma comunicativa o asertiva, que incluiría expresiones no amenazantes de los sentimientos de ira o formas socialmente adecuadas de expresarla. Y la Forma Agresiva, esta incluiría la expresión de la ira con el propósito de infligir daño.

3. Agresión:
La agresión es la conducta abierta ejercida por el iracundo,con acciones de ataque abiertamente destructivas o punitivas, dirigidas hacia otras personas u objetos en el entorno. Estas conductas suelen ir acompañadas por cambios en la expresión facial, el tono y el volumen de voz, la postura y el movimiento.
La agresión puede tomar otras formas como son las verbales, en insinuaciones, sarcasmos o formas agudas antagónicas o de oposición y falta de cooperatividad y boicot. También puede incluirse entre estas conductas,la autoagresión.
Tanto la ira como la agresión, las dimensiones emocional y conductual de la rabia, son variables inestables y transitorias en el tiempo, y sólo la hostilidad presenta el aspecto más estable y duradero en el tiempo. Así, la hostilidad sería el factor de referencia para comprender los procesos emocionales de la ira,cuando es una respuesta natural y sana ante las amenazas reales,que inspira emociones y comportamientos poderosos y a menudo agresivos que nos permiten luchar y defendernos cuando somos atacados. Por lo tanto, cierto grado de ira es necesario para la supervivencia del ser humano sin que eso signifique un estímulo a la agresividad.


Esta emoción puede ser un motor para poner en marcha a las personas. Ocurre con aquellas personas que fueron vilipendiadas y que luego de tanto abuso al final salen adelante impulsadas primero por la ira y luego por la superación. La ira, si es producto del abuso y la injusticia se transforma en una ira de cordura. Lo negativo es el descontrol, los deseos de hacer algo en contra de otro ser humano.
Pero este tipo de conducta agresiva depende mucho de la intensidad de la ira y del nivel cultural del individuo. Cuando la ira es leve y el nivel de cultura es superior puede canalizarse a un bien superior, pero cuando es muy intensa y la persona tiene poca cultura puede generar que el ser humano pierda la cordura y actúe con torpe violencia.
Ahora bien,si una persona estalla en ira como una reacción ante la ofensa, la agresividad y la amenaza, a la ira se la puede considerar normal y justificada.
Y es que la ira no solo puede generar peleas entre esposos, familiares, amigos o vecinos sino también puede generar revoluciones... También existen estallidos de la ira colectiva que se muestran en los escenarios deportivos. Cuando los simpatizantes de un determinado equipo ven que su jugador favorito ha hecho un mal partido todo es indignación y odio a esa persona. Pero si marca un gol a los primeros minutos del siguiente encuentro el odio de la multitud se transforma en adoración al héroe.
Así,en una sociedad iracunda,cuando una persona es identificada como un ser que se irrita con facilidad, quienes lo rodean saben cómo reaccionará ante cualquier situación. Es más fácil controlar a una persona con el hábito de mal genio que aquellos que se muestran sensatos pero que cuando estallan no hay quien los controle. Un sujeto iracundo da gritos y crea situaciones incómodas pero a su vez tiene límites porque la cólera es algo habitual en su vida,y quienes ya lo conocen lo evitan. En cambio, aquellos que tienden a ser razonables, cuando se enfurecen suelen ser certeros e implacables sin perder la cordura, y generan miedo porque han tenido tiempo para comprender y razón para cabrearse por alguna injusticia. Por ello es que a los poderosos les interesa tener al pueblo enfadado por tonterías,ya sea el futbol,el partidismo político,o los discursos provocadores de algún politicastro títere,porque así la población libera la presión de su ira acumulada en naderías,y no piensa en derrocar espurios ni cuestionar seriamente al poder. Contra un pueblo sensato,pero iracundo todos los poderosos siempre están prevenidos. Y es que en aquellas situaciones en que la ira está justificada, el enfado como respuesta natural permite a las sociedades evolucionar...

Sujetos de "mecha corta"...



En la Ilíada, Homero nos cuenta como fue que la ira de Aquiles en la guerra de Troya lo lleva al deshonor y la muerte.
Porqué la cólera lleva al deshonor? Porque en los corazones grandes también existe el amor al prójimo y el ser humano puede elegir entre dejarse llevar por la ira o por la compasión.
En las guerras modernas los ejércitos son adiestrados para no dejarse dominar por las emociones, no perder nunca el control y evitar así la ira.Saben que este dominio les da una ventaja a favor del enemigo que está enfurecido.Pero lo cierto es que dejarse llevar por la ira puede hacer cambiar la historia,como fué el caso de Troya.
Los neurólogos nos dicen que la ira proviene de la región del cerebro llamada amígdala, que perten
ece a una zona del cerebro primitivo que registra las amenazas y la percepción del peligro.El lóbulo frontal orbital, desarrollado en el hombre moderno, es el encargado de inhibir la acción de la amígdala.(Esto se ha llegado a demostrar. Por ejemplo, en casos de asesinos violentos a los que se les ha podido detectar la falta de hasta más del treinta por ciento del tejido cerebral frontal).
Así es que la ira lleva a la violencia física y al homicidio. Por ejemplo,Estados Unidos tiene la más alta tasa de homicidios. La ira se ha extendido en toda la sociedad y se producen mil ochocientos ataques semanales en ese pais, convirtiéndose esta situación en un problema serio. Y es que.el estado de ira puede crear una sensación de euforia,de tal modo que algunos perturbados buscan detonantes para mantenerse coléricos,y sentir esa euforia tóxica hasta la destrucción ciega.
Lo cierto es que la ira quema como el fuego. Consume y arrasa todo lo que está a su alcance. Corrosiva como el ácido, destruye nuestras relaciones y aniquila nuestra capacidad de razonar. En su versión más extrema se transforma en violencia y agresividad.



Y en demasiadas ocasiones, tiñe de rojo las páginas de los diarios.

Sin embargo, al ser una de las emociones básicas del ser humano,cumple una función útil para nuestra supervivencia. Es una manifestación de nuestro instinto de conservación, tanto físico como psicológico. Y se pude aprender a canalizar la fuerza que nos proporciona hacia fines más constructivos y menos dañinos,pero es necesario antes comprender cómo funciona.
Como cualquier otra emoción, la ira es una fuente de información. Y si escuchamos atentamente a un iracundo, observaremos que se desencadena en él una reacción de defensa ante un estímulo que escapa a su control y que cree que podría ser una fuente de peligro o de dolor. Es como un mecanismo que se dispara con mucha intensidad proyectando las frustraciones de su vida emocional, y dejándole,luego, un poso de malestar e insatisfacción.
Hija de la frustración y el miedo, la ira suele invadir al iracundo cuando la realidad no se adapta a sus expectativas, a lo que cree que "debería de ser". Y toma el control de la vida del sujeto colérico cuando no es capaz de realizar constructivamente una determinada situación, información o acción. De este modo, el iracundo cotidianamente se enfada por cualquier motivo,vive cabreado,amargado,y basta, incluso en un simple atasco de tráfico para estallar y maldecir las injusticias de las que se cree víctima...
Pero la ira deja señales y destruye más a quien la emite que a quien se dirige, porque al sucederse en la vida del sujeto iracundo las palabras acaloradas y los enfrentamientos encarnizados,esa dosis de adrenalina pura a ritmo de taquicardia,termina por dañar irreversiblemente su salud física y mental. Y esa necesidad de reafirmarse amedrentando a los demás para imponer su criterio a gritos y golpes, sin atender a razones tiene consecuencias...El iracundo,después de sembrar el resentimiento en sus víctimas, se queda solo,detestado y presa de una tremenda "resaca" emocional.
Cuando se entra en una espiral de violencia arrastrados por la ira,los conflictos crecen sin solucion sensata,lacerando y sembrando el resentimiento en los demás. La ira deja cicatrices dificilmente sanables.
Para evitar todo eso,es importante usar l
a comprensión, que es el principal enemigo de la ira.La mejor defensa es no sentirse atacado.
La ira nutre las muchas guerras que se libran en el mundo, incluida la que, en muchas ocasiones, mantenemos con nosotros mismos. Y no podemos aspirar a la paz en este planeta si no nos comprometemos con liberarnos de la esclavitud y la ceguera a la que nos somete nuestra ira. No cabe duda de que la furia desatada puede llegar a destruir aquello que tanto enfado nos genera, pero nos destruye a nosotros mismos en el proceso. Sin embargo, puede prevenirse, evitarse e incluso trascenderse.
Y no se trata de reprimirla, pues terminará por reaparecer con otra de sus mil caras. La clave está en comprender que cada vez que permitimos que nos invada, estamos envenenándonos a nosotros mismos. En vez de canalizar nuestra ira con los demás, podemos darnos espacio para asumir que estamos enfadados. Y preguntarnos: qué ha provocado esta reacción en nuestro interior? Qué ganamos dejando que la ira tome el control? Si logramos responder honestamente a estas preguntas, estaremos un paso más cerca de superar nuestra cólera y conquistar nuestra serenidad.
El espacio que creamos entre un estímulo y nuestra reacción o respuesta es lo que denominamos "consciencia". Requiere entrenamiento diario y supone asumir la responsabilidad de nuestras palabras y acciones, dejando de enfadarnos y de culpar a los demás por todo lo que no nos gusta de nuestra vida. Adoptar esta actitud serena ante nuestras circunstancias nos permite superarnos a nosotros mismos. Y nos brinda la oportunidad de canalizar la tremenda energía que genera el enfado para crear, en vez de para destruir...

Los iracundos...


Todos hemos sentido ira alguna vez...Aunque hay algunos sujetos insanos que disfrutan con ella buscando emociones intensas para llenar su vacío existencial. Y es que pasa que la ira es un obstáculo distractor de los verdaderos problemas de nuestra existencia,que causa daño y sufrimiento,y que puede adoptar muchas formas: gritos, violencia, respuestas cortantes y tonos hirientes, fumar comprar, comer en exceso, dejar de comer, beber, drogarse, entre otras muchas cosas.
Y de dónde procede toda la ira? Si examinamos esta poderosa emoción, hallaremos que gran parte de la ira realmente procede del miedo que siente el iracundo a no poder controlar el resultado de una determinada situación o las acciones de los demás. Surge de la no aceptación de una situación dada o de la manera en que una persona está actuando, que es diferente de la manera a la que el iracundo actuaría. No entiende por qué los demás no hacen las cosas a su manera. A veces, la ira proporciona a la persona enojada una sensación que la hace sentirse viva. El corazón se acelera y la respiración se hace más rápida. La ira parece crear energía. Algunos disfrutan su ira porque les hace sus nervios listos para entrar en acción y sienten la excitación en el aire,porque se han vuelto adictos a su propia adrenalina,antew el grisor cotidiano de us vidas. No quieren responsabilisarse de su mediocre realidad,y no aceptan que además de la ira, existían formas más productivas de sentirse vivo, y que las consecuencias de querer sentir más ira, en lugar de menos perjudican, mental y físicamente.

Muy frecuentemente culpamos a los demás y a las circunstancias de nuestra ira. Cuántas veces hemos pensado: "Perengano me saca de quicio!"? En realidad, no es la otra persona quien nos ha sacado de quicio, sino nosotros mismos. Posiblemente porque sentimos que la manera en que aquella persona estaba actuando no era la manera en que nosotros habríamos actuado. Suponemos,mal,que esa persona estaba equivocada. Este pensamiento confunde mucho porque es sumamente sutil y por lo general pasa inadvertido y nuestra mente consciente no lo detecta. Un ejemplo típico de cómo nuestra ira se puede basar en el deseo de control puede verse en una frase como ésta, no tan infrecuente: "No puedo creer que ella hiciese eso... Yo en su lugar hubiera...".
No es bueno ni justo que, en vez de aceptar a los demás, tengamos miedo de quienes son diferentes de nosotros. Ese es el círculo vicioso que los iracundos creado y del que no pueden salir. Si alguien actúa o parece diferente,el iracundo lo clasifica y encasilla y afirma que el distinto está equivocado, tal vez porque se viste o comporta de una determinada manera. Pero en realidad el iracundo no se enoja con esa persona porque es diferente, sino que más bien siente envidia o temor porque la persona distinta es lo suficientemente libre para ser ella misma. No tiene miedo a vestir de un modo diferente, a manejar una situación de una manera diferente, a ser exactamente quien es, inmune al control del iraisble.

De algún modo,los sujetos de "mecha corta" todavía esperan que,por ejemplo,sus hijos sean iguales que ellos y, cuando no lo son y desarrollan sus propias opiniones acerca de las cosas,enfurecen.O cuando su pareja o amistades,o el mundo en general da muestras de desobediencia a los designios del iracundo,su ira estalla.
Contraictorios,los iracundos van por la vida amedrentando a los que cometen el error de acercarse a ellos,ya que esos sujetos siempre impedirán a los demás ser independientes y tener sus propias opiniones, porque los sujetos iracundos lo que buscan con sus desplantes,es el control. Por ello,jamás aceptarán a los demás como son y nunca les permitirán que sean lo que sienten necesidad de ser.

La ira puede proceder del miedo, la inseguridad, los celos y la envidia. Las personas iracundas se enojan con los demás porque en alguna parte, en lo más hondo de su psique, inconscientemente, les vieron hacer algo que los iracundos siempre hubiésen querido hacer y que, por una razón u otra, jamás hicieron. Entonces, en vez de celebrar los éxitos de los otros, el sujeto irasible los desprecia y los humilla, porque no puede aceptar la ira que experimenta en su interior por no haber tenido el valor suficiente para llevar a cabo sus propios sueños y deseos. En resumen: Los sujetos iracundos han vendido la libertad de ser ellos mismos y se han sometido a una sociedad mutilante que les dice "esto se hace y esto no se hace".
Al enfrentarnos con nuestra ira y su verdadero origen, podemos enfrentarnos con nuestros propios defectos.Responsabilizarnos de nuestra ira y nuestros actos, y ser honestos con relación a nuestras emociones en vez de echar la culpa a los demás,es lo mejor que jamás podremos hacer por nosotros mismos.
Nadie más que nosotros mismos es responsable de nuestra vida y nuestros actos. Algunas veces el hecho o la palabra que despiertan la ira no son su verdadera causa. Quizás es otra cosa que se halla por debajo de las emociones, enterrada, hasta que algo dicho con toda la inocencia hace que la ira salga a la superficie. Cuando esto sucede, lo mejor que se puede hacer es abordar directamente esa ira para saber de dónde procede.
Aunque no nos demos cuenta de ello, somos los causantes de gran parte de nuestra ira.Hay mucho que aprender sobre esta emoción intensa. Una gran manera de enfrentarse con ella es interrogarnos constantemente y tratar de descubrir en nuestro interior por qué nos sentimos tan irritados con una determinada persona o situación. Después de cada respuesta debemos añadir otro "por qué?", hasta que finalmente lleguemos a la raíz de esa emoción. Una vez hayamos contestado todos nuestros "porqués" podemos ignorar lo que hemos aprendido y continuar enojándonos, y posiblemente acabar con una úlcera de estómago (y muy pocos amigos), o podemos renunciar a nuestros deseos de control, admitiendo que no es posible,ni justo,ni bueno, controlar la libertad de nadie. No hay nada que podamos hacer acerca de cómo piensan y actúan los demás. Y tanto si lo aceptamos como si no, asi está el tema aunque nos enojemos. Así pues...por qué no soltamos el lastre de la ira?
Si no lo soltamos, nuestra ira se incrementará, se volverá hacia el interior y con el tiempo puede que se manifieste en forma de una enfermedad física. Otro punto importante es recordar que no pasa nada si no se entiende una relación o una situación determinada, pero que es imperativo entender que enojarse no servirá de nada para modificarla.
Si descubrimos que nuestra ira tiene su origen en una visión de victimismo paranoide, debemos trabajar para cambiar esta actitud. Incluso la admisión -en silencio y a nosotros mismos- de cómo reaccionamos a determinadas circunstancias es el comienzo del cambio.
Hay una ira que se va cociendo a fuego lento, hasta que de repente algún comentario hace que se vierta,y esa es la ira más dañina. Con ésta ira,a veces basta un comentario y el iracundo pierde los estribos...De qué está realmente enojado? Puede ser hasta por el tono en que se ha dicho. Es un detonador que activó algo en el interior del iracundo que le recordó a su padre o a su ex marido o incluso a un profesor que le hablaba y humillaba con un determinado tono de voz. Por consiguiente, su ira surge realmente de una situación no resuelta del pasado, más que de un problema del presente,así,al estallido de furia presente.se le añade el rencor...
Si el iracundo conserva ira por una situación pasada, no hay manera de enfrentarse con él,ya que el desconcierto emocional que produce su disturbio de la personalidad el los otros es muy lacerante,ya que sus estallidos de violencia puden ser sumamente peligrosos.
Por ello es que la ira es uno de los peores males de la humanidad; porque justamente de esa conducta emocional provoca asesinatos, crímenes pasionales vinculados con relaciones románticas o matrimoniales, violencia física, desenfreno y puede llegar a atormentar la vida de muchos niños que estan en manos de padres iracundos,y sus vidas corren peligro...

Atrapando al mentiroso...


Hipocresía,corrupción, fraude,estafas, dobles vidas… Tanto en la vida pública como en la privada, vivimos rodeados de engaños. Mentir es fácil, pero las mentiras no duran siempre. Mentir es un acto consciente y deliberado, y no un accidente como a menudo el mentiroso nos quiere hacer creer. Hay dos formas básicas de mentir: la primera es ocultar, y consiste en retener cierta información sin decir nada que no sea verdad. La segunda es falsear, y se basa en presentar la información falsa como si fuera cierta. El ocultamiento es pasivo, mientras que el falseamiento es activo. Desde esta perspectiva, la persona que oculta suele sentirse menos culpable que la que falsea, aunque en ambos casos las consecuencias pueden ser igual de perjudiciales para sus víctimas.
Sófocles afirmaba: “Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja”. Porque no se puede controlar ni esconder todas las conductas.
Por lo general, la gran mentira se teje con el tiempo. Se empieza con un engaño banal, al que sigue un segundo engaño algo mayor. No pasa nada, y el mentiroso no es detectado. Esto le da alas para cometer un engaño todavía mayor, en un proceso que no conoce límite hasta que comete algún error y es desenmascarado.
El mentiroso habitual se crece hasta que, creyéndose más listo que los demás, relaja el control y baja la guardia, momento en el que comete un desliz y es descubierto. Y es que la práctica del engaño, así como el éxito reiterado en instrumentarlo, reducirá siempre el recelo a ser detectado.Mentir no es complicado ni es cuestión de "inteligencia". Lo que es complicado es aguantar una mentira en el tiempo. Y es que el que dice una mentira está obligado a decir veinte más para sostenerla, y a tener suficiente memoria para recordarlas. Cuando uno miente, puede tener preparada una buena explicación para quien le interpele, pero va a tener que recordarla porque en el momento menos pensado alguien volverá a preguntar, y al no ser rápidos en la respuesta, quedaremos en evidencia.Además, en el curso de una mentira se suelen improvisar respuestas a preguntas que el mentiroso no había previsto, creando un montón de mentiras adicionales a fin de evitar delatarse.
Así pues, no es fácil que la mentira –especialmente la mentira reiterada– dure siempre. Por ello la mentira nunca vive hasta hacerse vieja, porque el mentiroso no puede controlar ni esconder todas sus conductas. Parece haber también una relación entre el tiempo en que se aguanta una mentira y el número de gente a la que se quiere engañar, ya que a más gente por engañar, más posibilidades hay de cometer un desliz. Como dijo J. F. Kennedy, “se puede engañar a muchos poco tiempo, o a pocos mucho tiempo. Pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”.
La mentira se desenmascara por los errores que comete el mentiroso. Aunque hay verdaderos “profesionales de la mentira” que evitan cualquier signo delator, la mayoría de los embusteros cometen más bien pronto que tarde errores evidentes que desenmascararán su engaño. Y aun en el caso de grandes mentirosos, nadie puede controlar todo lo que ocurre a su alrededor ni evitar que un suceso fortuito le delate.
Hay dos indicios fundamentales del engaño: los indicios revelatorios y los indicios de comportamiento mentiroso. En el primer caso se trata de manifestaciones que se hacen sin querer y que ponen de manifiesto la verdad (por ejemplo, para que una persona x no le llame,el mentiroso le miente afirmando que ha perdido el teléfono móvil, y a los tres días accidentalmente le menciona a esa misma persona haber recibido algunas llamadas de la esposa esa misma tarde,por ejemplo..). En el segundo caso, el mentiroso, sin decir nada que le delate específicamente, se comporta de manera que revela que lo que nos está diciendo no es cierto.
Los indicios revelatorios son más fáciles de controlar que los de comportamiento. Saber lo que uno está diciendo es relativamente fácil, mientras que conocer lo que nuestra expresión verbal o facial revela es complicado. Además, la expresión facial está conectada con zonas del cerebro vinculadas a las emociones, que son de difícil control voluntario.En la voz y en los gestos encontraremos grandes pistas para detectar la mentira. Dentro de los indicadores de voz, pausas demasiado largas o frecuentes, y vacilaciones al empezar a hablar cuando nos interpelan, nos han de poner en alerta. Y dentro de los gestos, un parpadeo inusualmente rápido o la incapacidad de sostener la mirada serán claramente delatores. El mentiroso puede hacer gestos muy elocuentes que contradigan lo que dice o reducir notablemente la gesticulación, señalando que inventa lo que dice.
Es importante tener en cuenta dos aspectos: el primero, que hay gente entrenada a lo largo de los años para mentir que no caerán en los errores obvios. El segundo, que la valoración de todas las expresiones corporales sólo puede hacerse en comparación con el nivel habitual del sujeto: si el sujeto vacila habitualmente al hablar-o no conoce bien el idioma- y no lo sabemos, podemos estar pensando que miente por un comportamiento que es natural en él.
Las pistas que no engañan y escapan del control del mentiroso son las relacionadas con la alteración fisiológica del cuerpo: respiración entrecortada, sudoración, enrojecimiento… pero aun así los mentirosos compulsivos aprenden a no sentir la tensión de estas reacciones.
Y dos puntos más para enterarnos de que se nos miente: sin darse cuenta, el que engaña,siempre da muchas más explicaciones de las solicitadas. Y otra técnica de embuste cotidiano consiste en que el mentiroso cuenta la verdad de forma inverosímil para que no se crea exagerando algunos detalles,y oscureciendo otros.
Y hay tristes consecuencias de las mentiras:
Porque mentir no es neutro y tiene fatales consecuencias para las relaciones. La confianza se teje poco a poco, y se rompe con una sola mentira. Tras una mentira podemos obtener el perdón, pero seremos objeto de sospecha en adelante. Se necesitarán muchas verdades y mucho tiempo para volver a merecer la confianza de aquel a quien se le ha mentido. Como afirmó Nietzsche, "el daño profundo que causa un mentiroso es que destruye de tal modo la confianza en el engañado,que éste puede llegar a desconfiar de la humanidad entera y hasta de sí mismo..."

x

domingo, 4 de julio de 2010

Pon un catalán en tu vida....



O,aunque sea,un vasco...

sábado, 3 de julio de 2010

Pero qué vazkoz más morenos...!!!



Gora Euskadi!!
i vizca Catalunya!!!

Puntos de vista...


de Eduardo Galeano


Desde el punto de vista del sur, el verano del norte es invierno.
Desde el punto de vista de una lombriz, un plato de espaguetis es una orgía.
Donde los hindúes ven una vaca sagrada, otros ven una gran hamburguesa.
Desde el punto de vista de Hipocrates, Galeno, Maimonides y Paracelso, existía una enfermedad llamada indigestión, pero no existía una enfermedad llamada hambre.
Desde el punto de vista de sus vecinos del pueblo de Cardona, el Toto Zaugg, que andaba con la misma ropa en verano y en invierno, era un hombre admirable:
-El Toto nunca tiene frío -decían.
Él no decía nada. Frío tenia, pero no tenia abrigo.
Desde el punto de vista del búho, del murciélago, del bohemio y del ladrón, el crepúsculo es la hora del desayuno.
La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia para el campesino.
Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.
Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristóbal Colon, con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamás vistas.
Desde el punto de vista del oriente del mundo, el día del occidente es noche.
En la India, quienes llevan luto visten de blanco. En la Europa antigua, el negro, color de la tierra fecunda, era el color de la vida, y el blanco, color de los huesos, era el color de la muerte.
Según los viejos sabios de la región colombiana del Choco, Adán y Eva eran negros y negros eran sus hijos Cain y Abel. Cuando Cain mato a su hermano de un garrotazo, tronaron las iras de Dios. Ante las furias del señor, el asesino palideció de culpa y miedo, y tanto palideció que blanco quedo hasta el fin de sus días. Los blancos somos, todos, hijos de Cain.
Si Eva hubiera escrito el Génesis?¿cómo seria la primera noche de amor del genero humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominara. Que todas esas son puras mentiras que Adán contó a la prensa.
Si las Santas Apostolas hubieran escrito los Evangelios, ¿como seria la primera noche de la era cristiana? San José, contarían las Apostalas, estaba de mal humor.
Él era el único que tenia cara larga en aquel pesebre donde el niño Jesús, recién nacido, resplandecía en su cuna de paja. Todos sonreían: la Virgen María, los angelitos, los pastores, las ovejas, el buey, el asno, los magos venidos del Oriente y la estrella que los había conducido hasta Belén de Judea.Todos sonreían, menos uno.
San José, sombrío, murmuro:
-Yo quería una nena...

Osadas...

Responsabilidad,,,




La Responsabilidad significa tener la capacidad de
responder, de dar cuenta de nuestros actos,de hacernos cargo de nuestras palabras y de cumplir nuestros compromisos,es también exigir nuestros derechos y ser puntuales en nuestras obligaciones para con nuestro entorno social y natural. La conducta irresponsable es una conducta evasiva y cobarde. Asumir una responsabilidad –ser responsable- es indicio de valentía y de honestidad. Cuando procuramos ayudar a los niños a ser personas responsables, los ayudamos a alcanzar la madurez. Las personas que no han alcanzado la madurez aún no son plenamente dueñas de sus propios poderes.
Es fácil afirmar que todo lo que se ha hecho en la historia del mundo es obra de alguien,pero casi nadie se detiene a pensar que ese alguien fué alguna persona que ha ejercido su poder para hacerlo
y ha sido responsable para asumirlo. Nuestra parte de responsabilidad por lo que hacemos individualmente o en concierto con los demás varía con las estructuras sociales y políticas dentro de las que obramos, pero en general aumenta con la madurez. Fue un Adán inmaduro y cobardica el que culpó a Eva al descubrir que había comido el fruto prohibido en el Jardín del Edén: “...Ella me instó a hacerlo!”. Esta frase refleja un drama arquetípico que se representa en cada generación, cuando los niños en sus juegos deben responder de sus travesuras.
Pero no termina allí. Esta inmadurez también se prolonga inadvertidamente entre los adultos. Casi todos tienen excusas cuando las cosas salen mal. Entre los políticos, es común utilizar formas impersonales para evitar la culpa. “Se cometieron errores”. Pero nadie tiene los cojones para asumir la responsabilidad, aunque,por el contrario,cuando hay un triunfo, no escasean las personas dispuestas a llevarse los laureles por un proyecto que anduvo bien; una conocida máxima, sin embargo, recuerda que “se puede hacer mucho bien si no importa quién cosecha la gloria”.

En definitiva, somos responsables por la clase de persona que hemos hecho de nosotros mismos. “Es mi modo de ser” no es excusa para una conducta desconsiderada o ruin. Ni siquiera es una descripción atinada, pues nunca somos así inevitablemente. Como señalaba Aristóteles, llegamos a ser lo que somos como personas mediante las decisiones que tomamos. Y el argumento más excelente y central del existencialismo es la aceptación de responsabilidad por ser lo que hemos hecho de nosotros mismos, y el rechazo de las excusas falsas...
Soren Kierkegaard, precursor del existencialismo en el siglo XIX, deploraba el efecto nocivo de las multitudes (rebaño) en nuestro sentido de la responsabilidad. “Una multitud es de por sí inauténtica, dado que vuelve al individuo impenitente e irresponsable, o al menos reduce al mínimo su sentido de la responsabilidad”. Esta disminución de la responsabilidad ante la presión de los pares un rasgo central del vandalismo en grupo, y es que los sujetos sin carácter suelen avergonzarse de "no ser iguales" o sienten temor a negarse cuando otros los incitan a participar. Y tanto Aristóteles y como Sartre y los existencialistas basan el valor de la elección existencial en el reconocer la responsabilidad personal por lo que se ha hecho. Y tener un sentido débil de la responsabilidad ,no significa que se anule el hecho de ser responsables,esto es: Somos responsables de nuestros actos aunque no lo asumamos.
Las personas responsables son personas maduras que se hacen cargo de sí mismas y de su conducta, que son dueñas de sus actos y dan cuenta de ellos, responden por ellos.
Para fomentar la madurez y la responsabilidad en los niños, debemos valernos de la práctica y el ejemplo. Las tareas domésticas, las tareas escolares y otras actividades que contribuyan al cuidado de la naturaleza,etc, si el ejemplo y las expectativas de los padres son claros, coherentes,y así podrá construirse una sociedad responsable....

Aquí,para concluir,un cuento que habla de las responsabilidad de cada generación ante sus sucesores:


El Puente...
Un anciano, por un camino solitario, llegó en el frío y gris atardecer a un abismo vasto, ancho y profundo por donde rodaba un peligroso río. El anciano cruzó en la hosca penumbra (pues las aguas no lo amedrentaban) pero en la otra margen se detuvo y se puso a construir un puente. “Anciano –díjole otro peregrino-. Derrochas energías con tu obra; tu viaje habrá concluido con el día, y nunca más pasarás por estos rumbos; has cruzado el profundo y ancho abismo, por qué construir un puente a estas horas?”.
El constructor irguió la gris cabeza. “Buen amigo, hoy en el camino me seguía –dijo- un joven cuyos pies también deben pasar por estos rumbos. Este abismo, que para mí no fue nada, puede ser fatal para ese joven. El también debe cruzar en el crepúsculo; buen amigo, para él construyo el puente...

Will Dromgoole.

Una ética contra el desasosiego....



Hay cosas que parecen y otras que son. Distinguir cabalmente la apariencia de la esencia, lo superficial de lo profundo de la ética, no es fácil.
Pero es importante diferenciar la crítica honesta de la adulación maliciosa, la indignación de la ira, el desdén de la envidia o el rechazo legítimo de la traición. A estas actitudes las distingue únicamente la textura de las emociones, porque la acción ética es siempre racional y responde a una fuerza soberana que la anima,y esa es la buena conciencia. Así lo que en un hombre íntegro es sana indignación, en el mezquino puede ser cólera impotente. Y lo único que nos remite a lo verdadero,son los actos de cada cual.
No hay espectáculo más patético que el que ofrece quien pretende ser lo que no es. Condenándose a la hipocresía y a la mentira se exilia de sí mismo para errar de por vida en un universo ficticio, desconectado de su propia realidad y carente de toda consistencia.
No es fácil vivir dignamente, no. Uno ha de crear su propio camino y dotarle de virtud y altura, lo que implica una renuncia constante a la ventaja y a lo cómodo en aras de la ética, que es algo así como un mapa espíritual para nuestra conducta diaria. Desde luego, resulta mucho más tentador revestirse de una ética aparente y jugar sucio en lo "oscurito", tras el parapeto de la imagen.
Son bastantes los males de la sociedad actual y hay muchas "soluciones senshillitas" que se aportan con un despliegue de frivolidad y estupidez abrumadoras, porque la mayoría olvida convenecieramente, que para recuperar la dignidad y la autoestima de una comunidad y terminar con el nefasto culto al materialismo superficial, lo primero que debe darse,es un paso esencial a la recuperación ética.
Y en qué consiste la ética? Ante todo, en la autenticidad.La transparencia del espíritu, la Verdad. Por lo menos intentar ser idénticos en el pensamiento, la palabra y la obra. No es posible convivir pensando de una manera, hablando de otra y actuando de una tercera.
Habría que citar también la lealtad, como un estilo ético de vida. No puede haber ética en la traición y el engaño, que son las groseras reacciones del ego decadente, como tampoco hay ética en las formas cobardemente blandas con que muchos esconden su pavor a aceptar responsabilidades y mantener unos principios. La lealtad a nuestros principios,a nuestros sentimientos y pensamientos, requiere la mayor bravura porque implica no deponer la firmeza del criterio y la postura, aún ante la injusticia, la violencia y la manipulación. Para muchos, hoy, la lealtad se reduce a algo ridículo, a una mera cuestión de compra-venta de fidelidades sometidas al poder y al interés oportunista, pero para quien bien la entiende llega mucho más alto y más lejos:la Lealtad es el resultado de una ecovisión en la que nada ni nadie se considera aislado del resto ni, por tanto, es susceptible de ser traicionado,engañado,usado y destruido con abstracción del contexto. Es la sabiduría de hacer los nudos de la barca, contra la absurda "astucia" de robarse la soga que la ata al muelle,dejándola así a merced de la marea.
Finalmente, la templanza: esa virtud que modera la pasión y encauza el empuje desbordante de los deseos. Si estos no se frenan, toda ética es ficticia. Nadie está libre de impulsos acuciantes, cuyo oscuro y primitivo origen se esconde en las profundidades del subconsciente. Esa urgencia irracional que nos empuja a apropiarnos de cuanto se nos ocurre, debe ser templada con el ejercicio de la reflexión inteligente. Dar rienda suelta a las fuerzas desatadas del hombre sólo lleva al abuso y a la destrucción. La civilización consiste precisamente en domeñar las fuerzas inferiores con el desarrollo de la razón y otras facultades superiores.
Cierto es que la represión de nuestras pulsiones es traumática e indeseable, pero una convivencia ética obliga a un esfuerzo razonable para someter los oscuros instintos egoístas y potenciar las actitudes generosas.
Esta sociedad decadente ya está dando suficientes muestras de patologías severas ante la necia implantación de la inmoralidad capitalista,, tal vez como una reacción pendular a la hipócrita represión que el sistema de mercado comete sobre lo más bueno y puro del ser humano . Y aunque la ética no puede imponerse, puesto que es una actitud soberana e individual,muchas personas están dejando de oir la hipócrita voz de las corruptas y abusivas Instituciones del sistema.
Y si todo individuo es plenamente libre y capaz para reconciliarse consigo mismo y renunciar al desasosiego de un espíritu a la deriva,puede entonces tomar las riendas de su propia existencia e imponerse una disciplina ética personal, que canalice su esfuerzo hacia metas generosas de bienestar individual y colectivo, recuperando así su dignidad humana.
Paralelamente,al predicar con base en sus actos,y dando el ejemplo en su nucleo familiar y social,la persona ética desplazará el culto a lo aparente y lo corrupto,a la hipocresía y a la mentira que blanquean muchos sepulcros que han de quedar, finalmente, de manifiesto y morirán por sí solos,dando cabida a otro mundo más bueno y más bello...

Talento para hacer el bien...



Alguna vez,alguién comentaba que el altruismo es sólo un egoísmo disfrazado,ya que los altruistas son sólo soberbios, que por el hecho de hacer el bien "se sienten mejores que los demás".Por supuesto que yo no estoy de acuerdo. Ante ese tipo de afirmaciones peregrinas es sensato recordar,por ejemplo,que es posible que Ghandi y el descuartizador de Milwaukee tengan ideas bastante dispares acerca del concepto de lo "bueno", lo cual nos impide ponerlos de acuerdo en numerosas materias con otras mentalidades. Y es que es comprensible que cuando un individuo está lleno de amargura y resentimientos, hacer felices a los demás se convierte en la última de sus prioridades y no está a su alcance entender la dimensión del altruismo,así que proyecta en los altruistas,sus propias limitaciones humanas. De hecho, en semejantes circunstancias,esos sujetos
suelen procurar de que los demás sean tan miserables como ellos, y sólo en esta mezquindad encontran consuelo. "Sí, estoy metido en la mierda, pero mi vecino más, y eso me hace sentirme mucho mejor". Una reflexión especialmente mexicana...En fin,ante ese tipo de mentalidades,no resulta tan descabellado pensar que la felicidad de la humanidad comienza por la felicidad del individuo. Sólo cuando uno es feliz se encuentra en posición de contagiar a los demás. Si uno se siente desgraciado y podrido por dentro, lo único que procurará es que los demás traguen un poco de esa misma desgracia.
Y aunque no pienso que el ser humano sea una rata mezquina acechando en las esquinas,no se debe olvidar, desde luego,que a veces el hombre es un lobo para su prójimo. En lugares en los que los padres pueden asfixiar a sus hijitos pequeños,o que éstos mueran quemados en el parvulario por negligencia dolosa,o que los masacre el ejercito en un retén,y quedar impunes los culpables de esos infanticidos, hay que tomar al ser humano en su justa medida y con sus limitaciones. Y es que sólo si reconocemos nuestras limitaciones podremos aprender a manejarlas.

Pero volviendo al dilema de egoísmo o altruismo,es claro que está mal planteado, porque no se trata de elegir entre uno u otro. La virtud ética por excelencia es la fortaleza y, siguiendo a Espinosa, ésta se puede manifestar como firmeza, cuando la acción de cada individuo se esfuerza por conservar su ser, o como generosidad, cuando cada individuo se esfuerza en ayudar a los demás. Pero fortaleza no será, entonces, simplemente egoísmo o altruismo, porque la fir
meza será tal sólo si está relacionada con la fortaleza, pero tampoco se podrá llamar generosa una acción que esté desvinculada de la fortaleza. Ambas manifestaciones de la fortaleza están relacionadas dialécticamente, sólo un individuo firme podrá ser generoso, pero, también, un individuo sólo podrá llegar a la firmeza a través de la generosidad de los demás. Esto nos lleva a impugnar la idea, tomada de Kant, de Ayn Rand, de que cada un hombre es un fin en sí mismo, y no el medio para los fines de otros. Y la impugnamos por ser un imposible,ya que todo individuo ha tenido, necesariamente, que constituirse como persona a través de los demás, todos los individuos somos, pues, medios para otros...
(El altruismo -del francés antiguo "altrui" = de los otros- se puede entender como:
1. Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros aún a costa de una reducción de las propias,es un sacrificio personal por el beneficio de otros.
2.De acuerdo a la Real Academia Española, el altruismo proviene del francés "altruisme" y se refiere a la conducta solidaria humana y es definido como la preocupación o atención desinteresada por el otro o los otros, al contrario del egoísmo.Así,el Altruismo es el sentimiento o tendencia de hacer el bien a los demás, aún a costa del propio provecho...)





Algunas investigaciones en la Universidad Autónoma de Barcelona,han probado con resonancias magnéticas,que activando el córtex temporal
superior,donde se ubica la inteligencia, produce un comportamiento desinteresado en los individuos.
Es decir, conductismo, perro de Pavlov,etc.
Aunque hay más que eso,debe de haberlo,ya que no se puede decir,por ejemplo,que para estar alegres,basta con que nos hagan cosquillas. Claro que si provoca risa,pero esa no es la felicidad.
Salva la ciencia del encéfalo, claro; pero la é
tica del humanismo y la elección personal, también. Que no son menos, ni mucho menos que las neuronas.
Y es que también tenemos algo llamado Ego,que puebla la zona neuronal de sentidos.
Y sólo cuando desaparece el Ego y surge la conciencia podemos pensar con el corazón.
La persona egoísta está centrado en si misma y vive en un mundo cerrado.

El egoísmo es diferente al amor propio, que es necesario y saludable, porque el egoísta no siente amor hacia su persona sino desprecio y quiere todo para él porque se siente miserable y vacío.
La diferencia entre el amor propio y el egoísmo es que mientras el primero es el sentimiento de respeto por uno mismo, que no puede ceder su propio espacio, el segundo es la pretensión de utilizar a los otros para su propio beneficio, manipulándolos como objetos.

Buda decía que si la gente no se odiara tanto a si misma, habría menos sufrimiento en el mundo, porque el odio hacia si mismo se proyecta con agresividad y violencia.x

x
El hombre egoísta está solo y aislado, por eso trata de llenar su vida con objetos. Su personalidad puede ser depresiva con rasgos obsesivos.
El egoísta se va quedando solo por elección, porque es incapaz de compartir nada.
Y según Freud, el egoísta avaro, tiene un trauma en la etapa sádico anal. La fijación en esa etapa produce un modo de relación sadomasoquista y un apego desmedido por el dinero (símbolo de las heces) del cual no quiere desprenderse, por placer, recreando el mismo placer infantil que le producía la contención de las heces.
En fín,que si existen las personas egoístas,que sólo buscan el bien propio,y sólo tienen habilidad para dañar,por equilibrio,deben existir,también,personas genuinamente altruistas,que tienen un singular talento para hacer el bien...

Odiar...








No deberíamos acostumbrarnos a las caras del odio, incluso cuando, en ocasiones, entendamos que existen razones que "justifiquen"-si es que es posible- ese sentimiento. Es extraño,que a pesar de su constante presencia, no hay estudios psicológicos,antropológicos, biológicos, genéticos o moleculares que diluciden la génesis de la inquina. La psicología comercial y las religiones han querido entender,para su provecho, muchas de las vetas de ese fenómeno. La primera considera que las frustraciones, las pérdidas, las vejaciones, las humillaciones, los complejos, la pobreza, la falta de cariño y otra serie de avatares son algunas de las caras del origen del odio,y eso puede superarse con algunas horas-euro de terapias. Las religiones dicen orientar al ser humano por los caminos de la fe como antídoto contra el mal y la saña,sin embargo,la mayoría de las religiones impulsan el odio hacia los que no comparten las creencias en sus doctrinas...Cuántas guerras han estallado a causa del odio de los voceros de algún dios por los herejes?... Los teólogos de la Santa Inquisición aseguraban,mientras torturaban a los infieles,y los quemaban vivos, que sin la presencia de Dios todo sería peor... Aseveran aún esos curas,mientras violan a los niños, que la figura de su dios nos hace responsables de la inquina y del sufrimiento ajeno y que su imagen neutraliza un poco algunas de las nefandas actitudes de nuestra especie...
La realidad es que ni los intentos comerciales de los betsellers de psicología casera o de la filosofía del Cosmopolitan (se aboga por Platón y se menosprecia el Prozac,por ejemplo...) ni los hipócritas sermones del cielo han logrado mejorar "un poco" la condición humana, ese término y vivencia tan amplio y tan estrecho, tan claro y tan inentendible. Basta asomarse a la calle y a los periódicos para entender que en el día a día los valores éticos de la humanidad se han olvidado. También han claudicado las ciencias y la tecnología: además de brindar conocimiento y bonanza esas disciplinas deberían haber generado en su caminar algunos medios para modificar los motivos que siembran odio,la destrucción y la muerte por violencia en el ser humano.
La sensatez tendría que indicarnos que los logros de los unos tendrían que ser logros para los otros ("Los unos para los otros", dice el poeta...). Al hablar de los sentimientos, de las pasiones y de la conducta íntima de los seres humanos muy poco -o nada- ha cosechado el conocimiento.... Cómo explicar,por ejemplo,el que los hijos odien a los padres,y éstos se odien entre sí,y a su vez,odien a los vecinos,a los parientes,y todos perfectamente correspondidos en ese detestarse medroso,que logra,por fin, envenenarse la vida individual y colectivamente... Y ese caso basta para ilustrar la condición humana: de victimario a víctima,el caso basta para preguntar: es lícito el odio,está justificado? Si la respuesta es afirmativa la espiral destructiva podría ser infinita... Si la respuesta es negativa "otras vías" tendrían que modificar la génesis de lo que dio pie al rencor. La cruda realidad es que no existen "otras vías". El odio como vivencia se contagia y se propaga con facilidad. Distorsiona la realidad y envenena el ambiente con facilidad. Muta y mata al individuo: de odiador a odiado, de víctima a victimario. Nadie sabe dónde inician los círculos...
De poco sirve lo que se escriba acerca del odio. Su presencia es inmanente y sus vías comunicantes infinitas. Quizás la reflexión y la denuncia atenúen un poco, al menos un poco, la asfixiante sensación que generan las horribles y lacerantes caras del odio. Quizás lo único que queda es escribir estas líneas.
Aunque sea para unos pocos,esos que no desean odiar...

La mezquindad...















La mezquindad es el acto por el cual preferimos lo que tenemos a lo que somos. La mezquindad no significa exactamente el no-deseo de dar, la antigenerosidad. No. La mezquindad es esa sensación perenne de carencia que sienten quienes la padecen. De allí que se sientan incapaces de darse y de dar.
Dice un cuento antiguo: érase una vez un rey inmensamente rico que tenía dos hijos muy envidiosos. Para ponerlos a prueba, les anunció que estaba dispuesto a concederles el mejor de sus deseos, pero con una condición. Obtendría el deseo el primero de los hermanos que formulara su petición y al segundo le daría el doble de lo que hubiera solicitado el primero... Ninguno se decidía a hablar esperando que empezara el otro, hasta que el rey obligó a uno de ellos a formular su deseo. Y este respondió: "Deseo, padre, que me arranque un ojo"...
La mayoría de la gente no se da cuenta si se portan mezquinos -mezquinos en cuestiones de dinero, mezquinos para perdonar a la gente, mezquinos para agra
decer y enseñar,mezquinos para amar,y hasta para dar una propina...etc.-y van por la vida escatimando todo.
La mezquindad es del miserable,del que restringe cada cosa que debiera dar sin parpadeos,sentimientos ,palabras,gratitud,y cosas materiales...
Por ello el mezquino vive a medias,angusitado siempre,da mendrugos de manera hipócrita o de humillante mal modo,y envaneciendose por la mísera limosna dada,y por eso,de vuelta sólo recibe migajas por su modo de ser,y eso lo hace totalmente infeliz,y en consecuencia, es poco inteligente,y muy insano.
Y es que la malicia, el abuso,y la mezquindad, suelen ser mecanismos de defensa de una personalidad que esconde traumas, incompetencias e inseguridades severas, y actuando así,el mezquino cree que se resguarda y se encuentra mejor, más fuerte, superior a los demás,pero sólo se engaña a sí mismo haciendo por el bien de los demás el mínimo esfuerzo posible,escatimando todo,desde una propina hasta el reconocimiento por el talento ajeno,y ni que decir de la gratitud o de la amabilidad...
Y es que los tacaños no sólo lo son con el dinero: la tacañeria es una actitud ante la vida,que lo contamina todo,desde dar una palabra de aliento a quien la necesite,hasta dar un aumento de salario justo a los empleados.
Hay sujetos,inmersos en el capitalismo mórbido,que usan el 90% de su capacidad creativa para buscar los modos de ahorrarse unos centavos,o ganarlos abusando de otros.
Individuos cuyos pensamientos están ocupados en un 100% en preocupaciones relacionadas con el dinero. No les importa el arte,el amor,la justicia,la bondad,la salud y mucho menos el bienestar de los demás. Son sujetos como los dueños de las telefónicas,las televisoras,los supermercados,y hasta los gobiernos, a los que el hecho de ser miserables les da una vitalidad impresionante. Incluso,pareciera que dicha vitalidad se traduce en una mayor esperanza de vida,porque esos ricos mezquinos tardan lustros en morir,quizá por temor al gasto económico que significaría su funeral,y claro,suponen absurdamente,que se llevarán sus acumulaciones afectivas y materiales al otro mundo...

Los mezquinos terminan siendo parásitos y explotadores de los demás,y para nada,porque ni disfrutan ni dejan disfrutar a nadie a su alrededor de ningún placer,porque tal pareciera que todo placer,aunque no cueste dinero,para ellos es un desperdicio oneroso.
La mezquindad es favorecida por el sistema capitalista,que enseña a los consumidores que la nobleza y la generosidad son una pendejada,que una persona altruista es un ser soberbio que es bueno,sólo para sentirse superior a los demás,y no por sus buenos sentimientos y sus principios humanos,y es que el deterioro ético de la vida capitalista hace creer a la masa frente a los televisores,que el tener objetos y dinero es sinónimo de alta autoestima,y que sacar provecho de donde sea y como sea,es "triunfar"...y así,muchos creen que "ser generoso es ser tonto".
Y entonces pasa,que ya asumidas esas ideas,los actos mezquinos no se limitan a las cosas materiales,sino que como una mancha de petroleo en el mar,se extiende a todas las relaciones humanas: de trabajo,de amistad,de amor,de padres a hijos,y hasta con uno mismo.
Y así se modifican los vínculos sociales y entran en decadencia los paises: las personas se vuelven egoístas,desconfiadas,ingratas,abusivas,injustas,traicioneras...
Y vivir en un país donde todos se comportan de modo mezquino,desde el cajero del banco que te cobra por el papelito de entrega,o los taxistas y pasajeros se pelean a insultos por centavos, donde si sacas un libro de su bolsucha de plástico en una librería para ojearlo te dicen "no lo saque o lo debe comprar a fuerzas", donde te hacen dejar las bolsas en la entrada de una tienda por miedo a que sises algo...Y en las familias,en donde se llegan a pelear por dinero,olvidados de los sentimientos y la bondad primordial y la decencia que debe ejercerse en el hogar...

Tanto ejemplo de abuso y egoísmo debe hacernos replantear el ser y el tener.
(Si nuestra autoestima está basada en el éxito económico,y somos lo que tenemos,entonces,si de súbito perdieramos esos bienes,ya no seríamos nada? Quizá sería más acertado entender que somos lo que hacemos: hacemos cosas inteligentes,entonces somos inteligentes...hacemos cosas buenas,entonces somos buenos...robamos? entonces somos rateros. Mentimos? somos mentirosos. Un ejemplo más,muy claro es que el tener hijos no significa "ser padres",se es padre con los actos de bondad y cuidado cotidianos con esos hijos...)
Es bueno saber,entonces,que ser mezquinos no nos hará ser más felices. Pensar en los otros,ayudarlos con agrado y desinterés,y hacerlos sentir un poco mejor,y ser generosos,aunque muchos sean ingratos y piensen de inmediato en aprovecharse de uno,es mejor a vivir encerrados en un hoyo emocional pensando con angustia en el "para mi",el "yo primero",o vivir con el alma podrida de envidia pensando siempre,en todo momento, "porque el vecino,la esposa,el amigo,tiene más, y lo que tiene es más grande que lo mío...?"
En fin, que al darnos cuenta de que la mezquindad nos aisla y nos enferma,y al estar dispuestos a cambiar,y a alzarnos por encima de nuestras miserias,nos hará ser mejores personas,y quizá podremos disfrutar realmente de lo que tenemos,compartiéndolo con los demás,ya que el dinero es un objeto,o un número escrito en una cartilla,y no es valioso per se,sino que su valor radica en cómo,en qué y con quién se gasta...

Los conformistas...






El conformista es un ser resignado,pero que siempre tiene excusas, ya que busca justificar ante los demás sus fracasos. Los conformistas siempre se quejan de sus circunstancias e inventan mil justificaciones para explicar por qué no han alcanzado sus metas. Las personas conformistas simplemente se resignan. Si tropiezan, no pueden ponerse de pie nuevamente y seguir el camino hacia los objetivos que persiguen. Prefieren quedarse paralizados,quejándose.
Muchas conformistas aparentan ser personas libres, a simple vista,y se muestran desprovistos de ataduras, pero al primer obstáculo,se ve claramente que viven dentro de una prisión invisible a su alrededor y cadenas indelebles que los atan a una realidad muy negativa y mediocre. Y con el conformismo justifican su lamentable realidad y sufren algo llamado "Parálisis del Miedo",es decir, quedan estancados en un pantano de sometimiento y derrotismo que los inmoviliza,por puro miedo de enfrentarse a los obstáculos y vencer a su "suerte",o al mundo,que es muy "malo".
El conformismo se da por muchas razones, y surge del gran temor al cambio (por eso creen que es más segura la parálisis emocional) y suponen que lo más conveniente es adaptarse y moldearse (conformarse) a la infelicidad. Es irónico que un ser humano pueda y quiera perpetuar los ciclos de insatisfacción, infelicidad, dolor y amargura de su vida en vez de emplear su energía para motivar un cambio.
Estas personas piensan que la vida es dura, difícil, ardua y que sólo algunos, muy pocos, disfrutan de una vida fácil y de alto logro personal, profesional, espiritual y financiero,y al mantener esa creencia,los conformistas se evitan hacer el esfuerzo para cambiar su vida,ya que se conciederan pertenecientes al grupo de los perdedores.
El conformismo como sistema de defensa permite que las personas vivan en “piloto automático” pero sin atreverse a tomar riesgos mayores para alcanzar y vivir la vida que quieren. Todos tenemos la fuerza y el aplomo para enfrentarnos a la adversidad, realizar cambios, tomar las riendas de nuestra vida y vencer la mediocridad, el miedo y el conformismo. El valor no es algo con el cual solo unos pocos nacieron. El valor es utilizado por aquellos que se dan cuenta de que lo tienen a su disposición para vivir una vida plena y realizada. Pero los conformistas se acomodan. Les importa,más que nada,la comodidad,y son impotentes para hacer cualquier esfuerzo,ya que temen que al hacerlo,se exponen,y los demás se darán cuenta de su incompetencia y su mediocridad. Así que es más cómodo para estas personas,darse por vencidos antes siquiera de emprender cualquier lid.
El conformista es un ser sin ambición, sin carácter ni personalidad, en fin, un ser mediocre condenado a pertenencer durante el resto de su existencia a la más baja categoría de personas, a la de las grandes masas uniformes,a los resignados que,por no perder su "comodidad", aceptan cualquier tipo de humillación con una sonrisa.
La vida de un hombre digno está llena de metas y, su existencia, dedicada a alcanzarlas. Estas metas pueden ser grandes o pequeñas, reales o ilusorias; en realidad nada de esto importa al individuo, lo realmente importante es que el espíritu jamás se derrote, que siempre esté trabajando por alcanzar sus sueños.
Así, estas sociedades avanzarán, se estancarán, retrocederán o entrarán en conflictos, dependiendo de la proporción de conformistas que las formen. Y es que debemos recordar que el bienestar común se logra a través del esfuerzo y la lucha de los individuos dentro de los colectivos, y los conformistas no aportan más que resignación-como la cristiana,ante los abusos de los curas- y la dejadéz emocional,invento capitalista para mantener sometidos a los individuos ,que derrotados sólo pueden sentarse frente al televisor a mascullar su destrucción espiritual y su sufrimiento...
Los conformistas omiten pensar en algo evidente: En la vida hay que tomar decisiones continuamente. Si no se toman,otros las tomarán por nosotros: lo aceptemos o no. Entonces, para lograr lo que se desea (por ejemplo,un pais con justicia,una pareja que nos ame,un doctorado en lo Universidad,etc.), se debe decidir y aprontarse a efectuarlo, sin perder más tiempo en pretextos y justificaciones.
Y eso implica que a veces debe jugarse el “todo por el todo” para hacer nuestro propio camino,siguiendo nuestros sueños más válidos,esos que surgen desde lo más profundo del corazón,ya que esos son los únicos que generan la fuerza interior para hacerlos realidad. Un individuo que ama realmente,ya sea a su ideal,a su vocación,o a su pareja,no se conformará jamás con una derrota,y luchará por lo que ama con su vida.
Todo lo que se puede hacer y no se hace... todo lo que se sabe y no se aplica... todo cuando nos estanca en la vida, radica en la cobardía,en la pereza,en la poca voluntad y en el desprecio a lo que amamos,y luego,al final de nuestras vidas,veremos con total desolación,que todas aquéllas justificaciones y argumentos comodinos,con los que nos autoengañabamos para creer que "estabamos bien como estabamos" y que era preferible "lo malo por conocido que lo bueno y hermoso por conocer”,eran eso,una engañifa,una mentira enorme que nos dijimos a nosotros mismos,pero ya será tarde para volver atrás: los sueños del resignado murieron ahogados en el pantano de la mediocridad,la cobardía y la rutina de una vida "cómoda"...
Para cambiar el modo de vivir de un pais de conformistas,se tendría que hacer un análisis profundo y comprometido, un verdadero “examen de conciencia”,para descubir las conductas de conformismo de los ciudadanos,y eso podrían hacerlo los intelectuales,si es que no fueran,también,unos sujetos indignos y comodinos, al servicio de un poder que también es inepto y mediocre.
El simple hecho de reflexionar,de tener un poquito de autocrítica,y analizar cuál es el cambio que se desea, aunque sea algo incómodo hacerlo,ya es dar un paso adelante para dejar atrás el conformismo. El absurdo es suponer que haciendo siempre lo mismo,podremos tener resultados diferentes. Si la vida es "siempre lo mismo" es porque se está haciendo lo mismo siempre... De todos modos,conformistas o no,tenemos que elegir:
Entre el digerir frente al televisor los "valores" impuestos por el sistema acerca de lo que es una persona socialmente válida o las ideas preconcebidas de lo que una persona tiene que conseguir en esta vida y conformarnos con ello,y dejar morir nuestros más bellos sueños con los brazos cruzados...
O se puede luchar por aquello que nos permita contruir una versión propia, mejorada y más feliz, de nosotros mismos...