viernes, 23 de julio de 2010

Las dimensiones de la ira...

Cuando un sujeto no puede controlar su ira,y desarrolla un disturbio límite de hostilidad,y se convierte en agresor violento,se dice que padece el síndrome AHI (agresión-hostilidad-ira).
De manera más extensa, podemos definir los distintos componentes de ese síndrome así:
1.Hostilidad:
Es el componente cognitivo del disturbio,y estaría formada por creencias, expectativas y actitudes negativas duraderas y estables sobre la naturaleza humana y las cosas. Como principales creencias se encuentran el cinismo y las atribuciones hostiles, pensamientos acerca de que las demás personas son mezquinas, egoístas, deshonestas, antisociales e inmorales, con lo que para estas personas con hostilidad el resto de personas constituyen una fuente de amenaza percibiéndolas como antagónicas y amenazantes. Otras creencias serían el considerar que todo lo que uno hace, piensa y dice es correcto, que los recursos disponibles son escasos y finitos y hay que “luchar” con los demás para poder cubrir las necesidades. Además suelen apar
ecer expectativas negativas como desconfianza o sospecha y una actitud negativa caracterizada por enemistad, negativismo y resentimiento.
Quienes muestran hostilidad tienden a esperar lo peor de los demás y estar siempre a la defensiva creando ambientes en los que predomina la competitividad y la tensión, con lo que estas personas perciben el ambiente como una lucha incesante para lograr sus objetivos, para lo que tiene que permanecer constantemente en alerta en el caso de que los demás lleven a cabo conductas malintencionadas con el fin de que les impidan conseguir su propósito; esto va a llevar a sentimientos de ira en estas personas y el que estén en constante hipervigilancia les va a hacer más propensos a padecer una enfermedad cardiovascular.
2. Ira:

Es el componente emocional o afectivo del síndrome y es una emoción displacentera formada por sentimientos de intensidad estridente, con una activación fisiológica y neuroquímica y un determinado modo de expresión o afrontamiento.
La desencadenan situaciones relacionadas con condiciones en las que las personas son heridas, engañadas, traicionadas, y que tienen que ver con el ejercicio de control físico o psicológico en contra de la propia voluntad o que impide el alcanzar una meta a la que la persona considera que tiene derecho.
El Componente Subjetivo (o Experiencia de Ira), puede variar en intensidad desde irritación leve a rabia, siendo más intensa cuando hay baja tolerancia a la frustración. La experiencia de ira se estudia a partir de dos manifestaciones, estas son ira estado e ira rasgo.

(La Ira Estado es la experiencia temporal de sentimientos subjetivos de tensión, enfado, irritación, en respuesta a algun evento frustrante.La Ira Rasgo es el estallido frecuente e intenso de estos episodios de ira por la percepción del sujeto iracundo de un amplio rango de situaciones que ve como provocadoras.)
La ira produce la activación del sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, tensión muscular y cambios respiratorios.
En cuanto al Modo de Afrontamiento o Expresión de Ira, hay dos modos básicos de expresión de ira, la ira interna y la ira externa.
(Ira Interna: Es la tendencia a no expresar el enfado de forma abierta...Ira Externa: Es manifestarla abiertamente)
Hay dos formas principales de expresión de la ira externa, estas son: Forma comunicativa o asertiva, que incluiría expresiones no amenazantes de los sentimientos de ira o formas socialmente adecuadas de expresarla. Y la Forma Agresiva, esta incluiría la expresión de la ira con el propósito de infligir daño.

3. Agresión:
La agresión es la conducta abierta ejercida por el iracundo,con acciones de ataque abiertamente destructivas o punitivas, dirigidas hacia otras personas u objetos en el entorno. Estas conductas suelen ir acompañadas por cambios en la expresión facial, el tono y el volumen de voz, la postura y el movimiento.
La agresión puede tomar otras formas como son las verbales, en insinuaciones, sarcasmos o formas agudas antagónicas o de oposición y falta de cooperatividad y boicot. También puede incluirse entre estas conductas,la autoagresión.
Tanto la ira como la agresión, las dimensiones emocional y conductual de la rabia, son variables inestables y transitorias en el tiempo, y sólo la hostilidad presenta el aspecto más estable y duradero en el tiempo. Así, la hostilidad sería el factor de referencia para comprender los procesos emocionales de la ira,cuando es una respuesta natural y sana ante las amenazas reales,que inspira emociones y comportamientos poderosos y a menudo agresivos que nos permiten luchar y defendernos cuando somos atacados. Por lo tanto, cierto grado de ira es necesario para la supervivencia del ser humano sin que eso signifique un estímulo a la agresividad.


Esta emoción puede ser un motor para poner en marcha a las personas. Ocurre con aquellas personas que fueron vilipendiadas y que luego de tanto abuso al final salen adelante impulsadas primero por la ira y luego por la superación. La ira, si es producto del abuso y la injusticia se transforma en una ira de cordura. Lo negativo es el descontrol, los deseos de hacer algo en contra de otro ser humano.
Pero este tipo de conducta agresiva depende mucho de la intensidad de la ira y del nivel cultural del individuo. Cuando la ira es leve y el nivel de cultura es superior puede canalizarse a un bien superior, pero cuando es muy intensa y la persona tiene poca cultura puede generar que el ser humano pierda la cordura y actúe con torpe violencia.
Ahora bien,si una persona estalla en ira como una reacción ante la ofensa, la agresividad y la amenaza, a la ira se la puede considerar normal y justificada.
Y es que la ira no solo puede generar peleas entre esposos, familiares, amigos o vecinos sino también puede generar revoluciones... También existen estallidos de la ira colectiva que se muestran en los escenarios deportivos. Cuando los simpatizantes de un determinado equipo ven que su jugador favorito ha hecho un mal partido todo es indignación y odio a esa persona. Pero si marca un gol a los primeros minutos del siguiente encuentro el odio de la multitud se transforma en adoración al héroe.
Así,en una sociedad iracunda,cuando una persona es identificada como un ser que se irrita con facilidad, quienes lo rodean saben cómo reaccionará ante cualquier situación. Es más fácil controlar a una persona con el hábito de mal genio que aquellos que se muestran sensatos pero que cuando estallan no hay quien los controle. Un sujeto iracundo da gritos y crea situaciones incómodas pero a su vez tiene límites porque la cólera es algo habitual en su vida,y quienes ya lo conocen lo evitan. En cambio, aquellos que tienden a ser razonables, cuando se enfurecen suelen ser certeros e implacables sin perder la cordura, y generan miedo porque han tenido tiempo para comprender y razón para cabrearse por alguna injusticia. Por ello es que a los poderosos les interesa tener al pueblo enfadado por tonterías,ya sea el futbol,el partidismo político,o los discursos provocadores de algún politicastro títere,porque así la población libera la presión de su ira acumulada en naderías,y no piensa en derrocar espurios ni cuestionar seriamente al poder. Contra un pueblo sensato,pero iracundo todos los poderosos siempre están prevenidos. Y es que en aquellas situaciones en que la ira está justificada, el enfado como respuesta natural permite a las sociedades evolucionar...