lunes, 2 de agosto de 2010

El porqué del Prou...

Porqué abolir las corridas de toros?

Por los animales
La Ley de protección de los animales de Catalunya condena cualquier forma de maltrato animal, prohibiendo los espectáculos donde se maltrate y se de muerte a un animal, pero hacía una excepción de los espectáculos taurinos. La Ley catalana de protección de los animales parecía creer que el toro y el caballo no son animales, y los inhibía de derechos que sí tienen otro tipo de animales.
Las personas que firmamos la ILP lo vemos de otra forma. Vemos que el toro sí es un animal, y que el caballo también lo es, y pretendimos que las leyes de nuestra Comunidad fueran lo que tienen que ser en un modelo democrático: el reflejo representativo del pensar y del sentir de la sociedad votante.
Las personas que trabajamos en esa Iniciativa Legislativa Popular, y las personas que la firmamos, creemos que el toro es un animal, y por tanto su maltrato no debe estar exento en nuestras leyes. No se trata de prohibir, se trata de no permitir este tipo de violencia.
Pedimos que los derechos de los animales NO sean rebajados al nivel de las cosas.
Cualquier persona puede ver la diferencia que existe entre un animal y una cosa: entre un perro y un mechero, o entre un toro y una silla, o entre un caballo y una piedra. La pregunta que nos hacemos es porqué las leyes que regulan nuestra sociedad no lo reflejan de la misma forma. Si cada individuo, si cada ser humano, es capaz de hacer esta diferencia...por qué esa diferencia no está reflejada en nuestras leyes si ellas deben representar nuestros valores?
La tauromaquia arraiga la noción del animal como una cosa, un ser con el que podemos divertirnos haciéndole sufrir, sin tener en cuenta sus intereses propios, sin el más mínimo de nuestros respetos...

Por la educación de nuestros hijos y el medio ambiente
Hoy en día, con el cambio climático a la vuelta de la esquina, con el ultimátum que la naturaleza nos pone y nos alerta frente a nuestros propios ojos, hoy más que nunca debemos avanzar en el respeto hacia ella. Pero ...cómo podemos pedir a las nuevas generaciones que respeten el aire o el agua, agentes del Reino Mineral, cuando no les mostramos el más mínimo respeto por aquellos agentes naturales que más se nos parecen, y con los que compartimos el Reino Animal?. No tiene lógica, ni coherencia. La tauromaquia es una piedra al cuello de la educación medioambiental, y es una irresponsabilidad política el que no se tomen las medidas pertinentes al respecto, con suma urgencia y seriedad.

Por la evolución social y el pensamiento
Las leyes son los libros en los que se registra la evolución de una sociedad. Se trata de una decisión temporalmente oportuna porque el paso del tiempo, en democracia, es, o debería ser, sinónimo de evolución, y la evolución política suele suceder a la evolución del conocimiento y el pensamiento. El conocimiento ha determinado que los animales son seres con capacidad de sentir; así lo ha demostrado la ciencia a lo largo del siglo XX, y lo continúa confirmando durante este siglo XXI. Todos los animales, incluido el ser humano, y a diferencia de las plantas, disponemos de un sistema nervioso. El sistema nervioso permite a un individuo sentir dolor, y hace que ese dolor sea interpretado como sufrimiento. Esta condición iguala a todas las especies animales, incluido el toro.
Qué podríamos decir de una sociedad que ante el avance científico y del conocimiento no avanza en paralelo; qué podemos decir entonces de nosotros mismos.
Los firmantes de esa ILP no deseamos que nuestro silencio nos convierta en cómplices de la cosificación de un animal, de la injusticia que supone el maltratarlos y del retroceso del pensamiento humano.

Por nosotros mismos y nuestra dignidad
Gandhi dijo que “la evolución de una nación puede verse en el trato que reciben sus animales”. Los firmantes de esta ILP no tenemos ninguna duda de ello. No queremos que nos vean como bárbaros y salvajes, que conservamos tradiciones ancestrales basadas en infligir dolor y muerte a un pacífico herbívoro...