jueves, 28 de octubre de 2010

Es mejor reir....

Y más con estos dos temas:

El narco rupestre ...



Y el Papa Nazinger de visita en Barcelona...



.

La risa...





En el diccionario se señala que la risa es una expresión o manifestación de regocijo o una forma de diversión. Es un sonido que puede escucharse y en algunos casos puede ser contagiosa. S
e trata de una reacción fisiológica, que puede deberse a un chiste, una broma, un comentario irónico, a las cosquillas, al contacto físico o a estímulos como el óxido nitroso y la mariguana, que pueden hacer reír de manera muy prolongada.
La risa supone el movimiento de cientos de músculos, por lo que puede ocasionar lagrimeo e incluso dolor en el abdomen o en el llamado hueso chistoso o bien nervio lunar.
La gelontología es la ciencia que se dedica al estudio de la risa, fenómeno que, como el hipo y el bostezo, experimentamos los humanos y que a pesar de ser muy comun
es son poco comprendidos, lo cual habla de lo mucho que falta por aprender en ciencia (afortunadamente).
Fenómeno muy cultivado en sociedades libres, la risa refiere sabiduría,y reporta grandes beneficios a la salud de todos.
Además de ser un verdadero ejercicio, por la gran cantidad de músculos que se mueven-las virtudes de la risa son muy claras y todos los especialistas coinciden en que hace que se mueva el diafragma, aumenta la capacidad pulmonar mejorando la respiración, fortalece el corazón, facilita las digestiones al hacer vibrar el hígado, baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, tonifica los músculos…- al reír también se producen hormonas como las endorfinas –como cuando hacemos ejercicio– que proporcionan sensación de bienestar. Y cuando reimos a pierna suelta el resultado benéfico es impactante en la salud física y emocional de las personas.
Según Freud, los chistes son una forma de canalizar la angustia y disminuyen las tensiones de las emociones que se reprimen.
Estudios más recientes demostraron que por medio del humor se puede combatir el estrés, fortalecer el sistema inmunológico, disminuir un 40% los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares, atenuar el dolor en una sesión con el dentista y estadísticamente vivir más años que las personas amargadas.
A las mujeres nos gustan mucho los hombres con buen sentido del humor, y a los hombres les atraen más a las mujeres que se ríen de sus chistes y las que son divertidas,que las serias segun estos estudios.

Y la risa de una madre que está amamantando incrementa la melatonina en su leche, sustancia que disminuye las posibilidades de que sus hijos de cinco a seis meses sufran de alergia.
La risa no se puede detectar en una tomografía del cerebro debido a los movimientos del cuerpo que provoca. No obstante se h
a podido registrar que no existe un centro único del humor sino que en este proceso intervienen un conjunto de zonas de la corteza cerebral y sectores muy profundos.
Los chistes se relacionan con lo absurdo, el disparate, la sorpresa o lo inesperado, pero lo más importante es que obliga a ver otro punto de vista.

El humor puede ser espontáneo pero también se puede aprender; porque todos podemos tener buen sentido del humor y provocar risa si somos capaces de ver el lado cómico que tienen todas las cosas, incluso las más serias.Los chistes que cuentan las personas muy serias suelen resultar muy graciosos, porque el humor exige la habilidad de ser espontáneo.
Los que no tienen tiempo de reírse porque están demasiado ocupados en la vida diaria pueden a veces dar risa, cuando se los ve manejarse en forma absurda y grotesca.
La ironía es una forma ácida de humor y el hu
mor negro una elaboración maníaca de una situación trágica.
La estrategia humorística para depresivos los hace más receptivos y facilita su comunicación, y la terapia de la risa también es útil para enfermos oncológicos y ancianos.
Los niños se ríen más que los adultos de las cosas absurdas, porque aún no han incorporado del todo la batería de normas, usos y costumbres sociales que nos obliga a ser solemnes.
La risa es contagiosa y aunque parezca no tener objeto, igualmente mejora el estado de ánimo.
La tendencia a reírse por nada disminuye el estres frente a situaciones que se consideran amenazantes. Algunos se ríen sólo frente a circunstancias graciosas pero otros pueden mantener siempre su buen humor generado por ellos mismos.
La clave es la forma de pensar.
Estudios en la Universidad Complutense muestran que las personas no lloran porque están tristes sino que se entristecen cuando lloran,porque primero ocurre el estímulo fisiológico y luego el estado anímico.
La risa tiene la capacidad de desactivar conflictos, calma los nervios, elimina tensiones y aleja los pensamientos negativos.

El punto de vista humorístico de las cosas relativiza la propia percepción y permite replantearse mejor los problemas. El sentido del humor y la risa nos ayudan a evitar los efectos de ciertas situaciones difíciles y a superarlas, con una visión risueña de los sentimientos que nos provocan.El ambiente también influye en el estado de ánimo y la predisposición a reír. Un día de sol puede alegrar y un día de lluvia puede entristecer; una casa oscura y tétrica puede deprimir mientras que un ambiente con mucha luz y paredes claras puede levantar el ánimo.
La risa no es exclusiva de los seres humanos; muchos animales, como las ratas, chimpancés y perros, entre otros, se ríen como reacción fisiológica en respuesta a las cosquillas. En el caso de las personas también está relacionada con la psicología: es asi que el sentido del humor, el chiste y la ironía están presentes siempre en la sana comunicación humana.

Parte importante de la expresión universal humana,la risa en los bebés,por ejemplo,que después de los cuatro meses, empiezan a responder con risa a los estímulos externos de sus familiares o amigos. Ríen antes de aprender a hablar. Además queremos que lo hagan, porque sabemos que la risa es una forma de comunicación que denota afecto y placer, aunque para los bebés podría representar alguna otra cosa que ignoramos. Pero a todos nos da gusto hacer reír a un bebé.
Reír con los demás es tal vez la mejor forma de tener una buena relación humana y de formar vínculos saludables. Es un proceso complejo que todavía no entendemos, pero sabemos que si alguien ríe envía una señal positiva para seguir adelante y entablar una buena comunicación. Algunas sujetos con deficit de inteligencia o severas psicopatologías, muestran sus deficiencias comunicativas al incomodarse con la risa de otra persona ya que tienen entumecimiento emocional y quizá padecen algún disturbio paranoide,al no comprender que una risa franca es señal de un buen interlocutor que representa un entendimiento duradero, es uno de los lenguajes más importantes. También las relaciones de pareja están basadas en este fenómeno, ya que es un factor de comprensión entre los humanos: empatía, cariño,placer, diversión, y buena salud.
Un experimento interesante es ver que es posible hacer reír a otros por medio de una carcajada histriónica o contagiosa. Se demuestra con ello que la risa no sólo se provoca por medio del contacto físico, esto es, que el contacto directo no es indispensable. Por supuesto, el sentido del humor y la ironía,la gracia y la simpatía de cada persona son factores sicológicos que obviamente influyen en hacernos reir a carcajada batiente.
Por lo pronto todos necesitamos reírnos de la crisis, de las preocupaciones y hasta de la muerte. La risa como expresión de nuestras creencias profundas en lo que somos,es un lenguaje que dice más que muchas palabras.En la psicología del positivismo se usan herramientas cognitivas para mejorar el estado de ánimo de personas con afecciones psíquicas o de cualquier otro paciente. La risoterapia sólo es la parte física que tiene que basarse en un trabajo psicológico de base.
Un estado de ánimo positivo se basa en tres factores: la memoria, la percepción y la dirección de los pensamientos.
La felicidad se ha comparado con una colina rodeada por dos ríos: el del recuerdo y el del olvido; conseguirla es saber introducir lo que se quiere recordar, en uno, y lo que se quiere olvidar, en otro.
Para variar el estado de ánimo es necesario también entrenar los pensamientos: Cualquier persona acumula un discurso de pensamientos negativos constantes. Se ha demostrado que un 95 por ciento de esas ocurrencias son falsas y que sólo un 5 por ciento son razonables. Cualquier persona está acumulando mucha basura en su cerebro; hay que conseguir salir de esa dinámica.

El tercer pilar para mejorar el estado de ánimo se basa en el entrenamiento de los pensamientos. En opinión de Elías, se tiene poco control sobre lo que se piensa. Para conseguir mejorar este hecho se necesita entrenamiento: Los pensamientos negativos se deben situar en un contexto adecuado. Existen técnicas que lo consiguen; una de las más usadas es poner en boca de un personaje de cómic el monólogo interno. De esta forma se toman las cosas de otro modo.
La risa también varía la respiración: El depresivo inspira mucho y exhala poco; la risa provoca el efecto contrario, lo que causa que enfermedades como el asma se atenúen. Además, aumenta la refrigeración de la zona frontal del cráneo y mejora la secreción de jugos gástricos debido al movimiento de intestinos que causa la carcajada...


("
...Y para qué sirve la risa?
Tal vez no mueve masas, ni abre conciencias,mucho menos nos enseña a lavarnos los dientes.La risa es el estornudo de nuestra razón que descongestiona el alma de su acatarrada realidad. Por eso, si no nos convence volvernos locos o querernos morir, nos queda la risa;
por más que se esfuercen en quitárnosla...." S.A..)

Alegría...





La alegría es el estado de rego
cijo interior que nos hace sentir vivos y equilibrados; es una excitación que produce placer y felicidad y es un sentimiento grato que nos obliga a ver el lado risueño y gracioso de las cosas. Es una emoción expansiva que se necesita expresar y compartir con los demás.En estos tiempos, encontrar una persona alegre por nada, dispuesta a sonreír a la gente, a esparcir buena onda y a sembrar optimismo, no es cosa fácil, en un mundo donde proliferan las caras largas de tanta gente depresiva y amargada que se complace en quejarse de todo y que se pasa gran parte de la vida presagiando fracasos y catástrofes.
Sin embargo, puede ocurrir que entre esa masa doliente que no es capaz de ver el lado bueno que tienen todas las cosas, aparezca alguien como surgido de otra dimensión, que se atreva a s
er optimista y positivo aún en los peores momentos.Es en ese instante en que podemos reconciliarnos con la vida y comenzar a respirar el aire fresco de la esperanza, que es la que nos permite vislumbrar el horizonte impidiéndonos bajar los brazos.
La alegría se contagia y le devuelve a la gente el entusiasmo y las ganas de vivir, pero todavía hay tan pocos referentes que logran desplazar a los que nada esperan y que solo se quejan, que sigue venciendo el mal rollo de la gente que vive aferrada al instinto de muerte...
Son demasiadas las cosas que hacen que la mayoría esté de mal humor, pero desde que el mundo existe han habido calamidades, principalmente por la conducta de los seres humanos; sin embargo también el hombre tiene la capacidad para estar alegres aún cuando sus circunstancias no sean las mejores; po
rque la alegría es una actitud, una predisposición a aceptar la realidad como es y entregarse a ella sin ponerse a la defensiva y necesariamente intentar cambiarla.
La queja no es privativa de los menesterosos, más bien predomina entre los que más tienen, que nunca sacian su codicia y necesitan más cosas, creyendo erróneamente que teniéndolo todo podrán ser más felices.
La realidad se puede ver desde distintos ángulos y cada uno de ellos nos mostrará una cosa distinta. Si pudiéramos enfocar el aspecto verdadero que tienen todas las cosas, podríamos reírnos más seguido, principalmente de nosotros mismos cuando pretendemos aferrarnos a puras ilusiones que nos impiden pasarla bien y divertirnos...La alegría no se agota aunque se malgaste, al contrario se convierte en una inagotable fuente de buen humor que contribuye a hacernos más felices, y en el mejor de los casos hasta puede llegar a convertirse en un hábito.
Profesionales de toda Europa dedicados al estudio de la salud emocional se reunieron la semana pasada en el auditorio de Psicología de la Universitat de Barcelona, para debatir este tema en función a sus investigaciones, y llegaron a la conclusión de que cuanta más alegría se gasta más rápidamente aumenta el caudal de buenas ondas que repercute en los demás.Este fenómeno se produce aún en contextos muy diferentes con condiciones culturales y económicas muy disímiles.Estos resultados fueron sorprendentes porque cada equipo de trabajo investigó por su cuenta sin conocer el trabajo que hacía el otro...Es importante distinguir entre la falsa alegría, que es la grotesca y del mal gusto, y la genuina, que es la espontánea, que es la que surge desde adentro con el solo propósito del buen vivir...La alegría es como un puente fácil de atravesar, porque hasta el que se encuentra más dep
rimido puede cruzarlo y contagiarse y decidir en un solo instante cambiar su estado de ánimo y elegir ser una persona alegre para siempre.
La alegría libera para hacer cualquier cosa, nos permite volar con la imaginación e inventar cosas nuevas, atrae a la gente, abre puertas, disuelve rencores y resentimientos, permite olvidar las penas y minimizar las adversidades.
Hay poca alegría porque nadie se atreve a cultivarla y porque no tiene tanto prestigio como los dramas, porque los asuntos serios parecen ser en este mundo lo más importante.
Sin embargo, la alegría acelera los procesos de curación, cicatriza más rápido las heridas emocionales, mejora las relaciones, favorece los vínculos, nos hace felices y nos permite ver el lado bueno que tienen todas las cosas...
-

De buen humor...



Contemplar la vida, sencillamente, con los ojos del alma. Ver la esencia de las cosas desvestida de toda apariencia es, en efecto, una actitud sabia. Y no resulta tan aburrida- si no consumimos- como engañosamente nos quieren hacer creer las melodrámaticas propagandas del capitalismo. Al contrario, asomarse al mundo desde ese ángulo singular propicia ese elixir secreto y maravilloso que llamamos sentido del humor, y sin el cual nadie puede disfrutar realmente de la vida.
Si dejamos de lado la conducta consumista y dejam
os de obsesionarnos en el tener y el comprar,y nos desafanamos de las presiones, la vida puede llegar a ser como ese sueño casi mágico que de niños nos dió plenitud espiritual... El universo infinito presta su decorado de estrellas y esferas. El escenario es un pequeño planeta azul sobre el que se mueven seis mil millones de actores (en número crece gradualmente), cada uno convencido de ser el protagonista de la creación y empeñado en convencer de ello también a los otros.
La persona común vive su papel a conciencia, encendido unas veces por el fuego de la pasió
n, aplanado otras por la melancolía y distraído las mas en cosillas de poco más o menos. A veces riendo, a veces llorando. Impulsado, de pronto, por la brisa del entusiasmo o varado en la calma chicha del desencanto. Todo le afecta. Todo es real porque lo vive como tal. Para ese sujeto el sentido del humor es forzosamente limitado. Sólo es capaz de aplicarlo a otros. No sabe reírse de sí mismo.

Hay un humor nacido en la ignorancia que consiste en reírse de otros y está cargado con las emociones, impurezas, frustraciones, resentimientos, complejos o estulticia de quien se ríe. Es un humor que puede ser ingenuo, malicioso, corrosivo, sarcástico, superior... pero nunca puro.
Existe otro, sin embargo, el humor por antonomasia, que nace en la sabiduría, el distanciamiento y el desapego y consiste en situarse uno enfrente de sí mismo para verse como algo ajeno. Es tener presente nuestra condición de actores y no identificarse con el personaje que se representa.
Es este un humor humanista, serio, inteligente, compasivo, filosófico y didáctico. No se expresa en risotadas, ni siquiera en sonrisas de melón, pero produce un regocijo íntimo y se nota en la mirada.
Entender que las cosas no son como parecen, que todo es un fuego de artifi
cio, un juego fantástico creado por la mente y condenado a desvanecerse como un sueño cuando esta se apague, permite hacer del drama comedia y así no abrasarse con el dolor de la pérdida, ni abatirse cuando menguan las luces de la esperanza y el mundo se cubre de sombras asustadoras. Ser espectador, saber mirar, , eso es lo que propicia en ángulo adecuado para ver las cosas con sentido del humor.
En las personas hay un devenir y un ser... Si se tiene en cuenta que el sentido del humor es un modo de percibir, resulta fácil concluir que saber reir es privilegio de quién sabe situarse enfrente de las cosas y no dentro de ellas...

Y es por todo esto que el buen humor puede convertirse en una poderosa forma para enfrentar situaciones difíciles que no se puedan tratar de otro modo...Y aunque el buen humor parezca ser una cualidad personal intrínseca del sujeto, puede también descubrirse, cultivarse e incentivarse.
El humor grato permite cambiar la percepción y ver el otro enfoque que tienen todas las cosas, el aspecto grotesco o ridículo, el lado risueño de la vida cotidiana.Para poder aprovechar estos recursos que pueden aligerar la carga de los problemas comunes de la existencia, es necesario ser capaz de aflojar las estructuras, agudizar el ingenio y tomar distancia de las cosas.
Se necesita revalorizar las situaciones en forma diferente, reestructurando sus significados; porque ese cambio de perspectiva y la visualización de situaciones pasadas que fueron aleg
res, pueden modificar estados de ánimo depresivos que se empeñan en ver todo negro.
La risa forzada, al estilo de los clubes de la risoterapia, no son tan operativos como la experiencia directa con grupos autogestivos que están de buen humor y que se muestran alegres...La alegría pueden provocarla la música adecuada, los chistes, las bromas, las situaciones ridículas en las que se atreven a romper solemnidades y entrar en el terreno del doble sentido y de lo grotesco.

La capacidad de ver las cosas con humor exige una segunda mirada que es la que permite emerger ese recurso sin duda latente en todos nosotros.El humor alegre expresa una cosmovisión, una postura esperanzada que permite entregarse a la vida sin condiciones; haciendo posible poder disfrutar y aflojar tensiones.
El humor risueño es el oxígeno de las discordias que pueden hasta olvidarse con una broma.El sentido del humor baja las defensas y el control de uno mismo, al quedar descolocado en una situación seria, después de un chiste ocurrente e inesperado.Es un hecho que el sentido del humor invita a la cohesión y a la mejor convivencia, pudiéndose por medio de él, señalar francas oposiciones y hasta los peores defectos de otros casi sin que se den cuenta.
La alegría inhibe la agresión, borra caras largas y hace olvidar las ofensas, aunque también puede servir para tomar conciencia.El buen humor no ofende porque todo lo que genera parece que no es en serio, se habla en otro nivel regido por otros valores diferentes, casi opuestos.
El humor alegre requiere olvidarse de la máscara social que se utiliza para quedar bien y hace posible exponerse con otra identidad, como si uno no fuera el que se es sino otro, capaz de hacer el ridículo y reírse de si mismo...
El buen humor es un recurso útil para comunicar, animar, influir, atraer, seducir y también deleitar.Es una herramienta poderosa que nos hace invencibles, porque nos obliga a mostrarnos humanos vulnerables. Y aunque, a veces el ambiente puede influir en el estado de ánimo,como
cuando un día de sol puede alegrar y un día de lluvia puede entristecer,o una casa oscura y tétrica puede deprimir mientras que un ambiente con mucha luz y paredes claras puede levantar el ánimo,en sentido del humor supera siempre al entorno transformando las situaciones conflictivas en risibles.
El punto de vista humorístico de las cosas relativiza la propia percepción y permite replantearse mejor los problemas. El sentido del humor y la risa nos ayudan a evitar los efectos de ciertas situaciones difíciles y a superarlas, con una visión risueña de los sentimientos que nos provocan...
El humor grato tiene el poder de desviar la atención en situaciones críticas, relaja tensiones, impide que desaparezca la esperanza cuando se está perdiendo, vence al miedo y nos lleva a hacer un último esfuerzo.
El buen humor es como una inyección de vitalidad frente a las adversidades, nos anima a mantenernos erguidos y a desplegar todas nuestras fuerzas...


-

Voluntad...



La voluntad es una facultad intelectual que representa la fuerza del yo para dirigir y mantener la orientación de la acción hacia el cumplimiento de los objetivos.
Observamos a diario que hay personas que parecen carecer de voluntad o que al menos no tienen la suficiente. Se dejan llevar por los deseos de los demás o no cuentan con el normal entusiasmo necesario para lograr sus propias metas que por lo general no tienen bien definidas.
Esta ausencia de voluntad se relaciona con la falta de motivación por la dificultad para discriminar entre objetivos accesibles y razonables que estén de acuerdo con las propias posibilidades y el hábito frecuente de aferrarse a fantasías inalcanzables.
El miedo,la inseguridad, el pesimismo, la baja autoestima y la debilidad del carácter atentan contra el ejercicio de la voluntad. Pero el carácter es adquirido y es la forma de asimilar la experiencia; junto al temperamento básico, que como característica de nacimiento es inmodificable, conforman la personalidad. Por lo tanto, sólo el carácter se puede modificar para lograr una mejor adaptación. La voluntad nos ayuda a controlar los impulsos y un buen manejo de ese control mejora el carácter.
No se puede identificar voluntad con deseo pero es necesario que vayan juntos. Los deseos tienden a satisfacer necesidades, la voluntad humaniza esos mismos deseos, organizándolos y orientándolos, dándoles un significado personal.El deseo exige inmediatez, no atendiendo razones. La voluntad no impide el deseo sino que es la perseverancia y la protección del deseo con un significado esencialmente humano....El voluntarismo sin deseo es enfermizo y el deseo sin voluntad es inmadurez, ausencia de metas personales e intenciones conscientes.
Pareciera ser que el punto central de la voluntad, es la atención. El esfuerzo involucrado en el ejercicio de la voluntad es realmente esfuerzo de atención.

El capitalismo nos ha hecho creer que el individuo "normal" actúa llevado por impulsos incontrolables que lo determinan, negando la existencia de la voluntad. Pero si la voluntad no existiera tampoco sería posible tomar decisiones libres y todo ser humano sería esclavo de sus instintos.
Las dificultades físicas que se aceptan y se integran emocionalmente a la personalidad, suelen trascenderse y superar esos límites, con una buena motivación y una férrea voluntad. Y por eso,la voluntad es uno de los rasgos más sobresalientes de la personalidad que nos lleva a la realización de cualquier propósito.Es esa fuerza interior que hace posible el dominio de uno mismo y el control de los impulsos y que permite postergar, reflexionar, tomar distancia de las cosas para otorgarles su verdadera dimensión.



Muchas veces,la voluntad puede más que la inteligencia porque su propósito es el cumplimiento de las metas y la inteligencia sin voluntad no llega lejos.Las exigencias de la vida ponen a prueba la voluntad que surge del orden, la disciplina, la constancia y la tenacidad y tiene su origen en la motivación, siendo su meta la esperanza del logro de los objetivos.
Porque la voluntad es ese impulso que nos lleva hacia adelante, aún en la adversidad, para hacer lo que haya
que hacer sin detenerse en obstáculos que puedan malograr el proyecto.La voluntad se cultiva para que crezca, madure y se fortalezca, porque empieza siendo pequeña y se va transformando en algo más grande y eso es lo que nos ayuda a adquirir seguridad en nosotros mismos.
La voluntad es una virtud que nos ayuda a templar el carácter y a hacerlo fuerte, evitando que los avatares de la vida nos hagan perder el camino; porque la persona sin voluntad es como una hoja en el viento, vaga sin rumbo fijo, impulsada por los acontecimientos y las opiniones ajenas, y es incapaz de encarar un proyecto propio,y a lograr sus más caros sueños, por miedo al esfuerzo.
Una persona imagina una vida y su voluntad se encarga de cristalizar sus sueños, porque voluntad significa querer, es la fuerza para actuar y obtener lo que uno quiere, es intencional y representa el elemento más importante de la decisión, que es un acto racional que incluye una valoración.
La tendencia o anhelo hacia algo puede tener obstáculos, y es la determinación la que lleva a la acción para alcanzar lo querido, porque la voluntad es determinación, o sea, la posibilidad de escoger una opción entre otras, después de haber analizado y reflexionado sobre ellas...La diferencia entre querer y desear algo radica en que lo deseado se circunscribe a lo emocional y afectivo, en tanto que lo querido está en el plano de la voluntad.

El deseo imperioso es el chispazo de ilusión que enciende el fuego de la pasión, en tanto que el querer es el que está dirigido a metas más maduras y voluntarias, porque la voluntad es un acto de amor y decisión.
Alberoni nos dice que existen distintos tipos de amor: el amor pasional, que representa la búsqueda del placer sexual que anula la razón; el amor vanidad, que es el que se conquista con fines propios egoistas y el amor sentimental que es el más profundo y sincero, cuando no se puede concebir la vida sin la persona que se ama...La voluntad se dirige hacia la mejor elección y nos define como personas únicas y distintas y esta elección implica saber lo que uno quiere y además estar motivado para hacerlo.
La motivación,para el conductismo de Ellis, es un juego de variables independientes e intervinientes, como por ejemplo la capacidad de cada uno, la forma de pensar, lo que se prefiere y la adaptación al medio.
Skinner, teórico del aprendizaje, sostiene que la motivación es la relación entre premios y castigos.
Pues vale, porque todos los elementos motivadores son los que ponen en marcha la voluntad, fuerza capaz de superar las dificultades para alcanzar un sueño...

Skalariak...rude... rude... rudeboys!!!


.


.

Gora Euskadi!!

Los malhumorados...



No hay persona que no pase por momentos de mal humor ya que se consideran totalmente normales, siempre y cuando no sea una conducta habitual.Si el mal humor se instala en forma permanente en nuestra conducta y comienza a ser algo más que circunstancial, deberíamos conocer las cau
sas y hacer algo al respecto.El estado de ánimo malhumorado se caracteriza por ver el lado negativo que suelen tener las cosas, por ejemplo viendo siempre el vaso medio vacío en lugar de medio lleno.Esta forma de ser puede tener o no motivos que la generan. Si los hubiera, lo mejor es intentar descubrirlos para modificar las consecuencias que puede provocar en las relaciones interpersonales y en el propio desarrollo.
Por otro lado, nos está señalando una personalidad c
on cierta tendencia depresiva, agravada por determinadas situaciones de la vida que por alguna razón no puede resolver.Es un hecho que casi todos tengamos que atravesar por problemas que nos producen sufrimiento. La cuestión no es tanto resolverlos como conocerlos y aprender a vivir con ellos lo mejor posible.Cualquier problema puede tener solución pero a veces esa solución se convierte posteriormente en otro problema aún más grave; por lo tanto, es necesario aceptar que eventualmente tendremos que enfrentar los contratiempos y disgustos que esas situaciones no puedan deparar.
Algunas veces llamamos problemas a ciertos desafíos que la vida nos impone y que no son más que oportunidades para evolucionar y no quedarnos estancados.Otras veces, llamamos problemas a situaciones comunes de la vida, dándoles una connotación trágica que no se merecerían si aceptáramos que son inevitables.

Pero la mayoría de las veces los malhumorados no tienen mayores motivos para su estado de ánimo.Les molesta la compañía pero por otro lado se quejan porque están solos, se aburren pero no tienen ninguna iniciativa, viven contando sus problemas pero son incapaces de escuchar a los demás, critican a todos porque ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio; están desconformes consigo mismos, con su familia, con su trabajo y por supuesto ven todo negro...Se trata por lo general de personas eternamente desconformes, intolerantes e individualistas que no pueden ser felices de ninguna manera y que con su mal humor canalizan sus energías negativas provocadas por sus desequilibrios emocionales y lo han convertido en un hábito.Estas personas son muy difíciles de tratar porque creen tener siempre la razón. Poseen una visión pesimista del mundo y están convencidas plenamente que estamos todos al borde del abismo, que se aproxima el Apocalipsis y que es inútil cualquier intento para evitarlo.Para ellas todo está a punto de estallar y sólo es cuestión de esperar que alguien apriete el detonador.
Sigmund Freud diría que el mal humor es un síntoma de represión de la libido sexual, que no necesariamente siempre se refiere a lo genital, sino a toda la sexualidad entendida como instinto de vida, al no lograr expresarse para participar creativamente en un medio social. El Psicoanálisis podría permitir revelar el trauma, que una vez consciente ayudaría a canalizar lo reprimido adecuadamente.Otras fuentes de la psicología existensialista lo llamarían vacío existencial o discapacidad para adaptarse a los cambios y para crecer y la terapia desde este enfoque podría ayudar a cambiar la percepción y ver la realidad desde una perspectiva más amplia.En tanto que para los conductistas sería un condicionamiento adquirido que es necesario desaprender para adquirir otros nuevos más adaptativos.
Resumiendo: el mal humor es un defecto de carácter que produce conflictos de relación, discordia familiar e infelicidad, y lo más grave de este modo de ser, es que es contagioso...Esta actitud es muy negativa hacia si mismo, las demás personas y las cosas; y los malhumorados unicamente se pueden jactar de una sola cosa: de su mal carácter...

El malhumorado está cerrado y no acepta los cambios.
Tenemos que creer el hecho indiscutible que nos enseña que si estamos mal predispuestos es altamente probable que las cosas que intentamos hacer salgan mal, que nos llevemos mal con la gente, que nuestras relaciones no se mantengan, que no podamos construir nada que tenga una base sólida. ...Estar en el mundo exige estar predispuesto a cambiar, porque la vida es movimiento y cambio y las circunstancias también cambian.
Una actitud de apertura exige en primer lugar aceptar las cosas como son y esto nos mostrará que en la medida que las aceptamos nos abrimos a la posibilidad de que éstas cambien, porque todo lo que se resiste persiste.

Para convivir con los demás es indispensable desarrollar una gran capacidad de tolerancia, porque los otros son diferentes, piensan distinto y están particularmente interesados en su propio mundo.
Por estos motivos, la comunicación es simplemente un verdadero milagro, que se produce únicamente cuando existe tolerancia y respeto por el otro, en tanto que otro, o sea cuando se puede salir de uno mismo para poder comprender ese otro universo que es el otro...Todos somos testigos de la discordia que existe en el mundo capitalista debido a la intolerancia, por cuestiones económicas,políticas, racistas, religiosas, culturales, etc., y no creo que haya un solo ser humano que esté conforme con el estado en que se encuentra la civilización en este momento.Sin embargo, cada uno en particular colabora inconscientemente para que esta situación no cambie; porque el cambio comienza por cada individuo y su buena relación con su entorno y solamente de ese modo se puede irradiar al resto del mundo.
Nada se soluciona si estamos de malhumor, al contrario, las cosas que rechazamos perduran y también pueden empeorar; el amor termina, las relaciones se destruyen y lo peor de todo es que los niños aprenden a ser iguales.
En las sociedades capitalistas,se podría medir el grado de mal humor de un sujeto cuando maneja su auto, porque el auto es la identidad que adquiere en la calle, cuando está al volante, de acuerdo al poder del vehículo que tiene.Cuanto más grande el auto más grande es el ego y más deseos de atropellar a los otros tienen sus dueños.Lo mismo pasa con el dinero, cuanto más dinero más egoísmo p
ara acumular poder y tener la posibilidad de someter a los demás.Estos sujetos enajenados en el consumismo capitalista,no piensan que el final de la vida es igual para todos y que las mortajas no tienen bolsillo y también no son muchos los que se dan cuenta que lo más valioso de este mundo es poder estar en paz con uno mismo.
La paz de la conciencia sólo se consigue cuando se es coherente con los verdaderos principios y asi,tomar conciencia de lo insustancial de las cosas materiales, de lo poco que duran y del hecho trágico de que nunca terminan de satisfacernos del todo.
El malhumor es signo de frustración; y esta marcado por la envidia: Es la expresión del desencanto, del sentimiento de impotencia que genera el creer que tenemos la culpa de todo lo que nos pasa.
Podemos cambiar nuestra vida siempre, pero nunca tomando el camino que no es para nosotros; porque cambiar significa atreverse a ser el que uno es y dejar de ser como los demás.Podemos cambiar hoy mismo, porque los seres humanos no nacemos malhumorados, sólo adquirimos un mal hábito para descargar en los demás la hostilidad que tenemos hacia nosotros mismos.
No hay nadie más feliz que un bebé, porque no es hipócrita, es como es, vive verídico, no tiene rencores ni resentimientos, expresa sus emociones, y sólo apetece lo que le corresponde naturalmente...Aprendamos a ser como un bebé, recuperemos la inocencia perdida, prioricemos a los afectos y alegrémonos por las cosas sencillas de la vida...

El malestar ...













El malestar es la expresión del descontento, el odio y el resentimiento, que sienten los que todavía viven en una especie de guerra de competitividad y consumo capitalista, buscando afuera lo que aún tienen intacto por dentro...Ese malestar, que carcome las entrañas y destruye todo tipo de relación, no tiene un motivo verdadero, es un sentimiento de frustración que persigue a la persona como una deuda pendiente que había olvidado, y que como las deudas, crece a medida que pasa el tiempo...
Pero lo mejor que le puede pasar a un ser humano es llegar hasta el fondo, para poder cuestionarse la posibilidad de cambiar y ser otro diferente; darse cuenta que no necesita conformarse con los man
datos adquiridos y que puede atreverse a pensar por si mismo, ser dueño de su propia vida y aprender a tomar sus propias decisiones.
Solamente cuando una persona resuelve ser ella misma, independiente y plenamente consciente, puede encontrarse y descubrir el propósito de su existencia.Cuando alguien decide arrastrarse por la vida como un autómata, sin sentir que nada lo afecta y no viéndole ningún significado a nada, recién en ese momento, cuando le parece que ya no puede caer más abajo, es cuando tiene la oportunidad de empezar de nuevo y arriesgarse en la vida para poder sentirse vivo.
El cambio, cuando es auténtico, viene de adentro, como reacción a la pérdida de sentido y a la falta de deseo de seguir viviendo; y siempre se puede cambiar para sentirse mejor, para tomar el control de la propia vida y ser capaz de cumplir los propios objetivos.
El cambio es capaz de transformar una vida opaca, rutinaria y sin sentido, en una aventura en la que se puede recuperar el entusiasmo y la alegría de vivir.
Puede que el cambio produzca dolor, pero como el dolor de un parto, es la oportunidad de un nuevo nacimiento, que no depende de nadie y que puede decidir uno mismo en el aquí y ahora.
El dolor del cambio es mejor que el sufrimiento de vivir una vida atado a las ideas de otros y manejado por la conveniencia ajena, y a veces sólo un hecho traumático grave puede impulsar a alguien a decidirse a cambiar.
Todo cambio implica un desprendimiento y también obliga a enfrentar nuevos desafíos, el riesgo de ser diferente y tener el coraje de transformar las expectativas de los otros, perseverando en el cambio, sin miedo al fracaso y con el coraje suficiente; aunque lo más importante será siempre cumplir con uno mismo.
La gente que descubre esta idea, no puede menos que pregonarla, y sienten que necesitan contar sus
experiencias a otros para afianzar sus propios logros y para comprometerse más con sus convicciones. Quizá por ello,cada vez hay más gente consciente que ha decidido abandonar el automatismo para comportarse como el ser que es para sentirse digno de si mismo. Por otro lado, aún están los que permanecen en la ignorancia, hundiéndose cada vez más en su propio egoísmo.
La revolución interior es el primer paso para la revolución social, porque el afuera es un reflejo del interior del individuo, donde los opuestos sólo pueden encontrar la armonía cuando han logrado el equilibrio. Y es que,por ejemplo,acaso podemos exigir justicia social cuando en la propia casa no la ejercemos? Un sujeto que no tienelos arrestos de exigir libertad en su propio domicilio, jamás podrá tenerlos para luchar por una libertad social,así que muchos individuos que se dicen "revolucionarios" contra la explotación social, lo son solo de apariencia,puesto que en sus casas son unos redomados mandilones sin cojones para evitar ser manipulados y explotados por sus mismos familiares,o peor aún,son hipócritas duchos en explotar y manipular a su propia familia,mientras afuera,hipócritas, enarbolan la bandera comunista...Y es por todo ello que esos sujetos sienten tal malestar de vivir...
Por eso,para los verdaderos revolucionarios,es importante recordar que todos tenemos recursos valiosos porque somos únicos,y esa singularidad es la que nos da nuestro valor y no los parámetros externos.
Todos pueden cambiar y ser diferentes si se atreven a conocerse a si mismos. Encontrar el camino y avanzar sin detenerse, cuidándose y respetándose a sí mismos con afecto y cariño, tienen que ser las premisas básicas.
Esto no quita que a veces existan momentos de dudas, porque la duda es la inquietud interior propia de la persona que le permite descubrir los errores.
Aprender a amar lo que hacemos y a respetarnos y apreciarnos cada vez más a nosotros mismos nos lleva a ser mejores...

El vacío...



El vacío interior se manifiesta como depresión, con síntomas como falta de motivación, desesperanza, carencia de proyectos, sensación de extrañamiento, desasosiego, sentimiento de inseguridad y de temor a la vida y ausencia de sentido de la existencia.Este estado invade el pensamiento y lleva a una persona a pensar que en la vida todo es negativo y que la realidad está al borde del colapso.
La realidad tiene dos aspectos, el negativo que es la nada, y lo positivo que es todo. Sin embargo, en la nada se encuentra el germen potencial del todo, porque se necesita llegar a tocar fondo para animarse a volver a empezar.Lo positivo es la vida misma que nos impulsa a unir los contrarios, encontrarnos con nosotros mismos y ver todo como una unidad con significado.
El vacío surge cuando se pone el empeño en vivir para afuera, creyendo que la felicidad es alg
o que se puede comprar. Pero todos sabemos que aún teniéndolo todo, la vida puede resultar vacía y sin sentido.
Lo único que nos reconcilia con la vida es ser nosotros mismos, hacer realidad la persona que somos y apasionarnos con nuestros propios proyectos.Solo podremos sentirnos bien cuando estemos haciendo lo que nos corresponde, que es aquello para lo que hemos nacido...Cuando la vida de una persona se convierte solamente en un trabajo bien remunerado, esa actitud puede llevarla a sentirse alienada y vacía por dentro; y si llegara a perder ese trabajo también podría sentirse perdida ella misma como persona.A veces, perder el trabajo o la pareja, es la oportunidad que algunos necesitan para animarse a arriesgarse a ser ellos mismos.Porque la necesidad de seguridad nos hace vivir anestesiados y puede ocurrir que sólo un suceso traumático nos despierte y nos lleve a aprovechar el impulso del cambio...Pero mientras permanezcamos sujetos a situaciones mutilantes no estaremos en paz con nosotros mismos por que al permitir tales situaciones.
Lo único que llena el vacío interior es sentirse bien con uno mismo, hacer las cosas lo mejor posible, comprometiéndose, relacionarse con amor, con verdad,desinteresadamente, porque el otro es otro y no se le puede responsabilisar de nuestra vida que es única y distinta...
La diferencia que más distingue a las personas es la actitud positiva hacia la vida, de absoluta entrega y aceptación, y la disposición necesaria para elegir el propio destino...Se puede lograr desarrollar esta actitud buceando en el interior de uno mismo, tratando de despojarse de modelos ya hechos e impuestos por una sociedad enajenante,Se puede ser independiente emocionalmente sin necesidad de hacer sufrir a nadie..
.
Tener tiempo para uno mismo es necesario, porque cuando permanecemos siempre conectados a algo, nos alienamos y perdemos la conciencia de nosotros mismos, nos confundimos con los otros, con los proyectos de otros, con la vida de los otros...Tenemos que rescatar lo esencial de nosotros mismos, porque es lo que permanece siempre y no cambia y lo que nos permite reconocernos a través del tiempo.
Analizar con valentía y tomar conciencia de la importancia de las cosas que hacemos automáticamente, con el piloto automático,nos evitará que la vida pase a nuestro lado sin que nos demos cuenta hasta que ya seamos viejos y sea demasiado tarde.
Nuestros estados de conciencia positivos se contagian, producen el mismo efecto que una piedra al caer al agua: ondas positivas que se esparcen en todas direcciones hasta inimaginables distancias.La forma personal de pensar puede cambiar al mundo, porque volverse hacia adentro significa poder conectarse con el inconsciente colectivo y nos da la oportunidad de compartir lo más genuino que llevamos dentro con los demás, relacionarnos mejor y trabajar en común uniendo esfuerzos.
Y por todo ello, el vacío interior de la depresión, es un abismo muy profundo que sólo se llena con amor...

Conciencias fragmentadas...




Si la Revolución Social no ha producido en ningún lugar del mundo un cambio fundamental en el ser humano es porque intentamos cambiar lo de afuera sin tocar lo interno,que es donde se inicia todo cambio.Si deseamos un verdadero cambio en la sociedad es necesaria una revolución interior.En una sociedad corrupta, tiene que haber cambios, pero si el hombre individual sigue siendo corrupto en su actividad, trascenderá cualquier forma de sociedad que se instale, por perfecta que sea.
Si creemos que no es posible cambiar , entonces aceptamos las cosas tal y como son y es así como nos conformamos y nos volvemos deprimidos y confundidos. Sin embargo cambiar es posible si dejamos la pachorra y la cobardía de lado.
Si somos conscientes a cada momento del día, de la hipocresía, de las contradicciones, de los engaños,y no los permitimos, a la noche no tenemos que hacer balance alguno. En nuestro cerebro, que registra todo, no quedará ningún residuo que nos inquiete y que no nos deje dormir, por lo tanto cada uno de nosotros estará produciendo orden, porque los procesos mentales del día han sido resueltos tal cual son, sin dejar nada pendiente para interpretar o cambiar; y ya no quedará lugar para culpabilizarse de nada, ni atormentarse por los "hubiera" fallidos.
Cuando sufrimos un dolor, ese dolor se registra si lo asociamos con experiencias del pasado que nos han hecho sufrir y cuando vuelve a producirse lo seguimos registrando y ese recuerdo continúa.
En cambio, si ese dolor se observa de modo completo como algo nuevo, no se registrará como una herida, y sin compararlo con los pensamientos previos, ya que toda comparación es una manera me sentirse herido por el resto de mi vida.Cuando estamos completamente atentos a cada experiencia y la observamos,y hacemos lo correcto para nuestros principios, desaparece el conflicto.
El pensamiento ideatorio salta de un tema a otro, interpretándolo, analizándolo, modificándolo, porque para el sujeto abrumado por la culpa, pensar es recordar conocimientos, experiencias dolorosas del pasado y resentirse.
Ese pensamiento proyecta desde el ayer lo que debería ser el mañana, sin ver el hoy, y entonces hay conflicto.
Cuando nos ocurren experiencias felices queremos repetirlas porque nos produjeron placer, por lo tanto nos aferramos al pasado y planeamos para el futuro.Sin embargo cuando las experiencias no fueron felices y nos produjeros solo dolor o tedio,son mucho más fáciles de olvidar por la higiene mental natural si tenemos salud emocional. Pero si de una experiencia negativa hacemos un continuo reloaded,surge entonces el disturbio emocional y el miedo a que se repita ese pasado. El suceso pudo haber terminado pero seguimos cargándolo a cuestas al pensar en él.
Por lo tanto, el pensamiento ideatorio alimenta tanto el placer como el dolor y se torna completamente irracional, y las personas entonces se vuelven conciencias fragmentadas entre la culpa,el deseo frustrado y la mediocridad . Un yo que desea lo que todos desean y otro yo diferente acojonado de terror de sí mismo.


Vivir cada momento con la mente completamente libre de cualquier forma de permisividad comodina a nuestros principios, nos permite ver las cosas tal cual son, no comparando, no analizando, no interpretando en función del pasado. De esa manera la vivencia de un hoy fructífero se convierte en algo mucho más importante que la experiencia fracasada de un ayer mezquino...