jueves, 28 de octubre de 2010

La risa...





En el diccionario se señala que la risa es una expresión o manifestación de regocijo o una forma de diversión. Es un sonido que puede escucharse y en algunos casos puede ser contagiosa. S
e trata de una reacción fisiológica, que puede deberse a un chiste, una broma, un comentario irónico, a las cosquillas, al contacto físico o a estímulos como el óxido nitroso y la mariguana, que pueden hacer reír de manera muy prolongada.
La risa supone el movimiento de cientos de músculos, por lo que puede ocasionar lagrimeo e incluso dolor en el abdomen o en el llamado hueso chistoso o bien nervio lunar.
La gelontología es la ciencia que se dedica al estudio de la risa, fenómeno que, como el hipo y el bostezo, experimentamos los humanos y que a pesar de ser muy comun
es son poco comprendidos, lo cual habla de lo mucho que falta por aprender en ciencia (afortunadamente).
Fenómeno muy cultivado en sociedades libres, la risa refiere sabiduría,y reporta grandes beneficios a la salud de todos.
Además de ser un verdadero ejercicio, por la gran cantidad de músculos que se mueven-las virtudes de la risa son muy claras y todos los especialistas coinciden en que hace que se mueva el diafragma, aumenta la capacidad pulmonar mejorando la respiración, fortalece el corazón, facilita las digestiones al hacer vibrar el hígado, baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, tonifica los músculos…- al reír también se producen hormonas como las endorfinas –como cuando hacemos ejercicio– que proporcionan sensación de bienestar. Y cuando reimos a pierna suelta el resultado benéfico es impactante en la salud física y emocional de las personas.
Según Freud, los chistes son una forma de canalizar la angustia y disminuyen las tensiones de las emociones que se reprimen.
Estudios más recientes demostraron que por medio del humor se puede combatir el estrés, fortalecer el sistema inmunológico, disminuir un 40% los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares, atenuar el dolor en una sesión con el dentista y estadísticamente vivir más años que las personas amargadas.
A las mujeres nos gustan mucho los hombres con buen sentido del humor, y a los hombres les atraen más a las mujeres que se ríen de sus chistes y las que son divertidas,que las serias segun estos estudios.

Y la risa de una madre que está amamantando incrementa la melatonina en su leche, sustancia que disminuye las posibilidades de que sus hijos de cinco a seis meses sufran de alergia.
La risa no se puede detectar en una tomografía del cerebro debido a los movimientos del cuerpo que provoca. No obstante se h
a podido registrar que no existe un centro único del humor sino que en este proceso intervienen un conjunto de zonas de la corteza cerebral y sectores muy profundos.
Los chistes se relacionan con lo absurdo, el disparate, la sorpresa o lo inesperado, pero lo más importante es que obliga a ver otro punto de vista.

El humor puede ser espontáneo pero también se puede aprender; porque todos podemos tener buen sentido del humor y provocar risa si somos capaces de ver el lado cómico que tienen todas las cosas, incluso las más serias.Los chistes que cuentan las personas muy serias suelen resultar muy graciosos, porque el humor exige la habilidad de ser espontáneo.
Los que no tienen tiempo de reírse porque están demasiado ocupados en la vida diaria pueden a veces dar risa, cuando se los ve manejarse en forma absurda y grotesca.
La ironía es una forma ácida de humor y el hu
mor negro una elaboración maníaca de una situación trágica.
La estrategia humorística para depresivos los hace más receptivos y facilita su comunicación, y la terapia de la risa también es útil para enfermos oncológicos y ancianos.
Los niños se ríen más que los adultos de las cosas absurdas, porque aún no han incorporado del todo la batería de normas, usos y costumbres sociales que nos obliga a ser solemnes.
La risa es contagiosa y aunque parezca no tener objeto, igualmente mejora el estado de ánimo.
La tendencia a reírse por nada disminuye el estres frente a situaciones que se consideran amenazantes. Algunos se ríen sólo frente a circunstancias graciosas pero otros pueden mantener siempre su buen humor generado por ellos mismos.
La clave es la forma de pensar.
Estudios en la Universidad Complutense muestran que las personas no lloran porque están tristes sino que se entristecen cuando lloran,porque primero ocurre el estímulo fisiológico y luego el estado anímico.
La risa tiene la capacidad de desactivar conflictos, calma los nervios, elimina tensiones y aleja los pensamientos negativos.

El punto de vista humorístico de las cosas relativiza la propia percepción y permite replantearse mejor los problemas. El sentido del humor y la risa nos ayudan a evitar los efectos de ciertas situaciones difíciles y a superarlas, con una visión risueña de los sentimientos que nos provocan.El ambiente también influye en el estado de ánimo y la predisposición a reír. Un día de sol puede alegrar y un día de lluvia puede entristecer; una casa oscura y tétrica puede deprimir mientras que un ambiente con mucha luz y paredes claras puede levantar el ánimo.
La risa no es exclusiva de los seres humanos; muchos animales, como las ratas, chimpancés y perros, entre otros, se ríen como reacción fisiológica en respuesta a las cosquillas. En el caso de las personas también está relacionada con la psicología: es asi que el sentido del humor, el chiste y la ironía están presentes siempre en la sana comunicación humana.

Parte importante de la expresión universal humana,la risa en los bebés,por ejemplo,que después de los cuatro meses, empiezan a responder con risa a los estímulos externos de sus familiares o amigos. Ríen antes de aprender a hablar. Además queremos que lo hagan, porque sabemos que la risa es una forma de comunicación que denota afecto y placer, aunque para los bebés podría representar alguna otra cosa que ignoramos. Pero a todos nos da gusto hacer reír a un bebé.
Reír con los demás es tal vez la mejor forma de tener una buena relación humana y de formar vínculos saludables. Es un proceso complejo que todavía no entendemos, pero sabemos que si alguien ríe envía una señal positiva para seguir adelante y entablar una buena comunicación. Algunas sujetos con deficit de inteligencia o severas psicopatologías, muestran sus deficiencias comunicativas al incomodarse con la risa de otra persona ya que tienen entumecimiento emocional y quizá padecen algún disturbio paranoide,al no comprender que una risa franca es señal de un buen interlocutor que representa un entendimiento duradero, es uno de los lenguajes más importantes. También las relaciones de pareja están basadas en este fenómeno, ya que es un factor de comprensión entre los humanos: empatía, cariño,placer, diversión, y buena salud.
Un experimento interesante es ver que es posible hacer reír a otros por medio de una carcajada histriónica o contagiosa. Se demuestra con ello que la risa no sólo se provoca por medio del contacto físico, esto es, que el contacto directo no es indispensable. Por supuesto, el sentido del humor y la ironía,la gracia y la simpatía de cada persona son factores sicológicos que obviamente influyen en hacernos reir a carcajada batiente.
Por lo pronto todos necesitamos reírnos de la crisis, de las preocupaciones y hasta de la muerte. La risa como expresión de nuestras creencias profundas en lo que somos,es un lenguaje que dice más que muchas palabras.En la psicología del positivismo se usan herramientas cognitivas para mejorar el estado de ánimo de personas con afecciones psíquicas o de cualquier otro paciente. La risoterapia sólo es la parte física que tiene que basarse en un trabajo psicológico de base.
Un estado de ánimo positivo se basa en tres factores: la memoria, la percepción y la dirección de los pensamientos.
La felicidad se ha comparado con una colina rodeada por dos ríos: el del recuerdo y el del olvido; conseguirla es saber introducir lo que se quiere recordar, en uno, y lo que se quiere olvidar, en otro.
Para variar el estado de ánimo es necesario también entrenar los pensamientos: Cualquier persona acumula un discurso de pensamientos negativos constantes. Se ha demostrado que un 95 por ciento de esas ocurrencias son falsas y que sólo un 5 por ciento son razonables. Cualquier persona está acumulando mucha basura en su cerebro; hay que conseguir salir de esa dinámica.

El tercer pilar para mejorar el estado de ánimo se basa en el entrenamiento de los pensamientos. En opinión de Elías, se tiene poco control sobre lo que se piensa. Para conseguir mejorar este hecho se necesita entrenamiento: Los pensamientos negativos se deben situar en un contexto adecuado. Existen técnicas que lo consiguen; una de las más usadas es poner en boca de un personaje de cómic el monólogo interno. De esta forma se toman las cosas de otro modo.
La risa también varía la respiración: El depresivo inspira mucho y exhala poco; la risa provoca el efecto contrario, lo que causa que enfermedades como el asma se atenúen. Además, aumenta la refrigeración de la zona frontal del cráneo y mejora la secreción de jugos gástricos debido al movimiento de intestinos que causa la carcajada...


("
...Y para qué sirve la risa?
Tal vez no mueve masas, ni abre conciencias,mucho menos nos enseña a lavarnos los dientes.La risa es el estornudo de nuestra razón que descongestiona el alma de su acatarrada realidad. Por eso, si no nos convence volvernos locos o querernos morir, nos queda la risa;
por más que se esfuercen en quitárnosla...." S.A..)