sábado, 4 de diciembre de 2010

Anarco-ecología...










Más que una ideología anti-autorita
ria, el anarquismo es una metáfora de la libertad y un programa utópico de la emancipación mental de los individuos.
La hipótesis de que en lugar de un orden impuesto por el Estado es mejor el orden natura
l (este fluye por sí mismo y no necesita de una dirección única) es desde luego provocadora en su firme resistencia a toda autoridad. Aspirar a que todas las fuerzas individuales y sociales se desarrollen libremente en la vida es un concepto que ayer, hoy y mañana seguirá generando controversia entre los pacatos y defensores del orden artificial. «Una idea que no es peligrosa no merece ser idea», escribió Oscar Wilde, que era un anarquista programático que creía en la libertad a toda costa.
El postulado de que el hombre solo puede desarrollar plenamente sus facultades, capacidades y talentos sin la tutela del Estado, la religión o la política no es exclusivo de los anarquistas. Otros hombres del pensamiento y la acción han practicado estos principios sin conocer de qué filiación ideológica procedían. Los, anarquistas han sido desde el esclavo Espartaco hasta el idílico don Quijote. Se trataría en suma de in
dividuos que, en algunos casos, han querido cambiar la historia y, en otros, la vida.
El anarquismo es una fe, una actitud, un romanticismo sistemático y actuante, así como una forma asombrosa de solidaridad. Y aunque el anarquismo contiene en sí mismo algo que pareciera im
posible-que es la derrota del poder en la forma convencional que conocemos-para el anarquista el fin es el libre transcurrir del orden natural,individual y social. Ycomo es un estado sorprendente de solidaridad porque nunca nadie ha levantado con tanta lealtad los valores supremos como la hermandad, la solidaridad y el sacrificio en nombre de las ideas propias y ajenas,el poder egoíco,en esos términos,fenece. La vida entera está llena, además, de actos anarquistas, de allí la simpatía intelectual que este movimiento despierta entre quienes se adentran en su conocimiento.
El anarquismo —el voluntario y el involuntario— está lleno de frases trepidantes y perturbadoras: «La doctrina ahoga la vida» (Bakunin) « Si la gente estuviese obligada a comer lo que matase, no habría más guerras,ni tortura animal» ( Hoffman), «La pasión por la destrucción es también una pasión creadora» (Bakunin), «La democracia es una superstición basada en la estadística» (Borges), «…si el amor implicase también la dependencia, sería la cosa más despreciable y la más infame del mundo, una fuente inagotable de esclavitud y de embrutecimiento para la humanidad» (Bakunin), «Anarquismo: Pintar una escalera, subir por ella,y borrar sin titubeos todos los peldaños» (Joan Manuel Rocas ), «La liberación del joven de la autoridad de su padre es indispensable para el progreso de la humanidad» (Freud), «Tomad un círculo, acariciadlo, y se volverá vicioso!» (Ionesco), «Al contrario de quienes empiezan a construir su casa por los cimientos, el ácrata lo hace por el humo de la chimenea» (Paul Valery), «A los cinco años tuve que interrumpir mi educación para asistir a la escuela» (Bernard Shaw), «Los viejos a la tumba,y los jóvenes a la lucha» (González Prada).
En estos tiempos de ceguera histórica y autoritarismo sutil, sobra trabajo para el anarquista. Sin el espíritu ácrata el poder no tendría límites. La propaganda del capitalismo ha calumniado constantemente al anarquismo con una leyenda negra que lo ha asociado con el terror y el crimen, sin embargo los capitalistas olvidan que la anarquía se trata de una condición anímica, de un estado del espíritu que aborrece todas las formas del poder autoritario. Así como «dantesco» deriva de Dante y se refiere a una situación infernal y «kafkiano» deriva de Kafka y se refiere a circunstancia tortuosa, así también «anarquista» deriva de anarquismo y se refiere a un estado natural en el que el hombre se revela, por razones genéticas o culturales, contra las ideas, las personas y los sistemas autoritarios que le asfixian su libertad.

Pero la lucha por la causa de la humanidad no puede ir desligada de la causa ecologista. De los Estados y las estructuras del poder capitalista no podemos esperar nada; la lucha por una sociedad más justa, con los humanos y con el medio ambiente, depende de la autogestión de los pueblos y de los movimientos sociales. Somos los ácratas los que debemos hacer frente a la voracidad del capitalismo.Así que el verdadero movimiento anarquista,es también un potente movimiento ecologista. De ningun modo jerárquico, sino horizontal y orgánico como es la naturaleza y como es el comunismo libertario. De lo contrario será un torpe y pesado dinosaurio, burocrático y corruptor, que retroalimente todos los vicios del sistema que se supone debe combatir, impotente para resolver nuestros problemas sociales y ambientales,como ha resultado ser la mediocre y comodina izquierda mexicana,por ejemplo.
En el anarquismo ecolódico se debe ejercer democracia directa,el referendum y el liderazgo colectivo con base en el hecho de que la supervivencia de la humanidad pasa por cambiar nuestra relación de dominación con la naturaleza: Tenemos que cambiar nuestra forma de relacionarnos con el medio ambiente, por sentido común.Es urgente derribar fronteras, divisiones de clases, modos de explotación y dominación. Tenemos que entender que el ser humano no es una cosa separada de la naturaleza,o un ente aislado... lo que le hacemos al planeta nos lo estamos haciendo a nosotros mismos.
El capitalismo es una barbarie,una frenética y vorás sinrazón que explota al hombre, a la mujer, a los niños y a la naturaleza; aplasta pueblos, borra culturas, esclaviza sociedades, contamina aire, rios y mares, deforesta bosques y extermina especies; todo lo atropella para acumular egoístamente una abstracción en unos pocos, un simple medio de intercambio que se ha vuelto peligrosamente un fin en sí mismo, una cosa vacía que realmente no produce nada, que en sí mismo no es realmente una riqueza, una cosa que no se come, que no abriga, que por sí solo no es nada: EL Dinero.
En el capitalismo todo lo que se produce es para que alguien acumule dinero. por absurdo que parezca la humanidad está produciendo caóticamente y sólo para que unos pocos se “enriquezcan” y acumulen una abstracción sin sentido, poniendo en riesgo la supervivencia de todos.
Hay unos sujetos que no producen nada y que disfrutan de todo lo que se produce y hay otros, la mayoría que con su trabajo son los que hacen que las cosas funcionen y son los que producen todo: la ropa, la comida, el trasporte, el entretenimiento, etc. Paradójicamente éstos que todo lo hacen, no tiene acceso a nada o apenas a unas migajas de lo que ellos mismos producen y viven sometidos a condiciones de vida infrahumanas.
El sin sentido es aún mayor cuando se observa que la crisis del capitalismo es por sobreproducción; se produce de más depredando a la naturaleza y robándoles la vida a los trabajadores sin que con esto se satisfagan las necesidades de la humanidad y no por que no se pueda, sino porq
ue el objetivo de la producción no es ese, es otro completamente irreal: Producir dinero...Qué produce un Banco? Nada...


...Trabaja el Banquero? No. Solo son los parásitos de los que realmente trabajan,pero resulta que estos sujetos inútiles son los que mueven al mundo...Es inmoral, inaudito y absurdo que todos trabajamos para satisfacer ambiciones de acumulación de capital de esos sujetos ambiciosos y abusivos. Sus ambiciones de acumular una inmensa cantidad de dinero son infinitas...Y lo peor es que todo lo que se produce sobre este planeta tiene su origen en los recursos naturales del mismo, los cuales naturalmente no son infinitos.
Se agotan innecesariamente los recursos no renovables y se depredan los recursos renovables a un ritmo mucho mayor que el de su capacidad de regeneración y lo hacen, no porque las necesidades reales de la humanidad así lo exijan, sino por las motivaciones de unos cuantos sujetos del capital.

El capitalismo es un depredador del mundo, y está empobreciéndolo con cada especie que aniquila, descapitalizándolo energéticamente al consumir la energía a un ritmo mayor del que entra al planeta al que están desangrando por unas monedas sin un valor real y cuyo significado está solo en sus mentes.
Se cazan animales hasta su exterminio, no por una necesidad de alimento o abrigo, sino para enriquecer hasta la o
bscenidad a algunos pocos y para que la miserable esposa de alguno de estos parásitos pueda satisfacer su vanidad, luciendo una piel exótica, que probablemente le hacía más falta a algún animal, su legitimo dueño y al cual naturalmente le lucia mejor que a la espantosa señora con adiposidades de cachalote obeso y cerebro de molusco,pero eso si, muy adornada con piel de zorro muerto,y bolsa de feto de cabrito... Y con esta actitud arrogante y estúpida nos estan condenando a todos...
Anarquísmo es ecologismo porque se busca un equilibrio según las necesidades y esto incluye la necesidad de supervivencia, y la necesidad de un medio ambiente vivible, de aire respirable, de aguas limpias, etc.
Debemos idear nuevas formas de producción basadas en el respeto a la naturaleza y sólo para cubrir nuestras necesidades reales y que impulsen una nueva economía, basándonos m
ás quizás en una “Bioeconomía” o en una economía parcticipativa.
Aprendamos de las culturas indígenas y su forma armoniosa de relacionarse con la naturaleza. Ellos tienen presentes a sus ancestros y a sus generaciones futuras, observan los ciclos naturales y tiene
n un gran respeto por la naturaleza y el mundo, al que respetan por su Vida...
Y mirado así, la causa original del anarquismo que impulsaron Bakunin, Proudhon, Kropktin, Bakunin y los anarcosindicalistas de comienzos del siglo pasado siempre ha sido esa Vida...