martes, 15 de marzo de 2011

Sólo vivir y Luz rebelde...

.

.

Razones...

.

Go vegans!

Freegans: Veganos libertarios...


Freegan es un anglisismo que se originó en Canadá para nombrar a la gente que emplea alternativas al capitalismo para vivir con más sensatez, basadas en una participación limitada en la economía convencional, y en un mínimo consumo de recursos,y sus estrategias se explican aquí:

Voces Freegans

Los Freegans abogan por la comunidad, la generosidad, la conciencia social, la libertad, la cooperación y el compartir en oposición a la sociedad basada en el materialismo, la apatía social, la competición , la conformidad y la codicia.
Tras años intentando boicotear productos procedentes de corporaciones causantes de la violación de derechos humanos, de la destrucción ambiental y el abuso de animales, muchos de nosotros descubrimos que independientemente de lo que compráramos siempre acabábamos apoyando algo deplorable. Entendimos entonces que el problema no es sólo unas pocas malas empresas sino el propio sistema en su totalidad.
El Freeganismo es un boicot total a un sistema económico donde el beneficio ha eclipsado las consideraciones éticas y donde complejos sistemas de producción masiva aseguran que todos los productos que compramos tengan impactos perjudiciales, la mayoría de los cuales ni siquiera habíamos considerado. De esta manera, en vez de evitar la compra de productos de una mala compañía, sólo para beneficiar a otra, evitamos comprar en el mayor grado en que somos capaces...La palabra freegan deriva de “free” (libre) y “vegan” (vegano). Se denominan “Vegans” aquellos que evitan el consumo de productos de origen animal o productos experimentados en animales en un esfuerzo por evitar causarles daño. Los Freegans llevan esta postura un paso más allá reconociendo que en una compleja economía industrial y de producción en masa motivada por el beneficio, el abuso de personas, animales y de la tierra abunda en todos los niveles de producción (desde la adquisición de la materia prima, a la producción y el transporte) y es así para casi cada simple producto que compramos. El trabajo en fábricas que explotan, la destrucción de los bosques, el calentamiento global, el desplazamiento de comunidades indígenas, la contaminación del aire y del agua, la erradicación de insectos como “molestias” la vida salvaje en granjas, las violentas destituciones de gobiernos elegidos popularmente para mantener dictadores marioneta conformes con los intereses de las grandes empresas, la destrucción de sindicatos, la perforación en busca de petróleo en lugares ambientalmente sensibles, explotación infantil, y sobornos a régimenes represivos son sólo algunos de los muchos impactos del aparentemente inócuo consumo de productos que llevamos a cabo cada día.
Los freengans emplean una serie de estrategias para la vida práctica basadas en nuestros principios:

1.Reciclar: Vivimos en un sistema económico donde los vendedores sólo valoran la tierra y sus bienes en relación a su capacidad para generar beneficios. Los consumidores están constantemente siendo bombardeados con anuncios que les incitan a desechar y reemplazar los bienes que ya tienen porque esto incrementa las ventas. Esta práctica de la sociedades opulentas produce una cantidad de gasto tan grande que mucha gente puede ser alimentada y mantenida simplemente con su basura. Como freegans, recolectamos la comida en vez de comprarla para evitar ser cosumidores nosotros mismos, para retar políticamente la injusticia de permitir que recursos vitales sean gastados mientras multitudes carecen de necesidades básicas como comida, ropa y alojamiento, y para reducir el gasto que va a parar a terrenos y a inceneradoras que están masivamente situados en barrios pobres(no blancos), donde causan elevados niveles de cáncer y asma..Quizás la estrategia freegan más notoria es la comunmente denominada recolección urbana o “dumpster diving”. Esta técnica implica buscar en la basura de mayoristas, residencias, oficinas y otras instalaciones en busca de bienes útiles. A diferencia de los estereotipos de nuestra sociedad sobre la basura, los bienes recuperados por los freegans son seguros, utilizables, limpios y en perfectas o casi perfectas condiciones, un síntoma de una cultura consumista que nos incita a sustituír nuestros bienes más antiguos por otros nuevos, y donde los mayoristas planean un alto volumen de producción disponible como parte de su modelo económico. Algunos recolectores urbanos van sólos, otros lo practican en grupos, pero siempre compartimos los descubrimientos abiertamente unos con otros y con todo aquel que encontramos en el camino que los quiere. Grupos como Food Not Bombs recuperan comida que de otro modo sería desperdiciada y la usan para preparar comidas que comparten en lugares públicos con todo el que desea participar.Recuperando los descartes de mayoristas, oficinas, escuelas, casas, hoteles, o cualquier lugar buscando en sus cubos de basura, contenedores y bolsas de basura, los freegans son capaces de obtener comida, bebidas, libros, artículos de tocador, revistas, comics, periódicos, videos, artículos de cocina, electrodomésticos, música (CDs, casetes, discos, etc.) alfombras, instrumentos musicales, ropa, patines, patinetes, muebles, vitaminas, aparatos electrónicos, productos para el cuidado de animal, juegos, juguetes, bicicletas, piezas de arte y cualquier tipo de bien de consumo. Además de no contribuir a aumentar el gasto, los freegans reducen la basura y la polución disminuyendo el sobrevolumen en la corriente de gasto.Muchos de los objetos usados pueden ser también encontrados gratis o compartidos con otros, en sitios web como Freecycle y en la sección free de tu Craigslist local. Para disponer de materiales útiles comprueba el directorio EPA Materials and Waste Exchanges. En comunidades alrededor del país, la gente está llevando a cabo eventos como Really Really Free Markets(Mercados verdaderamente gratis) y “Freemeets” (Encuentros gratuitos). Estos eventos son semejantes a mercadillos con objetos gratuitos. La gente trae cosas para compartir con otros. Dan y reciben pero ni un dólar es intercambiado. Cuando los freegans necesitan comprar, compramos bienes de segunda mano que reducen la producción y apoyan el reutilizar y reducir lo que habría sido gastado, sin proveer ingresos adicionales para nueva producción...Debido a nuestros frecuentes en los descartes de nuestra consumidora sociedad, los freegans somos muy conscientes e indignados con las enormes cantidades de gasto que el consumidor típico genera y por eso eligimos no ser parte del problema. Los freegans reciclamos escrupulosamente, usamos la materia orgánica como abono para la tierra y reparamos más que reemplazamos objetos siempre que es posible. Todo lo que es inutilizable por nosotros, lo redistribuimos entre nuestros amigos, en mercados gratuitos o usando servicios de internet como freecycle y craigslist.
2.Transporte:Los Freegans reconocen los desastrosos impactos sociales y ecológicos del automóvil. Todos sabemos que los automóviles causan polución creada por la combustión de pertóleo, pero generalmente no pensamos en otros factores de destrucción como bosques siendo eliminados para construir carrreteras en areas salvajes y las muertes por choque, de humanos y vida salvaje. Además, el uso masivo de petróleo crea el impulso económico que origina las masacres en Irak y en el resto del mundo. Por eso los freegan deciden no usar coches en su mayoría. Usamos otros métodos de transporte incluyendo salto al tren, hacer autoestop, caminar, patinar, montar en bicicleta. El autoestopismo aprovecha el espacio en un coche que de otro modo habría sido inutilizado y además no incrementa el consumo total de coches y gasolina. Algunos freegans encuentran inevitable el uso de coches. Por eso, para tratar de eliminar la dependencia de carburantes fósiles, utilizan coches con motores diesel transformados para funcionar con “greisel” o aceite vegetal (grasoso-diesel). Literamente alimentamos nuestros coches con aceite usado que fue freído en restaurantes– otro ejemplo de transformación del gasto en algo práctico. Grupos voluntarios están formando en todas partes ayudando a la gente en la transformación de sus motores diesel para que funcionen con aceite vegetal.
3.Okupas: Los Freegans creen que el alojamiento es un Derecho, no un privilegio. Del mismo modo que los freegans consideran una atrocidad que haya hambre mientras la comida es tirada, también estamos indignados que haya gente que literalmente muere congelada en las calles mientras los caseros y las ciudades mantienen edificios cerrados y vacios porque no pueden sacar provecho de ellos o hacerlos válidos como viviendas. Los Squatters-Okupas- son gente que ocupa y rehabilita edificios abandonados y destruídos. La mayoría de los okupas en Canadá son freegans. Estos squatters creen que las necesidades reales humanas son más importantes que las nociones abstractas de la propiedad privada, y que aquellos que mantienen edificios pero no permiten
a gente vivir en ellos, incluso en lugares donde el alojamiento es vitalmente necesitado, no merecen poseer esos edificios. Además de zonas habitadas, los squatters a menudo convierten edificios abandonados en centros comunitarios con programas que incluyen actividades artístricas para niños, educación medioambiental, encuentros de las organizaciones de la comunidad y más.
4. Ser Verdes:Vivimos en una sociedad donde lo que comemos generalmente creció muy lejos, fue sobre procesado y entonces transportado largas distancias para ser almacenado durante demasiado tiempo, todo a un alto costo ecológico. Debido a este proceso, hemos perdido la apreciación de los cambios de temporada y de los ciclos de la vida, pero algunos estamos reconectando con la tierra a través de la jardinería y la recolección.Muchos ecologistas urbanos han estado transformando terrerenos abandonados y llenos de basura en verdes jardines comunitarios. En vecindarios donde los comercios venden más comida basura que vegetales fescos, los jardines comunitarios suponen una fuente de comida sana. Donde el aire está saturado de agents contaminantes inductores de asma, los árboles de los jardines comunales producen oxígeno. En paisajes dominados por el ladrillo, el cemento y el asfalto, los jardines constituyen un oasis de plantas, espacio sabiertos y lugares para que las comunidades se reúnan, trabajen juntos, compartan comida, y eliminen las barreras que mantienen a la gente apartada en una sociedad donde todos nos hemos apartado demasiado los unos de los otros.Los recolectores salvajes demuestran que podemos alimentarnos sin supermercados y curar nuestras enfermedades sin farmacias, familiarizándonos con las plantas medicinales que crecen alrededor. Incluso los parques de las ciudades pueden proveer comida y medicinas útiles, dándonos u
na apreciación renovada de que nuestro mantenimiento procede finalmente no de las corporaciones productoras de comida, sino de la tierra misma. Otros llevan el modo de vida de la recolección incluso más lejos, desprendiéndose de conceptos urbanos y suburbanos e intentando volver a los orígenes construyendo comunidades en la naturaleza, basados en habilidades primitivas para sobrevivir.
5.Trabajo mínimo: Cuánto de nuestras vidas sacrificamos para pagar cuentas y comprar más cosas? Para la mayoría de nosotros, el trabajo significa sacrificar nuestra libertad para recibir las órdenes de otros, estrés, aburrimiento, monotonía, y en muchos casos riesgo para nuestro bienestar físico y psicológico.Una vez comprendido que no son unos pocos malos productos de unas cuantas compañías explotadoras los responsables de los abusos sociales y ecológicos, en el mundo, sino más bien todo el sistema en el que trabajamos, es cuando empezamos a entender que, como trabajadores, somos piezas de una máquina de violencia, muerte, explotación, y destrucción. ¿Es el cajero que cobra un trozo de ternera menos responsable de la crueldad de las granjas fábricas que el trabajador de la granja? ¿Qué hay sobre el diseñador que encuentra modos de hacer el producto apetecible? ¿Y sobre el contable que lleva los libros de la tienda y se encarga de que perdure el negocio? ¿o del trabajador en la fábrica que manufactura cajas para refrigeradores? Y por supuesto, los altos ejecutivos de las empresas tienen la responsabilidad mayor de todos, porque ellos toman las decisiones que provocan la destrucción y el gasto.
No tienes que poseer acciones en una empresa o poseer una fábrica o una planta química para estar libre de culpa.Cubriendo necesidades básicas como la comida, ropa, alojamiento, mobiliario y transporte sin gastar un dólar, los freegans son capaces de reducir o al menos eliminar la necesidad de ser constantemente contratados. Podemos sin embargo dedicar nuestro tiempo a cuidar de nuestras familias, a hacer trabajo de voluntariado en nuestras comunidades, y a tomar parte en grupos activistas para luchar contra las practices de empresas que de otro modo podrían estar ordenándonos en el trabajo. Para algunos, el total desempleo no es una opción -es más difícil encontrar medicina dental gratuita que una maleta gratis en la calle, -pero limitando nuestras necesidades financieras, incluso aquellos de nosotros que necesitan trabajar pueden establecer conscientemente límites a cuánto trabajamos, tomar el control de nuestras vidas, y escapar a la presión constante de llegar a fin de mes. Pero incluso si necesitamos trabajar, es esencial no ceder el control total a los jefes. El espíritu freegan de cooperación puede ser extendido al lugar de trabajo como parte de sindicatos de trabajadores anarquistas,que piensan que Otro Mundo es Posible...

Extracto de Fregans canadian voices. Traducción libre. Rox.

Halcones en la Diagonal...



En Barcelona, han nacido 54 halcones con el programa de reintroducción | Los edificios altos con repisas y la comida abundante favorecen su adaptación urbana
La vida urbana y la biodiversidad son compatibles. Por eso, el halcón peregrino se siente cómodo en Barcelona. Esa es, al menos, la impresión que transmite el ejemplar que se ha instalado en la última repisa del edificio acristalado de la torre Barcelona, en la plaza Francesc Macià. Está a unos 80 metros de altura, en el epicentro de uno de los lugares de Barcelona con más densidad de tráfico. Pero ni el trasiego urbano, ni los ruidos, ni la contaminación parecen molestarlo. Tampoco hace mella en él el frío de esta mañana inverna
l. El estrés urbano no le afecta.
Entre oficinas, tiendas de ropa y despachos de abogados, el halcón ha encontrado una de las mejores atalayas de Barcelona. De hecho, la existencia de edificios altos con repi
sas de apoyo y buena visibilidad en un territorio amplio es una de las claves que han favorecido el éxito en el programa de reintroducción del halcón en la ciudad. La buena adaptación al medio urbano viene favorecida por la masiva presencia de su presa básica, la paloma. Pero, además, un buen clima en invierno, luz nocturna para cazar y el plato exótico que representan las cotorras explican la ocupación de otras zonas de Barcelona.
La presencia del halcón p
eregrino en la plaza Francesc Macià es una prueba de cómo este animal se ha instalado en nuevas áreas de la capital catalana desde que fue reintroducido a partir de 1999. La ciudad le resulta amable, y su vuelo aquí sí es realmente sostenible. En el área de la Diagonal, en la calle Tarragona y en otras calles con torres altas cada vez es más asiduo. "La Diagonal les gusta por sus edificios altos y con repisas. Aún no han encontrado sitios para criar, pero aquí tienen todo lo que necesitan", dice Eduard Durany, responsable del equipo que lleva a cabo el programa de reintroducción.
El halcón permanece en la última repisa de la torre Barcelona (sede del Grupo Godó) inmutable. De vez en cuando se gira, mueve ligeramente las alas para posicionarse mejor y sigue cara al cristal, como quien mira de espaldas un paisaje excepcional. "Los halcones eligen puntos culminantes para ver mejor a sus presas, contemplar el entorno y detectar la presencia de algún peligro", dice Durany.
Los edificios no son un refugio. Fuera del ámbito urbano, los halcones duermen sobre rocas; no buscan un escondrijo para refugiarse. Por eso, en las torres de la Diagonal pueden dormir en cualquier rincón protegidos de las cornisas superiores. Su adaptación tiene otra explicación. Los halcones encuentran en Barcelona comida fácil en primavera y en otoño. La gran oferta alimentaria que aportan las especies que viven todo el año en la ciudad (palomas y cotorras, por ejemplo) se incrementa en las épocas de paso de las aves migratorias que van y vuelven de sus cuarteles de invernada en África."La capital catalana está situada en la ruta migratoria de muchas aves, muchas de las cuales hacen este viaje de noche. Los halcones urbanos aprovechan la iluminación nocturna de la ciudad para poderlas cazar", dice Durany. Este experto ha identificado en Barcelona hasta 38 especies de pájaros que sirven de presas para los halcones; y de entre estas presas, más del 60% son palomas. Pero en su menú no faltan otros platos:zorzales, cotorras argentinas o tórtolas turcas, pero también pollas de agua, avefrías, estorninos, becadas, gaviotas, gorriones o, incluso, la cerceta común.
La presencia de halcones en la Diagonal demuestra el éxito del programa de reintroducción impulsado por el equipo de Durany con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. El halcón peregrino desapareció de Barcelona a principios de los años 70 por la caza. Antes del proyecto de reintroducción no era raro ver en la Sagrada Família algún halcón invernante. Sin embargo, cuando llegaba la época de cría, abandonaban la ciudad.
El programa de reintroducción se inició en el año 1999, cuando se llevaron a cabo las primeras liberaciones (falconsbarcelona. net). Entre el año 1999 y el 2003 se liberaron 47 halcones en numerosos puntos de Barcelona (hotel Princesa Sofía, basílica de Santa María del Pi, el Corte Inglés de la plaza Catalunya…). La primera pareja nidificante se estableció en el año 2003 en la térmica de Sant Adrià de Besòs, y ahora la capital catalana cuenta con tres parejas reproductoras establecidas de forma permanente: una en la Sagrada Família, otra en el Penya-segat Marítim de Montjuïcy una tercera en la torre Macosa, de Diagonal Mar, en el Poblenou. Esta última no ha podido criar, sin embargo, en los dos últimos años al habersufrido molestias durante la época de cría.

En total, desde 2005, el programa ha logrado que nazcan en Barcelona 54 halcones (27 en el acantilado marino de Montjuïc,16 en la Sagrada Família y 11 en la torre Macosa, en Diagonal Mar).
Recientemente hay que contabilizar una nueva pareja en l´Hospitalet, establecida en el edificio Realia el año 2009, fruto de un proyecto similar al de Barcelona, a partir de ejemplares liberados en la Ciutat Sanitària de Bellvitge, y otra en el edificio Allianz de la calle de Tarragona, así como ejemplares desaparejados que frecuentan lugares como la torre Calatrava de Montjuïco la torre Agbar, entre otros muchos.
El establecimiento de parejas fijas reproductoras a partir del año 2003 ha servido como foco de atracción y ha propiciado el aumento demográfico. Así, nuevos ejemplares que en principio no se hubieran quedado en la capital han encontrado en ella un lugar propicio para fijar su residencia, aparearse y criar.
No obstante, en el área de Barcelona, la población es fluctuante. En esta zona, hay ahora unas seis parejas y algunos ejemplares solitarios. La población aumenta en invierno, coincidiendo con la migración de los halcones del norte de Europa, mientras que en verano permanecen sobre todo las parejas reproductoras, los ejemplares subadultos y los animales desaparejados.

"Aun así, siempre hablamos de un número modesto, pues los halcones son animales territoriales. Donde se establecen, las parejas son muy celosas de su territorio", dice Durany. De hecho, desde su lugar de asentamiento hacen movimientos en un radio de unos dos kilómetros, aunque puede variar en función de la época del año y de las dificultades para encontrar alimentos.Sin embargo, la reintroducción no siempre ha sido fácil. En el año 2007, se instaló en el edificio torre Catalunya de la plaza de los PaïsosCatalans la primera pareja. Ocuparon este enclave tres años, pero no consiguieron un lugar adecuado para criar. La remodelación del edificio dio al traste con todos los planes...Otras ciudades europeas han introducido también el halcón, aunque el caso más significativo es el de Nueva York. Casi había desaparecido de todo el territorio; llegaron a contabilizarse sólo 38 parejas nidificantes. Sin embargo, hacia 1970 se creó la Peregrine Fund, y con halcones cautivos se inició un macroproyecto de recuperación. El éxito ha sido tal en estas ciudades que el animal dejó de estar incluido en 1999 de la lista roja de especies en peligro de extinción. Y en Barcelona todos estan felices de ver a estas aves surcar los cielos,y de ver cómo la naturaleza se abre paso a la vida.Los barceloneses los quieren como quisieron un día a Copito de Nieve. Y ya forman parte de la ciudad y de sus vidas, son libres y catalanes, y aportan grandes beneficios al ecosistema...

R.S. Para la Vanguardia.

Los perdedores...


"La independencia es otro nombre de la dignidad"
Eduardo Galeano


En la ciudad de Quito, al día siguiente de la independencia, una mano anónima escribió en una pared: Último día del despotismo y primero de lo mismo.
Y en Bogotá, poco después, Antonio Nariño advertía que el alzamiento patriótico se estaba convirtiendo en baile de máscaras, y que la independencia estaba en manos de caballeros de mucho almidón y mucho botón, y escribía: Hemos mudado de amos.

Y el chileno Santiago Arcos comprobaba, desde la cárcel:
–Los pobres han gozado de la gloriosa independencia tanto como los caballos que en Chacabuco y Maipú cargaron contra las
tropas del rey.

***
Todas nuestras naciones nacieron mentidas. La independencia renegó de quienes, peleando por ella, se habían jugado la vida; y las mujeres, los analfabetos, los pobres, los indios y los negros no fueron invitados a la fiesta. Aconsejo echar un vistazo a nuestras primeras Constituciones, que dieron prestigio legal a esa mutilación. Las Cartas Magnas otorgaron el derecho de ciudadanía a los pocos que podían comprarlo. Los demás, y las demás, siguieron siendo invisibles.
***
Simón Rodríguez tenía fama de loco, y así lo llamaban: El loco. Decía locuras, como éstas:
–Somos independientes, pero no somos libres. La sabiduría de Europa y la prosperidad de los Estados Unidos son, en nuestra América, dos enemigos de la libertad de pensar. Nuestra América no debe imitar servilmente, sino ser original.
Y también:
–Enseñemos a los niños a ser preguntones, para que se acostumbren a obedecer a la razón: no a la autoridad como los limitados, ni a la costumbre como los estúpidos. Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra.
Don Simón decía locuras, y hacía locuras. Allá por mil ochocientos veinte y pico, sus escuelas mezclaban a los niños y a las niñas, a los pobres y a los ricos, a los indios y a los blancos, y también unían la cabeza y las manos, porque enseñaban a leer y a sumar, y también a trabajar la madera y la tierra. En sus aulas no se escuchaban los latines de sacristía y se desafiaba la tradición del desprecio por el trabajo manual. Poco duró la experiencia. Un clamor de indignadas voces exigía la expulsión de este sátiro que ha venido a corromper a la juventud, y el mariscal Sucre, presidente del país que ahora llamamos Bolivia, le exigió la renuncia.
A partir de entonces, anduvo a lomo de mula, peregrinando por las costas del Pacífico y las montañas de los Andes, fundando escuelas y formulando preguntas insoportables a los nuevos dueños del poder:
–Ustedes, que imitan todo lo que viene de Europa y de los Estados Unidos, ¿por qué no les imitan la originalidad, que es lo más importante?
Este viejo vagabundo, calvo, feo y barrigón, el más audaz y el más querible de los pensadores de América, estaba cada día más solo, y solo murió.
A los ochenta años, escribió:

–Yo quise hacer de la tierra un paraíso para todos. La hice un infierno para mí.
***
Simón Rodríguez fue un perdedor. Según la escala de valores de este mundo, que sacraliza el éxito y no perdona el fracaso, los hombres como él no merecen memoria.
Pero, ¿acaso no está vivo don Simón en la energía de dignidad que hoy recorre nuestra América de norte a sur? ¿Cuántos hablan por su boca, aunque no lo sepan, como hablaba en prosa aquel personaje de Molière que no sabía que hablaba en prosa?
Acaso don Simón no nos sigue enseñando, un siglo y medio después de su muerte, que la independencia es otro nombre de la dignidad? Es verdad que todavía pesa, y mucho, la herencia colonial, que aplaude la copia y maldice la creación y admira, como denunciaba don Simón, las virtudes del mono y del papagayo. Pero también es verdad que
son cada vez más los jóvenes que sienten que el miedo es una cárcel humillante y aburrida, y libremente se atreven a pensar con sus propias cabezas, sentir con sus propios corazones y caminar con sus propias piernas.

***
Yo no creo en Dios, pero sí creo en el humano milagro de la resurrección. Porque quizás se equivocaban aquellos dolientes que se negaban a creer en la muerte de Emiliano Zapata, y creían que se había marchado a Arabia en un caballo blanco, pero sólo se equivocaban en el mapa. Porque a la vista está que Zapata sigue vivo, aunque no tan lejos, no en las arenas de Oriente: él anda cabalgando por aquí, aquí cerquita nomás, queriendo justicia y haciéndola.
Y fíjense ustedes lo que ha ocurrido con otro perdedor, José Artigas, el hombre que hizo la primera reforma agraria de América, antes que Lincoln y antes que Zapata.
Hace casi dos siglos, él fue vencido y condenado a la soledad y al exilio. En años recientes, la dictadura militar del Uruguay le erigió un ampuloso mausoleo, queriendo encerrarlo en cárcel de mármol. Pero cuando la dictadura intentó decorar el monumento con algunas de sus frases, no encontró ninguna que no fuera subversiva. Ahora el mausoleo tiene fechas y nombres de batallas, y ninguna frase. Involuntario homenaje, involuntaria confesión: Artigas no es mudo, Artigas sigue siendo peligroso.

Cosa curiosa: con tantos vivos que hablan sin decir, en nuestras tierras hay muertos que dicen callando.

***
Bienaventurados sean los perdedores, porque ellos cometieron la insolencia de amar a su tierra, y por ella se jugaron la vida. Pero está visto que el patriotismo es el honorable privilegio de los países dominantes: sólo los que mandan tienen el derecho de ser patriotas. En cambio, los países dominados, condenados a obediencia perpetua, no pueden ejercer el patriotismo, so pena de ser llamados populistas, demagogos, delirantes: nuestro patriotismo se considera una peste, peste peligrosa, y los amos del mundo, que nos toman examen de Democracia, tienen la mala costumbre de conjurar esta amenaza a sangre y fuego.
Bienaventurados sean los perdedores, porque ellos se negaron a repetir la historia y quisieron cambiarla.
Bienaventurados sean los perdedores, y malditos sean quienes confunden el mundo con una pista de carreras y lanzados a las cumbres del éxito trepan lamiendo hacia arriba y escupiendo hacia abajo.
Bienaventurados sean los indignados, y malditos sean los indignos.
Maldita sea la exitosa dictadura del miedo, que nos obliga a creer que la realidad es intocable y que la solidaridad es una enfermedad mortal, porque el prójimo es siempre una amenaza y nunca una promesa.
Bienaventurado sea el abrazo, y maldito sea el codazo.


***
Sí, pero… Cuántos perdedores, ¿no?
Cuando algún periodista me pregunta si soy optimista, yo contesto, sinceramente:
–A veces. Depende de la hora.
Siempre me parecieron más bien inhumanos los optimistas full time.
Creo que el desaliento es un derecho humano, y de algún modo es también la prueba de que somos humanos, porque no sufriríamos el desaliento si no tuviéramos aliento.
Hay que reconocer que no es muy alentadora la realidad, que tiene la jodida costumbre de recompensar a los exprimidores del prójimo y a los exterminadores de la tierra, el agua y el aire. Y en cambio, las más apasionantes aventuras de transformación de la realidad suelen quedarse a mitad de camino, o se extravían y se pierden, y muchas veces terminan mal.
Hay que reconocerlo, digo, pero también cabe preguntar: Cuando esas lindas experiencias colectivas terminan mal, ¿de veras terminan? ¿No hay nada que hacer, sólo nos queda resignarnos y aceptar el mundo tal cual es, como si fuera destino? Hace pocos años, se puso de moda la teoría del fin de la historia. Más de uno se tragó ese sapo, a pesar de que el sentido común nos demuestra, con poderosa sencillez, que la historia nace de nuevo cada mañana.
Lo mejor de este asunto de vivir está en la capacidad de sorpresa que la vida tiene. ¿Quién podía presentir que los países árabes iban a vivir este huracán de libertad que están ahora viviendo? ¿Quién iba a creer que la plaza de Tahrir iba a dar al mundo esta lección de democracia? ¿Quién iba a creer lo que ahora puede creer ese muchachito plantado en la plaza durante días y noches, cuando dice: "Nadie nos va a mentir nunca más"?
Al fin y al cabo, cuando la historia dice adiós, o eso parece decir, ella nos está diciendo, o al menos murmurando: hasta luego, hasta lueguito, nos estamos viendo...


* Palabras pronunciadas el 22 de febrero de 2011, en la ceremonia de entrega de la Medalla 1808, que el jefe de Gobierno de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, otorgó al escritor Eduardo Galeano

Tres preguntas sencillas ...

La comunicación puede ser traicionera. Es una necesidad básica del ser humano, pero también una fuente de malentendidos y conflictos. No en vano, está sujeta a la interpretación subjetiva de cada interlocutor. Y el espacio que se genera entre aquello que queremos compartir y lo que nuestro oyente entiende es el detonante de infinitas reacciones impulsivas o defensivas, que pueden derivar en agrias discusiones.
A pesar de que construimos nuestras relaciones a través del lenguaje, en demasiadas ocasiones lo que decimos muestra lo que somos y a veces lo que somos no le gusta a los demás,por ello,no siempre hablando se entiende la gente.
Lo que decimos está vinculado con la forma en la que pensamos, según organizamos nuestras representaciones mentales. Cuando alguien dice "me siento como en un pozo profundo", eso es lo que ve en su mente. No sólo es un sentimiento. Nuestras imágenes mentales y el lenguaje que usamos son como uña y carne. Así, al hablar, nos retratamos. Y por ello,nuestras palabras poseen una fuerza especial que puede afectar nuestras relaciones...
Las palabras en sí mismas no son más que símbolos. La palabra "fuego" no quema,la palabra "agua" no quita la sed. La fuerza que tienen está en su uso, en el "para qué" usamos las palabras. Lo que decimos está siempre dentro de un contexto determinado, en el marco de una relación. Es ahí donde adquiere significado. De ahí la importancia de plantearnos qué hacemos con las palabras: ...Amamos u odiamos con ellas? ...Sirven para el encuentro…o para la separación?
Existen muchas distorsiones en la comunicación, porque el mapa no es el territorio,es decir,la palabra no es el sentimiento. Cada persona interpreta las circunstancias de la vida de forma diferente, pero esa interpretación no es una única verdad, sino un mapa, una representación personal. Nos cuesta mucho entender que los demás no ven, creen, ni sienten lo mismo que nosotros, lo que da pie a múltiples presuposiciones. Y éstas, en muchas ocasiones, derivan en malentendidos. También hay que tener en cuenta que nada distorsiona tanto como la interpretación que hacemos de nuestro vínculo con el otro. Y es que la comunicación está siempre filtrada por nuestra percepción, que a su vez está condicionada por nuestro estado de ánimo.
Pero resulta que continuamente estamos co-creando nuestra realidad mediante el lenguaje. Eso que llamamos realidad acaba siendo una construcción relacional, algo que acordamos más allá de los hechos. Al ser seres narrativos, necesitamos el lenguaje para poder explicar a los demás y a nosotros mismos todo aquello que sucede, lo que sentimos y vivimos. Aunque la experiencia antecede al sentido, necesitamos las palabras para entender el mundo que nos rodea. Por eso la realidad, la de cada uno, acaba siendo una construcción o co-creación determinada por el lenguaje, más allá de las circunstancias particulares.
Y es que nuestros pensamientos predisponen la experiencia que vivimos. Porque el mundo que percibimos a través de nuestros sentidos no es neutro. Está esculpido acorde con nuestras creencias, nuestro condicionamiento y nuestros pensamientos, que nos llevan a dar una interpretación determinada a lo que percibimos. Y esta interpretación determinará nuestra experiencia. Aún así, existen hechos, contingencias y accidentes que escapan a nuestro control, que existen o se producen más allá de lo que podamos pensar. Entonces lo que determina nuestra experiencia es la relación que establecemos entre lo que sucede y lo que pensamos sobre lo que sucede. A eso lo podemos llamar también co-creación.
Por esa razón,si mejoramos nuestro nivel de atención podremos comunicarnos más conscientemente: si escuchamos o leemos con atención,cuidadosamente, sin que en el proceso interfieran nuestras ideas previas o nuestros prejuicios sobre aquello que nos dicen seremos capaces de captar no sólo lo que nos dicen, sino lo que nos quieren decir ,es más probable que entendamos los mensajes del otro.
Pero sobre todo, es fundamental ser conscientes de lo que nosotros decimos y de cómo lo decimos... Para ello es importante hacernos tres preguntas antes de abrir la boca,y estas son:...
1.Qué quiero decir?
2.Cómo lo voy a decir?
3.Para qué lo voy a decir?
Tres preguntas que también se pueden aplicar a lo que nos dice nuestro interlocutor: qué quiere decirnos,cómo lo está diciendo y para que nos lo dice?...y las respuestas sinceras nos darán el ámbito,el contexto para construir el puente de la comunicación basada en la empatía y la confianza.
Si decidimos asumir la responsabilidad de una relación, tomando consciencia de nuestros patrones de conducta y mostrando empatía y asertividad, tendremos la maravillosa oportunidad de compartir y compartirnos verdaderamente...

Simplemente Zen...














La simplicidad es una virtud de economía espiritual y gran sentido común pero es todo menos simple alcanzarla. Para lograrla es muy normal dar dos pasos adelante y uno atrás,pero encontré esta “guía para prin
cipiantes” basada en los consejos de Zen de Habwrt nueva, y que se traducen más o menos así:
Identifica las cosas más importantes de tu vida.
Elimina lo demás.
Claro que estos puntos no van a ser muy útiles si no los aplicas a cada aspecto de tu vida. Por eso presentamos la siguiente lista. Son, en su mayoría, cuestiones obvias, pero no está de más recordarlas de tanto en cuanto.
No puede haber una guía que explique paso a paso cómo simplificar tu vida, pero sí ideas que aporten pistas para llevar una vida algo menos complicada. Seguramente no estarás de acuerdo con algunos de estos puntos, ni te servirán otros. Escoge los que más se relacionen contigo, e intenta aplicarlos:
1. Haz una lista de las 4 ó 5 cosas más importantes: qué es importante para ti? Qué es lo que más atesoras? Que 4 ó 5 cosas prefieres hacer?... Simplificar tu vida comienza cuando creas espacio para las cosas que de verdad te importan.
2. Evalúa tus responsabilidades: reflexiona sobre el mayor número posible de aspectos de tu vida: tu trabajo, tu familia, tus aficiones, tu casa, tus amigos…. ¿Cuáles de estos aspectos están incluidos en las 4 ó 5 cosas que apuntaste anteriormente?
3. Evalúa tu tiempo: haz una lista de las actividades que emprendes rutinariamente desde que te levantas hasta que te vas a dormir y evalúa si está en sintonía con tus prioridades. Si tienes oportunidad, elimina las discordantes.
4. Simplifica la manera en que trabajas: nuestros días suelen estar repletos de asuntos pendientes. Si a diario pretendes eliminar de tu lista todas las tareas que tienes que hacer nunca vas a acabar y, peor todavía, nunca vas a hacer lo más importante. Así que céntrate en lo esencial y elimina el resto.
5. Reduce las tareas domésticas: a veces las tareas domésticas son igual de inabarcables que las listas de trabajos pendientes. Nunca nos da tiempo a acabar todo. Es imposible tener una casa impecable todo el tiempo sin dedicarle ingentes cantidades de tiempo. Concéntrate en lo importante.
6. Aprende a decir no: este es uno de los puntos más importantes para simplificar tu vida y aprender a crear espacio en la mente.
7. Limita tus comunicaciones: el correo electrónico, el móvil, Skype, Twitter, Facebook y la pléyade de redes sociales que nos inundan pueden monopolizar todo tu día en xateos frívolos y vacíos sin que apenas te des cuenta. Pon un límite al tiempo que pasas enganchado a la red. Ve tu email sólo en el espacio de tiempo fijado previamente. Sigue esta pauta para el resto de medios de comunicación. No dejes que la televisión u otros medios dominen tu vida.
8. Deshazte de cosas que ya no necesites: dedicar un fin de semana a donar o reciclar los objetos que ya no te hacen falta es muy terapéutico. Libera espacio en tu entorno y verás cómo se reordena tu mente.
9. Deshazte de objetos muy grandes: puedes comenzar por esos objetos demasiado voluminosos (ese viejo sofá con los muelles salidos, por ejemplo) que causan desorden en tu vida.
10. Una habitación a la vez: comienza por eliminar las cosas innecesarias de una habitación. Actúa como un editor de periódico: deja lo mínimo y quita lo demás.
Y recuerda el tao para simplificar tu vida: Elimina. Libera. Respira..

Palabra de ...honor...?



La ética es la base más importante de la psicología,puesto que es un elemento fundamental para entender el bienestar mental y emocional individual y social.

La ética es el camino del deber ser, porque el deber ser es aquello que nos permite convertirnos en seres respetables y respetuosos con el entorno Y ese respeto implica, entre otras cosas, ser capaces de cumplir nuestros compromisos.

Entonces, antes de comprometernos a nada tendríamos que pensar las cosas en los siguientes términos: si quiero ser confiable (ético), en ejercicio pleno de mi humanidad debo pensar mucho antes de comprometerme a lo que sea. Desde lo más sencillo hasta lo más trascendente.

Mucho se ha hablado desde la antropología cultural, el ensayo sociológico e incluso desde mani
festaciones folclóricas como canciones de Chava Flores, sobre ese perfil del mexicano de no tomar en serio su propia palabra. A soltar promesas, ofertas, propósitos que pueden deshacerse en cualquier momento argumentando un simple "no era en serio" o un "no fue exactamente así" e incluso dejando que el tiempo diluya el compromiso, como si tal cosa fuera posible,actitud a la que comunmente se le llama "hacerse pendejo"...
Ejemplos sobran, desde los más "inocuos hasta los más letales. Inocuos,sólo porque la dosis de decepción que generan quizá no es tan evidente. Decirle a un niño "te voy a llevar a la feria si sacas buenas calificaciones", y no llevarlo, podría ser un acto de desidia o de crueldad (o de ambas) dependiendo desde donde lo entendamos. La parte trascendente de este hecho es que ese niño crecerá aprendiendo que, para empezar, su padre o madre son capaces de lanzar promesas al viento, palabras que carecen de valor. Trauma insuperable tal vez no será, pero sí aprendizaje vivencial de lo que significa no tener palabra.
En México se hace eso frecuentemente. Desde el político que promete cambios sociales hasta el niño burlado por el padre, y es que sostenerse en lo que se promete resulta muy difícil para un padre mentiroso . Y es asi como os hijos,o los ciudadanos con la autoridad, tienden a buscar una complicidad corrompida,para evitar las consecuen
cias de incumplir con los acuerdos que nunca se asumen.
Los jovenes entonces pierden el respeto a los mayores y se burlan abiertamente de lo fácil que es tomarles el pelo a los padres porque saben que al final harán lo que les dé la gana. Será la culpa de esa educación de falsas promesas, basada en la ley del menor esfuerzo que evita el trance doloroso y trabajoso que implica cumplir la palabra dada. El caso es que al final nada es en serio y todo podría ser, o no. Y se va destruyendo el principio básico de honrar la palabra y cumplir los compromisos. Y se destruye así, cotidianamente, el sentido de una vida éticamente vivida.
Otra vertiente muy evidente del asunto son las relaciones de pareja. En México generalmente, una idea que se ha vuelto cultura popular,justifica la frivolidad amorosa con el hecho de que hay personas que nunca salen de la adolescencia,pero eso es simplemente un pretexto para la autocomplacencia machista. Muchos mexicanos viven escondidos detrás de abundantes mentiras narcisistas,para seguir sin tener palabra, para lanzar lo que sea al aire, para no asumir la entereza moral de saber que ahora sí, sin pretextos, tocará cumplir. Si les faltó vivir, si son fóbicos del compromiso, si se les termina el amor, si nunca han tenido valor,si les faltan agallas para resolver y no salir corriendo,jamás podrán cambiar a su pais.
Cuándo estarán listos para comprmeterse con el ideal de una patria libre y justa? Cuándo etarán listos para tener palabra y para comprometerse hasta las últimas consecuencias con una pareja, con el plan de vida compartido con alguien, con la promesa de un amor real ,comprometerse con un trabajo,con un estudio,con un ideal,consigo mismos..?
Cuándo dejarán de mentir como hacen los niños para evitar las consecuencias de sus errores y asumirán las verdades,aunque sean dolorosas,para buscar el cambio?Cómo pueden criticar la corrupción y la injusticia social,pero en lo individual son deshonestos,mentirosos y corruptos? Como exigir transparencia a los gobiernos si en la intimidad de su casa viven la total hipocresía?
Decir "Te doy mi palabra", es un logro del pensamiento abstracto, diría Piaget. Es la capacidad de adelantarnos y pensar a priori y no a posteriori de nuestro actuar,es ser dueños de nuestras palabras y de nuestras acciones. Por eso es tan importante ser congruentes.
La ética autónoma, o la internalización de la ley, en sentido amplio, quiere decir hacer el bien aunque nadie nos mire, aunque no exista la posibilidad de ser descubiertos haciendo lo contrario, simplemente porque uno se siente bien de actuar en conformidad a la ética.
Concretando: Actuar eticamente es cumplir la palabra dada,es buscar ser congruente en el hablar con el actuar y ser capaz de ser Leal con amores y amigos, pase lo que pase, y seguir con el corazón y la mente os códigos de respeto por los otros en tu casa, en la ciudad, en el trabajo,en la naturaleza. Y ese código de respeto implica,primero que todo,respetar la propia palabra dada...