miércoles, 6 de abril de 2011

Los desastres del capitalismo...






Sólo una creencia acrítica en la capacidad del sistema técnico para controlar el mundo se puede explicar por qué un país como Japón, situado en el cinturón de fuego en contacto con las placas tectónicas numerosas, tiene no menos de 55 reactores nucleares como si fuera un detalle . Y mira que inventó el tsunami de la palabra antes de la era japonesa científica y tecnológica, que quedó en el olvido, simplemente tal vez porque el agua no puede ser tan fácilmente controlados por la ingeniería.
Durante años muchos científicos y activistas denunciaron los males del DDT, el Agente Naranja y otros subproductos de la industria militar en la "guerra contra las plagas, en definitiva, la" lucha por la dominación de la naturaleza, "especialmente en el mundo de la agricultura y la ganadería.
El argumento de que estos científicos y activistas se oponen al progreso era ejercid
o por un paroxismo de cabildeo con éxito de las empresas de la industrial-financiero-militar-medios de forma compleja de la nueva característica del capitalismo burgués de una cada vez más complejas. En el pasado las vacas locas, la gripe aviar o del pollo y del cerdo han puesto en peligro la salud humana en el nombre de ese poder capitalista que se basa en el mito de la "dominación de la naturaleza."
Pero la dominación de la naturaleza es en sí mismo la coherción de la libertad de lo vivo,es el dominio en su escencia primitiva,es el fascismo de la rupestreada. Por lo tanto, son las personas, etnias, clases, género o naturaleza en sus habitats que conviven con su entorno,porque si lo que pasa es que están dominadas, implica que están siendo sometidos por lo que algunos quieren ser como "civilización progresista". En el mundo contemporáneo en que la ciencia y la tecnología son su producto derivado del aumento de la productividad y el consumismo,se domina para acumular capital, tiene un desplazamiento perverso de el uso de los recursos naturales para la sobrevivencia,a la zona de la codicia y la destrucción,en nombre de la Bolsa de valores. Ese "dominio de lo natural" es la base primera de la explotación del planeta y de las etnias,las clases marginales,la mujer,los niños,etc. y a veces esa idea facha es compartida en el pensamiento de una izquierda que ignora una importante contribución al análisis histórico de Marx, que bien dijo que no puede haber un fenómeno separado de su contexto, en definitiva, la totalidad de las relaciones sociales y el poder... Marx nos dio una hermosa demostración de esta tesis con su crítica de Malthus y su "ley general de población", donde la producción de alimentos aumentará en progresión aritmética y el crecimiento de la población en una progresión geométrica.
La ciencia y la tecnología han sido secuestradas por el mundo de los negocios,y es que en estos tiempos un objeto técnico se diferencia de un objeto natural por ser un objeto imbuido de la intencionalidad, hecho previamente para controlar los efectos de las acciones consumistas y utilitarias. Pero sucede que el mundo no es un mero objeto pasivo hecho para cumplir los deseos de los que compran y manejan los objetos utilitarios. El calentamiento global, por ejemplo, es el efecto no deseado de una energía que como Prometeo encadenado al fuego, se ha olvidado de las leyes de la entropía. Se pensó que él inventó el termostato era suficiente para que el motor adecuadamente programado en un rango de temperaturas máximas y mínimas,pero no fueron suficientes para disipar el calor nuclear y es que la naturaleza no tiene termostato...
Y en un mundo donde la riqueza se cree que es cuantitativamente mensurable (dinero), l
os números no tienen límite y así se pensó rústicamente que no habría límites a la intervención en el mundo (natural o social). La idea de crecimiento y el desarrollo económico capitalista muestra por todas partes sus límites. Y el límite básico es el núcleo de la política ... el arte de definir los límites.
Muchos son los esfuerzos, muchas las buenas intenciones de aquellos empleados que se dedican a la seguridad de las centrales nucleares, plantas y refinerías, pozos, sistemas de navegación aérea de todos los sistemas de alta complejidad. Pero seguramente saben que una de las características más relevantes de esos sistemas nucleares es su imprevisibilidad.
Así que entramos en una paradoja: cuanto más se introduce una nueva variable, que bien puede ser la nueva información sobre una fisura de un reactor contaminando de cadmio el mar, un sistema más complejo de control de daños genera nuevas situaciones imprevisibles...
Sólo una codicia ciega y una soberbia estúpida puden explicar porque un pais como Japón tiene no menos de 55 reactores nucleares en el cinturón de fuego en contacto con las placas tectónicas numerosas,y confiar la vida de todo un pais,a la capacidad del sistema técnico para controlar el mundo...Y es increible que la palabra "Tsunami" sea japonesa,ya que ellos,desde su sabiduría antigua,antes del capitalismo,sabían de que se trataba la Ola-Dragón... Pero en la era japonesa científica y tecnológica del capitalismo, quedó en el olvido, simplemente porque se sintieron "amos" del agua y creyeron que podían fácilmente controlarla con la ingeniería.
Y fue notablemente absurdo como desde las primeras noticias de los terremotos y los tsunamis que azotaron Japon, los medios de comunicación nipones se evidenciaron interesados ​​en tranquilizar a los mercados,y presumían de la tradición arquitectónica japonesa de construir edificios resistentes a la furia de la Naturaleza. A pesar de que tuvieron que transmitir el espectáculo trágico de muertos o casas completamente destruidas flotando en el agua no perdieron su soberbia,incrédulos a la destrucción. Y lo peor fue que en un principio ocultaron que los reactores, tales como Fukushima, sufrieron daños y muchas vidas se verán amenazadas por décadas...
Es necesario detenernos a pensar que estamos haciendo con la Naturaleza,basta ya de "vacas locas" de la gripe aviar, la gripe porcina, de el DDT y el Agente Naranja para matar,de proyecto Haarp,de micro-ondas para control social,de Sida y demás males prefabricados... Basta ya de la ciencia sin conciencia... El conocimiento no es UN secreto comercial de la propiedad privada... Que los especuladores capitalistas escuchan las órdenes del conocimiento, que se forjaron desde la naturaleza y no contra ella...Debemos retornar a la sabiduría de los campesinos japoneses y ,Hiroshima y Fukushima nunca se repitan más..
A esto hay que agregar que este terremoto ocurre en una de las mayores potencias económicas del capitalismo. El gran contraste en ese sentido es la comparación con el sismo de Haití (12 de enero 2010). Allí, el aterrador número de muertos (oficialmente, 316.000) estuvo directamente relacionado con la falta de construcciones antisísmicas,al hambre,a las enfermedades y a la ignorancia,ya que la inmensa mayoría de la población vive en la extrema pobreza. En contraste, Japón, con la tercera economía mundial después de EEUU y China (y con un PBI per cápita muy superior a esta última), pudo desarrollar construcciones antisísmicas, y sistemas de respuesta y organización de la población que aparecían como los mejores del mundo.
Sin embargo, las consecuencias de la tragedia japonesa están siendo mas graves si puede decirse. Primero, el tsunami que arrasó principalmente la costa norte de la isla de Honshu, la mayor de Japón y donde se encuentra la capital, Tokio. Y, ahora, el resultado más aterrador del sismo y el tsunami: los daños en algunas plantas de energía atómica amenazan con una nueva y mayor catástrofe, esta vez nuclear.
De las 50 centrales nucleares japonesas,diez fueron afectadas por el sismo y tres de ellas sufrieron daños muy graves que han liberado materiales radioactivos contaminando la tierra, al agua y la atmósfera... La magnitud y las consecuencias de este peligro son incalculables para Japón y el mundo entero.
La información de los organismos del gobierno y las compañías privadas que maneja
n las centrales, ha sido confusa y a destiempo. Es evidente que tratan de minimizar el problema. Pero lo cierto es que ya cientos de miles de personas –Medicos del Mundo da cifras de hasta 600.000– han debido ser evacuadas de las proximidades de las centrales, en especial de la de Fukushima y no podrán volver a sus hogares... También, en esta confusión de noticias, se admitió que la radioactividad subió bruscamente 1.000 veces en algunos lugares.
Ni el pueblo de Japón ni del resto del mundo pueden tener la menor confianza en el gobierno del capitalismo japonés. Desde el principio, no ha hecho más que adelgazar las dimensiones de la catástrofe. Esto es especialmente evidente en lo que hoy es el punto central de la catástrofe: el encubrimiento de la gravedad y dimensiones de la crisis nuclear.
Por eso, en Japón se está extendiendo el descreimiento de la población en las noticias e informes del gobierno, así como de las medidas que se están tomando. Esta es una condición imprescindible para que puede generarse un movimiento de la juventud que será la más afectada en su salud por el cadmio,ya que no podrán tener hijos,asi que con esos jovenes se veran las caras las corporaciones genocidas por las consecuencias del terremoto y de su codicia desmedida.
Aunque aun no se conocen las consecuencias de el tema nuclear debido al secretismo de los empresarios japoneses,el asunto es tan grave, que debe ser mundialmente discutido y evaluado con responsabilidad. Y cierto es que aún la humanidad no ha podido prever, controlar ni impedir terremotos. Pero si puede tener prudencia de no construir 50 centrales nucleares en zonas sísmicas,por lo menos... Y cierto es que ninguna “ley natural” determinó que en Haití debiese morir tal número de personas. Fueron las condiciones sociales, no las impuestas por la naturaleza, las que asesinaron a la gran mayoría de las víctimas que no tenían medios para construcciones antisísmicas...
Así como el capitalismo condenó a Haití a la miseria y al atraso, dispuso que Japón alimentase su formidable desarrollo industrial y económico mediante la producción de energía nuclear... y lo hizo en el país y la región que tiene el record mundial de terremotos...
Esto nos obliga a los jóvenes de todo el mundo a cuestionarnos qué porvenir tenemos y qué sociedad estamos construyendo con el capitalismo...A qué nuevos desastres nos va a llevar un sistema cuya única motivación es la máxima ganancia para un puñado de corporaciones billonarias? A los capitalistas,lo único que les importa, son las ganancias. No les importa ni la satisfacción de las necesidades humanas, ni la destrucción de la Naturaleza.
Estos abusos sólo se solucionarán dando un salto revolucionario hacia delante, hacia un verdadero socialismo, hacia un sociedad de productores libres, democráticamente autodeterminada, que organice racionalmente la producción para satisfacer las necesidades humanas y no para llenar los bolsillos de los vampiros capitalistas.
Por eso, lo que está ocurriendo en Japón nos plantea, con más fuerza que nunca, el dilema de nuestra época...Comunismo libertario o barbarie...