viernes, 27 de mayo de 2011

La Dignidad...


La dignidad es ese sentimiento que nos hace sentir valiosos y respetables ante los demás seres humanos,y ante nosotros mismos,sin importar la precariedad u opulencia de nuestra vida social y material. Se refiere la dignidad al valor inherente de cada ser humano en cuanto al ejercicio de su libertad,y el respeto que merece. La dignidad no viene dada por otros,ni es alcanzada por logros económicos o sociales,la dignidad se tiene desde el mismo momento que se nace,y nadie nos la puede arrebatar.
La dignidad es el valor más alto del espíritu,ya que nos hace saber que somos valiosos,y qu
e los demás,también lo son,en la medida en que cada uno construye el supremo bien espiritual través de sus acciones y su comportamiento, forjando así un auto-respeto que se proyecta y se contagia a los otros.
Obviamente, el ser una persona digna supone un difícil trabajo a lograr, por empezar, quien se comporta y actúa en todas las esferas de su vida, tanto personal como profesional, con verdad, cumpliendo las promesas,haciéndose respetar,y sin que le importe, por ejemplo, hacer a un lado una importante suma de dinero, o un cargo de poder ,o algún interés mezquino acorde con su comodidad personal,y prefiere conservar sus valores éticos, aquellos que lo convirtieron para el ojo del mundo y para sí mismo, en una persona digna, esa persona que es congruente con sus principios espirituales,y valora más el bien de los demás,que lo material, esa persona que no permite que se le falte al respeto,ni que se le explote,esa persona que no se escude en mentiras por cobardía permisiva para no e
ncarar las injusticias ,esa persona vivirá con Dignidad.
La dignidad es también una autonomía, como dijeran Platón, Pico della Mirandola y Kant, pues sólo el que sabe y puede gobernarse a sí mismo, según un principio racional, resulta "señor de sus acciones" y en consecuencia, al menos parcialmente, un sujeto libre; al regular su comportamiento según normas propias, dejando de ser un mero súbdito, ya no está bajo el dictado de otro,ya sea gobernante,patrón,esposa,o televisoras.

La dignidad se vuelve entonces una emancipación reflexiva respecto a las necesidades e imposiciones naturales o sociales y que hace libre al ser humano, más allá de la animalidad del comportamiento instintivo y salvaje,ya que exige la formación de la inteligencia y de la voluntad, facultades específicas de la Dignidad.
La Dignidad como idea presupuesta,se vuelve un derecho universal para el logro de una verdadera emancipación y para la paz y la ética de la humanidad: el ser humano, varón o mujer, niño o anciano, enfermo o sano, religioso o ateo, malvado o benevolente, blanco o negro... es por principio, Digno, porque puede decidir qué ser, porque no es sólo lo que es, sino también sus aspiraciones y proyectos personales. Incluso al ser más abyecto hay que reconocerle la posibilidad de ser otra cosa de lo que es. Así, la vida humana es respetable siempre porque puede ser algo más que vida, vida con sentido, o sea, vida Digna...
La dignidad se basa en que toda persona debe ser merecedora de respeto. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser. A su vez, una persona digna puede sentirse orgullosa de las consecuencias de sus actos y de quienes se han visto afectados por ellos, o sentirse culpable, si ha causado daños inmerecidos a otros. La misma dignidad que nos pone por encima de la naturaleza, pues podemos transformarla también en nosotros mismos, contenerla, regularla, nos hace responsables.
La dignidad refuerza la personalidad, fomenta la sensación de plenitud y satisfacción. P
ara justificar la esclavitud se decía que el esclavo no era persona humana, sino un objeto,minando terriblemente su dignidad, al igual que a los judíos,a los gitanos y a los homosexuales durante el nazismo. En la época del colonialismo, se decía lo mismo del indio, que no tenía alma y por lo tanto no poseía dignidad humana.Y la iglesia llegó a decir lo mismo de las mujeres. Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella.
La dignidad es un producto de la razón, de la libertad y de la voluntad, sin embargo otorgar dignidad-en el aspecto de ser merecedores de respeto- a otras especies animales hace un poco más digno al ser humano.
En la Declaración Universal de Derechos Humanos, se afirma que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos” (artículo 1°)...
Así que todos los que somos dignos,por verdad,por justicia y por integridad moral,podemos levantar la voz para exigir a los indignos justicia, respeto,y libertad...