martes, 12 de julio de 2011

Los atemorizados...


La Cultura del miedo, es una situación que afecta a toda una sociedad por medio de una percepción común de temores difusos y ansiedad cotidiana ,promovida en discursos públicos y asentada en relaciones personales, y afecta gravement
e la manera en que las personas viven su intimidad y en como interactúan con los demás.
La cultura del miedo es un fenómeno antiguo,una emanación espontánea de desarrollos históricos, como una respuesta reflexiva a eventos nuevos para el ser humano,por ejemplo,la aparición de la peste bubónica en Europa, de la que se culpó a las brujas y a los diablos,basandose siempre en los rumores esparcidos por la Iglesia y en los temores arquetípicos. Pero pasa que en estos tiempos,la cultura del miedo se ha visto enormemente acrecentada a niveles graves,debido a los medios de comunicación masiva, con importantes implicaciones exponencialmente dañinas.
Cuando esa Cultura del temor es conscientemente dirigida - por ejemplo, una política deliberada de Miedo construido para mantener a las poblaciones inmóviles,silentes,dóciles y manipulables.
Grandes observadores sociales,como
el lingüista Noam Chomsky, al sociólogo Barry Glassner, la periodista Judith Miller,o cineasta
s como Adam Curtis y Michael Moore,afirman que hay un plan premeditado de alarmismo para incrementar el control social,ya que una población desconfiada y recíprocamente atemorizada, es facilmente dominada. En estos términos, los miedos son cuidadosa y repetidamente creados y alimentados por cualquiera que desee infundir temor, frecuentemente a través de la manipulación de palabras, hechos, noticias, fuentes o información, a fin de inducir ciertos comportamientos personales, justificar acciones o políticas gubernamentales (en el país o el extranjero), mantener a la gente consumiendo, elegir políticos corruptos o distraer la atención pública de problemas sociales más urgentes como la pobreza, la salud social, el desempleo, la educación o la contaminación.
Todo psicólogo social sabe que existen unas técnicas deliberadas para alarmar. Por ejemplo:
1- Selección u omisión de noticias (algunos hechos son mostrados y otros no).
2-Distorsión de estadísticas o números;
3-Transformación de eventos aislados a epidemias sociales.
4-Tergiversación de palabras o terminología conforme a objetivos específicos.
5-Estigmatización de minorías, especialmente cuando son asociadas con actos criminales, orillando a la opinión pública a homofobias,xenofobias y racismos.
6-Generalización de situaciones complejas y multifacéticas;
7-Inversión causal (convirtiendo una causa en un efecto o viceversa).
8-Invención inmediata de eventos o imporvisación de afirmaciones oportunistas.

Y es con estas técnicas de manipulación alevosa que la cultura del miedo se vuelve una susceptibilidad social surgida de la ignorancia de la gente y de una desmemoria histórica,y es,de este modo, el principal síntoma que identifica la extenuación de los sistemas políticos del siglo XX.
Desde el principio de la historia humana,pre-existe una percepción universal de horror y en esta época es apuntalada aún más,por las expresiones de alarma de los medios de comunicación y los políticos. Mientras los medios y los gobernantes pueden amplificar y sacar provecho de esta sensibilidad, mantendrán el poder,siendo cómplices y explotando ansiedades sociales, como la implantación de catástrofes económicas, por ejemplo, que es el interés más comúnmente benéfico a partir de la cultura del miedo.
Pero existe un proceso similar al de crear miedo, que puede ser usado para desalentar a cualquiera trivializando o ignorando categóricamente el problema, un tipo de muerte por apatía. Es difícil asustarse de algo que no existe. Ejemplos de esto son las emisiones de asbesto y los cigarrillos: hasta que las personas pueden concluyentemente probar el daño, todos estos problemas son normalmente tratados como si fueran inexistentes. Otra muestra puede ser la idea de no informar sobre las guerras para dar la apariencia de que no existen o para intentar minimizar su trascendencia. Algunos hechos se conocerán como historias distorsionadas al ser difundidas a nivel nacional plagadas de datos falsos, mientras que otros se centraran sobre la receptividad de la audiencia o su conformidad para alterar su comportamiento o preferencias de voto o consumo. Para cada caso, puede haber varios expertos y organizaciones que disputan la implicación que el asunto es excesivamente exagerado y que todo es tema de los conspiracionistas paranóicos.
Algunos ejemplos de la propaganda del miedo podremos recordarla en temas que pasan a ser leyendas urbanas,pero que en su momento causaron un verdadero pánico en la sociedad,pero que fueron trivializados con el tiempo para evadir la solución del problema,como por ejemplo,el tráfico de órganos humanos,la pedofilia de los curas, el daño que las plantas nucleares causan en su entorno, el cáncer de pulmón debido al cigarro,etc. Mientras que otros
temores,estos sí infundados,generan profundos temores en las sociedades manipuladas,por ejemplo el anticomunismo en EUA,cuando cientos de personas fueron encarceladas, identificadas como sospechosas o deportadas por miedo al anarquismo y comunismo.O a los Rituales satánicos publicitados por Holliwood y el Vaticano,o el terrorismo exaltado por la política imperialista para hacerse del petroleo árabe, generando así una cultura del miedo para incrementar el apoyo a la fuerza militar y las operaciones económicas de la venta de armas y otros productos gringos.
En ese contexto político-policial, los políticos conservadores y algunos líderes, manipulan a la gente para que se vuelva temerosa de cosas tales como las epidemias, el crimen o las drogas ilegales para aprovecharse de la opinión pública y obtener poder personal y dinero. Es algo que es intencionalmente exagerado por los medios a petición de los propietarios del poder con fines políticos y económicos.
Sin embargo,éstos mismos poderosos capitalistas,tachan de alarmismo los asuntos de protección ambiental, biotecnología,salud y justicia de los pueblos oprimidos por la pobreza.

Y es que son sólo ellos quienes fabrican los miedos, y las preocupaciones de la gente aunque sean legítimas,para esos jerarcas del campitalismo,son totalmente irrelevantes, y no buscan soluciones,sino sólo desean desenfatizar los problemas,como en el caso del calentamiento global. Y es que el mercado de los medios de comunicación masiva simplemente maximiza su audiencia con temibles informaciones falsas, arrebatando la atención de las personas a los problemas realmente importantantes.
Y es que a los poderosos les conviene mantener amedrentados a los pueblos,sumidos en una falta de educación general que les haga perder el temor a lo desconocido,ya que esa ignorancia supina aleja a la gente de un pensamiento racional y de una conducta ética y libre, y los predispone a ser manipulados facilmente con rumores y mentiras...