miércoles, 20 de julio de 2011

Los charlatanes...


La palabra charlatán viene del italiano y se refiere a alguien que charla o habla mucho y sin sustancia; al hablador indiscreto o al embaucador.
Es sabido que la verdad es breve y contundente,y que cuando se trata de justificar lo injustificable,se abre una grieta en la comunicación,evidenciando a los charlatanes que desperdician y erosionan muchas palabras para simular,persuadir o alcanzar el reconocimiento de los demás,reconocimiento que anhelan ávidos...

Los charlatanes son sujetos que suponen en su soberbia,que mareando a los demás con su verborrea,podrán manipularlos. En vez de ser sinceros para expresar lo que relamente piensan y sienten,se confunden y confunden a los demás hablando paja,y de ese modo funcionan como simples piezas de un engranaje que el sistema usa para entorprecer y confundir la comunicación,y así es como los charlatanes,sin reflexión ni conocimiento real, se dejan arrastrar inertes en forma mecánica, a reproducir modelos caducos y mentirosos de seudocomunicación.
Se pierde demasiado tiempo y esfuerzo en ocuparse de asuntos o personas que no lo merecen. Personajes mentirosos e histriónicos,con fines egoícos ocultos,se roban con su charlatanería nuestra atención y nuestro tiempo ya que si confiamos en que serán serios y veros,caeremos en una trampa peligrosa,ya que al paso del tiempo,nos sentiremos engatuzados,nos aburriremos,nos enfadaremos,y perderemos el interes auténtico por nuestras causas,y dejaremos de vivir los hechos reales e importantes.
Los charlatanes son farsantes muy dañinos cuando se presentan como "comunicadores" o "líderes",puesto que dicen mantenerse "honestos",pero en realidad son meros hipócritas,que abusan de las palabras unicamente para alimentar su disminuido ego y manipular con engaños a los demás,sin importarles realmente la verdad o el contenido de lo que dicen. Sólo desean quedar "bien" en un sometimiento vergonzante al que les preste el micrófono o les confiera poder.
Y lo peor,un charlatán es un sujeto que en público aboga por la verdad,la honestidad,la lealtad,pero puertas adentro,en lo oscuro de su vida privada,hace todo lo contrario de lo que abundan sus palabras,porque realmente es un cobarde mentiroso y un vulgar traicionero.
Otra deficinición de charlatán se refiere,también,a la persona que se dedica a la venta ambulante y anuncia a grandes voces su mercancía.
Publicista de sí mismo,el sujeto charlatán es guiado por una "prudencia" abyecta,ya que cuando el miedo lo hace callar,es el primero en guardar silencio y mirar hacia otro lado,y es que piensa que sólo debe hablar para vender su mercadería,es decir,vender su imágen,su apariencia,para obtener de los demás la admiración y el aplauso.
Por ello es que al sujeto charlatán le gusta mucho blofear.es decir,vanagloriarse de falsedades para ocultar la nada que realmente es.
Del idioma inglés vino la palabra bluff, literalmente embaucar, convertida luego en anglicismo de la jerga de los jugadores de azar: blof, como verbo, blofear, que significa engañar haciendo creer que se tienen cartas en combinaciones ganadoras. Blofear es fanfarronear.
Pero fanfarronear es solo mentirse a uno mismo. Y es que cuando el charlatán quiere presumir de algo no se da cuenta de que los demás notan de inmediato de que el sujeto está mintiendo y si le permiten hacerlo es por que en realidad les importa muy poco.
Es totalmente aburrido escuchar a un fanfarrón alardear de "sus grandes cualidades y virtudes" que no tiene.
El charlatán,además de fanfarronear,presume de influencias,de ser amiguísimo de algunos "famosos" o "poderosos",y eso se debe a un severo complejo de inferioridad que tiene el charlatán y que quiere negar aparentando exactamente lo contrario,pero en realidad el sujeto charlatán es un miedoso: tiene miedo de que los demás descubran que es un ser pequeñito, pero es porque así se ve el charlatán a sí mismo, y no quiere sentirse así , entonces para que no se le note, aparenta lo contrario, no se ha dado cuenta de que mintiendo y embaucando a los demás,sólo se niega a sí mismo y al valor real que tiene como persona.Cuando lo que se oye es falso, hay que asumir puntualmente que es así aunque nos duela el desengaño, y pasar de largo, sin darle más vueltas. Ante las mentiras, hay que reflexionar con seriedad y, en su caso, remitirnos a la contundencia de las pruebas. La ignorancia o la necedad no merecen ni siquiera eso: basta con dejar que se hundan por su propio peso.
Verdad y Libertad son las dimensiones decisivas de nuestra vida.Son los dos criterios supremos para juzgar lo que pasa, lo que se hace y lo que se dice.Pero un charlatán es egoísta,y es notorio su desinterés por el tiempo de los demás,y su incapacidad para poder salir de sí mismo,y proyectarse hacia a los demás.
Y así es como van forjando una seudo-realidad fugáz en la que nada tiene una raíz verdadera, porque la mentira de hoy,mañana cuando se descubra, dejará su impronta de desengaño y desconfianza.
Lo vemos todos los días: han matado a un yonki cuando compraba un pase de cocaina,y su padre, un apologista del Opus,que se dice poeta,posa de una especie de Indiana Jones lambiscón y protagónico de una "paz",que nada tiene que ver con los más de 45 mil jovenes asesinados en todo el país mexicano,pero esos son "nacos",y no tienen padres "poetas"...y charlatanes.
Pasa que el mejoramiento de un país -o de cualquier comunidad humana- depende de lo que verdaderamente ejerzan las personas,esto es: su ética,sus valores altruistas,sus actos cotidianos para lograr un mundo mejor para todos. Estamos viendo, en todo el mundo, la pérdida de lo que verdaderamente constituye el sentido de lo humano. Y aunque haya muchos charlatanes ávidos de reconocimiento y poder,y sus seguidores "incondicionables" esos que son partidarios de algo pase lo que pase, hágase lo que se haga en la terca ceguera del fanatismo por el lider charlatán,también,y que bueno, la mayoría de las personas somos racionales, algunas incluso razonables; y estamos abiertas a la verdad,y sabemos distinguirla de la falsedad; ejercemos nuestra libertad, sin renunciar nunca a ella. Esta es la gran diferencia entre las personas: no las aparentes y convencionales peroratas de los charlatanes que sirven sólo a unos egos minusválidos en busca de reconocimiento,y a algunos decadentes partidos políticos.
En fín,que la "realidad" no está "dada" en las mentiras reiteradas de algunos sujetos charlatanes,ya que la realidad se nos da con actos, no con palabras huecas.
Por eso es que los que deseamos un mundo más justo y bondadoso,tenemos que estar alertas con todo aquéllo que deforme las realidades buscando satisfacer intereses mezquinos y superficiales,en detrimento del bien común...
Y que se enteren esos charlatanes: Nunca la naturaleza humana,entretejida de deficiencias y carencias,mediocre casi siempre en su expresión monotemática y mentirosa,nunca aparece tan al descubierto,como en el momento en el que la verdad flota sobre la nata de camelos,como el aceite sobre el agua...
En fín,que escuchando a los charlatanes,lo único que vamos a lograr es una pérdida de tiempo miserable,porque el que escucha a un charlatán,su mal escucha...

.