martes, 20 de diciembre de 2011

El cocodrilo y la cigüeña...



"La Ingratitud es la moneda de pago de los traidores..."
Camilo Cienfuegos.

Y es preocupante: hoy en día es muy común encontrarnos con mil y una ingratitudes de la gente manipulada por el sistema de consumo y deshecho,sistema capitalista contrario a la virtud del humanismo. He aquí una fábula sobre el asunto:

"A cierto cocodrilo glotón se le atravesó un hueso en la garganta mientras comía. Viéndose en semejante apuro, rogó con mil promesas a una cigüeña que se lo extrajera.
Oye- le dijo- tú que tienes un pico tan largo, bien podrías quitarme este hueso que me ahoga. Házlo por favor, que yo recompensaré sacando todas las lombrices del fondo del pantano para que almuerces, como pago a tu servicio. Así,el ave,confiada en las promesas del cocodrilo, le sacó el hueso con suma habilidad; y luego, terminada la operación, le pidió el pago de sus servicios, a lo cual, el cocodrilo mostrándole los dientes contestó:
-Cuán necia eres! Después de que he tenido tu cabeza entre mis dientes...Aún me pides premio mayor que el perdonarte la vida y dejarte libre para contar que pusiste tu vida entre mis dientes?
...Ante la insólita respuesta, para evitar mayores desengaños,la cigüeña emprendió el vuelo en silencio..."

La ingratitud es la insensibilidad a los favores recibidos. Es la amnesia del corazón. Es inútil esperar bien de los malvados, ellos nunca corresponden a los favores recibidos.
Ingratos son los que sólo en secreto son agradecidos. Ingratos son quienes niegan el beneficio recibido; ingratos, quienes no lo restituyen; pero de todos, el más ingrato es quien niega y olvida.
Pero qué importa la ingratitud de los mediocres? Al fin y al cabo, al servir, uno solo trata de hacer el bien y no de colocar fondos ni de recibir recompensas. Es preferible crear ingratos que dejar de hacer el bien. Además, el mal pago añade mérito a las buenas obras. Quien sirve y sabe dar ayuda... conocerá a veces la ingratitud pero también la emoción de dar. Y siempre se encontrará gente noble y agradecida.
Se que no todos te corresponderán mal, también hay mucha gente que te agradece y valora tus esfuerzos y los premia de diversas maneras, eso hace que tu corazón se sienta complacido, sentir la satisfacción de que ayudaste a alguien cuando mas te necesito es algo que debes llevar siempre contigo. Trae alegría, regocijo y paz a tu interior.