lunes, 23 de abril de 2012

Leer...














Entrar en esas librerías que afortunadamente todavía existen, que venden por poco dinero libros usados, o saldos de impresión de libros nuevos que superaron la etapa mercantil y que terminaron vendiéndose al por mayor, más por su peso en papel que por su contenido literario, suele ser una aventura para cualquier lector.
Se encuentran verdaderos tesoros si nos atrevemos a internarnos en esa maravillosa maraña de libros y aprendemos a mirar.
La lectura puede transportarnos a cualquier parte y nos puede describir vivencias que se pueden llegar a experimentar como si fueran propias.
Los libros nos sirven para conocernos mejor a nosotros mismos. Encontramos proyectados en las narraciones de los libros nuestras preocupaciones, nuestros miedos, nuestras dudas y por lo general nos sentimos identificados siempre con alguno de los personajes, brindándonos la oportunidad de vivir otras vidas y ensayar la propia.
Nuestra imaginación es capaz de recrear situaciones, escenas, rostros, estados emocionales con toda fidelidad a través de una buena lectura.
El proceso mental que requiere la lectura es más exigente que el ver proyectada esas mismas imágenes en el cine o en la televisión, donde todo aparece masticado y digerido y donde prevalece más la espectacularidad que el contenido.
Emmanuel Kant, (1724-1804) famoso filósofo nacido en un pequeño pueblo de Alemania, llegó a ser una celebridad por su extraordinaria lucidez de pensamiento, sin embargo era un hombre muy metódico y rutinario dedicado por completo a su trabajo.La gente del lugar lo conocía porque pasaba todos los días a la misma hora para ir a la biblioteca de la Universidad a leer; y era tan puntual que verlo a él era lo mismo que consultar el reloj...
Era un lector muy minucioso y un afamado escritor de ensayos filosóficos. Su libro “Crítica de la razón pura” lo hizo famoso, y aunque nunca dejó su tierra natal, podía describir cualquier país con todo detalle, como si hubiera vivido allí muchos años.
La lectura, además de transmitir conceptos, o historias, nos emociona y muchas veces nos inspira. Ese libro, el que nos llegó al corazón, es el que seguramente recomendaremos y no olvidaremos y hasta nos puede cambiar la vida.
Por otra parte, el acto de leer incrementa el vocabulario, mejora la ortografía, aumenta la información, perfecciona la manera de hablar y estimula la imaginación
Leer tiene que ser un placer y no una obligación. Es inútil querer inculcar a alguien que nunca leyó un libro la satisfacción por la lectura, sencillamente porque no le gusta, no le interesa y puede tener preferencias por otras actividades que un buen lector puede desconocer totalmente, como los deportes, la música, o el teatro.
Solamente se puede transmitir el placer que uno siente al leer e introducir a la gente en el mundo de los libros dándole la oportunidad de elegir lo que les gusta.
Lamentablemente, el sistema educativo tanto primario como secundario exige la lectura de determinados libros con carácter obligatorio, a veces escritos en castellano antiguo, que son verdaderas torturas para los lectores novatos.
Esta experiencia devastadora termina con las buenas intenciones de cualquiera y convierte en remota la posibilidad de fomentar el hábito de la lectura en los jóvenes.
Sin embargo, es necesario que sepan que eso no es todo, que existen libros maravillosos dignos de leer, que pueden lograr incorporarse a nosotros y transformarnos.
Y es que la lectura no es solamente  un placer, sino que además tiene efectos benéficos; porque aumenta la capacidad de concentración, promueve la empatía y representa un ejercicio útil para evitar la pérdida de las funciones cognitivas.
Leer produce modificaciones en la anatomía del cerebro y favorece las conexiones nerviosas; y si es un hábito frecuente, puede compensar el deterioro natural de la edad avanzada.
Cuando leemos aumenta notablemente la actividad cerebral, principalmente en el hemisferio izquierdo.
El reconocimiento de una palabra implica identificar las letras, procesarlas en sílabas y luego traducirlas a sonidos.
Las palabras aisladas, por ejemplo, estimulan numerosas zonas del cerebro; y la comprensión de un texto más o menos complejo requiere capacidad de representación y simular la escena ficticia, completando los datos que sugiere dicho texto con la propia experiencia e imaginación.
Según la psicóloga Nicole Speer, de la Comisión Interestatal para la Educación Superior en Boulder, la lectura no es una actividad pasiva, porque cuando el lector lee un relato, tiene que recrear mentalmente cada situación, lo que hace activar zonas de su cerebro similares a las que se activan si él realizara esas mismas acciones.

El equipo de Alexandre Castro-Caldas, de la facultad de medicina de la Universidad Portuguesa en Lisboa, realizó un estudio que comparaba los cerebros de personas que leían, con otras que eran analfabetas.En la prueba ambos grupos debían escuchar palabras reales en su propia lengua y otras inventadas sin ningún significado pero parecidas a las palabras auténticas.Los analfabetos tuvieron dificultades para repetir esas pseudo palabras y tendían a sustituirlas por las palabras reales que se parecían. Esto se debe al hecho de tener menos desarrollado el sentido para percibir diferencias sonoras sutiles, en tanto que los que sabían leer, las podían diferenciar sin dificultades.
Las personas que leen con regularidad, después de los 70 años, tienen un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, por lo menos durante los siguientes veinte años.
Dante Bayona, y su equipo del Centro de Servicios Educativos de la UAB, demostraron que la habilidad en la expresión, la lectura y el lenguaje tiene significativa importancia en el rendimiento académico.Esos mismos investigadores temen que el hábito de chatear con mucha frecuencia a través de medios electrónicos, produzca una alteración en la concentración, debido principalmente al reducido vocabulario que se maneja y la poca profundidad de lo que se comunica.
Por otro lado, a las personas que les gusta profundizar en las lecturas mantienen su actividad mental hasta edades muy avanzadas.
El neurólogo Joel Vergara, de la Complutense, llevó a cabo un seguimiento durante veinte años a 470 ancianos de 75 años.




Los que leían mucho así como los que tocaban algún instrumento musical, presentaron menos probabilidades de sufrir demencia, y fue mucho más lento el desgaste de su capacidad mental.
La actividad mental aumenta la reserva cognitiva, o sea, que existe un potencial cognitivo que compensa el efecto de las enfermedades deficitarias nerviosas.
En cuanto a que la lectura favorece la empatía, un estudio realizado muestra que los aficionados a leer novelas de ficción suelen tener mejores habilidades sociales que los que leen libros de textos especializados o los que leen menos.
Y como dijera un sabio: "...Analfabeto no es el que no sabe leer, analfabeto es el que sabiendo leer no lo hace"...
 Salud,libros,rosas y Anarkía!



Rosa,la comunista enamorada...


..."El socialismo no es, precisamente, un problema de cuchillo y tenedor, sino un movimiento de cultura, una grande y poderosa concepción del mundo...", afirmó Rosa de Luxemburgo en una carta que escribió al político austriaco Franz Mehring en 1916.
Hace 90 años, vivía una mujer, nacida en Zamość(un pueblito polaco que entonces era parte de Rusia) que marcó el inicio del socialismo en Alemania. Era Rosa de Luxemburgo, más conocida como la 'Rosa roja', una teórica marxista comprometida con unos ideales repudiados por el grueso de la sociedad de entonces. Era marxista, feminista, antimilitarista. Mostró su oposición a la guerra de 1914 y llamó a los trabajadores a no acudir a filas. Lenin la admiraba; la calificó de 'águila' y de 'gran comunista'. El 15 de enero de 1919, junto con C. Liebknecht, fue ferozmente asesinada por los contrarrevolucionarios alemanes. La mujer que había desafiado al poder y a sus líderes y que había cautivado a los asistentes en innumerables asambleas, había muerto.


Durante toda su vida Rosa Luxemburgo intercambió correspondencia con sus mejores amigos, políticos, historiadores..., recogidas en una obra titulada 'Cartas de Rosa de Luxemburgo', una antología de los textos más íntimos de la 'Rosa roja' recién recopilada en una edición en franés. Pocas personas escribieron cartas de amor tan apasionadas y de tanta hondura como Rosa Luxemburgo. Pero lo singular es que tanta ternura, tanta pasión, provienen de una de las agitadoras más lúcidas del siglo XX. En su correspondencia con León Jogiches, su enamorado desde 1893 hasta 1906, revela la identidad, los secretos, inquietudes y deseos de una de las personalidades más fuertes del movimiento proletariado del siglo XX.

León Jogiches era un joven agitador revolucionario y judío. Desde joven se comprometió con la acción, incluso estableció vínculos con los terroristas rusos. Para no hacer el servicio militar en un batallón disciplinario del Turkestán, se fugó al extranjero y llegó a Suiza donde conoció a Rosa. La relación amorosa entre ambos comenzó en 1891, pero, por miedo a los prejuicios del momento, la pareja no vivió juntos e incluso escondieron su relación ante sus amigos más íntimos. Con el paso del tiempo, la relación entre ambos se fue deteriorando, debido fundamentalmente al carácter fuerte de ambos. Las divergencias sobre cuestiones teóricas y prácticas destruirían una relación convulsa e inestable, que ambos, desde un principio, presuponían que iba a fracasar.

"A veces pienso que lo mejor sería que nos viéramos lo menos posible, a veces me transporta un impulso y quiero olvidar todo, arrojarme en tus brazos y llorar, luego me vienen al espíritu pensamientos malditos y me susurran: 'Déjalo tranquilo, soporta todo eso por delicadeza'; y dos o tres naderías vienen a confirmar esos pensamientos, el odio me sube y quiero hacerte mal, herirte, mostrarte que no tengo necesidad de tu amor, que podría pasarme sin ti y de nuevo me atormento y me torturo y así todo recomienza otra vez".
También, en esta obra se reúnen cartas como la que escribió a Clara Zetkin, también defensora de los derechos de la mujer, dónde Rosa Luxemburgo reivindica la enmancipación de las mujeres y con mucho orgullo se denomina 'feminista'. 'Cartas de Rosa de Luxemburgo' demuestra que una de sus grandes preocupaciones fue impulsar el establecimiento del papel de las mujeres en la política, y especialmente en lo que llegaría a ser a finales de diciembre de 1918 el Partido Comunista Alemán. Una de los lemas que ha trascendido hasta nuestros días es: "Libertad es siempre la Libertad del que piensa distinto".
Todas esas facetas y su dramática muerte construyeron un mito tan literario como político. Un joven Bertold Brecht, con 21 años lamentó la pérdida de la iconoclasta que dedicó toda su vida a luchar contra las normas, modelos y autoridades establecidas.
"La Rosa roja ahora también ha desaparecido. Dónde se encuentra es desconocido. Porque ella a los pobres la verdad ha dicho. Los ricos del mundo la han extinguido"...

("Las cartas de Rosa Luxemburgo" --Lettres de Rosa Luxemburg ed. Espartaco Internacional. Bibliothèque rouge. 2010--es la colección de 190 cartas escritas a por Rosa a sus mejores amigos y camaradas de lucha,y las de amor enviadas a León. La traducción de este libro se ees difícil de encontrar en ediciones actuales- se encuentra también  el audiolibro en francés llamado Rosa,la vie .pero es mejor en libros,como  Cartas de la prisión (Cénit, 1931), que recogen las enviadas a Karl y Luise Kautsky y Cartas de amor a León Jogiches (Ed. de la Flor, 1973).En la web de Rebelion.org  se pueden leer traducidas al castellano con el título “Leyendo a Rosa Luxemburgo“. )
Ojalá disfruten su lectura.







Salud,una rosa,un libro,y anarkía!

viernes, 6 de abril de 2012

Los muertos de cristo...

Siempre Grandes...!

   


 Salud y Anarkía!

Los malhumorados...













Los que siempre están enojados;los que contestan mal aunque los traten bien, los que elevan la voz cuando los contrarían,los que desequilibran con su actitud a los que están tranquilos, los que insultan a otros conductores cuando circulan con su auto y los que se pelean por cualquier cosa y que emanan amargura,son los malhumorados.
Tienen mala cara y son pesimistas porque perciben el mundo como un lugar amenazante e inseguro,o simplemente aburrido.
Esa manera de ser puede tener un motivo oculto, que inclusive ellos mismos ignoran. Puede ser una herida narcisista, un gran dolor, una gran frustración o un enorme resentimiento que el paso de los años no lograron curar.
Los malhumorados no pueden soportar las frustraciones ni los rechazos y con esa actitud perra y hosca evitan el acercamiento y la eventual oportunidad de ser nuevamente heridos.
Viven a la defensiva porque creen que es la única forma de que los respeten; evitan las emociones, son incapaces de demostrar afecto y siempre tienen una frase hostil en la punta de la lengua.
Se aferran a las rutinas para sentirse contenidos porque se dan cuenta que se van quedando solos, ya que cualquier relación es malograda por su permanente mal estado de ánimo.
Sin embargo, pueden ser personas que no siempre hayan sido malhumorados, que podían estar contentos, ser entusiastas, sensibles y sociables hasta que por alguna razón un día se convirtieron en seres amargados, tristes, negativos, irritables y desconsiderados.
Este grave mal carácter puede exponer a esas personas a enfermedades, porque en el fondo han perdido las ganas de vivir y la capacidad de ser felices.
No es raro que en cualquier momento puedan sufrir un ataque cardiaco, ya que el malhumor permanente, el alto grado de irritabilidad y las reacciones violentas, producen estrés, que es un importante factor de riesgo para enfermarse.
En primer lugar necesitan tomar conciencia que su forma de ser puede malograr las relaciones con su familia, con sus amigos,con sus compañeros de trabajo, y hasta con sus vecinos.
Si logran darse cuenta de que su malhumor puede revertirse restándose un poco de importancia personal, quizá puedan comenzar de nuevo, dándole oportunidad a la alegría.
Los viejos rencores sin elaborar emocionalmente pueden ser la causa profunda de este mal carácter, pero también la soberbia y la incapacidad para asimilar los absurdos y las ironías de la vida.
El mal humor no sólo expresa enojo sino también depresión y tristeza.
El enojo es un mecanismo de defensa que surge ante la privación y se refuerza cuando fracasa el cumplimiento de las expectativas; y cuando el malhumorado  es incapaz de adaptarse a situaciones difíciles, y por eso proyecta en los demás su perrez.
La tarea del malhumorado,para que pueda vivir sin tanto enfado íntimo, es indagar desde cuándo comenzó esa conducta para encontrar la causa de ese descontento, porque puede tratarse de personas que han tenido que asumir responsabilidades que los obligaron a renunciar a sus propios anhelos.Y es que algunos, ante los sentimientos de frustración adoptan conductas autodestructivas y odian a todo el mundo a su alrededor por estar haciendo algo que no desean, deprimiéndose por haber perdido el sentido de su vida pero sin poder hacer nada para remediarlo.
El cambio siempre dependerá de ellos mismos ya que nunca es tarde para plantarse como persona individual y única; pero para ello se necesita encarar la vida de otra forma, porque,aunque están convencidos que sus problemas no tienen solución deben aceptar que siempre hay una salida. Porque cuando cambiamos, también cambia todo a nuestro alrededor, creándose las condiciones necesarias para que ese cambio comience a dar sus frutos.
La mejor forma de cambiar este mal estado de ánimo es incorporar a la vida sensaciones de bondad, tanto físicas como mentales, emocionales, sociales y espirituales...

Macaco en el puerto...

Chanchan camino a la Barceloneta ...



Y en el corazón del barrio giratutto!!!

La mística vaticana...








Hace poco recibí la visita de una pareja de voceros del PP en la sala de geriatría del hospital. Insistieron en hablar conmigo, y les hice pasar a una consulta compartida, donde tras oírlos respetuosamente en sus demandas de transmitir a los enfermos jubilados la mística vaticana.Como no sabían que la mayoría de los pacientes son viejos pobres,sin protección social,y republicanos para acabarla de joder, les inoculé a los dos católicos mi ateísmo y luego les receté con mis feas blasfemias.
 Y quedaron,milagrosamente,convalecientes de su fanatismo, o al menos como gente con dudas. Y eso me ha hecho pensar en otros milagros,los de Jesús.
Uno muy interesante, es ese que va el hijo del hombre con hambre por el campo, ve una higuera, se apresura, va a zamparse un higo… y no hay ni uno. Entonces,presa del berrinche,maldice a la indefensa higuera, y la seca (Marcos 11-12). Primer dato: Jesús pidió peras al olmo, claro, como era carpintero, no sabía de campo… ¿Cómo iba a tener higos si no era el tiempo?
Otro que me resulta muy sugestivo es el de la curación de la suegra de Pedro. Está el señor sanando hemorroides y expulsando demonios (que en aquella época eran muy molestos), y se llega a la casa de Pedro, donde su suegra estaba hecha migas con fiebre. Un montón de hombres allí, pasando hambre. Jesús la cura y la mujer de inmediato se levanta y se pone a hacer el almuerzo. Fue un gran milagro, sin duda, curar a la suegra para que atendiese a tanto huevón ocioso. Conclusión: Jesús no sabía cocinar. (Lucas 4:38).
Marcos 51:20 nos muestra una faceta del Jesucristo exorcista. Va Jesús por ahí, y le sale al paso un ciudadano poseído por miles de diablos.
Una especie de turismo de bajo precio, como Otawaonair, que apiña a los pasajeros… Pero Jesús, en lugar de mandarlos al Averno, les deja que ocupen una piara de cerdos. Y claro, los pobres animales, que no las tenían consigo, echan a correr hacia el mar y se ahogan, moraleja: Jesús desprecia a los cerdos.
Pero el mayor milagro de Jesús, fue desalojar una plaza comercial a latigazos, sin que los vendedores le molieran a palos. No hay nada como un pequeño vendedor asalariado para defender el tenderete de su patrón… Claro, que si se comparan los poderes mágicos de Jesús con los de los grandes capitalistas, Jesús no da la talla. Él eso de sanar vejigas urinarias, realizar exorcismos, financiar la bebida en las bodas y reuniones campestres, resucitar a los muertos, andar por las aguas como todos los cristianos del tercer mundo,con mucha fe y con muchas inundaciones… Son cosas que se le pueden ocurrir a una bruja de pueblo. Pero eludir a la justicia después de violar a n número de niños o montarse una ONG muy cristiana para ampliar el narco-negocio familiar,o comprarse un chalet de seis millones de euros con el erario de un país latino americano que muere de hambre,o mandar un avión para que traiga champagne de París a la temperatura adecuada para brindar con el papa nazi… son cosas que ni Cristo resucitado podría llevar a cabo, a no ser que fuera dueño de un banco,u obispo, o presidente de alguna corporación capitalista,o narco .o rey...que en esto de la magia los ricachos se la pintan solos.
Esa fue la evolución de la magia cristiana ante poder capitalista: lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de un cabronazo con sotana y muy vivales que se lo apropia,eso si,Dios mediante...
Además pienso que debemos convertirnos en el cambio que esperamos ver.
Pluma: El Sensei .

De Justicia...


                                                                                         
Uno de los ideales más deseados por la humanidad es el de la Justicia, entendida como la concreción en términos de equidad, de la distribución igualitaria de bienes y derechos, según las necesidades y esfuerzos de cada uno, y de acuerdo al bien social.
La justicia es el fin del Derecho. La humanidad ha creado  normas con ese fin,basándose en el Derecho Natural para aplicar la equidad a todos.
La justicia entonces, es un valor universal y  fundamental para la vida.
Platón definió la justicia como dar a cada cual lo que le corresponde y el hombre puede reconocer lo que es justo y acceder a la idea de la justicia por reflexión, experiencia y razón.Así,para Platón, el individuo justo es aquel que usa su razón según la verdad, que tiene fortaleza y valentía y que actúa con moderación.
Y con Platón, el jurisconsulto romano Ulpiano, definió la justicia  como la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que le corresponde. Constante y perpetua pues no debe ser ni por un tiempo ni para algunos.
Sócrates, maestro de Platón, decía que la justicia siempre obra con el bien y nunca debe aplicarse el mal, que dar a cada uno lo suyo no implica hacerles el bien a nuestros amigos y el daño a quienes son nuestros enemigos, pues esto haría que se tornen aún peores. El mal para Sócrates se remedia con el bien.
Es verdad que es difícil dar a cada uno lo que se merece, y también saber exactamente lo que a cada quien debe corresponderle, pero hay normas de Derecho Natural determinadas por el propio instinto, que nos dice que no es justo que haya personas que padezcan enfermedades y hambre, que no tengan casa y trabajo, que sean víctimas de la guerra o la violencia y la explotación, o que no tengan acceso a la educación. Esta es la justicia que Aristóteles llamó distributiva.
(Junto a la justicia distributiva, Aristóteles distinguió la correctiva, que trata de volver a la justicia, cuando esta ha sido violada, por ejemplo, por quien cometió un delito. Esta es la justicia que aparece castigando al delincuente y restableciendo el principio de justicia. Pero no es de la correctiva de la que hablamos ahora,aunque tiene que ver y mucho con la justicia distributiva).
Aristóteles,fue el que atribuyó al hombre la característica de animal político,y asumió que el fin de lo social es lograr una convivencia justa dentro de la polis, distinguiendo entre las formas de gobiernos, tres: la monarquía, la aristocracia y la democracia,señalando como justa a la última.
Ahora bien,el médico William Godwin  (fue un político inglés -de 1800 más o menos,autor de una obra llamada “Disquisición acerca de la justicia política y su influencia en la virtud y la felicidad de la población”, obra que es considerada precursora del pensamiento anarquista, pues critica con dureza a las instituciones políticas). Pues este autor dijo que la justicia no se logrará por medio de esas instituciones, sino por la razón humana; y la política, estrechamente unida a la moral, debe ser decidida por la opinión racional de los miembros de la sociedad en una especie de democracia directa.
Sin embargo,cuando la persona es ignorante no puede salir de la oscuridad en que está sumergido por falta de conocimiento.Y es cuando recae en manos de los que saben la responsabilidad altruista de distribuir esa justicia.
En el centro del humanismo está la idea del Bien, que es difícil de percibir, pero una vez que se ha logrado se convierte en la causa de todo lo bello y perfecto del universo, y el que quiera ser sabio en esta vida no tiene que apartar los ojos de esa idea.
Una sociedad puede ser justa cuando está dirigida por personas sabias, porque la justicia se percibe con el entendimiento y no con los sentidos.
Se puede decir, que la República de Platón es un verdadero tratado sobre la justicia.
Aristóteles sostiene que la justicia no es un medio como las otras virtudes sino como la virtud que produce el equilibrio entre el que posee demasiado y el que no posee nada.
Aristóteles llama esa la conciencia moral y a sus principios “razón práctica” para buscar la equidad. Esos principios de Aristóteles, son también principios racionales, aplicados a la práctica, a la acción, a la moral.
Los calificativos morales sólo pueden adjudicarse al hombre. Las cosas no pueden ser buenas o malas, el único digno de ser bueno o malo, moral o inmoral, justo o injusto es el ser humano, y para que sea moral es necesario que sus actos sean voluntarios, porque si una persona actúa por miedo al castigo no es moral ni justa.
Un hombre es moral y justo cuando hace lo que debe hacer obedeciendo a su consciencia.
La característica de la vida del hombre es la tragedia y el dolor que le produce el abismo entre lo ideal y la realidad. La naturaleza parece ser ciega a los valores morales, como la justicia,y la bondad, por la relación entre causa y efecto, pero el hombre los percibe y se da cuenta que esos valores no se realizan.
Quisiéramos ser santos pero somos pecadores, deseamos que la justicia en la sociedad fuera total pero vemos que prevalece la injusticia y el crimen.Como  Kant,que pone el conocimiento científico al servicio de la moral; muchos  buscamos saber para educarse, para que mejorarse, aunque sea en forma imperfecta.
Y es que la obra humana sólo cobra sentido sólo cuando está subordinada a los valores morales y va encauzada al bien común.
Pero la justicia social además de ideas básicas, necesita medios instrumentales y económicos, y definir propuestas que puedan llevarse a la práctica, pues las utopías sin acciones solo producen mayor frustración. Además deben adecuarse los planes a las posibilidades económicas en cuestión, pues de lo contrario ni se solucionan los problemas actuales y si fracasa el proyecto.
Y es que las injusticias afectan a todas las culturas, incluso las económicamente más poderosas, pues la desigualdad es un mal cotidiano cuando se impone la propiedad privada, las explotación laboral sin salarios dignos, y en su caso,la discriminación,la guerra,las catástrofes, el crimen... Por eso, la sociedad civil debe intervenir para evitar o aliviar las grandes injusticias, y restaurar la igualdad de oportunidades, y el acceso de todos a los recursos más urgentes.
Y la salud, que no es una concesión generosa de los gobiernos, sino una obligación de éstos constitucionalmente exigible.
Y es con esa filosofía que Médicos del Mundo (que es una Organización No Gubernamental de acción humanitaria,sin filiación política o religiosa) interviene donde la guerra,la enfermedad,el hambre y la miseria constituyen una injusticia,y por ende, un peligro para la vida humana. En 1980 el propio Bernard Kouchner funda Mèdecins du Monde con el objeto de prestar ayuda a las personas que padecían los efectos de las catástrofes naturales o las originadas por otros seres humanos,independientemente de su condición racial,política,religiosa o cultural.Hoy en día,MdM constituye una organización internacional,tanto en su concepción de la ayuda justa  a los más desfavorecidos,como en el trabajo de implantar una idea de justicia solidaria global para el conjunto de la humanidad en  sus sedes Canadá,Francia,España,Grecia,Bélgica,Portugal,Chipre,Argentina, Italia,Suiza y Suecia.
La ética de Médicos del Mundo trata de sensibilizar a la población de los países ricos sobre la miseria,la guerra,la tiranía y el deterioro ecológico de la otra parte del mundo, y urge sobre la necesidad de intervenir,incluso más allá de la soberanía de los estados,en aquellos lugares donde se atenta de forma flagrante contra los Derechos Humanos.En MdM no podemos quedar indiferentes ante la injusticia y la barbarie.
Ni podemos dejar de tender la mano a quienes solicitan nuestra ayuda.Es intolerable que el dolor,la miseria y los sufrimientos sean aceptados como una consecuencia irremediable del funcionamiento de las naciones. Es imperante reconocer la dignidad de los que sufren y su Derecho Universal a la Salud.
Por Justicia es que en Mdm reivindicamos el derecho a la asistencia en las situaciones de extrema urgencia,en guerras,campos de refugiados,catástrofes,etc. prestando asistencia a las poblaciones,asistiendo a toda persona en situación de sufrimiento físico o moral.
Por todo lo anterior,es que los cooperantes de Médicos del Mundo,no actúan por altruismo,actúan,simplemente, por Justicia ante la falta de acceso a la sanidad de miles de personas en situación de marginación por género,por senilidad,por pobreza,por inmigración y sin hogar,por prostitución, los usuarios de drogas,y a la sociedad en general ante la falta de acceso normalizado a este derecho fundamental que, aún hoy en día, sufren en nuestra sociedad miles de personas, y que, al recortarse  los recursos asignados a la sanidad en muchos países afectados por la crisis, desencadenan situaciones de emergencia social.De ahí que Médicos del Mundo, además de atender en sus  Centros Fijos de Atención Sociosanitaria, intervenga también directamente con las Unidades Móviles que desplaza a las zonas donde las personas trabajan con mayor desprotección así como la atención directa que presta mediante visitas “in situ” a las mujeres y niños de las zonas más marginales.
A ello habría que añadir,personas atendidas a través del programa que Médicos del Mundo para personas sin hogar que sufren además problemas asociados de drogodependencias y/o de salud mental.
Médicos del Mundo recuerda siempre el vergonzoso vínculo entre la pobreza y el deterioro de la salud,y el sufrimiento de muchos otros seres humanos,y la Injusticia que eso significa.
Además,podemos volvernos el cambio que esperamos ver.
Pluma y labor: El Sensei.

Zen...

















 Cuando la mente china entró en contacto con el pensamiento hindú, los sutras budistas estimularon a los pensadores chinos y los llevaron a interpretar las enseñanzas del Buda con sus propias filosofías taoístas y  confucionistas...tiempo después ese pensamiento  fue adoptado por Japón... De esta manera surgió el Zen o Satori.
El Zen no es un dogma, ni una filosofía, ni una creencia, ni una religión; es solamente la experiencia de la mente ante el universo; y esa libertad es lo que lo hace conceptual.
El Zen se puede transmitir al señalar  la verdad con acciones o palabras espontáneas que expresan las paradojas del pensamiento conceptual, destinadas a detener el proceso de pensamiento y a preparar al estudiante para la experiencia mística; como por ejemplo, los koan, que son frases que no se pueden explicar con el razonamiento lógico.
El Zen no significa renunciar al mundo sino participar en él en forma activa, porque estar despierto en medio de los asuntos cotidianos es el camino  e inclusive la iluminación misma.

Zen o satori significa tener la experiencia inmediata de la naturaleza budista de todas las cosas. Prestando atención totalmente al presente en la vida cotidiana se puede experimentar el misterio de la vida en todos los actos por pequeños que sean.
Vivir el Zen significa recuperar la naturalidad original, o sea vivir la vida cotidiana en forma natural y espontánea.










Conseguir ser otra vez natural y verdadero, exige al hombre actual un arduo entrenamiento y representa un logro espiritual.
El Zen cree en la perfección de la naturaleza original del hombre y es que la iluminación es el proceso que nos permite llegar a ver lo que realmente somos todos desde el principio, iluminación que se logra en los asuntos cotidianos y simples de la vida, y su influencia se manifiesta en las artes, en todas las habilidades y actividades que exigen total presencia mental y emocional.
No se busca la perfección,sino el arte de lo  espontáneo surgido de la inconsciencia; o sea, el arte sin arte, sin intención, sin esfuerzo, como una semilla que germina o un relámpago que estalla.
El nombre Zen,que es Ch’an en mandarín, se traduce como “meditación” y refleja  el misticismo de la India, el amor a la naturalidad  del Taoísmo y el pragmatismo profundo de la mente Confusionista y la sencillez del doju japonés.
La experiencia conocida en Zen como Satori,similar a la anagnorisis griega, es la esencia de todas las escuelas de filosofía orientales,porque esta experiencia, finalmente, trasciende toda categoría de pensamiento,abstracción o conceptualización. No tiene ninguna doctrina o filosofía especial, ningún credo ni dogma formal y enfatiza su libertad de todo pensamiento fijo, esto la hace verdaderamente anarquista.
El Zen entiende de que las palabras nunca expresarán la verdad última, heredando esa convicción del Taoísmo, que mostraba la misma actitud desestructurante de prejuicios. “Si alguien pregunta sobre el Tao y otro le responde, ninguno de ellos lo conoce”. Dijo Chuang Tzu.
Algunas veces,la experiencia Zen puede ser pasada de Maestro a discípulo, y ha sido, de hecho, transmitido por muchos siglos por métodos especiales propios de Zen. En un resumen clásico de cuatro líneas, Zen es descrito como:
Una trasmisión distinta de ver el mundo.
Buscando un modo distinto de usar nuestra mente.
Desde la naturaleza propia.
Esta técnica  Zen es típica de la mente japonesa, mezcla de lo intuitivo con lo intelectual y que le gusta entregar los hechos como hechos, sin comentario alguno. Los maestros Zen no son adeptos a la palabrería y el rollo,y aborrecen todo tipo de teorización y especulación. De esta manera desarrollaron métodos que apuntan directamente a la verdad, con acciones y palabras repentinas y espontáneas, que exponen paradojas del pensamiento conceptual y, como los koans, están orientados a parar el proceso mental del pensamiento.











En la literatura Zen, los maestros hablan lo menos posible y usan sus palabras para cambiar la atención del discípulo desde los pensamientos abstractos a la realidad concreta.Los maestros Zen siempre han llamado al intento de llegar a lo verdadero, el camino sin camino, porque ocurre instantáneamente, se revela de inmediato y eso es la iluminación.
En los haikús,por ejemplo,podemos  notar otro aspecto del Zen que es característico.Por ejemplo:
"Lo más bello / tu nombre repetido / en el desierto. "
 El Zen no significa retirarse del mundo, sino al contrario, busca una activa participación en la vida cotidiana. La mentalidad oriental le da mucha importancia a una vida práctica y productiva y a la idea de la perpetuación de la familia, por lo que pocos buscan el carácter monástico del budismo. Los maestros siempre hacían hincapié que Ch’an, o Zen, está en nuestra experiencias diarias, “la mente de todos los días”, como proclama Ma-Tsu. Se enfatiza el “despertar” en el medio de las actividades diarias y dejan muy en claro que la vida diaria es la iluminación misma.
En Zen, satori significa la inmediata experiencia de la naturaleza Buda de todas las cosas. Lo primero y más importante entre éstas, están los hechos y personas involucradas en la vida cotidiana, de tal manera que  al vivir enteramente en el presente, dándole atención completa a los asuntos diarios, alguien que ha logrado satori, experimenta la admiración y misterio de la vida en cada situación de forma natural y espontánea. Cuando a Po-chang se le pidió que definiera Zen, dijo: “Cuando tengo hambre, como, cuando estoy cansado, duermo”. Aunque esto suene a simple y obvio, como tantas otras cosas en Zen, es de hecho una tarea bastante difícil. Recobrar la naturalidad de nuestra naturaleza original requiere de un largo entrenamiento y constituye un gran logro espiritual. En las palabras de un dicho Zen muy famoso:
"Antes de estudiar Zen, las montañas son montañas y los ríos son ríos; mientras estás estudiando Zen, las montañas ya no son montañas y los ríos ya no son ríos; pero una vez que alcanzas la iluminación las montañas son nuevamente montañas y los ríos nuevamente ríos." Cuando se le preguntó al maestro Zen Po-chang sobre buscar la naturaleza de Buda, respondió: “Es muy parecido a montar un buey en búsqueda de un buey”.
Hay dos escuelas principales de Zen en Japón actualmente, difieren en sus métodos de enseñanza. La escuela Rinzai o “repentina”, utiliza el método koan, se da prominencia a entrevistas formales periódicas con el maestro, llamadas sanzen, durante las cuales se le pregunta al estudiante su visión actual sobre el koan que ha estado tratando de resolver. La resolución de un koan involucra largos periodos de intensa concentración que lleva a una revelación repentina de satori. Un maestro con experiencia sabe cuando un estudiante ha llegado al borde mismo de la iluminación repentina y le es posible adentrarlo a una experiencia satori con acciones inesperadas, tales como un golpe con una varilla o un grito fuerte.
La escuela Soto o gradual evita los métodos de shock de Rinzai y apunta hacia la maduración gradual del estudiante Zen, “como la brisa de primavera que acaricia la flor, ayudándola a florecer”. Propugna “el sentar tranquilo” y el uso de su propio trabajo común como dos formas de meditación.
Ambas escuelas le confieren la mayor importancia a zazen, o meditación sentado, que es practicado en los monasterios Zen todos los días durante muchas horas. La postura correcta y la respiración son las primeras cosas que debe aprender un estudiante de Zen. En el Zen Rinzai ¡, zazen es usado para preparar la mente intuitiva para poder manejar el koan, y la escuela Soto lo considera la forma más importante para ayudar al estudiante a madurar y evolucionar hacia satori. Más que eso, es considerado como el logro visible de la naturaleza Buda de uno mismo; cuerpo y mente siendo fusionada en una unidad armónica que no requiere ninguna mejoría. Como dice un poema Zen: Sentado tranquilo, haciendo nada,la primavera llega, y el pasto crece por sí solo...
El Zen  ha tenido enorme influencia en todos los aspectos de la forma tradicional de vida japonesa. Y no sólo en las artes de la pintura, caligrafía, diseño de jardines, etc., y las variadas artesanías, sino también en actividades ceremoniales como servir el té o el arreglo de flores y las artes marciales como el tiro con arco, la katana, el judo, el karate-do, etc. Cada una de estas actividades es conocida en Japón como un do, esto es, un tao o una “vía”  o camino para entrenar la mente y llevarla en contacto con la realidad última.
Las artes anteriormente mencionadas son todas expresiones de espontaneidad, simplicidad y la total presencia de la mente característica del Zen, las actividades lentas y rituales de cha-no-yu, la ceremonia japonesa del té, los movimientos de manos espontáneas requeridas para la caligrafía y la pintura,la literatura,la cocina,la cirugía,la ingeniería,y más,todo ello con  la espiritualidad de bushido, “la vía del guerrero”. Mientras que requieren de la perfección de la técnica, la maestría real sólo se logra cuando se trasciende la técnica y el arte se transforma en un “arte sin arte”, brotando del subconsciente...Porque para el Zen sólo hay  dos fuerzas en el corazón de la experiencia humana:  El amor y el miedo. El amor nos da  libertad, y el miedo nos la quita.El amor  abre ventanas, el miedo  cierra puertas ...Amor invita a la verdad, el miedo te miente..

Además creo que debemos convertirnos en el cambio que esperamos ver.
Pluma: El Sensei

miércoles, 4 de abril de 2012

Los corruptos...







La frase  "el poder corrompe" es muy usada, pero pocos se detienen a reflexionar que lo que realmente corrompe es la militancia en un partido político para arrivar a ese poder. Aunque es claro que si los políticos se corrompen cuando alcanzan el poder, es porque ya estaban previamente corrompidos dentro de sus respectivos partidos.
La sentencia "El poder corrompe" esconde esa verdad estremecedora: la senda que conduce a la corrupción y al abuso de poder se inicia muchas veces cuando un ciudadano decide militar en un partido político, en algunos casos con buena fe, con deseos de ayudar, pero ignorando que penetra en un espacio peligroso, regido por implícitas reglas que son profundamente antidemocráticas y escasamente éticas, incompatibles con la dignidad humana y el verdadero bien de los pueblos.
La incompatibilidad de los partidos políticos con la democracia está fuera de toda duda. La democracia es el gobierno de los ciudadanos, pero los partidos desplazan al ciudadano y son ellos los que controlan el poder, en régimen de monopolio. La democracia real debería establecer una firme red de controles y contrapesos para limitar el poder de los partidos y del gobierno, pero los partidos se encargan de desmontar y manipular, desde dentro del sistema, esa red para que su poder sea lo más ilimitado posible. La democracia es transversal y horizontal, mientras que los partidos políticos son verticales. La democracia es transparente y está al servicio de la verdad, mientras que los partidos son opacos y están al servicio del poder, utilizando, si fuera necesario, el engaño y la manipulación. El objetivo de la democracia es el bien común, pero el de los partidos es el poder, el control y la ganancia y el  disfrute de ese poder.
La verdad interna de los partidos es impresentable y amarga, pero irrefutable: si un militante decidiera votar en conciencia, decir la verdad en los debates internos, apoyar al que tenga razón, respetar la soberanía de los ciudadanos y defender la verdadera democracia y los valores, su carrera política quedaría liquidada en un instante. De los partidos políticos actuales cabe esperar jugadas inmorales como influyentismo,sobornos,manipulación,chantajes morales,mentiras,traición,etc.etc.... Un abuso sectario que antepone claramente los intereses de un partido concreto, plagado de corrupción, al bien común y al interés general de los ciudadanos. Se trata de actuaciones corruptas, realizadas por corruptos que creen en los rastreros y antidemocráticos principios de que "el fin justifica los medios" o que "todo vale en política".
Los fundadores de la democracia lo tenían claro y rechazaban los partidos políticos porque los consideraban poco menos que organizaciones mafiosas e incapaces de anteponer el bien común a sus propios intereses...Desde Ciserón,Cenón,o Séneca hasta  Robespierre, Dantón y casi todos los teóricos y revolucionarios franceses de finales del XVIII. El rechazo a los partidos fué intenso en Jefferson,Lincón e incluso Benito Juárez, y casi la totalidad de los fundadores de la primeras grandes democracias del mundo.porque fueron conscientes de que los partidos políticos ponían en peligro el sistema liberal porque tendían a apoderarse del Estado, a monopolizar el poder y a someter a los ciudadanos.
Cuando se entra como militante en un partido se topa con un mundo siniestro donde los valores están trastocados. Allí no se hace carrera sirviendo a la verdad y a la propia conciencia, sino sometiéndose a los criterios y deseos del líder.Confundiendo la sumisión con la lealtad,o la hipocresía con la diplomacia. Cuando se comete un error, alguien  dice por lo bajo: "mejor olvídarlo porque no conviene que se sepa y si se publica perjudicaría al partido ". Se miente,se simula o se tergiversa,para no pagar un "costo político". Así nacen los grandes cánceres internos que convierten a los partidos en auténticos clubes de gregarios mediocres sometidos y, en algunos casos, de indignos que un día teminarán siendo  déspotas corruptos, y hasta delincuentes. Siempre hay alguien en el partido que vigila que "la ropa sucia se lave en casa", Y al que ose decir la verdad,se le acusa de "infiltrado", de boicoteador,de desleal, y hasta de traidor; mientras que otros proclaman ideas tan antidemocráticas e inmorales como aquella de que "el fin justifica los medios", que "en política vale todo" o que "Paris bien vale una misa" aunque se traicionen los príncipios éticos que sustentaban a ese partido. Cuando los partidos han llegado a implicarse en demasiadas irregularidades y corrupciones, las élites empiezan a desconfiar de todos los que permanecen limpios y les obligan a participar directamente en el festival de los despropósitos y arbitrariedades. Implicar a todos es un método que genera seguridad en el colectivo porque, de algún modo, garantiza el silencio. Es el mismo método que utilizaba Al Capone cuando obligaba a sus más cercanos colaboradores a cometer crímenes con sus propias manos, asegurándose así su lealtad y silencio. Y al que señale esos errores éticos,o se oponga,tan fácil: se le acusa de traidor,de resentido,y se le margina,se le calla...y se expulsa como a un apestado...
Con esa terrible filosofía, suprimiendo la verdad y el debate libre y practicando una falsa lealtad, que en realidad es un vergonzoso y cobarde sometimiento al autoritarismo de un líder y el culto a su personalidad, los partidos forman a los que posteriormente, cuando ganan las elecciones, asumen las más altas responsabilidades del gobierno y se encargan de dirigir a un pais... Es imposible que los militantes de un partido autoritario y vertical practiquen la democracia cuando alcanzan el gobierno. Valores democráticos como la igualdad, la verdad, la faternidad,la limpieza y la Justicia saltan por los aires porque los militantes, después de tanto tiempo pegando carteles y sometidos a las privaciones de la lucha partidista, se consideran con derecho a ser los privilegiados y a ser compensados. Más que demócratas auténticos, los que llegan al poder suelen ser peligrosos verticalistas totalitarios, ansiosos de poder, ávidos de privilegios y perfectamente entrenados para imponer su voluntad a los demás, casi todos ellos ya corrompidos por haber suprimido previamente la verdad, la libertad, la transparencia y el debate de sus respectivas vidas de militantes.
Algunos políticos protestan cuando algunos ciudadanos expresan que los políticos son corruptos. Pero no tienen razón de protestar,porque, aunque ciertos políticos no hayan caído en la corrupción, son cómplices activos y cobardes de muchos de sus compañeros de filas que sí son corruptos o que se han enriquecido sin justificación. El no denunciarlos, el permanecer en el partido sin abandonarlo, conscientes de que esos comportamientos colisionan con la decencia y la democracia verdadera, les hace también a ellos corruptos y enemigos de la democracia.
Mientras arriben a los gobiernos políticos formados e incubados en esas organizaciones mafiosas y nada ejemplares llamadas partidos políticos, la humanidad jamás avanzará y el ser humano será siempre más esclavo que libre. Los partidos políticos forman a los futuros dirigentes de la sociedad en un ambiente siniestro, donde no existe libertad sino sometimiento al lider, donde se han suprimido la revisión,el debate, la verdad y la opinión sincera, donde la sumisión sustituye a la libertad y donde todo el que actua de acuerdo con su conciencia o libre albedrio será silenciado y rechazado por el verticalismo autoritario que convierte a las élites en cúpulas endiosadas y obtusas, muchas veces enfermas de aquel "sindrome de la arrogancia" que describe magistralmente en sus libros el médico británico David Owen.
El gran problema del mundo, desde que lo conocemos, es que casi siempre ha sido empujado por sus gobernantes hacia el lado miserable de la vida, estimulandoles la envidia, el odio, la violencia y otras bajas pasiones que sólo convienen al poder, que así se justifica, se hace necesario y permite a las élites poderosas disfrutar de privilegios que no merecen y que construyen sobre las privaciones de las mayorías.

El mundo tiene que ser cambiado para que se salve. Los que gestionen el poder no pueden ser esos políticos decadentes, sino ciudadanos elegidos por su virtud, independencia, preparación y honradez. Poner a mafiosos o a vulgares mediocres aferrados al poder,desconocedores de la democracia y de la grandeza humana al frente de la sociedad es un suicidio. Cuando el mundo sea gobernado por filósofos virtuosos, estrechamente vigilados por ciudadanos y hayan quedado prohibidos los malvados partidos políticos, entonces, sólo entonces, el hombre podrá empezar a avanzar hacia el autogobierno, conquistando cada día nuevos metas en el autocontrol, la disciplina, la virtud y la canvivencia con sus semejantes. Esa es la meta del ser humano: prescindir del gobierno y del Estado, dos instituciones que degradan la especie humana y que reducen al hombre libre a la condición de esclavo sometido a grupos organizados.
Recordemos a Rousseau,que decía que "la voluntad política es indelegable y cuando el hombre permite ser representado por otros, pierde la condición de ciudadano y se torna esclavo"..

lunes, 2 de abril de 2012

Pikete de ojos...

Los fingidores...







Decir siempre la verdad es una virtud porque el que no miente es también honesto, confiable y digno de respeto; y es tanto lo que se logra con estas cualidades, que muchos que son fingidores aparentan ser sinceros para gozar de los beneficios éticos de ser veros.
Pero veamos: el que es sincero lo refleja en cada pequeño acto de su vida y en cada una de sus palabras, aunque no sea cosa fácil porque a veces la verdad duele.
Por esta razón, además de ser sincera, una persona tiene que ser compasiva y discreta y no irse de boca y decir todo sin ningún miramiento, porque puede herir  sin necesidad, siendo lo mejor evitar la torpeza y el cinismo al expresar lo que corresponde.
Al que no es sincero, la falta de sinceridad le puede resultar cómoda, permitirle pasarla bien o sacar ventajas de engañar a otros; aunque sepa que las mentiras tienen patas cortas y a la larga salen a la luz y se descubren; pero no hay ninguna duda que lo que perderá habiendo mentido será mucho más importante que lo que obtendrá.
El engaño es el arte de vivir la vida como si uno fuera al mismo tiempo otro. Es estar dividido y pretender llevar una doble vida al mismo tiempo, quedando bien con A y con B, o mal con los dos.
La ausencia de sinceridad es falta de coherencia interna, es cuando se piensa una cosa, se dice otra y se hace otra.
La persona que no es sincera es imprevisible, no se compromete y cuando miente pretende por lo general dos objetivos que se contraponen entre sí que lo obligan a no ser sincero. El mentiroso no puede elegir, porque no puede renunciar a ninguna de las alternativas.
Podemos ser siempre sinceros porque no tenemos necesidad de decir todo lo que pensamos, pero si decidimos decir algo tenemos la obligación de decir lo mismo que pensamos.
Es difícil a veces saber con exactitud cuál es la verdad, pero comete menos errores quien es fiel a sí mismo, porque actúa de buena fe.
Es importante estar dispuesto a ser sincero cuando es necesario y siempre tratando de que nuestra sinceridad evite el daño...Ser sincero no significa pregonar las propias miserias ni estar orgulloso de ellas, sino actuar de acuerdo a la propia convicción respetando la opinión ajena sin necesitar su apoyo ni que piensen lo mismo.
La persona sincera con los demás no se engaña a sí misma, tiene su mente en orden, sin conflicto y puede ser auténtica.
El que es sincero también es leal y no cambia de idea sin razón, no se aprovecha de las ventajas mezquinas que le puede proporcionar una mentira, porque puede darse cuenta que tarde o temprano la verdad se impone.
Se puede ser mucho tiempo sincero pero una sola mentira será suficiente para perder la credibilidad.
Sólo el que es sincero es capaz de aceptar la verdad en la que cree otro, porque se da cuenta que otra forma de pensar siempre es un complemento y parte de la verdad.
La sinceridad es la que nos permite vivir en paz con nosotros mismos y con los demás, ser espontáneos, cumplir con nuestras promesas, hablar claro, actuar con rectitud y pensar con justicia.
Aunque ser sincero en un mundo de puras apariencias,es difícil.
Porque las apariencias nos cercan,lo aparente,eso que no es lo que parece ser y que intenta camuflarnos como los demás,nos mutila, porque lo que es vero, es diferente y único, es lo inesperado, lo nuevo, lo que no se parece a nada conocido.
Pero muchos sujetos piensan que aparentar un conjunto de "atributos" es necesario para ser aceptado por un grupo.
Pero pasa que los grupos más cerrados y exigentes en cuanto a las apariencias suelen ser los grupos más reaccionarios y retrógradas.
Sin embargo hay sujetos tan pusilánimes,y tan ávidos de aceptación que aún en contra de lo que realmente sienten o piensan,están dispuestos a adoptar un modo de ser idéntico al de los de su grupúsculo, portándose tanto o más rígido en los parámetros existentes entre los asiduos.
Usan una máscara ,y se caracterizan por un engañoso discurso que,aunque suele caer en contradicciones, no se notan mucho porque lo que dicen no es lo que realmente sienten,sino que es producto de una cuidadosa selección de palabras copiadas de los otros y repetidas con enjudia artificial.
Sujeto que inconscientemente desea ser el otro, más alto, más flaco, más seguro de si mismo, más inteligente, más atractivo, pero menos él mismo.
Porque ser uno mismo implica aceptar ser como se es, con los errores, defectos y las virtudes, sin sentirse disminuido por la crítica ni tener miedo a la frustración, y siendo capaz de reírse de si mismo.
La cara de aburridos, cansados o hastiados, son las más comunes para darse importancia, y no aceptan actitudes espontáneas de alegría o duda, porque el gesto falso es el que los distingue.
Y aunque se finja ser muy rebelde frente a los demás, se comporta en forma solemne y tiesa,y no es capaz de transgredir la opinión de los demás,aunque en su interior los desprecie.
Este tipo de individuos se estacionó en la estapa adolecente,y por ello sólo toma valor para oponerse cuando se siente dentro de un grupo.
Sin embargo, el paso del tiempo no se puede evitar y más tarde o más temprano se dará cuenta de que es un viejo ,que ha vivido con una máscara ridícula a la que nadie respeta,y que se ha mutilado a sí mismo.
Pues el que no ha sido sincero en su juventud, actuando para ser visto,y no por convicción propia,y actuar con esa fabulación  es la causa de la mayoría de los problemas de relación,al creer ser quien uno no es y fingirse otro,lleva inevitablemente a la propia trampa, una máscara de si mismo que no existe pero que pretende ser real para ser aceptado y querido.
Es posible ser sincero sin alardear,y reflexionando hasta qué punto sirve imitar a otros sin arriesgarse a ser uno mismo.
Porque las caretas se caen y dejan al descubierto a un desconocido,mediocre y vácuo, un ser cobarde que no se atreve a definirse porque necesita la aprobación de los demás.
Si se ha aprendido a fingir desde la juventud, se seguirá haciendo lo mismo en la adultez y se reducirán las oportunidades en la vida, porque estarán empeñados en hacer lo que los demás hacen con facilidad aunque les resulte difícil.

Serán los mediocres, los que no saben quienes son, que tampoco podrán ver el sentido de su existencia y vivirán mutilados de si mismos, arrastrando el peso de su máscara...

domingo, 1 de abril de 2012

Reflexiones de Fidel...


El mundo maravilloso del capitalismo
Fidel Castro Ruz

La búsqueda de la verdad política siempre será una tarea dura, aun en nuestros tiempos cuando la ciencia ha puesto en nuestras manos un gran número de conocimientos. Uno de los más importantes fue conocer y estudiar el fabuloso poder de la energía contenida en la materia.

El descubridor de esa energía y su posible empleo era un hombre pacífico y bonachón que, a pesar de su repudio a la violencia y a la guerra, solicitó su desarrollo a Estados Unidos, presidido entonces por Franklin D. Roosevelt, de conocida posición antifascista, líder de un país capitalista en profunda crisis, que había contribuido a salvar con fuertes medidas que le ganaron el odio de la extrema derecha de su propia clase. Hoy ese Estado impone al mundo la más brutal y peligrosa tiranía que ha conocido nuestra frágil especie.
Los despachos procedentes de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se refieren a las fechorías cometidas por ellos y sus cómplices. Las ciudades más importantes de Estados Unidos y de Europa reflejan constantes batallas campales entre los manifestantes y la policía bien entrenada y alimentada, con carros blindados y escafandras, repartiendo golpes, patadas y gases contra mujeres y hombres, torciendo manos y cuellos de jóvenes y viejos, mostrando al mundo las cobardes acciones que se cometen contra los derechos y la vida de los ciudadanos de sus propios países.

¿Hasta cuándo pueden durar semejantes barbaries?

Para no ser extenso, ya que estas tragedias se irán presentando cada vez más por la televisión y la prensa en general, y serán como el pan que cada día se niega a los que menos tienen, citaré el despacho cablegráfico, recibido hoy, de una importante agencia de noticias occidental:
“Buena parte de las costas japonesas del Pacífico podrían quedar inundadas por una ola gigantesca superior a los 34 metros (112 pies) si se produjera un sismo poderoso, según los cálculos revisados de un panel del gobierno.
“Cualquier tsunami desencadenado por un terremoto de magnitud 9 en la depresión de Nankai, que va desde la principal isla nipona de Honshu hasta la isla sureña de Kyushu, podría alcanzar los 34 metros de altura, señaló el comité.
Un cálculo anterior en el 2003 estimaba que la altura máxima de dicha ola sería inferior a los 20 metros (66 pies).
La planta de Fukushima había sido diseñada para resistir un tsunami de 6 metros (20 pies), menos de la mitad de altura de la ola que la impactó el 11 de marzo del 2011.
Pero no hay razones para preocuparse. Otro despacho fechado hace dos días, el 30 de marzo, nos puede tranquilizar. Procede de un medio realmente bien informado. En breves palabras sintetizaré: “Si usted fuera futbolista, jeque árabe o directivo de una gran multinacional ¿Qué tipo de tecnología le haría suspirar?
“Recientemente, unos conocidos almacenes de lujo en Londres inauguraron una sección entera dedicada a amantes de la tecnología con abultadas billeteras.
Televisores de un millón de dólares, cámaras de video Ferrari y submarinos individuales son algunos de los fetiches para hacer las delicias del millonario.
El televisor del millón de dólares es la joya de la corona.
En el caso de Apple, la empresa se compromete a entregar sus nuevos productos el mismo día de lanzamiento en el mercado.
Pongamos que hemos salido de nuestra mansión y ya estamos cansados de rondar por ahí con nuestro yate, limousine, helicóptero o jet. Todavía nos queda la opción de comprar un submarino individual o para dos personas.
La oferta prosigue con celulares con carcasa de acero inoxidable, procesador de 1,2 GHz y 8 G de memoria, y tecnología NFC para realizar pagos a través del celular. Videocámara con sello Ferrari.
¡Verdad compatriotas que el capitalismo es cosa maravillosa! Quizás nosotros seamos culpables de que cada ciudadano no tenga un submarino particular en la playa.
Son ellos y no yo quien mezcló en este mismo saco a los jeques árabes y los directivos de las grandes transnacionales con los futbolistas. Al menos estos últimos entretienen a millones de personas y no son enemigos de Cuba. Debo aclararlo.

Abril 1 de 2012

8 y 35 p.m.