viernes, 6 de abril de 2012

La mística vaticana...








Hace poco recibí la visita de una pareja de voceros del PP en la sala de geriatría del hospital. Insistieron en hablar conmigo, y les hice pasar a una consulta compartida, donde tras oírlos respetuosamente en sus demandas de transmitir a los enfermos jubilados la mística vaticana.Como no sabían que la mayoría de los pacientes son viejos pobres,sin protección social,y republicanos para acabarla de joder, les inoculé a los dos católicos mi ateísmo y luego les receté con mis feas blasfemias.
 Y quedaron,milagrosamente,convalecientes de su fanatismo, o al menos como gente con dudas. Y eso me ha hecho pensar en otros milagros,los de Jesús.
Uno muy interesante, es ese que va el hijo del hombre con hambre por el campo, ve una higuera, se apresura, va a zamparse un higo… y no hay ni uno. Entonces,presa del berrinche,maldice a la indefensa higuera, y la seca (Marcos 11-12). Primer dato: Jesús pidió peras al olmo, claro, como era carpintero, no sabía de campo… ¿Cómo iba a tener higos si no era el tiempo?
Otro que me resulta muy sugestivo es el de la curación de la suegra de Pedro. Está el señor sanando hemorroides y expulsando demonios (que en aquella época eran muy molestos), y se llega a la casa de Pedro, donde su suegra estaba hecha migas con fiebre. Un montón de hombres allí, pasando hambre. Jesús la cura y la mujer de inmediato se levanta y se pone a hacer el almuerzo. Fue un gran milagro, sin duda, curar a la suegra para que atendiese a tanto huevón ocioso. Conclusión: Jesús no sabía cocinar. (Lucas 4:38).
Marcos 51:20 nos muestra una faceta del Jesucristo exorcista. Va Jesús por ahí, y le sale al paso un ciudadano poseído por miles de diablos.
Una especie de turismo de bajo precio, como Otawaonair, que apiña a los pasajeros… Pero Jesús, en lugar de mandarlos al Averno, les deja que ocupen una piara de cerdos. Y claro, los pobres animales, que no las tenían consigo, echan a correr hacia el mar y se ahogan, moraleja: Jesús desprecia a los cerdos.
Pero el mayor milagro de Jesús, fue desalojar una plaza comercial a latigazos, sin que los vendedores le molieran a palos. No hay nada como un pequeño vendedor asalariado para defender el tenderete de su patrón… Claro, que si se comparan los poderes mágicos de Jesús con los de los grandes capitalistas, Jesús no da la talla. Él eso de sanar vejigas urinarias, realizar exorcismos, financiar la bebida en las bodas y reuniones campestres, resucitar a los muertos, andar por las aguas como todos los cristianos del tercer mundo,con mucha fe y con muchas inundaciones… Son cosas que se le pueden ocurrir a una bruja de pueblo. Pero eludir a la justicia después de violar a n número de niños o montarse una ONG muy cristiana para ampliar el narco-negocio familiar,o comprarse un chalet de seis millones de euros con el erario de un país latino americano que muere de hambre,o mandar un avión para que traiga champagne de París a la temperatura adecuada para brindar con el papa nazi… son cosas que ni Cristo resucitado podría llevar a cabo, a no ser que fuera dueño de un banco,u obispo, o presidente de alguna corporación capitalista,o narco .o rey...que en esto de la magia los ricachos se la pintan solos.
Esa fue la evolución de la magia cristiana ante poder capitalista: lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de un cabronazo con sotana y muy vivales que se lo apropia,eso si,Dios mediante...
Además pienso que debemos convertirnos en el cambio que esperamos ver.
Pluma: El Sensei .