martes, 8 de mayo de 2012

Eliminaron el Kamino...???

.














Y para  tod@s y siempre : 
Salud y Anarkía!

lunes, 7 de mayo de 2012

El camino al 12-M...




Los sometidos...




Hay personas que se someten a la manipulación de otros, se convierten en sus víctimas y viven quejándose y soñando con liberarse de esa influencia. No saben que antes de vencer a quien las manipula tiene que dejar de sabotearse y vencerse a sí mismas.
Es difícil deshacerse de un manipulador, porque tanto él como el sometido se necesitan mutuamente; el primero porque no quiere perder el poder y el segundo porque tiene miedo y se siente inseguro.
El manipulador, como cualquier depredador, arrincona a su víctima y la aísla de quienes la quieren liberar.
Las personas que viven sometidas reiteran una y otra vez el mismo patrón de comportamiento con todas las relaciones creando el mismo tipo de vínculo.
El comienzo del sometimiento puede haber empezado a edad temprana con sus relaciones familiares y luego continuar aceptando el rol de sometimiento con sus parejas.
Estas personas se someten a los caprichos de otros porque no tienen confianza en ellas mismas, son demasiado adaptadas e inseguras; nunca protestan porque tienen miedo de ofender y quieren quedar bien y agradar; no pueden tolerar el rechazo porque temen no ser amadas, tienen poca resistencia a la crítica y escasa tolerancia a la frustración; son indecisas, necesitan la aprobación de los demás; son muy vulnerables y sensibles, no pueden decir que no, se sienten culpables y creen que los demás siempre tienen razón; se sienten insatisfechas, con baja autoestima y no pueden poner límites.
Los manipuladores pueden actuar con sutileza o ser autoritarios y violentos; utilizan el doble mensaje que es ambiguo y causa confusión y la técnica de los malos entendidos para fomentar la duda y luego poder descalificar a sus víctimas y echarles la culpa.
Manejan con el silencio y con el temor, niegan la comunicación y pueden apelar a la violencia física.
El manipulador seduce y le quita la energía a su víctima; es el que tiene el control y el poder.
La ingenuidad o la estupidez pueden llevar al sometimiento; son sometibles todos aquellos que creen todo lo que les dicen los demás sin cuestionar nada porque siempre están dudando de sí mismos.
Los sometidos terminan sufriendo enfermedades psicosomáticas, sienten que se ahogan, que no pueden digerir, que les duelen las articulaciones.
Muchos de ellos que deambulan por los consultorios de todos los especialistas que no les logran hacer un diagnóstico, porque el problema no es físico sino sentirse atrapados en una situación que creen sin salida.
Y aunque la manipulación en el sistema capitalista pareciera ser es una manera de sobrevivir, porque se supone que el que no se impone y manipula se tiene que someter,eso no es así,ya que todos nacimos iguales y libres,y nadie tiene porque oprimir la libertad del otro,y mucho menos represaliarlo por ejercer ese derecho vital.
Cuando el manipulador está en el campo de los afectos,  hay que abandonar es el círculo vicioso de batalla, y él sometido tiene que aprender a mantenerse firme en su convicción, confiar en sí mismo, no dudar y arriesgarse a tomar decisiones aunque se equivoque.
Los manipuladores se complacen en rebajar a sus víctimas de distintas maneras, apelando a sus conocimientos y haciéndolos quedar como malvados, seduciéndolos, con autoritarismo, con mentiras, ocultando los hechos, confundiendo y chantajeando con ficticios temas de su salud o de su desamparo.
 Ahora bien,hay muchos sujetos que aceptan el rol de sometimiento por distintos motivos, a veces el económico es el que consideran el más importante, porque huir de un manipulador puede implicar cambios de estilo de vida y enfrentar la inseguridad y las privaciones. Algunas otras por pereza de romper sus comodinas costumbres,otras,las más por cobardía, los sometidos más lamentables,esos que no tienen cojones para asumir su libertad...


Por último,es bueno reflexionar que si un sujeto sometido no puede alcanzar la libertad,la igualdad y la justicia dentro de su propio hogar,es muy poco probable,y hasta ridículo,que se ufane de ser un "luchador social" por la libertad de su país... Así que sería un asunto de congruencia y sentido común buscar la justicia,la equidad,la democracia y el respeto por sí mismo primero en casa... Y si en cada hogar se instaura la justicia y la bondad, y se cambian esos roles de manipulación y sometimiento,seguramente podremos hacer,todos juntos, otra sociedad mucho mejor...
           

domingo, 6 de mayo de 2012

El sendero luminoso del Tao...


El Tao Te King es un compendio de las maravillosas máximas de Lao Tse, el gran sabio chino que nos guía para transitar el camino recto. Aquí una somera selección de estas enseñanzas:
"El recto camino del Tao está lleno de curvas; los nombres que se le dan no son su nombre. Sin nombre es el origen de todo; con nombre, la madre del universo. El no ser es su secreto; el ser su acceso".
"Treinta radios convergen en el centro de la rueda, pero es el espacio entre ellos lo que hace útil al carro. La arcilla da forma a la vasija, pero es el hueco que posee lo que le da utilidad.
"Doblarse es ponerse derecho; humillarse es engrandecerse; vaciarse es llenarse; desgastarse es renovarse. Quien abarque poco adquirirá mucho conocimiento; quien abarque mucho adquirirá poco. El sabio abraza la unidad y es el modelo del mundo. Brilla sin exhibirse, afirma sin imponerse, sin alabarse ve su mérito reconocido; toma el mando sin imponerse. Como no rivaliza con nadie, nadie rivaliza con él. Existe un antiguo proverbio que dice: "Lo humillado será engrandecido", por él, el sabio mantiene su integridad".
"Quien se alza de puntillas no se mantendrá en pie mucho tiempo; quien camina a grandes zancadas no llegará muy lejos; quien se da mucho lustre no conseguirá brillar; quien se ensalza no merece honores, quien se glorifica no merece ser jefe. Esto es para el Tao como los restos de una comida: quienes conocen la ley de la naturaleza, sienten repulsión".
"Hablar poco es lo natural. Un huracán no dura toda la mañana; una tormenta no continúa durante todo el día. Si estas cosas, producidas por el cielo y la tierra, no son duraderas, ¿cómo pueden serlo las cosas del hombre?
"Quien gobierna según el Tao renuncia a la conquista a través de las armas, porque las armas llaman siempre a las armas".
"Quien conoce a los demás es inteligente; quien se conoce a sí mismo es sabio; quien vence a los demás es fuerte; quien se vence a sí mismo es la fuerza. Aquellos que se contentan son ricos; y quienes actúan tienen voluntad. Los que jamás pierden su centro, perduran. Quienes al morir dejan algo de sí mismos, tendrán larga vida".
"El hombre de principios no se precia de ellos. El de principios bajos los exalta. Por eso carece de fundamento. La moral superior no es autoritaria: no tiene objetivos que alcanzar. La moral rastrera siempre persigue algo".
"Vivir es llegar, y morir es volver".
"El sabio dice: dejemos que el pueblo progrese por sí mismo y el pueblo por si mismo progresará. Evitemos a los negociantes rapaces, y el pueblo se enriquecerá. Contengamos nuestros deseos y necesidades y retornaremos a la sencillez".
"Un buen general no es belicoso. Un buen guerrero no es irascible. Un buen vencedor evita la guerra. Un buen dirigente se supedita a sus dirigidos. Estos son buenos principios para el gobierno de los hombres, en armonía con las leyes del universo".
"Tengo tres tesoros y a ellos me atengo: amor, moderación y humildad. El amor me da valor; la moderación generosidad; la humildad éxito. Sin los tres tesoros se camina a la muerte. Quien lucha por amor, vence y quien se defiende por amor, resiste. El cielo los socorre y protege con amor".
"Lo que está quieto se sostiene fácilmente; lo que no ha sucedido se puede resolver; lo frágil se rompe enseguida; lo pequeño se puede dispersar. Prevenir antes de que suceda y ordenar antes de la confusión. El árbol gigante nació de un germen diminuto. La torre de nueve pisos dio comienzo por un ladrillo. Un viaje de mil kilómetros se inicia con un paso. No es raro que un hombre fracase cuando está a punto de conseguir el éxito. Cuidando del final tanto como del inicio ninguna obra se perdería. Por esto el sabio aspira a no desear nada y a despreciar lo valioso. Aprende a desaprender y huye de los excesos de los hombres; facilita la evolución de los seres, pero no interfiere sobre ellos".
"Saber que nada sabemos es lo más grande. El que cree saber y no sabe, tiene la mente enferma. Pero, si llega a conocer su mal, podrá librarse de él. Así es como actúa el sabio".
"El temerario se hace matar; el prudente conserva la vida. De estas dos formas de actuar la segunda es provechosa y la primera nocivo. El camino del Tao vence sin batallar, responde sin hablar, llega sin haber sido llamado y traza sus objetivos con serenidad. La red de los cielos es amplia, pero nada se escapa".
Estudiemos estas máximas de la sabiduría universal para comprenderlas y aplicarlas conscientemente en nuestras vidas, transitando así el camino recto, el sendero luminoso del Tao...

Privatizando...


Carta escrita en buen castellano:


En estos tiempos donde la mayor ocurrencia de los políticos pasa por el verbo privatizar, acuerdo privatizar las ruinas de Machu Picchu y de paso la ciudadela preincaica de Chan Chan: A mí me parece bien. Que se privatice Machu Picchu, que se privatice Chan Chan, que se privatice la Capilla Sixtina, que se privatice el Partenón, que se privatice Nuno Gonçalves, que se privatice el Descendimiento de la cruz de Antonio de Crestalcore, que se privatice el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, que se privatice la cordillera de los Andes, que se privatice todo, que se privatice el mar y el cielo, que se privatice el agua y el aire, que se privatice la justicia y la ley, que se privatice la nube que pasa, que se privatice el sueño sobre todo si es diurno y con los ojos abiertos...Y, finalmente, para florón y remate de tanto privatizar, privatícense los estados, entréguese de una vez por todas la explotación a empresas privadas mediante concurso internacional. Ahí se encuentra la salvación del mundo... Y, metidos en esto, que se privatice también la puta que los parió a todos...
 José Saramago premio Nobel de Literatura.
 Cuadernos de Lanzarote, 1995.

La rabia del pueblo...

El vuelo del milano...


El miedo a la libertad  es una debilidad del espíritu, y es una lacra que en "la casta" política abunda.
El poder desconfía de los libres, recela de los verdaderos debates, se inquieta por la Cultura con mayúscula, se asusta de la verdad, se azara frente a la libre consciencia.
El poder no cree en la libertad. El poder, sobretodo, se espanta, se sobrecoge, se amedrenta ante el individuo dueño de sí mismo, le escama la individualidad. Se amilana ante el libre pensamiento...Amilanarse es sinónimo de acobardarse, asustarse, intimidarse, acojonarse, retraerse, espantarse, acoquinarse, atemorizarse, desanimarse, amedrentarse.
Esta palabra deríva de la voz milano, porque a esta ave majestuosa le temen las gallinas y pollos se esconden en su corral cuando se percatan de la presencia del milano, se aterrorizan, se amilanan...igual que los poderosos ante el vuelo libertario de la inteligencia.
Por ello, la enorme contradicción, la amarga verdad de estos tiempos que vivimos, es que la soledad es mucho más intensa ahora que antaño, pues disentir de las masas manipuladas por el poder,significa ser marginal.
La soledad  se ve como  "el mal" de nuestro tiempo, entiéndase en el contexto que se entienda, tanto si es una ausencia de compañía sin más (voluntaria o no), como si es verdadero pesar y profunda melancolía de aquellos que sienten, de forma hiriente, esa ausencia de compañía,como si fuese un castigo al ejercicio de su libertad. Pues la consigna del poder es: Si no te sometes,te quedas solo...

Por eso es muy importante diferenciar con nitidez la “soledad” de la “individualidad”. En ésta, se conocen cualidades particulares de una persona, singularidades propias del individuo; en aquélla no, sólo es ausencia de compañía.
Pero el miedo a la libertad y a la individualidad de los otros no es prerrogativa de los poderosos. En absoluto.
Entre los ciudadanos el ultraje al respeto es continuo. La decencia escasea. El pundonor íntimo,es casi desconocido. La rectitud de ánimo, la integridad, rarezas en un contexto hostil, embrutecido, prostituido, putrefacto…
El miedo a la libertad  es una debilidad, una lacra de esta casta de desalmados que detentan el poder, con la dudosa legitimidad que les da un sistema corrompido y corruptor, por el que ellos se regodean en su ignorancia y retozan cínicos en el lodo de su corrupción. Por eso, en estos tiempos, gobierne la izquierda o la derecha, olerá igual a tiranía que disfrazarán de democracia para no tener que avergonzarse de sí mismos.
Por "nuestro bien" justificarán los mayores atropellos: con la disculpa de superar "su" crísis, aplican las mayores insidias contra los derechos laborales (empezando por el más elemental de todos: el derecho a un trabajo digno), con la excusa de cuidar nuestra salud, las mayores villanías contra la libertad, con el pretexto de la educación, las mayores atrocidades opresoras, con la justificación de velar por nuestra seguridad, el más escandaloso atentado contra nuestras libertades cívicas, contra nuestra intimidad, contra nuestro derecho al honor, contra nuestra dignidad…
El poeta romano Juvenal decía que “el mayor crimen es preferir la vida al honor y, por vivir la vida, perder la razón de vivir”. Por eso es tan importante la rebelión cívica, la unión para lograr este impulso regenerador en la sociedad, agitador veraz  de conciencias con su simpleza  crítica, porque, en el fondo, nos da fuerzas el deseo de tener buenas razones para vivir, y vivir para luchar por el sueño de que esas razones lleguen a ser una realidad tangible...

Habrá que plantarse con dignidad para denunciar la asfixiante falta de libertad que vivimos; aunque nadie quiera verlo, y sólo unos pocos locos repitamos que en el sistema capitalista nada, ni institución, ni sector económico o social alguno, funciona de una manera abiertamente democrática. Cada vez son más voces. Cada vez se dice más alto. Cada vez se pronuncia más claro.
 Nuestra fuerza es nuestra fe inquebrantable en la libertad, y por ello podemos decir, como Voltaire: “Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento... y muera el que no piense como yo”.
                                         



viernes, 4 de mayo de 2012

El camino del Samurai...

 Estos son los siete principios que rigen el código de Bushido, la guía moral de la mayoría de Samuráis de Rokugan.

1. GI (Honradez/Justicia).
Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurai no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.
2. YU (Valor heroico)
Álzate sobre las masas de los que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurai debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado, es peligroso, pero sin duda también es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.
3. JIN (Compasión)
Mediante un entrenamiento intenso el samurai se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres, ya que desarrolla un poder tan grande que debe ser usado solo para el bien de todos. El samurai debe tener compasión. El samurai debe ayudar a sus hermanos en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.
4. REI (Cortesía)
Ser un guerrero no justifica la crueldad. Los samuráis no tienen motivos para ser crueles, no necesitan demostrar su fuerza a nadie salvo a sí mismos. Un samurai debe ser cortés siempre, especialmente hacia sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto hacia sus oponentes, el samurai no es mejor que los animales. Un samurai es temido por su fiereza en la batalla, pero es respetado por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurai se vuelve evidente en tiempos de apuros.
5. MEYO (Honor)
El auténtico samurai solo tiene un juez de su propio honor, él mismo. Las decisiones que toma y cómo las lleva a cabo son un reflejo de quién es en realidad. Nadie puede ocultarse de sí mismo, y los samuráis no son una excepción.
6. MAKOTO (Sinceridad absoluta)Cuando un samurai dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en este mundo lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de dar su palabra. No ha de prometer. El simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. "Hablar" y "hacer" son, para un samurai, la misma acción.
7. CHUGO (Deber y Lealtad)
Para el samurai, haber hecho o dicho "algo", significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurai es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel.Las palabras de un samurai son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya, por ello el samurai debe tener cuidado con el camino que sigue...