jueves, 16 de mayo de 2013

La indignación de los abuelos...



En numerosas ocasiones, la imagen de dependencia de los abuelos está relacionada con los modelos sociales del entorno en el que las personas de edad avanzada se desenvuelven. La dependencia de la persona mayor es más el resultado de un desamparo derivado de una sociedad de consumo y que deshecha lo viejo (y carente de un modelo de interacción y de atención social justo y respetuoso).
Esta conducta de dependencia es la forma que tiene el poder de desplazar al adulto mayor,para controlar su experiencia,y de etiquetarlo como un personaje "improductivo" para los canones del capitalismo salvaje, y, además,descalificando al anciano,el poder capitalista controla específicamente los contactos sociales del viejo con los jovenes. El capitalismo promueve,en todo momento,la caducidad del anciano y nos induce a creer en que su conducta dependiente es una monserga y un gasto enorme e inutil para el herario. Ese exceso de desprotección puede conducir a que la persona de edad se lo crea,se aisle y no utilice las habilidades que todavía posee, sobreviniendo entonces el declive de las mismas como consecuencia de la falta de práctica. Al sentirse vencido por el peso de una sociedad que lo margina y lo descalifica,deja de contribuir en actividades de la vida cotidiana, lo que, puede llevar a su deterioro. Del mismo modo, esa misma ausencia de un entorno estimulador puede contribuir al desarrollo de conductas dependientes.
Eso lo entendieron bien los avis de la plaza Catalunya aquel octubre del 2011.



Todo empezó cuando unos pocos veteranos, en edad y en activismo, que habían participado en la acampada de los Indignados catalanes, tomaban el sol y tapeaban en un chino de Via Laietana,en el centro de Barcelona.
En la sobremesa salió el tema del patético comentario con el que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, descalificara con desprecio  a los jovenes del 15M con el término “perroflautas”.


( El neologismo "Perroflauta" se usó primero para llamar de forma despectiva a los músicos ambulantes callejeros,que tuviesen un perro,y que tocaban la flauta por unas monedas.
Los fachas casposos del pp,como típicos analfabetas españoles, usan el termino de forma despectiva para referirse a cualquier joven pobre y sin trabajo,por ejemplo a todos los manifestantes de Barcelona.
Y como empleados por cuenta de los neofranquistas, explotados y amargados,extendieron dicho prejuicio a todas aquellas personas, sobre todo jóvenes, amantes de la naturaleza y todo lo que vive en ella, antisistemas,antitaurinos,anti-corteinglés,etc. y que hayan nacido entre los 80 y los 90,y cuyo padre fuese hippy y su madre punky.O al reves.
El gobierno de Rajoy y sus corrompidos medios de comunicación, han usado muchas veces la expresión para desacreditar a aquellos que reclaman una democracia más participativa,y para desinformar sobre la media de edad y la ideología - múltiple y variada – de los indignados de plaza Catalunya o Puerta del Sol. Así que todo aquel que alza la voz contra los chorizos del PP,es un "perroflauta" para el malgobierno,tengan de mascota un perro y les apasionen los instrumentos de viento, o no...)
Y si Esperanza Aguirre clificaba de  perroflautas a aquellos jóvenes del 15-M, críticos con un sistema que ha llevado al país a la crisis, los allí presentes, todos en edad de cobrar jubilaciones menguantes, podían ser iaioflautas, (El nombre es una palabra valija formada a partir del catalá iaio, abuelo, y perroflauta.) Iaioflautas fué entonces una forma de reapropiación semántica del término «perroflauta» con el fin de despojarlo de las connotaciones negativas y pasar a sugerir la idea de reivindicación y protesta. La premisa con la que se gestó el movimiento de estos ancianos fue: "Si acusan a nuestros nietos de ser 'perroflautas', nosotros somos los "Iaioflautas"...
Y de la broma se pasó a la posibilidad de dar contenido al nuevo nombre, y de ahí a concretar formas de protesta adaptadas a la edad e ideología de aquellos hombres y mujeres con una larga experiencia en el tema de la indignación. Y así nacieron los iaioflautas, grupo de gran fuerza activista,que primero ocuparon, con calma y tranquilidad ,la sede del Banco Santander en la capital catalana , y luego secuestraron un autobús de la línea 41 como protesta contra los abusivos aumentos de las tarifas,y se plantaron en la oficina de una agencia de calificación,invadieron la Bolsa de Valores en Barcelona,o llegan de inmediato a los deshacios de sus casas de algunas familias. Se han manifestado varias veces ante la patronal de los hospitales privados y ocuparon el CAP de Bellvitge cerrado por la Generalitat. Y las protestas siguen.
Así,estos decanos se la han montado por su cuenta, contactando con sus viejos colegas, para dar apoyo a los más jóvenes desde la autonomía y la experiencia. Planeando, bromeando, y sin nada que perder son ya un dolor de cabeza para la cleptocrácia española.
Con sus chalecos amarillos marcados con un rotulador y entre risas y bromas, el colectivo está haciendo historia y desesperando al poder con sus singulares tácticas de desobediencia civil.
En pequeños grupos fijan las acciones de protesta, que le comunican al resto con métodos propios de la clandestinidad franquista, en la que la mayoría de los iaioflautas tiene una amplia experiencia. (La mayoría eran viejos conocidos, muchos militaron o militan en la FAI o en el PCC, y formaron parte de sus órganos de dirección y mantienen un brillante currículo en luchas vecinales, o vinculadas a la educación o la sanidad.)
Así el ejemplo de dignidad de esos abuelos y abuelas catalanas de Barcelona se ha ido replicando por todo el territorio español. Así,los avis un día se van con autocar a gamberrear un rato con los Iaoflautas de Valencia, y se van cargados con medio centenar de botellas de cava para acompañar la paella que les estará esperando y celebrar que siguen vivos,y que aun luchan para intentar dejar una sociedad mejor para sus hijos, porque, aseguran, “no vamos a perder facilmente lo que tanto nos costó conseguir en educación, en sanidad y en derechos laborales y porque el cierre de quirófanos o la reducción de maestros en las escuelas es un robo artero de la clase polìtica"
Los viejos también hablan del desencanto de la sociedad actual, de un cierto conformismo del que se sienten algo responsables: “Nosotros carecimos de todo y nos resultó muy fácil identificar al enemigo, pero nuestros hijos se han encontrado todo hecho, no han necesitado comprometerse y, quizá, tampoco hemos sabido inculcarles una escala de valores”. Hablan de unos principios éticos para revolverse contra lo que está ocurriendo. No temen volver a las barricadas, o enfrentarse a la policía,pero de momento, se limitan a protestar de manera amable y  mantienen el humor como arma de combate y ataviados con chalecos reflectantes y pancartas caseras, entran,por ejemplo,a las sedes de Bankia para protestar por los 24.000 millones de euros que le donò el estado, y el acto se transmite en prensa, radio y televisión, y en su  blog –www.htpp://iaioflautas.org–, y así la gente se entera de que los abuelos de este país se han unido para luchar contra la estafa del régimen, y por los derechos de sus hijos y nietos. Y quizá,su ejemplo despierte conciencias.
Y los avis tienen mucha imaginaciòn: por ejemplo,no paran de vigilar a políticos, banqueros o jueces, y les riñen cuanto hace  falta. Y miedo  a un posible despido,no lo tienen y si tienen mucho tiempo libre... "Nuestro único límite es el horario de la guardería de nuestros nietos". Y tampoco  les asusta una posible represión policial durante sus protestas, pues declaran medio en broma que tienen más miedo de su próstata que de la policía.
A sus sesentaymuchos, casi llegando a los ochentaypocos,aseguran que prefieren estar en su jardíncito cuidando de sus plantas, o paseando por la playa con su perro, a estar de protesta, pero ellos mantienen el viejo sueño de una República Catalana,ahora del 99%. Un paìs catalán con la capacidad de encontrar soluciones o respuestas concretas ante los problemas actuales, como replantear las formas de trabajo y proponer alternativas factibles (Renta Básica, economía social y cooperativismo, etc.). Saben los viejos que la fuerza ciudadana no la para nadie y que la democracia la hacemos entre todos.Ellos confían en que el futuro será diferente. Si España quiere seguir, perfecto. Sin embargo, los avis,y sus nietos,no los esperaran... Catalunya debe hacer su camino...


(Los Iaioflautas han salido en The Washington Times y en la televisión pública austríaca  y en la alemana,junto con la PAH,  por poner un ejemplo, y fueron nominados a los premios BOBs. Se han hecho tan populares en las redes que no sólo el hashtag #demayorquieroseriaioflauta ha arrasado alguna vez en Twitter sino que se les está uniendo ya mucha gente de todo tipo en su cuenta @iaioflautas que ya tiene cerca de 28.000 seguidores tuiteros.
Si alguien quiere seguir en vivo sus acciones directas,pueden hacerlo por streaming. Así han difundido las okupas a diversos consulados,a la Bolsa de Barcelona, a la sede del Banco Santader, a los desahucios,a la okupa en el  Centro de Atención Primaria de Rambla de la Marina y a sus muchas asambleas, manifestaciones, caceroladas y convivencias…
También están preparando un libro autobiográfico y un CD de canciones que son "la leche" según sus propias palabras.
Para participar en el colectivo de avis flautas,pueden dirigirse a  iaioflautas@gmail.com.)