martes, 23 de julio de 2013

Sobre lo nacional...







¿Qué viene cuando el nacionalismo se va?  La inteligencia, evidentemente.

Sólo comprendiendo plenamente las implicaciones del nacionalismo, examinándolo, captando su significado en las actividades tanto externas como internas.Un médico catalán que ve por la salud de niños senegaleses no tiene en su mente el tema de las fronteras,por ejemplo.
En lo externo, el nacionalismo origina divisiones y clasificaciones entre las personas, guerras y destrucción, todo lo cual es evidente para cualquiera que sea un poco observador. Interiormente, psicológicamente, lleva a una identificación con lo más grande, con la patria o con una idea, y es, evidentemente, una forma de autoexpansión.
Si vivo en una pequeña aldea, o en una gran ciudad, o donde sea yo no soy nadie; pero si me identifico con el país, si me llamo mexicano o alemán,o hebreo, esto halaga mi vanidad, me brinda satisfacción, prestigio, una sensación de bienestar; y esta identificación con lo más grande, que es una necesidad psicológica para los que sienten que existe la superioridad del "yo" y contrario a lograr la pertenencia a un grupo,lo que en verdad engendra es  aislamiento, conflicto y lucha entre las personas que no han comprendido que la pertenencia es a la totalidad del género humano.
Así, pues, el nacionalismo no sólo causa conflictos externos, sino también frustraciones internas; y cuando uno comprende el nacionalismo, todo el proceso del nacionalismo, como nace y lo que produce, todo el proceso se desvanece.
La comprensión del nacionalismo llega mediante la inteligencia, observando e investigando y reflexionando cuidadosamente  sobre el tema del patriotismo. De esta investigación surge la inteligencia y entonces no se produce la sustitución del nacionalismo por ninguna otra cosa. En el momento en que sustituimos la religión por el nacionalismo, la religión se convierte en otro medio de autoexpansión, en una fuente más de ansiedad psicológica y de dolor, en un medio de alimentarse uno mismo con una creencia. Por lo tanto, cualquier forma de sustitución, por noble que parezca que sea, es una forma de ignorancia.


El nacionalismo con su veneno nos separa de los otros seres humanos, causa miserias y contiendas,y sólo puede desaparecer cuando hay inteligencia para comprender que las fronteras, las razas,y las banderas son absurdas convenciones porque la esencia de lo humano es universal...

Texto del Sensei