lunes, 30 de septiembre de 2013

Dengue...







El Dengue es una enfermedad infecciosa, producida por un virus (género flavivirus, Familia Flaviviridae), y transmitida por la picadura de la hembra del mosquito denominado Aedes Aegypti.
Dicho virus posee 4 serotipos. Los primeros casos se detectaron en África y se piensa que comenzó la enfermedad en América por el tráfico de esclavos en siglos anteriores.
El mosquito del dengue suele habitar en zonas donde prevalecen las temperaturas altas y la humedad de las  zonas tropicales o subtropicales.
En América, el mosquito se halla distribuido en todo el continente, por lo tanto la posibilidad de un brote epidémico siempre es posible, sobre todo al cruzar las fronteras personas infectadas,o ingresar cargas de productos provenientes de países húmedos y calientes,en las que puede ocultarse em mosquito,que se adapta sin dificultad al ámbito domiciliario.
Las formas en que la epidemia perdura en el medio ambiente son dos:
1)  Cuando la hembra no infectada pica a un individuo infectado por el virus, ésta se infecta, y al picar a otro individuo, lo contagia.
2) Cuando la hembra se halla infectada y es fecundada, deposita sus huevos en colecciones de agua (floreros, tanques, latas, etc.) y estos huevos en 48 horas se transforman en larvas, que alrededor de una semana después, pueden reproducirse, y como se hallan infectadas, continúan el ciclo epidemiológico, al picar a otros individuos.
Esta última forma, en la que no hay participación del hombre en la transmisión de la enfermedad, se denomina ciclo enzoótico, por transmisión transovárica del mosquito.
Existen cuatro serotipos del virus del dengue : 1,2,3 y 4. La primera vez que una persona es contagiada por cualquiera de estos cuatro virus, adquiere el dengue clásico. Nunca volverá a padecer dengue por el mismo virus, pero sigue expuesta a los demás serotipos.
Si la persona vuelve a ser picada por un mosquito portador de uno de los tres virus restantes, puede sufrir el dengue hemorrágico.
 Estos serotipos dan los siguientes modos de la enfermedad:
1-Asintomático (el individuo infectado no presenta síntomas).
2-Febril (es una fiebre común que dura poco tiempo).
3-Dengue clásico (El período que transcurre entre la picadura y la aparición de los síntomas suele ser de 7 días aproximadamente. Una característica significativa del Dengue, es que presenta una doble curva febril, que si bien no es en la única enfermedad en que se presenta, ya que también se observa en: Fiebre Amarilla, Leptospirosis  e Influenza, sirve para el diagnóstico clínico debido a que se observa en pocas enfermedades.
El comienzo habitual es una fiebre alta y repentina (alrededor de 40º o 41 º C) que dura unos 5 días y es la denominada “Fiebre Quebrantahuesos”, con dolor de cabeza intenso, dolor detrás de los ojos, rechazo a la luz, dolores musculares, decaimiento generalizado, dolores articulares, postración, etc.
También suele aparecer en la piel  una erupción fugaz de tipo exantema que abarca todo el cuerpo y desaparece rápidamente. Y suelen observarse náuseas, vómitos, dolor del abdomen, que suelen desaparecer junto con la fiebre. En el segundo episodio febril,los infectados suelen presentar en la p iel un exantema morbiliforme con picor, ubicado en tronco y miembros, respetando manos y pies y habitualmente con la aparición de ganglios generalizados.
Generalmente no se presentan complicaciones, pero la recuperación del paciente es lenta, con dolores de cabeza, dolores articulares, falta de fuerzas (astenia), etc.)


4-Y el Dengue hemorrágico (Los últimos brotes de este grave dengue se observaron en México,Argentina  y Brasil. El Dengue hemorrágico está vinculado a la infestación por el serotipo 3 (Den- 3) y también su aparición se atribuye a la reinfestación por otro serotipo distinto al primer episodio. Dado que no existe inmunidad cruzada entre los distintos serotipos, si una persona ya padeció Dengue, puede volver a infectarse por otro serotipo distinto al primer episodio.
El Dengue hemorrágico comienza como el anterior, pero cuando el primer episodio febril comienza a desaparecer (alrededor de 5 días), el cuadro es distinto y predominan los síntomas abdominales (dolor intenso, náuseas. vómitos), excitación del paciente, etc. Es en este momento que hay que actuar con rapidez, dado que la vida del  paciente se halla en riesgo.
En laboratorio hay que pedir recuento de plaquetas y como están afectados los capilares sanguíneos (lo que permite que se produzca el paso de sangre a peritoneo, pleura y alvéolos pulmonares, llevando al paciente a un shock hipovolémico),y hay que realizar la prueba del lazo que consiste en tomar la presión arterial, manteniendo insuflado durante unos 5 minutos al cabo de los cuales se debe observar cuantas petequias aparecen en el antebrazo en un cuadrado de 1 cm. (no deben ser superiores a 3).
Por  lo tanto, si el recuento de plaquetas es menor a 100.000 por milímetro cúbico y la prueba del lazo es positiva, hay que internar al paciente, y realizar seguimiento con Hematocrito -si éste  va en aumento, implica que el cuadro clínico está evolucionando al shock hipovolémico: descenso de la tensión arterial, pulso débil, disminución de la temperatura corporal, frío, confusión- y hay que implementar todas las medidas terapéuticas de urgencia para el tratamiento del mismo.
Si el cuadro  se sigue agravando puede evolucionar a otro cuadro de mayor gravedad llamado Coagulación Intravascular Diseminada.
En laboratorio conviene realizar las pruebas serológicas dentro de los primeros 5 días y consisten en aislar el virus del suero.
También se utilizan pruebas de Hemoaglutinación, ELISA, MAC ELISA (detecta anticuerpos IG G E IG M) sirve para indicar infección actual, fijación de complemento, etc.

El tratamiento.
Los casos de Dengue asintomático no requieren tratamiento y su pronóstico es favorable.
Los casos de Dengue clásico  requieren el tratamiento necesario de acuerdo a los síntomas que presente el paciente. Como antifebril no hay que dar aspirinas.El pronóstico es favorable.
Los casos de Dengue hemorrágico requieren la urgente hospitalización. El tratamiento está basado en la evolución del paciente, por ejemplo, si aumenta el Hematocrito: hay que hidratar al paciente porque indica un posible shock hipovolémico, si el Hematocrito disminuye, indica mejoría, si el paciente presenta hemorragias hay que suministrarle sangre y plaquetas, si presenta coagulación intravascular diseminada se le debe administrar Heparina.
En definitiva, hay que implementar todos los medios terapéuticos, para proteger al paciente.Su pronóstico es reservado por los motivos explicados anteriormente (shock hipovolémico, hemorragias, CIV, infecciones de Aparato Respiratorio, Septicemia, etc.Y puede ser grave ya que tiene una mortalidad aproximada o superior al 30%.

Sobre la prevención de esta patología puede decirse que aún no existe vacuna contra el Dengue, y el haberlo padecido no significa no volver a contraerlo (dado que existen 4 serotipos distintos), la única forma de combatir esta enfermedad radica en la prevención.
Evitar sitios de acumulación de agua, tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, tapar recipientes que contengan agua, por ejemplo: baldes, neumáticos, latas, botellas, canaletas obstruidas. Tapar tanques de agua, cambiar el agua de los floreros, utilizar repelentes, etc.
Esto debe ir acompañado de una política de saneamiento ambiental,  a cargo de las autoridades de Salud Pública, como fumigaciones periódicas, control sanitario de las fronteras en casos de brotes epidémicos en Países Limítrofes para proteger a la población, uso de repelentes, y campañas educativas a la población.


texto de El Sensei.