martes, 26 de noviembre de 2013

Aquí yace un anarquista...

Seguir para creer que todo es de todos...


 Ricardo, el más talentoso y peligroso de los hermanos Flores Magón, ha estado ausente de la revolución que tanto ayuda a desatar. Mientras el destino de México se jugaba en los campos de batalla, él picaba piedras, engrillado, en una cárcel norteamericana.

Un tribunal de los Estados Unidos lo habí­a condenado a veinte años de trabajo forzado por haber firmado un manifiesto anarquista contra la propiedad privada. Varias veces le ofrecieron el perdón, si lo pedía. Nunca lo pidió.

Decía: "Cuando muera, mis amigos quizás escriban en mi tumba: ¨Aquí yace un soñador¨, y mis enemigos ¨Aquí­ yace un loco¨. Pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta inscripción: ¨Aquí yace un cobarde y traidor a sus ideas¨..."

En su celda, lejos de su tierra, lo estrangularon. Paro cardíaco, dijo el parte médico...



Eduardo Galeano, 
Memoria del fuego III: 
El siglo del viento.



Órale! ...

De los Ska-p,dos rolitas para México:

Esos pinches pendejos...


Y despertad!...




.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Comunicado de las Células de Fuego...

He aquí este comunicado al mundo, de los compañeros anarkistas mexicanos:


Las malignas carcajadas de unos espíritus muy libres o 

¡No nos defiendas compadre que la Anarquía sabe defenderse sola!

Respuesta a Malas y no tan malas noticias
(Carta abierta al subcomediante Marcos.)


Pronunciamiento conjunto


“…Un hombre aquejado de gangrena no está dispuesto a discutir las causas de su mal, ni a oponerse al autoritarismo de la amputación…”
                Encyclopédie des Nuisances, No. 13, julio 1988
A todxs lxs anarquistas de praxis
A lxs incendiarixs y refractarixs afines
A lxs jóvenes antiautoritarixs
A lxs que enfrentan el Poder en todas sus manifestaciones
A los oídos receptivos y a las mentes indomables
¡Salud!
A lo largo del pasado mes de octubre, leímos y escuchamos todas las afrentas y descalificaciones habidas y por haber contra el anarquismo, incluso de boca de presuntos “anarquistas”. Algunos de estos santurrones y patriarcas libertarios, alzaban su voz para increparnos y nos señalaban con el dedo fétido (ocupado en profundas necesidades) con el afán de acusarnos de todo lo acusable. Llegaron a exigirse “credenciales” y no escaseó quien fue aún más lejos y se entregó a la “encomiable labor” de bendecir y santificar el ideal anárquico a través de una grotesca “campaña” consagrada a esclarecer a las “masas” e ilustrarlas sobre las bondades del “anarquismo bueno” en detrimento de ese pútrido anarquismo de praxis que se empeña, contra viento y marea, en soltar la rienda a sus instintos dándole vida a la destrucción creadora; enfrentando con uñas y dientes al Poder en toda la extensión de la palabra; cargando de proyección al ideal ácrata, fundamentando en tiempo presente nuestra teoría y nuestra práctica y erigiéndose como protagonista indiscutible de la historicidad de la que forma parte.
Tampoco faltó por esos días el grito a todo pulmón de “ataja al anarquista”, contra el chavo chemo que le arrebataba la  laptop a la salida de la estación del metro Hidalgo al académico progre  que corrió chillando al MP a denunciar el hecho y amenazó con hacerla de tos hasta en la Corte Interamericana si le dilatan la averiguación. Ya ni mencionar esa caterva de ilustres intelectuales “solidarios” que aseveran desde sus elevados púlpitos (siempre a la izquierda del Capital) que quienes enfrentamos con violencia la  hiperviolencia sistémica no somos anarquistas y nos rotulan  de “malhechores”, “provocadores”, “halcones”, “porros”, “vándalos”, “reserva de violencia programable”, “policías infiltrados” y “mercenarios a sueldo”. Tal fue el caso de la decrépita escribana Elena Poniatowska que, con tal de ahorrarse el esfuerzo neuronal, concluyó en sus desatinados comentarios (junto a Aurelio Fernández) que lxs únicxs anarquistas buenxs son lxs que están muertxs; enumerando una abreviada lista de compañerxs  caídos que, lógica y consecuentemente, también recurrieron en su tiempo a la violencia anárquica –quien dude lo anterior sólo tiene que leer los textos y revisar la ardua biografía de Ricardo Flores Magón; Praxedis G. Guerrero; Enrico Malatesta; Buenaventura Durruti y demás compañeros mencionados. O, recurrir a sus prontuarios policiacos donde encontrarán un nutrido inventario de “delitos” cometidos por nuestros precursores. También podrían zambullirse en los periódicos de época donde seguramente hallarán similares agravios en contra de lxs anarquistas de entonces, escritos por otros escribanos de esos que hoy nadie recuerda ni su nombre.
Desde luego, toda esta histeria colectiva antianarquista ha sido bien alimentada y alentada desde la izquierda. Tanto la socialdemocracia armada como la electorera ha puesto el alarido en el cielo al ver anonadados el incremento de la contestación anárquica y la reapropiación de las calles como lugar de lucha –Esas mismas calles que habían sido usurpadas y acaparadas (durante décadas) por la simulación opositora, por la protesta baladí, por la manifestación estéril y la inútil formulita “marcha-mitin-plantón”, siempre manipulada por los partidos políticos electoreros (o partidos de vanguardia en vías de volverse electoreros) y las organizaciones clientelares (¡perdón! quisimos decir sociales), con sus acostumbrados “pases de lista”, sus reiteradas consignas vacías y su “comisión negociadora”.
Todxs los lidercillos de la izquierda se han quedado atónitos al verificar el ensanchamiento de la insurrección anarquista, al comprobar la contundencia de la confrontación ácrata, al presenciar la  extensión de la revuelta cotidiana contra todo lo existe y, sobre todo, al confirmar que nuestra lucha no es recuperable; al quedar convencidos que esa inmensa marea de jóvenes iconoclastas que enfrentan cara a cara a los cuerpos represivos en la lucha callejera, junto a esos grupos de afinidad que se multiplican en la oscuridad cómplice haciendo tronar la pólvora e iluminando la noche con el fuego liberador, no se embelesan con sus cantos de sirena porque no respetan líderes, mandos ni mesías, porque no se inclinan ante iluminados, porque no se tragan sus discursos demagógicos ni sus promesas a futuro, porque no se suman a sus “programas de lucha” ni a sus “proyectos transformadores”. Es por eso que se siembra la sospecha, se cultiva la duda y se ceba la bazofia conspiranoica. Si no son recuperables ni manipulables ni gobernables ni sumisos ni obedientes, entonces no sirven. No son útiles para la causa, no son funcionales al Poder (ni para quienes lo detentan ahora ni para quienes aspiran a detentarlo mañana), no son lacayos de la Patria, no son clientes potenciales, no son títeres de la Revolución: ¡Son halcones! ¡Infiltradxs! ¡Mercenarixs! ¡Tontxs útiles!... (Incluso, las “buenas conciencias” han especulado con el nacimiento de un nuevo Alebrije que han bautizado con el paradójico nombre de “anarco-fascismo”).
Curiosa y oportunamente, hace unos días apareció en medio de toda esa verborrea antianarquista (vertida deliberadamente en los medios masivos de alienación y financiada por partidos políticos de derecha e izquierda), el comunicado más reciente del subcomediante Marcos. Después de un resumido balance financiero que no augura una remuneración exitosa a la llamada “escuelita zapatista”; la vedette enmascarada hace gala de ir contracorriente en defensa del anarquismo (¡¿?!) y nos dedica siete párrafos intitulados CASOS ESPECIALES: L@s anarquistas. Desde luego, para esto se las ingenia, como ya es costumbre, y comienza acomodando las palabras y acotando su discurso a un sector particular: “Para quienes militan y se reivindican como de la “A”, bandera sin nación ni fronteras, y que son parte de la SEXTA, pero que en verdad militen y no sea una moda de vestir o de calendario” (Lo que delimita y reduce aún más a ese “particular” sector). Y les solita un “pedido especial”. Les invita, después de cumplir con su registro en la referida “escuelita” (y cubrir los $380.00 por adelantado), a escribir UNA cuartilla respondiendo “las críticas y acusaciones que se les han hecho en los medios de paga” y les asegura que los textos recopilados serán publicados en su página electrónica (enlacezapatista.ezln.org.mx) y en una revista neozapatista de próxima aparición.
Pero, como recalca, ese pedimento no es para nosotrxs sino para lxs que se dicen anarquistas y suscriben la Sexta (o sea, que ese boleto no es nuestro). A nosotrxs lo que nos viene a cuento es la alusión que hace este plumífero guerrillero del amplio y a veces difuso espectro ácrata; es decir, de “l@s Anarquistas”. Y por eso respondemos. De más está comentar que, como Anarquistas, nosotrxs sentimos un profundo desprecio por las jerarquías militares y que lo único que nos provocan los profesionales armados es repulsión. Asimismo, está de más precisar lo que significan para nosotrxs, lxs Anarquistas, lxs líderes y las vanguardias políticas.
Sin embargo, vale dejarlo por escrito para que no se confunda esta declaración con un intercambio de opiniones o un intento de diálogo (ni con el infrascrito ni con lxs que se dicen anarquistas y están adheridos a la Sexta ni con el tal Wilhelm Tell de Búrglen (o de Tlalnepantla), que también se dice anarquista y se  enorgullece de su moño tricolor, de su grado de capitán y de bolearle los Florsheim al Peje, mientras evoca al Frente Popular a la vieja usanza stalinista).
Sobra aclarar que no aspiramos a ser publicados en sus medios. Estamos conscientes que no existen medios “neutrales” y que todos, sin excepción, responden a los lineamientos políticos de sus editores y/o patrocinadores. Tampoco pretendemos delimitar nuestro pronunciamiento conjunto al estrecho espacio que nos ofrece una cuartilla; mucho menos reducirlo al cabal cumplimiento de sus “peticiones”, así que escribiremos lo que estimemos necesario para dejar sentada nuestra posición, como Anarquistas, sin limitarnos a las formas.
Habría que empezar por comentar que esxs que se dicen anarquistas y son parte de la Sexta, no se vieron durante los enfrentamientos con las fuerzas represivas ni participaron en los sabotajes y los ataques a la sagrada propiedad; mucho menos, estuvieron implicadxs en las expropiaciones masivas (ni el 1 de diciembre ni el 1 de septiembre ni el pasado 2 de octubre). Lxs pocxs que se dicen anarquistas y son parte de la Sexta que advertimos en medio de las recientes luchas callejeras, se mantuvieron un tanto alejadxs de las acciones; algunxs videando la confrontación para sus ciber-noticiarios alternativos; otrxs grabando entrevistas para las radios de contrainformación vía Internet (con el estruendo de los petardos y la gritería de fondo para impregnarle cierto dramatismo al documento con la ambientación  propicia) o; tomando fotografías para sus múltiples páginas webs, blogs y foros virtuales. También vimos a  otrxs, muy otrxs, que diciéndose anarquistas y siendo parte de la Sexta, murmuraban a la distancia los mismos oprobios que más tarde repitieran sus colegas de izquierda (“provocadores”, “porros”, “halcones”, “infiltrados”…) o brindaban circunspectos entrevistas a los medios impresos y/o electrónicos (de paga, of course), aseverando que “no, no y no” eran anarquistas quienes daban batalla a los uniformados y destrozaban los  cristales de tiendas, bancos y multinacionales. Hubo uno  que llegó a afirmar (y hasta a posar para la foto) que la mejor prueba de que lxs enardecidxs encapuchadxs no éramos anarquistas fue el ataque despiadado contra el Hemiciclo a Juárez en la Alameda central, olvidando que el benemérito Bomberito, durante su prolongado mandato, fue un feroz asesino de anarquistas que ordenó el fusilamiento de Julio Chávez López y medio centenar de compañerxs. Y bueno, desde luego que no todxs lxs enardecidxs luchadores eran Anarquistas; bastó con el primer molotov que surcó los aires, con la explosión de los petardos, con el zumbido de unas pocas rocas que se estrellaron contra los escudos y los cascos de los uniformados, para que se propagara el contagio y se extendiera la lucha antisistémica. Esa fue la tarea de la Coordinadora de las Sombras y el quehacer del Bloque Negro: provocar la chispa que incendiara la pradera.
Después de haber expresado todo lo anterior, consideramos necesario escudriñar minuciosamente lo que realmente esconde esta nueva misiva del payaso embozado tras el mítico pasamontañas. Una vez más, nos enfrentamos a un comunicado elaborado para consumo externo (o sea, para digerirse y disfrutarse fuera de las comunidades). Diseñado, elaborado y bien sazonado, para el gusto de las mayorías y para la satisfacción y el deleite de amplísimos paladares. Sin dudas, responde al agrado y la complacencia de lxs consumidores foráneos. Sobre todo, para aquellxs que se ubican en otras pero muy otras geografías –aún más lejanas– y les maravillan los platillos exóticos cuidadosamente decorados y servidos en vajilla “autóctona” –es muy recomendado acompañarlos de abundante kalimocho (porque eso de exportar el pox  está medio cabrón con todas las restricciones aduanales para las bebidas espirituosas sino ya se hubieran montado sus changarritos en varias ciudades europeas y tendrían Pocherías Zapatistas en Atenas, Barcelona, Berlín, Hamburgo, París, Praga, Madrid, Milano y Roma; claro está, en las comunidades controladas por el EZLN continuaría prohibida su ingesta…bueno, como quien dice prohibida, prohibida, prohibida: no; siempre hay quienes están exentos de las prohibiciones, es lo tangible de esa ambigüedad del “mandar obedeciendo” y lo real maravilloso de ser mando desde la horizontalidad discursiva).
Una vez más, identificamos en su jovial y desenfadada escritura una artimaña bien montada para escena con el único objetivo de atraer la atención y volver a ser “noticia”. Una vez más, nos percatamos que se aspira distraer y confundir. Una vez más, vemos como se recurre al marketing revolucionario y se delinea una nueva estrategia en búsqueda de adeptxs con la misma desfachatez que el resto de la clase política (Es muy probable que este bufón de rostro cubierto se ilusione con la posibilidad de jalar agua para su molino recurriendo al trillado argumento de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”; sin embargo, comete un garrafal equívoco. A nosotrxs, lxs Anarquistas, las máximas maquiavélicas nos resbalan porque la historia nos ha enseñado –en múltiples y repetidas ocasiones– que lo que resulta funcional al Príncipe suele ser adverso a nuestros principios o sea, que el enemigo de nuestro enemigo también puede ser nuestro enemigo). Una vez más, percibimos como se intenta imponer “línea” dotando de patente de corso a esa bochornosa legión de incautxs, despistadxs, confundidxs, arribistas y oportunistas que se dicen anarquistas y son parte de la Sexta (Atención: Nosotrxs no pretendemos otorgar credenciales ni desempolvar el enmohecido anarcómetro para emitir certificados de autenticidad anárquica, simple y sencillamente, nos referimos de esta forma a quienes se dicen anarquistas y son parte de la Sexta porque cualquiera que tenga una somera idea de lo que es ser Anarquista no puede refrendar ese programa populista-socialdemócrata de pretendida redacción indígena que, entre otras perlas, aclara que el EZLN no considera que la política no sirve sino “que ESA política no sirve. Y no sirve porque no toma en cuenta al pueblo, no lo escucha, no le hace caso…” Y aspira a concretar una “CAMPAÑA NACIONAL para la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y una nueva Constitución”).
Como Anarquistas consecuentes, rechazamos enérgicamente todas las formas de autoritarismo, demostrando con actos nuestra voluntad iconoclasta, nuestra vocación insumisa y nuestra condición negadora del Poder –por muy comunitario o diminuto que sea el coto de Poder. Nos queda claro que sigue estando pendiente un profundo debate (entre Anarquistas) que nos permita superar estas lamentables ambigüedades e ignominiosas contradicciones que impiden el pleno desarrollo de la lucha anárquica en nuestros días. Evidentemente, habrá que superar estas “ambigüedades” y esas “contradicciones” no sólo de palabra sino en la praxis cotidiana que es la única manera  de hacer posible, aquí y ahora, la Anarquía.
La opresión histórica más atroz y efectiva  –esa que en resumidas cuentas es la madre de todas las opresiones– radica en la perseverante apatía de las mayorías, en el persistente conformismo, en el inagotable servilismo voluntario, en la ceguera permanente de la masa. Sin apatía, sin conformismo, sin esxs ciegxs que se niegan a ver, sin servidumbre voluntaria, el Poder se desmorona; porque sólo habrá gobernantes mientras existan gobernadxs (que se le llame “mal gobierno” o “buen gobierno” es únicamente una cuestión semántica o, definitivamente, un argumento demagógico).  
Ni un milímetro atrás: ¡9 milímetros en las cabezas del Poder!
¡Qué la lucha anárquica se extienda a todos los rincones!
¡Viva el fuego liberador y la pólvora vindicadora!
¡Contra el sistema de dominación!
¡Luchemos contra toda esperanza!
¡Qué nadie recupere nuestra lucha!
¡Por la coordinación internacional anarquista!
¡Por la demolición de las prisiones!
¡Por la Liberación Total!

Acción Anarquista Anónima (AAA).
Células Autónomas de Revolución Inmediata “Praxedis G. Guerrero” (CARI-PGG).
Conspiración de las Células de Fuego/Federación Anarquista Informal (CCF-FAI)
Célula Insurreccional “Mariano Sánchez Añón” (CI-MSA).




PD (De reiteraciones y aguaceros sobre lo mojado): Sólo cabría destacar que estamos totalmente conscientes de que no hemos dicho nada que no se haya pronunciado antes   –con mucho más énfasis y mucho mejor articulado. No somos lxs primerxs ni lxs únicxs Anarquistas que desde estas geografías (y otras remotas regiones), criticamos y confrontamos la farsa neo-zapatista. No somos lxs primerxs ni lxs únicxs Anarquistas que señalamos el rol embaucador de esta pintoresca representación escénica. No somos lxs primerxs ni lxs únicxs Anarquistas que advertimos la evidente labor recuperadora de  este espectáculo pirotécnico. No somos lxs primerxs ni lxs únicxs Anarquistas que avisamos en este sainete vernáculo, todo el tufo autoritario y las aspiraciones despóticas del maquillado y bien camuflado leninismo posmoderno.
PD2 (De “infiltrados”, “halcones”, “mercenarios a sueldo” y “policías de civil”): Lo que también es innegable es la presencia, durante las últimas luchas callejeras, de grupos de choque conformados por madrinas, mercenarixs a sueldo y golpeadores voluntarios (lxs vimos, lxs confrontamos y lxs identificamos) al servicio del Gobierno del Distrito Federal, que se infiltran en el momento de la trifulca              –encapuchadxs o a cara descubierta– para desplegar un marcaje personal contra determinadxs compañerxs, llegando incluso a agredirles para facilitar su detención e inmediato traslado, ya sea a bordo de las julias o de falsas ambulancias. En realidad, esta táctica no tiene nada de innovador y es bastante recurrente en los gobiernos de izquierda latinoamericanos (incluyendo los gobiernos priístas, que no se nos olvida que siempre se han reivindicado de izquierda); la única novedad es el empleo recurrente de esta metodología fascista por parte del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera. Y, decimos que lxs identificamos, como seguramente también lxs identificó el subcomediante Marcos, ya que se trata de viejxs compañerxs de viaje que hasta le dieron posada cuando estuvieron de visita por la Ciudad de México lxs 1101 habitantes de la zona controlada por el EZLN, en aquellos entonces se asumían maoístas e integraban un Frente, después han sido perredistas, petistas y muy probablemente (dependiendo de las diputaciones que les prometan a sus líderes) terminen de clientes de MORENA. ¡Ahhh, qué terrible es tener buena memoria!  
PD3Toda nuestra solidaridad con el compañero Mario González, con nuestro hermano Gabriel Pombo da Silva, con nuestrxs afines de la Conspiración de las Células de Fuego de Grecia, con nuestro compañero Hans Niemeyer, con el compa Marco Camenisch, con el compañero Henri Zegarrundo (en arresto domiciliario), con nuestrxs entrañables cómplices Mona y Francisco (secuestradxs en las primeras horas del día de hoy por las fuerzas represoras en el Estado español) y con todxs lxs anarquistas presxs alrededor del mundo.

México, a 23 de noviembre de 2013
Por la Anarkía, piedras y fuego!
 Salud.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Uno que se llamaba Durruti...







-

Compañero Anarquista Buenaventura Durruti ...presente!












...Por allí viene Durruti 
sin carroza y sin dinero, 
todo el mundo le saluda, 
campesino y jornalero...


Buenaventura Durruti Dumange,el amante de la Libertad, murió un  20 de noviembre del año 1936,por lo que hoy se le recuerda aquí.
Durruti nació en León el 14 de julio de 1896 en el barrio de Santa Ana, hijo de un obrero afiliado al sindicato socialista UGT. Desde muy joven empezó a trabajar afiliándose a la UGT, y tuvo una participación destacada en la huelga general revolucionaria de 1917 como militante anarquista, por lo que sería expulsado de la unión por defender posiciones revolucionarias radicales. Se trasladó en 1920 a Barcelona, donde se afilió a la CNT. En 1922 formó junto con Joan García Oliver y Francisco Ascaso el grupo "Los Solidarios", con el que efectuó un atraco al Banco de España de Gijón en 1923. Y aunado al robo,se le acusó de la muerte del cardenal Juan Soldevila y Romero, uno de los principales financiadores en Aragón de los comandos de pistoleros blancos de la patronal, que asesinaban a militantes obreros destacados,y aunque los ejecutores del crimen fueron Ascaso y Torres Escartin,los dos estaban en el grupo de"Los Solidarios" de Buenaventura Durruti.por lo que también se le incriminó,asi que huyó a Argentina y luego a Chile, lugar donde junto a compañeros anarquistas llevaron a cabo el primer asalto en ese país,y el monto del atraco fue usado para libertar a compañeros que se encontraban en algunas cárceles de España. Luego huyó por otros países latinoamericanos,como México, y europeos hasta establecerse en Francia durante dos años.
En 1931 llegó a Barcelona, y se integró  a la FAI,y a la CNT, y tomó parte en las insurrecciones de 1932 para la II República.
Cuando el fascista Franco dió el golpe de estado a la República Española en 1936,estalló la Guerra Civil, y Durruti  fue uno de los principales protagonistas de los sucesos revolucionarios de julio, formando parte el grupo "Nosotros", sucesores de "Los Solidarios" de la dirección de la defensa de la ciudad de Barcelona, en la cual falleció su compañero de toda la vida Francisco Ascaso por un disparo procedente del bando nacional. El 20 de julio, ya derrotado el alzamiento en Barcelona y siendo la CNT la dueña de la situación, sobre todo tras apoderarse del parque de Artillería de San Andrés, sus principales dirigentes tuvieron una entrevista con el presidente de la Generalitat catalana, Lluis Companys. En una segunda entrevista al día siguiente, después del pleno de Federaciones locales de la CNT, Durruti junto con otros principales dirigentes de la CNT propusieron nombrar un Comité Central de Milicias Antifascistas de Catalunya, siendo aceptado por las restantes organizaciones. Este comité (formado por libertarios, republicanos nacionalistas y marxistas) se convirtió en el verdadero poder en Catalunya, ratificando la Generalitat posteriormente lo que se decidía. Cansado de las disputas internas y el desgaste debido al hecho de encontrarse en una guerra civil, del Comité de Milicias Antifascistas (de la cual era jefe del departamento de transportes).

El 21 de julio de 1936, tres días después del alzamiento militar encabezado por el general Franco, Buenaventura Durruti Dumange (1896-1936), aclamado líder anarquista de extensa y dilatada trayectoria libertaria, organiza en Barcelona una campaña masiva de reclutamiento de voluntarios con el fin de formar columnas populares de milicianos que combatan a los insurgentes. Forma con ellos la llamada Columna Durruti y parte de Barcelona con la intención de liberar Zaragoza, caída en manos de los militares alzados.
A principios de noviembre de 1936, el ejército sublevado avanza desde el sur de la península ganando posiciones a un ritmo imparable,con la famosa Columna Durruti, liberando de los golpistas a Zaragoza,que tras Barcelona, era el otro gran núcleo urbano anarquista.
Su columna tomó todos los pueblos por donde pasaba. En ellos los campesinos se veían libres para hacer la revolución: los terratenientes eran expropiados de sus tierras, las cuales eran colectivizadas, se abolía la propiedad privada y se instauraba el comunismo libertario. En noviembre de aquel año marchó a Madrid con su columna a contener la ofensiva de las tropas franquistas sobre esa capital.
La posibilidad de que Madrid cayera era grave. El gobierno solicitó la colaboración de las milicias catalanas para que contribuyeran a la defensa de Madrid y se le pidió a Durruti que fuera a la capital. Durruti,tras reunir un contingente de 1400 milicianos,  llegó a Madrid al atardecer del día 15 y  de inmediato combatió al frente golpista en la Ciudad Universitaria. A lo largo de los días 16 y 17 los miembros de la columna se batieron sin descanso en los alrededores del Hospital Clínico de Madrid. Tras dos días de intensos combates, los milicianos estaban extenuados y el número de bajas era alarmante.
Durante la madrugada del 17 al 18 de noviembre, Durruti recorrió sin descanso el frente arengando a sus hombres, a los que trató de infundir todo el ánimo que le fue posible. La consigna es resistir. Resistir por todos los medios posibles el embate de los sublevados fascistas.
La mañana del 19 de noviembre de 1936, Buenaventura Durruti fue  alcanzado por un disparo mientras visitaba el frente de la Ciudad Universitaria de Madrid. Y la madrugada del dia 20, falleció en las dependencias del Hotel Ritz, transformado durante la contienda en el Hospital de las Milicias Confederadas de Catalunya.

La procedencia del disparo  nunca fue aclarada, existiendo diversas hipótesis sobre el origen de la bala que le hirió. Mientras algunas versiones afirman que fue disparada accidentalmente por su propio "naranjero" (versión española del subfusil Schmeisser MP28 II), otras apuntan a que pudo ser asesinado por agentes fascistas. La versión del accidente es bastante increíble,pues él era un buen conocedor de sus armas.
 Joan García Oliver, compañero de Durruti desde los tiempos de Los Solidarios,fue el que acompaño a Durruti al frente de Madrid, vivo, y que lo acompañó de regreso a Barcelona, muerto, nunca aceptó el cuento del "accidente", pues Durruti jamás usaba naranjero, el mismo García Oliver nunca lo vió con ninguno,y siempre usaba pistola, tampoco en aparece con naranjero en ninguna fotografía, recordando que Durruti se hacía acompañar permanentemente de un fotógrafo y un médico. Según Abel Paz,anarquista y biógrafo de Durruti, la bala le entró por la espalda, con lo que, por muy peligrosos que fueran los naranjeros, era imposible sostener los rumores soltados por el el fascio español y la patronal,que mataron a Durruti en zona de de paz franca,por la espalda,y escondieron luego la mano,tratando de inyectar la cizaña de la desconfianza entre los Solidarios...
Tras su muerte Ricardo Rionda no hallaba con que vestirlo para enterrarlo.
En su maleta sòlo habìa unas gafas,sus dos pistolas,una vieja gorra de piel,una camisa remendada mil veces, y...un libro.
No poseìa nada sencillamente porque lo habìa dado todo.


Llevaron su cuerpo a Barcelona,y en su funeral el pueblo catalán  lloró con un inmenso lamento por el paseo de Graça ante su fèretro,pues muriò Durruti cuando la revoluciòn màs lo necesitaba.Su entierro ha sido el mas multitudinario que se ha visto en Barcelona, calculándose que acudiero más de millón y medio de personas. El pueblo quedò solo entonces,y no tardò en seguir a Durruti a la tumba.
Y aunque la tumba de Durruti en Montjuic està vacìa,pues sus restos fueron depredados por el buitre Franco,aùn ahora,de pronto aparece sobre la làpida de los Solidarios,una rosa roja,sìmbolo de la Esquerra Libertaria,para ese compañero que llevaba un mundo nuevo en su corazòn.
Y su tumba està vacìa, tambièn,porque Durruti no ha muerto,su leyenda de gigante vive,porque no podemos dejarlo morir en nuestros ideales...y porque la lucha revolucionaria de Durruti con el pueblo de Catalunya,es una hermosa lecciòn para los resignados y los cobardes del mundo entero...


Sus palabras:

--"Al capitalismo no se le discute, se le destruye." 
--"Existen sólo dos caminos, victoria para la clase trabajadora, libertad, o victoria para los fascistas lo cual significa tiranía. Ambos combatientes saben lo que le espera al perdedor. Nosotros estamos listos para dar fin al fascismo de una vez por todas, incluso a pesar del gobierno Republicano." 
--"...Habéis organizado ya vuestra colectividad? No esperéis más. ¡Ocupad las tierras! Organizaos de manera que no haya jefes ni parásitos entre vosotros. Si no realizáis eso, es inútil que continuemos hacia adelante. Tenemos que crear un mundo nuevo, diferente al que estamos destruyendo." 
--"Ningún gobierno lucha en contra del fascismo para destruirlo. Cuando la burguesía ve que el poder se les escapa de sus manos, alzan el fascismo para mantener sus privilegios." 
--"Siempre hemos vivido en la miseria, y nos acomodaremos a ella por algún tiempo. Pero no olvide que los obreros son los únicos productores de riqueza. Somos nosotros, los obreros, los que hacemos marchar las máquinas en las industrias, los que extraemos el carbón y los minerales de las minas, los que construimos ciudades…¿Por qué no vamos, pues, a construir y aún en mejores condiciones para reemplazar lo destruido? Las ruinas no nos dan miedo. Sabemos que no vamos a heredar nada más que ruinas, porque la burguesía tratará de arruinar el mundo en la última fase de su historia. Pero -le repito- a nosotros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones. Ese mundo está creciendo en este instante" 
--"Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones; y ese mundo está creciendo en este instante." 






Venga la Anarkía!

El amigo del pueblo...



.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Acción directa y Autogestión...







La ideología anarquista ha originado siempre una fuerte controversia entre la clase dominante a lo largo de la historia. Los anarquistas han sido víctimas de ataques de todo tipo, y no solo de la feroz represión con la que se encarceló, asesinó y persiguió a los libertarios, sino que también se realizaron grandes campañas de desprestigio por parte de los gobiernos, la prensa e incluso entre los mismos sectores contestarios moderados. Se les acusó de violentos y asesinos, llegando a ser nombrados como “bandidos con credencial” refiriéndose a los miembros del sindicato anarcosindicalista CNT-AIT.
En la actualidad, el anarquismo sigue siendo objeto de erróneas interrpretaciones, asemejándolo al desorden, al caos y a la violencia debido a las calumnias y ataques que por parte de los medios de comunicación, como fieles voceros del Capital, emprenden contra los partidarios de este movimiento.
En el presente escrito, se explica a grandes rasgos en qué consiste el ideal anarquista que el pueblo trabajador abrazó en muchas ocasiones a lo largo de la historia, buscando así la consecución de un mundo más justo y libre, donde ninguna injusticia tuviera cabida, desmintiendo así algunas de las principales mentiras con las que se criminaliza a los anarquistas.
Para ello debemos abordar dos cuestiones fundamentales de la ideología anarquista: la acción directa y la autogestión.

Acción directa 
“Cada persona que alguna vez haya planeado hacer alguna cosa, y fue y la hizo, o que haya
presentado un plan a los demás y ganado su cooperación para hacerla con ellos, sin tener que dirigirse a autoridades exteriores a pedirles que por favor la hicieran por ellos, ha sido practicante de la acción directa. Todos los experimentos cooperativos son esencialmente, acción directa. Toda persona que alguna vez en su vida haya tenido que resolver una diferencia con otra persona, y se haya dirigido directamente a la otra u otras personas involucradas para resolverla, ya sea de manera pacífica u otra, era un practicante de la acción directa.” -Voltairine de Cleyre 
La acción directa es la base de toda acción que se reclame anarquista. Los libertarios, parten del supuesto, de que la acción de lucha, resolver un determinado problema y, en general, toda cuestión o problemática que surja en nuestra vida cotidiana debe ser abordado por los propios implicados. La acción directa es por tanto el ejercicio de la libertad y la responsabilidad de un individuo o un colectivo de personas que deciden solucionar sus propios problemas sin delegar en nadie ajeno al propio conflicto. En contraposición a la acción directa, se encuentra la “acción política” o “mediada”. Esperar que otros solucionen tus problemas (liberados sindicales, parlamentos, políticos, representantes de alumnos, instituciones…) supone renunciar a tus propias capacidades y dejar que otros decidan por ti.
La acción directa suele ser vinculada con grandes disturbios u otras acciones que revistan un alto grado de violencia. Es una interpretación errónea, creada desde el poder para desprestigiar el concepto y al anarquismo. La acción directa puede ser desde realizar un sabotaje en un conflicto sindical,o montar una pequeña biblioteca comunal, hasta solventar una disputa con nuestro vecino a través del diálogo y la comprensión sin recurrir a terceros (policía, jueces, etc.). La acción directa por tanto, hace a quien la emplea un ser responsable y consciente de sus propias capacidades. Engrandece y desarrolla las capacidades de aquellos que la emplean y les hace comprender que no necesitan de guías, líderes o “vanguardias” que marquen como deben actuar o que les solucionen sus problemas. La acción directa es una herramienta de los oprimidos para liberarse del yugo de los opresores a la vez que forja a individuos plenos, responsables y conscientes.


Autogestión 
“La autogestión de la que hablan los anarquistas es la autogestión integral, que supone no sólo la toma de posesión de la tierra y los instrumentos de trabajo por parte de la comunidad laboral y la dirección económica y administrativa de la empresa en manos de la asamblea de los trabajadores, sino también la coordinación y, más todavía, la federación de las empresas (industriales, agrarias, de servicio, etc.) entre sí, primero a nivel local, después a nivel regional y nacional y, finalmente, como meta última, a nivel mundial.” – A. Cappelletti 
La autogestión es sin duda uno de los pilares básicos de la ideología ácrata. El término ha tenido una gran relevancia no solo entre los medios libertarios, sino que ha sido asumido por muchas otras corrientes de pensamiento ideológicas. Esto ha conllevado que el término “autogestión” haya sido recuperado y vaciado de su significado original. La autogestión implica que sean los trabajadores mismos quienes gestionen la producción y la distribución de todo aquello que la sociedad necesite, que exista la coordinación entre las distintas asambleas de producción, distribución, de barrio, de pueblos, de colectividades, etc, mediante el federalismo o el libre pacto, asegurando así la horizontalidad e igualdad en la toma de decisiones. Es el control absoluto de las necesidades económicas de la sociedad por parte de las personas. La autogestión implica que los trabajadores en su conjunto son los que deciden no ya solo cómo producir, sino también qué producir, guiados por el sentimiento de solidaridad y apoyo mutuo. Por lo tanto, no se trata de “autogestionar las fábricas de la ciudad del capitalismo”. Es decir, sería ridículo autogestionar centrales nucleares, así como todo tipo de producción propia del capitalismo desbocado. Autogestión no es sin embargo, un modelo económico mixto donde los trabajadores de una determinada empresa (de servicios o industria) tienen cierto control que es compartido con los propietarios o con el Estado. Eso a lo sumo es “cogestión”.
En este modelo el capitalismo sigue existiendo: la propiedad privada se mantiene (en manos del empresario o del Estado); se sigue produciendo bajo criterios económicos en los que se busca la acumulación, la rentabilidad, competitividad y egoísmo no con el objetivo de producir para las personas, sino en la búsqueda de beneficios; sigue habiendo una retribución asalariada para los trabajadores y en consecuencia, se sigue produciendo el fenómeno del plusvalor (a los trabajadores se les roba parte del valor de lo producido en forma de impuestos o en cualquier caso, no reciben todo el valor de lo producido); se mantienen la estructura clasista (hay trabajadores-productores y empresarios o estados parásitos); y en definitiva, la empresa “cogestionada” está inserta en la sociedad del Capital y el Estado y nunca es completamente ajena a sus normas.
La autogestión es también un criterio que supera la producción económica. Los colectivos, federaciones, grupos, sindicatos… que se declaren anarquistas o anarcosindicalistas, practican ya la autogestión. Es decir, sus integrantes gestionan el colectivo al que pertenecen, libre de interferencias del Estado (subvenciones, imposición de normativas…) Son los propios integrantes del colectivo los que sacan adelante el proyecto y lo financian con las fuerzas a su alcance.
Esto es lo que somos, anarquistas. Somos personas corrientes, trabajadores y estudiantes. Planteamos nuestra alternativa y nuestro análisis desde la humildad, sin manipulaciones de ningún tipo, planteando nuestras principios, tácticas y finalidades en el día a día, procurando vivir lo más acorde posible dentro de la corrupta sociedad capitalista con los valores éticos libertarios.
Nuestros medios actúan en concordancia con nuestros fines, intentamos hacer de nuestras aspiraciones una realidad en nuestra vida cotidiana y en nuestra forma de lucha. Por más que se nos persiga, señale y difame no abandonaremos el camino de la lucha ni nuestro ideario y no cesaremos en el empeño hasta la instauración de un régimen de libertad donde no tenga cabida ningún tipo de explotación ni dominación.

Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones.

Texto de Gonxo

domingo, 17 de noviembre de 2013

Quizás se esté acercando el día...

Por qué somos anarquistas?

Por qué somos anarquistas?




Porque no queremos quitar a nadie su libertad.
Somos anarquistas, porque ya son demasiados siglos los que llevamos soportando toda clase de abusos de los gobiernos, a cual más tirano, más embustero, más déspota.
Somos anarquistas, porque no encontramos ninguna razón para que se nos explote y tengamos que trabajar para que un grupo de vagos y sinvergüenzas se conviertan en millonarios.
Somos anarquistas porque no aceptamos las leyes que están inventadas para asesinarnos y ahogar nuestros gritos de protesta.
Somos anarquistas porque no creemos en sus guerras, en sus patrias, ni en sus dioses.
Somos anarquistas porque detestamos su policía, sus generales, sus reyes, y sus presidentes.
Somos anarquistas porque, lo contrario de ustedes, sufrimos por las desgracias humanas.
Somos anarquistas porque queremos la vida libre, sana, de igualdad y respeto mutuo para nuestros hijos.
Somos anarquistas porque nos ahogan las lágrimas de tanta gente buena, noble, que llevan engañando generación tras generación.
Somos anarquistas porque estamos avergonzados de su obra, en la cual no vemos más que muertos, hambrientos, cárceles, policías, militares, curas y millones de mentiras.
Somos anarquistas conociendo su poder, su fuerza, su terrorismo, sus calumnias, sabiendo que nos asesinan, nos encarcelan, nos difaman.
Nos llaman "terroristas", cuando ustedes dominan los pueblos, con bombas, tanques, pistolas, cárceles, torturas y ejecuciones, hospitales psiquiátricos y el infierno.
Dicen que la Anarquía es caos, cuando en su sociedad estatal y capitalista no vemos más que delincuencia, prostitución, desigualdad; destruyen cosechas y millones de seres humanos se mueren de hambre, bombardean pueblos, ciudades, países enteros, todo lo arrasan a su paso causando pánico hasta a las estatuas.
Su ambición, su egoísmo, su poca inteligencia, su ceguera y locura de poder los está destruyendo a ustedes mismos, sus hijos los detestan y sus nietos no van a querer ni recordarlos, su sociedad se tambalea porque está sostenida de mentiras, terror, artículos, códigos y leyes, premios y castigos.
Por eso somos anarquistas, y seremos anarquistas, para que esta sociedad cambie de abajo arriba, y para que se curen de su locura peligrosa, los pondremos en una isla para que recapaciten de tanto mal que han hecho.
Somos anarquistas porque es necesario que alguien se enfrente a ustedes, que grite sus atrocidades, que no se les tenga miedo como Durruti,el Che o Cabañas no lo tuvieron.
Somos anarquistas en la calle, en la cárcel, en los separos, ,la silla eléctrica, ante sus jueces y hasta en las fosas comunes y en los cementerios.
Porque ser anarquista es ser muchas cosas que ustedes ni comprenden, ni tienen calidad humana, por eso llevan asesinándonos hace siglos, ponen bombas y nos echan las culpas, incendian locales y nos encarcelan, infiltran a sus chivatos y su policía en nuestros medios para crear la confusión y el desorden, se valen de todas las artimañas para destruirnos, y comprueban con pánico que por cada anarquista que
matan nacen mil.
No pueden perdonarnos que somos los que no pactamos con ustedes, los que no creemos en sus promesas, les encorajina que defendamos la igualdad, la libertad, que creamos en el arte, en el progreso, en la educación de los pueblos, que no necesitamos ni dioses ni amos, que creemos en los seres humanos, en la
Naturaleza, en los deberes y derechos de cada uno, que queremos una sociedad de paz, de amor y de respeto mutuo, una sociedad que no se parece en nada a la suya.
Por eso somos anarquistas,porque queremos la paz inmediata, tierras para el campesino y la socialización de los medios de producción y distribución.
La abolición del capitalismo y de la esclavitud del salario, iguales derechos para todos y nadie con privilegios especiales.
La tierra, las fábricas y talleres, la maquinaria productora y los medios de distribución para todos.
Que cada individuo trabaje según su capacidad y recibir de acuerdo con sus necesidades.
Libertad plena para cada uno y un uso común basado en los intereses mutuos.
 Por eso los anarquistas estamos en contra de la delegación del poder en gobierno y en contra darle autoridad algún partido político.
 Toda clase de gobierno destruye toda revolución y roba a los trabajadores y las trabajadoras l@s resultados ya conseguidos.
La vida y el bienestar dependen de la economía, no del el manejo política. O sea, lo que el pueblo quiere es vivir y trabajar y satisfacer sus necesidades sin padecer humillaciones,discriminaciones y explotación.. Para esto es necesario el manejo sensato de la industria, no la política. Por que la política es el juego de dominar y gobernar a los hombres y las mujeres, y no es para ayudarlos a vivir con justicia.
Por eso hay que abolir el gobierno político; y que los asuntos agrarios, industriales y sociales estén beneficio de todos, en lugar de en beneficio de los gobernantes corruptos y los patrones explotadores.
Los anarquistas queremos vivir en una sociedad sin estado,que todas las funciones tradicionalmente desempeñadas por el estado sean asumidas por el proletariado.
Que el ejército abolido sea sustituido por el pueblo en armas, las milicias voluntarias. Los ministerios suprimidos sean sustituidos por la federación de los productores, autonomía local de los productores y federalismo.
Solidaridad de autodisciplina en lugar de leyes. Policías y jueces abusivos y corruptos sean sustituidos por la vigilancia revolucionaria de los trabajadores honrados.
En las regiones libres la solidaridad entre la ciudad y los pueblos se organizaría rápidamente en colectividades se reúnen en federaciones...
Y para acabar: Y ,porque somos anarquistas, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones.

Por la Anarkía, piedras y fuego! Salud.

Texto de Mozz

sábado, 16 de noviembre de 2013

La Ⓐ anarquista...
















El símbolo de la  Ⓐ, que miles de manos han recreado en las calles del mundo,es el símbolo anarquista que consiste en la letra "A" mayúscula rodeada por un círculo: Ⓐ. Facilmente relacionada con las palabras "anarquía", "acracia" o "anarquismo",ya que  comienzan con la letra "A" en la mayoría de los idiomas, El círculo simboliza unidad, signo de  equilibrio y del orden natural que no necesita líder central, sino que fluye por sí mismo. También, el círculo simboliza determinación y solidaridad con otros grupos, aunque se tengan diferentes puntos de vista de la anarquía. El símbolo tiene el sustento del pensamiento de Pierre-Joseph Proudhon,con su  "Anarquía es orden". Sus incipientes orígenes parten desde antes de la Guerra Civil Española, con el "nivel en un círculo"establecido por el  masón Giuseppe Fanelli en 1868,con las letras Alfa y Omega y la inclusión de la plomada, una de las herramientas de trabajo de la masonería y un símbolo de la rectitud de conducta.Luego,más simplificado,fue adoptado como un símbolo de la Alliance Anarchiste (AA), fundada en 1896 en Bruselas, y fue el primer uso de la "A" por parte de anarquistas en el Consejo Federal de España de la Asociación Internacional de los Trabajadores (I Internacional).


Después,la revista Fight the State divulgó la imagen  de un miliciano anarquista con el símbolo en su casco durante la Guerra Civil Española (1936–1939). El 25 de noviembre de 1956, el grupo anarquista francés Alliance Ouvrière Anarchiste retomó el mismo símbolo como emblema oficial.  y para ser nuevamente rediseñado de modo mucho más estético en 1964 por el grupo francés, Jeunesse Libertaire,con el propósito de  aglutinar con un símbolo las diversas tendencias del movimiento anarquista.
 La idea de re-crear el emblema de una A circunvalada en un estilo elegante y sencillo,se concretó finalmente en un  departamento de  Clignancourt,en Paris, donde se reunían los anarquistas de los 60s habitualmente. René Darras, un artista del diseño gráfico, se encargó del dibujo, inspirado en todo lo anterior y en el símbolo pacifista del triskel celta y la runa gala Algiz, con la idea de tener un signo que todos los grupos anarquistas pudieran utilizar en sus manifestaciones como una referencia común, sencillo y rápido de pintar en las paredes y fanzines.
Así nació la Ⓐ que comocemos,y que se publicó en la primera página del numero 48 (Abril de 1964), del Bulletín des Jeunes Libertaires, bajo el título: "Pourquoi A?", donde el dibujo de la Ⓐ ocupaba toda la primera plana. La propuesta de los franceses, al parecer, no tuvo eco, sino hasta dos años después, en 1966,cuando un joven anarquista milanés, quien formaba parte del círculo "Sacco y Vanzetti" comenzó a usarla. En 1968 salió en Milán a la calle y en el Mayo francés del año 1968 logró popularizarse en fanzines, pancartas y pintas.
Posteriormente el símbolo explotó con energía con el movimiento anarcopunk,a fines de la década de 1970 con una espontánea apropiación mimética por parte de los jóvenes punks...En fin,que la Ⓐ  fue hecha a la vez de voluntad consciente y de espontaneidad,mezcla tipicamente libertaria,y el resto lo harían las miles de manos anónimas que se apropiaron literalmente, y felizmente,de la ideología de la Ⓐ y que han logrado  que sea un símbolo universal: Apenas tres líneas y un círculo para pintar la Anarquía en un muro y salir corriendo a la libertad...



Dato: El carácter Ⓐ se puede escribir en Unicode con U+24B6.
Fuente: esta historia verídica de los orígenes de la  Ⓐ se encuentra en el Centro Studi di Libertari / Archivio G. Pinelli de Milán y en el Centre International de Recherches sur l’Anarchisme (CIRA) de Paris.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Cuestión de principios...


 "La acción humanitaria viene a resumirse en una sola cosa: 
seres humanos ayudando a otros seres humanos
 que viven en las más adversas circunstancias.
 Vendaje a vendaje, sutura a sutura, vacuna a vacuna”.
James Orbinski, presidente de MSF internacional
Discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz (1999)







La definición de la profesión médica, desde los tiempos de Hipócrates,  exige,en sí, grandes dosis de humanitarismo. Aunque en éstos tiempos, muchos profesionales de la medicina trabajan dentro del sistema que, de modo público o privado, en mayor o menor medida, cubren la necesidades en salud de las personas a cambio de remuneración. Y por eso es que aparece la necesidad de un médico fuera del  sistema, y esa es la "otra medicina" : la Medicina Humanitaria.

No se trata de medicina caritativa, sino de la provisión de salud por medio de la acción humanitaria,basada en un principio de justicia y en el respeto de los derechos humanos, entre los que se encuentra el acceso a la salud. Por lo tanto, el médico humanitario no da caridad,ni limosna,sino que cumple con un derecho inalienable del ser humano.
Y es que las carencias de las comunidades en pobreza o en zonas de conflicto bélico, sufren gran inestabilidad social y  la falta de acceso a la salud las convierte en  poblaciones muy frágiles, que en pleno siglo 21, y a pesar del desarrollo científico y tecnológico alcanzado por la humanidad,no tienen acceso a los mínimos de vivienda, salubridad, educación, o medicamentos. Estas poblaciones (la mayor parte de la población mundial) viven situaciones evitables que afectan a su salud mental y física de forma extrema.
Y lamentablemente, son los médicos humanitarios,los únicos que pueden aliviar un poco,esas trágicas situaciones. Un ejemplo claro es la Campaña para la Mejora del Acceso a Medicamentos Esenciales que  Médicos Sin Fronteras (MSF) y Médicos del Mundo (MdM), llevan a cabo en la actualidad.
Para unos dos mil millones de personas en el mundo el precio de los medicamentos esenciales para tratamiento de enfermedades comunes es inalcanzable. Es el caso del Sida: un 95% de los 34 millones de personas afectadas en todo el mundo no tienen acceso a los medicamentos. O por ejemplo, sólo un 0,2% del presupuesto global de la OMS se dedica a enfermedades respiratorias agudas, tuberculosis o enfermedades diarréicas, las cuales producen el 18% de las muertes en todo el mundo. Dicho de otro modo, sólo 13 nuevos medicamentos (la mitad de ellos de uso veterinario) de entre los 1.223 sacados al mercado, estan dedicados a combatir estas enfermedades. Esto es debido a que casi exclusivamente es la industria farmacéutica la que marca, según las leyes del mercado, sus prioridades económicas. Y si un año de triterapia para una persona con Sida cuesta alrededor de 20 mil euros utilizando medicamentos patentados de los productores originales;se entiende el negocio. Pero si se utilizaran genéricos el precio podría bajar hasta un 70%. No debería ser tan difícil entender que la vida de las personas debe estar por encima de la codicia de las farmaceúticas.
Y ese es el motor de la acción humanitaria: cuando la ayuda a una población en situación de sufrimiento se lleva a cabo con total independencia de los intereses que no sean los de las víctimas.
Otra acción humanitaria se realiza cuando hay  terremotos, y otros desastres, con grandes pérdidas humanas y materiales. en El Salvador y en India. Se actúa,independientemente de si la movilización y el envío de ayuda por parte de los gobiernos es  rápida,o por el contrario, aún habiendo muchas más víctimas y daños, la actitud es indiferente o pasiva,actuando ajenos a los intereses económicos y de la política exterior de los paises en cuestión.
Es por estas razones por lo que el principio de independencia en la acción humanitaria, es básico y lejano a cualquiera de los poderes políticos, militares, religiosos, económicos o de otra índole, y sólo debe responder sólo y exclusivamente a las necesidades de las víctimas.
En este contexto, la medicina solidaria tambien lucha para atacar las causas que  producen esas carencias,y es que antes que profesionales,os médicos humanitarios son personas. Personas que ven, que oyen, que conviven y trabajan con las poblaciones que sufren situaciones de injusticia, de exclusión y de desequilibrio social, económico o político. Esta proximidad con las víctimas ayuda a combatir estas deficiencias.
Pues el objetivo lógico y ético de cualquier acción humanitaria es, precisamente, actuar sobre las causas que generan esas situaciones de sufrimiento: desde la sensibilización del entorno a las acciones de presión política en los centros de poder nacionales e internacionales, desde la colaboración con la justicia internacional hasta la denuncia pública en los medios de comunicación.


Por todo ello, la medicina solidaria en particular y la ayuda humanitaria en general deben ser un acto comprometido, profesional, civil, humano, transparente e independiente de intereses ajenos a las
necesidades de las víctimas y con proximidad a ellas. Porque son los más vulnerables los que necesitan mayor atención; ellos  son al mismo tiempo los más anónimos y olvidados. Son los enfermos, los heridos, los niños y los ancianos, los agredidos, los pobres, los desprotegidos. Los seres humanos en dificultades extremas necesitan de otros seres humanos para volver a ponerse en pie, y la mano extendida de un médico no será rechazada.
El médico humanitario sabe que no es suficiente curar a un paciente de una enfermedad determinada. Su labor es mucho más que eso; los pacientes necesitan más que una receta médica y un apretón frío de manos.
 
Esperan atención, tiempo y una palabra de aliento,esto es,un trato humano. Los conocimientos técnicos y las competencias son importantes para tratar a la enfermedad correctamente, pero son del todo insuficientes si queremos atender a seres humanos.
Y es que los médicos hmanitarios viven y trabajan entre gente cuya dignidad es violada cada día,pues han elegido usar su libertad para hacer del mundo un lugar más soportable...

Texto del Sensei

domingo, 3 de noviembre de 2013