domingo, 15 de diciembre de 2013

Magíster Dixit: Entelequia...

Para las y los compitas
de los colectivos 
"Cabronas Rabiosas" y
"Vómito Radioactivo"
con mi amistad.
                Saúl.    
.       





Hay una palabra bonita: Entelequia. El diccionario de la RAE la define como:
1. En la filosofía de Aristóteles, fin u objetivo de una actividad que la completa y la perfecciona
2. Irónicamente, cosa irreal.
3.Y en el lenguaje ordinario, el término entelequia se usa con un sentido peyorativo, ya que significa aquello que no existe, una mera abstracción sin fundamento.
Sinónimos: invención, irrealidad, quimera, fantasía, ilusión, ficción.
Antónimos: realidad.
Origen etimológico de la palabra: del griego “entelechĭa”, que significa:“realidad plena alcanzada por algo”
Resultados de buscar “entelequia” + "anarquía” en Google: Cerca de 64,500 resultados
Ejemplos del uso de la palabra (tomados de El País):

1.- Occidente es un mito, una entelequia y un acto de imaginación, todo a la vez.
2.- Permanece en el mundo de la entelequia, como un bellísimo sueño.
3.- Esa entelequia llamada comunidad internacional se digna a mirar a un país para condenar sus excesos, mientras que cuando ese país se muere de hambre, ni ve ni sabe ni oye de él.
4.- El delantero, nacido en Telequia, capital de Uzbekistán de abajo, promedia 13 goles de cabeza por temporada.
En otros idiomas,se dice rêvasserie, schimäre,chimera.

Ya establecido lo anterior,analicemos lo importante,que es el concepto de entelequia que creó el sabio Aristóteles, quien afirmaba: “Cualquier cambio resulta de una acción o movimiento”.
Cuando una sustancia individual ha actualizado al máximo sus potencialidades  ha alcanzado la entelequia, ha llegado a la culminación de sus posibilidades: un cachorro alcanza la entelequia cuando se convierte en un perro desarrollado,por ejemplo.
Así, Aristóteles dice,sobre la Entelequia, que hay cierto estado o tipo de existencia en el que algo está trabajando activamente en sí mismo, una labor activa hacia el logro de un fin, que está dentro de sí mismo.  Pero también es ese fin, ese estado en el que la entidad ha realizado todas sus potencialidades, y por tanto, ha alcanzado la perfección.
 Entre los masones,por ejemplo, el estudio de las fuerzas que dan lugar a la perfección humana, establece una relación directa con las tres facetas de la mente que interactúan entre sí para alcanzar dicho fin y elevar al masón a su máxima expresión.
Primero está la parte instintiva de la mente, la más animal, representada por formas orgánicas y descontroladas.La siguiente sería la parte consciente en sí misma del ser humano, el propio "yo",en su forma egoíca de estructurar la realidad,y que forma una especie de armadura en donde nos refugiamos cuando el miedo o el dolor nos acongojan.
Pero siempre está para auxiliarnos, el guardián de la conciencia,la tercera zona del espíritu,la que domina a ese instinto animal,la que le da impulso al ego para que sea libre, se materializa en el arte,y en la filosofía, ya que simboliza lo más sublime del alma.La interacción de las tres energías son las herramientas para pulir desde nuestro interior,  la materia en bruto que somos, mejorando como personas,cambiando eso  que somos,por eso que queremos ser, y aunque no todos los cambios resultan en mejoras, todas las mejoras sí que las debemos al deseo de cambiar.(Cambiar consiste en dejar de ser algo que ya se era, para transformarse en otra cosa diferente que puede ser mejor o peor que la anterior.)
Resumiendo,el cambiar para mejorar, nos mueve hacia el estado ideal de entelequia. Y no cambiar o cambiar para empeorar, nos aleja de la entelequia.
Por eso,para Aristóteles,todo lo que ahora es, tiene la capacidad potencial de ser lo que puede o quiere ser,ya que las potencias existentes para cambiar son las que determinan la capacidad y flexibilidad del cambio deseado. "No se pueden sacar peras del olmo" diría mi abuela.
Ahora bien,llegar a ser otra cosa diferente a lo que se es, implica la necesidad de tener que modificar la naturaleza original,teniendo en cuenta que actualizar una potencia, lo que se era antes deja de ser después.(Como cuando actualizaramos el servidor,y ya no sirve el anterior)
La prueba irrefutable de que alcanzamos la Entelequia,y logramos nuestro objetivo,es cuando vemos el aspirado cambio definitivo.(Por ejemplo,alguien se plantea dejar la droga,y después de un tiempo nota que ha cambiado,y que ya no la necesita: esa es una entelequia)
Un albañil,por ejemplo, puede llegar a ser un oficial o maestro, pero tendrá que actualizar una o varias de sus conocimientos y su experiencia,y sus deseos de superarse, para llegar hacia la meta superior deseada,y si eso lo logra concretar, entonces, podrán afirmarse dos verdades:
Que se está en entelequia y que además ya dejó de ser albañil (lo que él era antes del cambio).
Y que una entelequia es igual a consumar el cambio deseado con algunos actos correctos que corrigen o modifican la naturaleza previa del objeto o sujeto.
Así que Entelequia significa tener la capacidad potencial de ser lo que se quiere ser. Y el reto,para ser mejores personas,es el poder pasar de los simples "yo podría" al cambio real, al "yo puedo" que nos cambia para bien.
El concepto Aristotélico revelado, debe utilizarse en pro de lo que pretendemos ser,lo que queremos ser y lo que podemos ser, siempre bajo la guía del precepto ético, del deber ser.
Sólo aquél que quiere a cambiar sinceramente,lo puede lograr,olvidándose del "yo hubiera podido" que flota  en el éter de la indecisión y el fracaso,pues si nos quedamos en eso,nunca llegaremos el estado satisfactorio de entelequia.
Muchos seres de gran carga potencial se han perdido o frustrado, por carecer de la disciplina y la fortaleza necesarias para cambiar y mejorar.
Hay un cuento masón,ubicado en el Renacimiento italiano, que podemos usar de ejemplo,este es:
En el taller del genio del renacimiento Miguel Ángel,había una intensa actividad entre sus aprendices,pero el maestro Buonarotti estaba inmóvil y abstraído ante un gran bloque de mármol. Como era ya mucho el tiempo que él dedicaba a la contemplación de la piedra, los aprendices le preguntaron con mucha curiosidad:
-Qué tanto mira usted en esa piedra Maestro?..
Y él les respondió,reflexivo:
- ...A David...
El se refería al héroe que mató al gigante Goliat con una pedrada de su resortera,u honda,,por lo que los discípulos se desconcertaron de tan extraña respuesta,por lo que Miguel  Ángel aclaró :
-Con este material imperfecto yo voy a crear una obra hermosa..sólo necesito quitarle al mármol lo que sobra.
Para llegar a ser lo que deseamos ser,debemos construirnos,quitándonos lo imperfecto que nos sobra,para descubrir nuestro verdadero ser y a elevarnos por encima de nuestra pequeñez y de todo aquello que nos provoca tristeza,o desesperanza...Podríamos actuar como un médico e ir haciendo una cirujía minuciosa. Buscar qué es lo que nos provoca tristeza, desaliento y ese sentimiento de amargura. Generalmente iremos comprendiendo que todas aquellas actitudes negativas, tales como sentir que tenemos derecho a todo a costa del prójimo, o los actos de  rencor y revancha, o la manipulación en beneficio propio,nos dañan a nosotros mismos,y aún cuando alguna de estas actitudes puedan darnos una sensación de poder inicial, al cabo de un momento queda una derrota espiritual, y una soledad física, porque todos tienden a huir de los mezquinos.
Pero si nuestra actitud es beneficiar de algún modo a nuestros semejantes, una sensación de utilidad y plenitud nos serena el espíritu, y esa satisfacción permanece por siempre. Meditemos en esas pequeñas cosas que facilitarían la vida de nuestra pareja,de nuestros amigos,de nuestros vecinos,de aquéllos extraños...hacerles la vida más agradable,serenando las discusiones, solucionando los conflictos,aclarando las dudas, evitando las mentiras y los insultos,que siempre suscitan peleas,haciendo favores o restando incomodidades a los demás, son pequeñas/grandes acciones que irán construyéndonos hacia nuestra entelequia.  Las personas tendrán confianza en nosotros, no estarán allí por la fuerza, sino que en realidad se sentirán a gusto a nuestro lado.
El mundo actual se ha convertido en un lugar  difícil en donde es duro convivir, en donde el dolor se halla a cada paso,pero la envidia nos pudre el alma, y el engaño y la hipocresía no nos hacen mas fuertes,ni mas listos, ni mas poderosos,sólo nos hacen más miserables...Y al ser incongruentes al decir una cosa y sentir otra nos lleva a vivir en la mentira diaria hasta perder la conciencia de quienes somos de verdad.  Por ejemplo, si alguien tiene buena suerte y nos vemos obligados a felicitarle, sólo de palabra, sin sentir nada ,o peor aún, pronunciando palabras y pensando o sintiendo lo contrario  Algo así como: por qué no me ha ocurrido a mí? por qué siempre a otro?  O alegrarse por el mal ajeno, y padecer la imposibilidad de alegrarse por las bienaventuranzas del prójimo causa una severa depresión,ser malos nos hace tristes y solitarios,aunque estemos rodeados por las demás personas. Muchos  otros, no aceptan que alguien sea mas competente, que sepa hacer algo mejor que ellos.  Quizá lo "aceptan" de dientes para afuera, pero en su interior les duele que otra persona sea valiosa,Y agriarse por  las habilidades ajenas también causa un gran malestar espiritual que tarde o temprano se volverá enfermedad física, pues esas personas se sumergen en el autodesprecio y el odio al prójimo.
Meditemos, como lo harían los hermanos masones: Si nos alegramos por el bien de los demás de una manera espontánea,nunca nos faltarán buenos y auténticos amigos. Por qué no pensar en ser para los demás una especie de pequeño remanso en medio de la tormenta? Vivir esa verdadera alegría pone fin al ego y al sufrimiento, y hace surgir la felicidad en el corazón y en la mente, por el bien de las demás personas,y será una verdadera fortuna sentirse bien por ello. Los invito a reflexionar en lo infructuoso que es para el espíritu,ir descalificando a los demás-como dijera también mi abuelita "el burro hablando de orejas"- o el ir culpando a los demás por nuestras frustraciones, nuestras imposibilidades, nuestras heridas de amor,todas esas cosas no resueltas.  Por que todo continua y nuestras vidas también y al no haber observado el problema donde realmente esta, que es en el interior, no podemos trabajar en él, todo seguirá como en una obra negra de esos albañiles indolentes que jamás concluyen un edificio.
Como se sabe en el zen: "Uno mismo hace el mal, uno mismo lo sufre; uno mismo se aparta del mal, uno mismo se purifica. Pureza e impureza son cosas de uno mismo, nadie puede purificar a otro."
Agreguemos más: cuando las personas sienten alegría y están contentas consigo mismas, la funciones orgánicas del cuerpo se normalizan y así se mantiene la salud. Pero cuando se produce un estado de agitación o sobre excitación,se fuerza el funcionamiento del corazón, produciendo manifestaciones de agitación, insomnio y taquicardia, y se generan algunas  enfermedades.   Pues en la vida todo lo que se siembra se recoge ,y esto siempre ocurre, antes o después. Sentir en el corazón una verdadera alegría por el bien del prójimo, significa sembrar precedentes,para luego realizar acciones realmente buenas en su favor.   Y, además,sabremos de la dicha de compartir con los demás las cosas buenas que le ocurren a uno.  De esta forma ayudaremos un poco  a  sembrar las bases para un mundo nuevo, y un día los venideros recogerán los frutos. Así que para lograr la entelequia,recordemos que lo primero es fijarnos claramente el objetivo deseado, para alcanzarlo, y saber hasta donde se quiere llegar,para caminar así,rectamente,en esa dirección.

Texto del Sensei.