sábado, 15 de marzo de 2014

En los zapatos del otro...

“Las tres cuartas partes de las miserias en el mundo terminarían si nos pusieramos,aunque fuera por un
 instante, en la situación de los otros...”   
                                                                           Mahatma Gandhi

La empatía es una capacidad emocional que permite el entendimiento sólido entre dos personas, ya que ayuda a comprender en profundidad el mensaje del otro y así establecer un dialogo. Esta habilidad de inferir los pensamientos y sentimientos de otros, genera sentimientos de simpatía, comprensión y ternura,ya que nos hace sensibles para  reconocer las emociones que están siendo experimentados por  de otra persona o animal,y hasta las de un ser  de ficción. Y claro,antes de experimentar simpatía o compasión, se requiere sentir empatía.
La palabra  Empatía (del griego antiguo em, dentro y pathos, sufrimiento) es un término que implica  la comprensión de los sentimientos y las emociones de otra persona o, en un sentido más amplio se podría llamar "empatía cognitiva ",y en el lenguaje común, se usa la expresión "ponerse en los zapatos" del otro.
Este entender los sentimientos de la otra persona-o animal- nos lleva a actos solidarios que nos ayudan a la supervivencia,base de las nociones de solidaridad , de compasión , de altruismo y contagio emocional.
Incluso en la sabiduría popular existe la vergüenza ajena, o su opuesta, el júbilo social, o incluso el pronombre nos-otros, los nacionales, nuestra patria, etc.,ideatoria que serían imposibles sin la empatía (es decir, sin la asunción hipotética de la existencia de "personas parecidas a mí"). Y esta capacidad de empatizar no es solamente importante para la observación de una conducta moral o social, sino paralelamente también para experimentar sentimientos como la envidia, el odio, guerras, religiones,modas, etc.  Este fenómeno fue explorado,por primera vez,por el filósofo alemán Theodor Lipps,a finales del siglo XIX, y luego su estudio,fue ampliado por el psicólogo inglés Edward B. Titchener que lo bautizó como "Empathie".
La empatía es el sustento clave de la inteligencia emocional,ya que esa habilidad para  reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás, nos lleva a ser capaces de “leer” emocionalmente a las demás personas. Howard Gardner, en su teoría de las inteligencias múltiples, postula que cada mente humana tiene en común sensaciones y sentimientos con las demás mentes. La única diferencia entre dos personas es el momento en el que se muestran dichos sentimientos, provocando emociones que motivan a actuar. Que una persona no sienta igual que otra en un momento dado se debe a razones educativas, predisposición genética y condicionantes hormonales, que inducirán a encauzar los estímulos de una forma u otra. Por eso,Gardner infiere que la empatía es posible en un individuo capaz de razonar acerca de sí mismo, evaluar sus sentimientos y razonar acerca de otras personas de forma que no tienda a justificar sus propios deseos. El deseo sería la unidad de degeneración del pensamiento objetivo, y el grado de exactitud estaría desvirtuado, en mayor o menor medida, dependiendo la conocimiento de uno mismo, o lo que es lo mismo, de su inteligencia emocional.
Así que,dependiendo del contexto, la empatía es una  aptitud psicológica que nos une a los demás,por medio de los sentimientos. En la psicología de la personalidad  hay diferentes cuestionarios y  protocolos experimentales para medir la capacidad empática, y analizar la empatía de un individuo en situaciones concretas.
Debemos aclarar que la empatía es una habilidad para compartir emociones con los demás,pero sin confusión entre el yo y el otro, y por ello,es un poderoso medio de comunicación interpersonal y un elemento clave en la relación terapéutica . Porque la empatía produce una  resonancia emocional muy importante, y sobre todo, da a la persona la flexibilidad mental para comprender el punto de vista subjetivo de los demás, la regulación emocional, y esas virtudes constituyen los componentes básicos  en los trabajadores de la salud.
La empatía se distingue de la simpatía , de la compasión y el contagio emocional , en sentido estricto, pues la empatía emocional pueden no estar dirigida hacia el bienestar de los demás a diferencia de simpatía. Por ejemplo, la crueldad sádica requiere la capacidad empática de conocer  el sufrimiento de la víctima con el fin de elaborar su propio placer. Y con respecto al contagio emocional, la empatía difiere en  que el que la experimenta adopta el mismo tono emocional del otro,pero  sin mantener la distancia entre uno mismo y los demás como se observa en la empatía. La risa es un ejemplo de contagio emocional: un sentimiento de alegría es sentida por ambos individuos.Y también, la empatía es distinta de la simpatía,pues la última implica la comprensión de los afectos de otra persona, porque la aprecia y tiene afecto por ella,y, por tanto, tiene como objetivo mejorar el bienestar, cosa que la empatía no requiere,pues se basa en la capacidad de representación del estado mental de los demás, independientemente de cualquier juicio de valor.
La habilidad de la empatía hace uso de los mecanismos neurales distintos pero complementarios: el primer componente inconsciente bastante extendido en el mundo animal (Existen rasgos afines a la empatía en otros animales además de los humanos, como por ejemplo los perros,los gatos,y muchos otros,por lo que se podría conjeturar que el origen de la empatía está en los mecanismos neuronales básicos de todos los seres vivos.) y es la capacidad de compartir las emociones y las intenciones de los demás, el segundo es el deseo de ayudar y consolar, que se desarrolló en las especies animales , sobre todo en la relación madre-hijo , y el tercero, más consciente, no sólo para ponerse en el lugar del otro, sino de imaginar e imaginarse a sí mismo en el lugar del otro.
Y estos fenómenos empáticos tienen una base neurológica, como el bostezo, que proviene de un área cerebral situada en el lóbulo parietal superior. Y es que hay un determinado tipo de neuronas, las neuronas espejo, que solamente se activan cuando el mismo acto que realiza un animal lo efectúa otro que es observado por el primero. Igual en los humanos se activa la misma área cerebral, en el curso de una emoción, al observar a otra persona en el mismo estado emocional. Se sabe que la empatía es mayor entre personas de idéntico sexo, raza, o edad, y que el grado de empatía es muy variable de una persona a otra. Así, la empatía es un importante factor de cohesión social y es una ventaja evolutiva desarrollada por selección natural ,en adaptación y supervivencia. Con frecuencia, los sentimientos de empatía son utilizados por los gobiernos y entes de poder  para mecanizar la conducta colectiva de grupos y manipularlos más facilmente. Por otra parte, existen los alexitímicos (personas incapaces de expresar los propios sentimientos y de percibir adecuadamente los de terceros) y los elementos antisociales o psicópatas, quienes guardan poca o ninguna consideración por los sentimientos ajenos y, en muchos casos, suelen manipularlas en su propio beneficio.
Y es que la capacidad de empatía es mayor en los que no han padecido problemas afectivos, con padres que se han ocupado de ellos, y que han vivido en un ambiente en el que han sido aceptados y comprendidos, han recibido consuelo cuando lloraban o tenían miedo, y que han visto como se promovía la preocupación por los demás. Así pues, la empatía describe la capacidad intelectiva de una persona de vivenciar la manera en que siente otra persona;y de entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás poniéndose en su lugar, y responder con un cierto tipo de inteligencia. Quienes ejercen actividades altruistas suelen caracterizarse por el amplio desarrollo de esta capacidad.
Porque las personas con empatía son aquellas capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones; por eso, poseen normalmente alto reconocimiento social y afecto de los demás, ya que se anticipan a las necesidades, antes incluso de que sus compañeros sean conscientes de ellas, y saben comunicarse.  Y es claro que el proceder con empatía no significa estar de acuerdo con el otro. No implica dejar de lado las propias convicciones y asumir como propias la del otro. Es más, se puede estar en completo desacuerdo con alguien, sin por ello dejar de ser empáticos y respetar su posición, aceptando como legítimas sus propias motivaciones. Por último,cave mencionar que asi como la autoconciencia emocional es un elemento importantísimo en la potenciación de las habilidades intrapersonales de la inteligencia emocional, la empatía viene a ser como nuestra conciencia social, pues a través de ella se pueden apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, dando pie a la calidez emocional, el compromiso, el afecto y la sensibilidad...