martes, 22 de abril de 2014

La escuela de la Libertad...






Ferrer i Guardia se convirtió en el abanderado de la educación laica y antiautoritaria, cuando introdujo una auténtica renovación en el modo irracional de considerar la educación,-monopolio del clero hasta entonces, con el lema "la letra con sangre entra" y con la meta de imponer en los alumnos la única verdad del clero y de la burguesía,por medio del terror-. Así Ferrer logró educar con un método que ahora se llama la psicologización del aprendizaje. Es decir, que lo que se pretende es que el niño, en contacto con su entorno, se desarrolle intelectual, moral e intuitivamente.
Ferrer creó la Escuela Moderna  bajo influencias ideológicas eclécticas, surgidas, sobre todo, del anarquismo, el librepensamiento y la francmasonería. Pedagógicamente, se basó en ideas   de Paul Robin, Sebastián Faure, LeónTolstoi, Rousseau, Pestalozzi y los apóstoles de la Escuela Nueva, Dewey, Montessori y Decroly. Perosus planteamientos educativos y de aprendizaje siguen una línea de corte científico que se manifiesta en el orden teórico y práctico como racional. Así que, en realidad, la Escuela Moderna es una escuela anarquista, librepensadora y racionalista.
Educar según Ferrer, quiere decir formar al niño de acuerdo con la naturaleza, poniendo de manifiesto las raíces comunes entre el ser humano y todocuanto en ella existe que el niño descubrirá si se educa física e intelectualmente en contacto con el medio, sin obstáculos que le impidan mantener unequilibrio armónico. Para conseguirlo, no se restringe el aprendizaje al ámbito escolar, al contrario, éste se
extiende por todo lo que nos rodea. Según este planteamiento racional, la adquisición de conocimientos se aparta de la simple acumulación de datos y de la estéril erudición y se aproxima al saber empírico, que elude cualquier conocimiento
impuesto y antinatural. Pero en el racionalismo propugnado por Ferrer no es suficiente utilizar la razón para conocer e interpretar el mundo, hay que desarrollar también
una actitud racional crítica hacia todo lo que radicionalmente ha obstaculizado el saber y, en consecuencia, también la emancipación del ser humano.
La escuela anarquista de Ferrer,está contra los dogmas y prejuicios que buscan la obediencia asnal, por medio de despersonalización y la aniquilación de la autonomía intelectual y moral del ser humano. Si lo que se quiere es formar niños autónomos
e independientes sería absurdo no luchar por la abolición de los dogmas religiosos, sociales y políticos, que son del todo incompatibles  con el racionalismo pedagógico de la Escuela Moderna.


Entre sus principios básicos de la Escuela Moderna de Ferrer i Guàrdia en Barcelona, se estableció que:

1. La educación de la infancia debe fundamentarse sobre una base científica y racional; en consecuencia, es preciso separar de ella toda noción mística o sobrenatural.

2. La instrucción es parte de esta educación. La instrucción debe comprender también, junto a la formación de la inteligencia, el desarrollo del carácter, la cultura de la voluntad, la preparación de un ser moral y físico bien equilibrado, cuyas facultades estén asociadas y elevadas a su máximo de potencia.

3. La educación moral, mucho menos teórica que práctica, debe resultar principalmente del ejemplo y apoyarse sobre la gran ley natural de la solidaridad.

4. Es necesario, sobre todo en la enseñanza de la primera infancia, que los programas y los métodos estén adaptados lo más posible a la psicología del niño, lo que casi no sucede en ninguna parte, ni en la enseñanza pública ni en la privada.

5.Los niños y las niñas tendrán una insólita libertad, se realizarán ejercicios, juegos y esparcimientos al aire libre, se insistirá en el equilibrio con el entorno natural y con el medio, en la higiene personal y social, desaparecerán los exámenes y los premios y los castigos. Se hace especial atención al tema de la enseñanza de la higiene y al cuidado de la salud.

6.Los alumnos visitarán centros de trabajo —las fábricas textiles de Sabadell, especialmente— y harán excursiones de exploración.

7.Las redacciones y los comentarios de estas vivencias por parte de sus mismos protagonistas se convertirán en uno de los ejes del aprendizaje. Y esto se hará extensivo a las familias de los alumnos, mediante la organización de conferencias y charlas dominicales.
La Escuela Moderna desarrolló su misión pocos años, llegando apenas a una treintena de centros, disueltos y prohibidos después de la represión del año 1909.
Pero su legado dejó huella en el desarrollo de los ateneos libertarios: ya que la educación estaba vedada para las clases bajas, éstas se organizaban desarrollando diferentes líneas pedagógicas, alejadas u ocultadas a la autoritarismo opresor...

Por ser día del libro,les dejo este otro regalo:

"La Escuela Moderna" de Francisco Ferrer i Guardia. 




.

Ferrer,el maestro fusilado...







El 13 de octubre de 1909, moría fusilado en Barcelona Francisco Ferrer. Acusado de ser el responsable de los sucesos conocidos como la Semana Trágica, su muerte se debía realmente a la venganza fraguada entre las órdenes religiosas de los jesuitas y la de los escolapios,-que luego formarían el Opus dei-, las capas más reaccionarias del ejército y el poder. Su auténtico "delito" fue ser un libertario y crear la Escuela Moderna, un centro donde se impartía enseñanza racionalista y se practicaba la coeducación mixta sin importar sexo o clases sociales de los alumnos.
Francisco Ferrer nació el 1 de enero de 1859 en el pequeño pueblo catalán de Alella. En su niñez estudió en un colegio clerical, aunque después,ya puber acudió a otro,laico y liberal. A la edad de 13 años dejó la escuela para trabajar en las viñas familiares durante un año; después trabajó como dependiente en un comercio, y curiosamente es su patrón quien le inicia en el anarquismo. La lectura de la obra de Francisco Pi Margall (republicano federal y traductor de Proudhon) le marca profundamente en su anticlericalismo.
A los veinte años tomó el  trabajo de revisor en los ferrocarriles, comenzando una etapa de incesantes lecturas y del aprendizaje del inglés y del francés, en sus tediosas travesías en los trenes. En esta época se hace masón y se casa con Teresa Sanmartí.
Fue por sus inquietudes sociales,que en esos años,montó una biblioteca ambulante para uso de los ferroviarios y a apoyar un intento de pronunciamiento republicano catalán. Pero el intento fracasa,y por eso huye a París. En el exilio pasó muchos apuros económicos,hasta que cosiguió empleo de profesor particular de español y es así como conoció a las señoritas Meunié (madre e hija) que fueron  fundamentales en la realización de su  proyecto.
Como le pasó a Malatesta, comienza a darse cuenta de que el republicanismo no ofrece una total emancipación del género humano, por su mantenimiento de los privilegios y de la explotación. Decepcionado por los republicanos, frecuenta a anarquistas como Paul Robin, Charles Malato y Jean Grave, con quienes comparte muchas ideas, fundamentalmente la de impartir una nueva educación para crear un hombre nuevo. Esa nueva educación está imbuida de los planteamientos pedagógicos más avanzados. Empieza a perfilar su idea de transformación social, que basa en el cambio de mentalidades, pues (influido por Kropotkin) cree que la revolución política no es suficiente por sí sola.
En 1894 se separa de su mujer,que celosa,le hiere de un disparo, y se une a Léopoldine Bonnard.
En esos años publica un Tratado del español práctico, quizá el primer manual que utiliza frases habituales. También por esa época emprende un viaje por varios países europeos, acompañado de la señorita Meunié (hija) y de Léopoldine,, y se adentra en la obra de los grandes pedagogos, como Pestalozzi y Fröbel, aparte de visitar los centros pedagógicos más avanzados. Entonces proyecta en crear una escuela en España donde poner en práctica todo lo aprendido.
Cuando Meunié muere, le deja a Ferrer en herencia un millón de francos-oro para que realice su proyecto. Entonces,Francisco busca el apoyo académico de destacados anarquistas como Anselmo Lorenzo o Federico Urales, y se relaciona con científicos renombrados como Odón de Buen o Santiago Ramón y Cajal,que colaboraron en el proyecto de manera entusiasta.
Por fin, el 8 de octubre de 1901, abre su Escuela Moderna en Barcelona. Con treinta niños de ambos sexos y actividades extraescolares como conferencias dominicales, publicación de un boletín, excursiones, talleres,etc.
Crea un patronato escolar con la vanguardia de la ciencia del momento. A los ya mencionados Ramón y Cajal (neurólogo y premio Nobel) y De Buen (naturalista y creador de la oceanografía en España) hay que añadir los nombres de Rodríguez Méndez (jurista) y Martínez Vargas (pediatra).
Pero pasó que en 1906,mientras se casa el rey Alfonso XIII, Mateo Morral -bibliotecario de la Escuela Moderna- arroja una bomba al paso de la comitiva. No logra su intención y, cuando se ve acorralado, se suicida. Pero Ferrer es detenido y procesado, aunque finalmente es puesto en libertad al año siguiente por falta de pruebas. Pero su escuela permanecerá cerrada para siempre por orden del gobierno. Se le permite continuar con su editorial, que publica libros de texto de los autores más avanzados del panorama mundial. Anselmo Lorenzo colaborará traduciendo numerosos textos, entre los que destaca El hombre y la Tierra de Reclus. Igual que había apoyado económicamente el periódico anarquista La Huelga General, Ferrer apoya Solidaridad Obrera, portavoz de las sociedades obreras catalanas y germen de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT, fundada en 1910).
Tras el atentado de Morral, Ferrer se ha convertido en la "bestia negra" de los reaccionarios, que no dejan de insultarle en su prensa.
Paralelamente a las ediciones, emprende un viaje por Europa con su nueva compañera, Soledad Villafranca. En Bruselas crea la revista L'École Renovée con objeto de extender su modelo pedagógico. Allí trata con Ovide Decroly, una figura emergente de la nueva pedagogía, aunque no coincide con él en el proyecto sociopolítico ni en la finalidad de la escuela. En París crea la Liga Internacional para la Educación Racional de la Infancia. En 1909 se encuentra en Londres seleccionando libros interesantes para traducir y publicar, cuando se entera de la enfermedad de su cuñada y vuelve a Barcelona vía París. Se establece en su casa de Montgat, población cercana a Barcelona. Allí ,días después,le sorprenderán los sucesos de la denominada Semana Trágica.
(Desde los años 60 del siglo XIX, el ejército español había mantenido una guerra imperialista en el norte de África, que al comienzo del siglo XX, tuvo estrepitosas derrotas causando muchos muertos- hay que tener en cuenta que a la guerra iban los hijos de las clases populares, pues pagando una cuota, los hijos de los ricos se ahorraban los sinsabores de la guerra-. Así, en el verano de 1909 el gobierno llama a filas a los reservistas, lo que produce una honda preocupación, pues la mayoría son ya padres de familia,y por eso en Barcelona se produce un motín, alentado sobre todo por las mujeres, para impedir que los soldados sean embarcados con destino a África,a una guerra que ni siquiera era catalana. La revuelta se generaliza en la ciudad y se levantan barricadas. Es la llamada Semana Trágica, cuya furia catalana se desata sobre todo,contra contra el clero español, fundamentalmente en conventos y escuelas religiosas. Esta revuelta anticlerical tenía mucho que ver con el odio de la clase obrera hacia los representantes de la religión católica, responsables del  expolio,el atraso y la pobreza imperantes en Catalunya. En cualquier caso, el ejército español tomó la ciudad a cañonazos, ejerciendo una dura represión.)



Ferrer, que no estaba en la ciudad, fue acusado de instigador y condenado a muerte por un tribunal militar. Su defensor, un capitán honrado, no tuvo mucha oportunidad de defenderle en un proceso que, de antemano, ya estaba perdido.
Nada pudieron las voces que, de todo el mundo, se alzaron proclamando su inocencia. La Iglesia, la burguesía, el ejército, el Estado en suma, no le podían dejar continuar con su tarea de educación para la emancipación.
Hasta el último momento no dejó de proclamar su inocencia. Son épicas sus palabras ante el pelotón de fusilamiento: "Apuntad bien, amigos. Soy inocente. ¡Viva la Escuela Moderna!"
Y así fue Ferrer i Guàrdia, otro mártir de la cultura en libertad.
Para conocer la obra de Ferrer no hay instrumento mejor que su libro (publicado tras su muerte) La Escuela Moderna, en el que traza sus planteamientos pedagógicos y las experiencias desarrolladas en los cinco años que permaneció abierta su escuela. Básicamente en el ideario de Ferrer la acción sociopolítica depende de la acción pedagógica, aunque también piensa que la revolución social necesaria no depende solo de la escuela, sino de los trabajadores organizados y conscientes.
Crea una pedagogía en la que están ausentes los premios y los castigos, los exámenes y los concursos, donde el juego tiene una gran importancia, en estrecha relación con el trabajo, entre lo manual y lo intelectual. Es fundamental la coeducación de hombres y mujeres, y determinante la coeducación de ricos y pobres para fomentar la igualdad. Es básico respetar el desarrollo espontáneo de las facultades del ser humano.
La educación se fundamentará en la ciencia positiva. En resumen, el fin de la escuela es formar criaturas que no tengan prejuicios, siendo libres, instruidas y justas.
Estas características inspiraron posteriormente un enorme movimiento de centros educativos, tanto dentro como fuera de España. Esa es la auténtica herencia de Ferrer. Como dijo de él Kropotkin: "Ahora está muerto, pero es nuestro deber explicar su obra, continuar difundiéndola y atacar todos los fetiches que mantienen a la humanidad bajo el yugo del Estado, el capitalismo y la superstición".

Pienso que, en este 23 de abril, es oportuno hacerlo,con este libro que les dejo aqui ...


"Ferrer i Guardia,la pedagogía libertaria" de Angel J. Capelleti.
http://laturbaediciones.files.wordpress.com/2010/03/ferrer-maquetado-con-tapa1.pdf

y  con este otro:
"Ferrer i Guardia,su vida,y la pedagogía anarquista" de Pascual Muñoz
http://www.kclibertaria.comyr.com/lpdf/l166.pdf

Feliz día del Libro.

domingo, 20 de abril de 2014

Una de toros...

Ante el contundente comentario de una política del PP, sobre lo que significa "ser español", (La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre: "Los toros simbolizan lo que es ser español"), comentario muy interesado  en depreciar la abolición catalana de ese festín de matarifes,(porque tal vez lo que significa ser catalán,entre mil cosas más, es justamente la abolición de esa cruenta matanza)  quizá sea  conveniente leer la siguiente carta de Francisco Ferrer i Guardia sobre su adhesión, en febrero de 1905, a un acto de denuncia de tales "festejos".
He aquí la carta:


Contra las corridas de toros y la explotación humana

" Señor presidente de la Comisión Abolicionista de las Corridas de Toros.

Muy Señor mío: En contestación a la circular publicada en la prensa de esta capital, la Escuela Moderna tiene el gusto de adherirse al mitin proyectado para el domingo próximo, en contra de las corridas de toros.
Sin embargo, en nombre de la entidad que represento, me permito indicar que esta adhesión es puramente un acto de apoyo contra la bárbara fiesta, despojado de todo carácter patriótico.
No se trata aquí de poner a Catalunya enfrente de Madrid, ni en beneficio solamente de las clases directivas, pues se separaría esa Comisión del objeto para el cual fue nombrada: trabajar por la abolición de las corridas de toros.
Además quisiera también indicar una idea que parece encajar en este asunto, a saber: puesto que la protesta en contra de las corridas de toros ha nacido de los sentimientos nobles que poseen los iniciadores del movimiento, ¿no parecerá oportuno a esa Comisión hacer un llamamiento también para protestar en contra de los sufrimientos que hacen padecer sus propietarios a las caballerías por exceso de trabajo y escasez de nutrición?

Y puestos ya en defensa del bienestar de los animales, ¿por qué no nos ocuparíamos también de fundar una liga para la protección del hombre? Bárbaro es martirizar a un toro. Salvaje es ver a hombres vestidos de colorines bregar con una fiera para ganarse la vida; pero más bárbaro y salvaje todavía es ver, conocer y apoyar un régimen de explotación del hombre por el hombre, en el cual se aprecia tan poco la vida humana que desde el industrial que se perjudica menos por la muerte de un obrero que por la de una gallina, hasta los gobiernos que a miles les mandan a las guerras, todos somos indignos de llamarnos civilizados si no protestamos a la par que contra las corridas de toros en contra de todo martirio y de toda explotación.

Tiene el gusto de ofrecerse de usted afectísimo,

Francisco Ferrer i Guardia
Barcelona, 17 de febrero de 1905"



 Poco más se puede añadir a lo planteado por este libertario, que refleje la justeza de ser antitaurinos,y,por ende, antiespañoles...


.


-

sábado, 19 de abril de 2014

viernes, 11 de abril de 2014

Tierra y Libertad...



"...El siguiente Manifiesto explica por qué se  están levantando en armas indígenas y campesinos del sur para obtener la tierra y la libertad, y que trata sobre la unión de todos los revolucionarios, militares o civiles (siempre que unos y otros sean honrados), sobre el cordial acercamiento de todas las voluntades, sobre el mutuo y libre acuerdo de todas las inteligencias, debemos basar el triunfo de nuestros ideales y la reconstrucción de la patria mexicana.


Manifiesto al pueblo mexicano

Estrechamente unidos por el ideal común y por la necesidad de conservar incólumes los principios, amenazados de muerte por la tiranía de Carranza, no menos que por las acechanzas e intrigas de la reacción; creemos que el primero y más alto de nuestros deberes es corresponder a la confianza que el pueblo mexicano ha depositado en nosotros, al encomendar a nuestras armas la defensa de sus libertades y el logro efectivo de sus reivindicaciones. Ha llegado, por lo mismo, el momento de formular ante él nuestra profesión de fe, clara y precisa, y de hacer franca manifestación de nuestros anhelos y de nuestros propósitos.
¿A dónde va la revolución? ¿Qué se proponen los hijos del pueblo levantados en armas?
La revolución se propone: redimir a la raza indígena, devolviéndoles sus tierras, y por lo mismo, su libertad; conseguir que el trabajador de los campos, el actual esclavo de las haciendas, se convierta en hombre libre y dueño de su destino, por medio de la pequeña propiedad; mejorar la condición económica, intelectual y moral del obrero de las ciudades, protegiéndolo contra la opresión del capitalista; abolir la dictadura y conquistar amplias y efectivas libertades políticas para el pueblo mexicano.Tal es en esencia el programa de la revolución pero para desarrollarlo, para fijar puntos de detalle, para obtener la solución adecuada a cada problema y para no olvidar las condiciones especiales de ciertas comarcas o las peculiares necesidades de determinados grupos de habitantes, es preciso contar con el acuerdo de todos los revolucionarios del país y conocer la opinión de cada uno de ellos.
En cada región del país se hacen sentir necesidades especiales y para cada una de ellas hay y debe haber soluciones adaptables a las condiciones propias del medio. Por eso no intentamos el absurdo de imponer un criterio fijo y uniforme, sino que al pretender la mejoría de condición para el indio y para el proletario –aspiración suprema de la revolución–, queremos que los jefes que representen los diversos Estados o comarcas de la República, se hagan intérpretes de los deseos, de las necesidades y de las aspiraciones de la colectividad respectiva, y de esta suerte, mediante una mutua y fraternal comunicación de ideas, se elabore el programa de la revolución, en el que estén condensados los anhelos de todos, previstas y satisfechas las necesidades locales y sentado sólidamente el cimiento para la reconstrucción de nuestra nacionalidad.
A la inversa de Carranza, que ha impuesto su arbitrariedad y su personalidad mezquina sobre la conciencia revolucionaria, nosotros pretendemos que ésta sea la que haga valer, la que impere, la que regule y domine los destinos de la patria ante la cual desaparezcan las pequeñas ambiciones y los bastardos intereses.
Y para evitar que una nueva facción exclusivista o nuevos personajes absorbentes ejerzan preponderancia o influencia excesiva sobre el resto de la revolución, hemos acordado adoptar el siguiente procedimiento, de aplicación fácil y sencilla: al ocupar las fuerzas revolucionarias la capital de la República se celebrará una junta a la que concurrirán los jefes revolucionarios de todo el país, sin distinción de facciones o banderías. En esa junta se cambiarán impresiones, harán valer su opinión todos los revolucionarios, y cada cual manifestará cuáles son sus especiales aspiraciones, y cuáles las necesidades propias en la región en que opere.

En esa junta, por lo tanto, se dejará oír la voz nacional, la voz del pueblo representado de pronto por sus hijos levantados en armas; en tanto que establecido el gobierno provisional revolucionario, puede el Congreso de la Unión, como órgano auténtico y genuino de la voluntad general, resolver concienzudamente los problemas nacionales.
Los jefes que asistan a la junta, expresarán los puntos o principios que cada cual quiera ver convertidos en leyes o elevados al rango de preceptos constitucionales, una vez constituido el gobierno emanado de la revolución. Allí también, por acuerdo de todos (y no por la voluntad de un solo hombre o de un solo grupo, como ha pretendido el carrancismo), se formará el gobierno provisional, compuesto de hombres conscientes y honrados que satisfagan las aspiraciones revolucionarias, y al frente de los cuales deberá funcionar como jefe de Estado, un civil, designado y apoyado sinceramente por todos los elementos militares.
Reforma agraria, reivindicaciones obreras, purificación y mejoramiento de la administración de justicia, constitución de las libertades municipales, implantación del parlamentarismo como sistema salvador del gobierno, abolición del caudillaje en todas sus formas, perfeccionamiento de los diversos ramos de la legislación para que responda a las necesidades de la época y a las exigencias crecientes del proletariado de la ciudad y del campo; todo esto seriamente meditado, y discutido amplia y libremente por todos, formará la médula y el alma del programa revolucionario, la base y el punto de partida para la reconstrucción nacional.
A esta obra de patriotismo y de concordia, de fraternidad y de progreso, sólo los ambiciosos podrán eximirse de colaborar, sólo podrán negarse los que pretendan imponer su voluntad sobre la de los demás, los que quieran valerse de la revolución para satisfacer miras personales, o para realizar propósitos de medro, de lucro o de venganza.
Pero los que vemos por encima de nuestras pasiones el bien de la causa, y más alto que cualquiera ambición el interés supremo de la República, comprendemos muy bien que ya es tiempo de unirnos y de entendernos. Ha llegado la hora de que surja la paz de la victoria, la paz que sigue al triunfo; ya hace falta que vuelva la tranquilidad a los hogares, se cultiven los campos, se trabajen las minas, abran sus puertas los talleres, nazca el crédito nacional y francamente se encarrilen las actividades del país por las vías del progreso.
Estorba Carranza el ambicioso, y hay que derribarlo. Perjudican los antiguos rencores, las torpes desconfianzas, las pasiones vulgares, y hay que suprimirlas, hay que borrarlas.
Sobre la unión de todos los revolucionarios, militares o civiles (siempre que unos y otros sean honrados), sobre el cordial acercamiento de todas las voluntades, sobre el mutuo y libre acuerdo de todas las inteligencias, debemos basar el triunfo de nuestros ideales y la reconstrucción de la patria mexicana.
Al emprender esta obra unificadora, no podemos ni debemos olvidar a los compañeros descarriados, a los que, víctimas del engaño de Carranza, permanecen aún a su lado, defendiendo tendencias que no son las suyas y sosteniendo a una personalidad que los vende y los traiciona.
Invitamos, pues, a la concordia y a la unión a todos los luchadores de buena fe, que desengañados ya de Carranza y convencidos de su falsía, estén dispuestos a volver al campo de la lucha y a unirse a los que combatimos porque sean una verdad las promesas de redención hechas al pueblo y que es preciso cumplir, aunque sea a costa de nuestra vida.
Y para que haya un documento en que conste nuestro solemne compromiso de cumplir y hacer cumplir las bases anteriores, estampamos al pie del presente nuestras firmas, con las que empeñamos nuestra dignidad de hombres y nuestro honor de revolucionarios.


Reforma, Libertad, Justicia y Ley
Tlaltizapán, Morelos, 23 de abril de 1914
El General en Jefe del Ejército Libertador, Emiliano Zapata


Con respecto al anterior manifiesto,Ricardo Flores Magón escribió en Regeneración:
“Sabemos bien que aquellos revolucionarios del sur no son anarquistas. Empero, si no son anarquistas, hacen obra de anarquistas, pues expropian la riqueza … Los revolucionarios del Sur son dignos de simpatía y apoyo... Y la lucha sigue: de un lado los acaparadores de tierras, los ladrones de montes y aguas, los que todo lo monopolizan, desde el ganado hasta el petróleo; y de otro, los campesinos despojados de sus heredades, la gran multitud de los que tienen agravios e injusticias que vengar, los que han sido robados en su jornal o en sus intereses, los que fueron arrojados de sus campos y de sus chozas por la codicia del gran señor, y que quieren recobrar lo que es suyo” .
Ricardo Flores Magón y Emiliano Zapata son las ovejas negras de la Revolución de 1910, y por eso sus movimientos confluyen. Los magonistas del periódico Regeneración y los hombres de Anenecuilco, con Emiliano Zapata a la cabeza, hubieran puesto sus asuntos en manos del mismo abogado, Pancho Serralde, testimonia la convergencia de unos y otros,que recorrieron, a su manera, el camino de la “acción directa”.
Otro encuentro de magonistas y zapatistas fue en septiembre de 1910  cuando Zapata, en Anenecuilco, repartió las tierras entre su gente y la organizó para defender los sembradíos. Por esos mismos días, a miles de kilómetros, exiliado en Los Ángeles, California, Ricardo Flores Magón escribía: “Esclavos, empuñad el Winchester. Trabajad la tierra cuando hayáis tomado posesión de ella. Sed fuertes todos y ricos haciéndoos dueños de la tierra; pero para eso necesitáis el fusil: compradlo, pedidlo prestado en último caso, y lanzaos a la lucha gritando con todas vuestras fuerzas:
¡Tierra y Libertad!”


En 1911, después de esa declaración de los anarquistas, Zapata los invitó a publicar en tierras zapatistas y con papel de la entonces expropiada fábrica de San Rafael, el semanario Regeneración, que durante la mayor parte de su larga vida se imprimió en el exilio. “Emiliano Zapata –escribe Ricardo Flores Magón en octubre de 1915, a la sazón en la cárcel, – puso a disposición de Regeneración todo el papel que necesitara, en caso de que el periódico se publicara en territorio controlado por las fuerzas surianas”.
Ahí la frase: “¡Tierra y Libertad!” fue el vínculo entre Flores Magón y Zapata . Nexo de orden mítico: no sólo porque el énfasis de los términos es distinto en cada uno de los personajes: Zapata, el campesino, es por sobre todo “la tierra” y Magón, el intelectual revolucionario, “la libertad”; sino también porque al conectar la célebre fórmula política con el caudillo del sur se reivindica la condición autóctona e identitaria de la consigna, mientras que al asociarla con el revolucionario ácrata resalta su carácter de principio universal...

Aporte de Gonzo.

jueves, 10 de abril de 2014

El que quiera ser águila...








“Voy a decir verdades amargas; pero nada expresaré a usted que no sea cierto, justo y honradamente dicho”


 “Aguardamos la hora decisiva, el momento preciso en que los pueblos se hunden o se salvan”


 “No hablo al Presidente de la República, a quien no conozco, ni al político, del que desconfío; hablo al mexicano, al hombre de sentimiento y de razón, a quien creo imposible no conmuevan alguna vez (aunque sea un instante) las angustias de las madres, los sufrimientos de los huérfanos, las inquietudes y las congojas de la patria”

 “Llamad a vuestras conciencias; meditad un momento sin odio, sin pasiones, sin prejuicios, y esta verdad, luminosa como el sol, surgirá inevitablemente ante vosotros: la revolución es lo único que puede salvar a la República”

 “El burgués, no conforme con poseer grandes tesoros de los que a nadie participa, en su insaciable avaricia, roba el producto de su trabajo al obrero y al peón, despoja al indio de su pequeña propiedad y no satisfecho aún, lo insulta y golpea haciendo alarde del apoyo que le prestan los tribunales, porque el juez, única esperanza del débil, hallase también al servicio de la canalla”


 "La tierra es para quien la trabaja"

 “Los enemigos de la patria y de las libertades de los pueblos, siempre han llamado bandidos a los que se sacrifican por las causas nobles de ellos”

 “Tan hermosa conquista ha costado al pueblo mexicano un terrible sacrificio, y es un deber, un deber imperioso para todos, procurar que ese sacrificio no sea estéril”



“El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre pero que no grite cuando lo pisen”

 “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.”

 “Perdono al que roba y al que mata, pero al que traiciona, nunca.” “Mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado.”

 “Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos.”

 “Yo estoy resuelto a luchar contra todo y contra todos sin más baluarte que la confianza y el apoyo de mi pueblo.”

 “Mi personalidad y la de los mios han sido villananente calumniados por la prensa banal y corrompida de la Ciudad de México”

 “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.”

 “Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres.”

 “La tierra volverá a quienes la trabajan con sus manos.”

 “Cumplid con vuestro deber y seréis dignos; defended vuestro derecho y seréis fuertes, y sacrificaos si fuere necesario, que después la patria se alzará satisfecha sobre un pedestal inconmovible y dejará caer sobre vuestra tumba un puñado de rosas”

Todas los conceptos anteriores los ideó Emiliano Zapata Salazar mejor conocido como el Caudillo del Sur,que fue uno de los más importantes líderes en la Revolución Mexicana de 1910, cuyo lema de batalla “Tierra y libertad” estaba basado en los principios anarquistas de Ricardo Flores Magón,autor de esa frase tan usada por Emiliano. Zapata nació el 8 de agosto de 1879 en el poblado de Anenecuilco, Morelos, entre campesinos y arrieros, trabajo que él desempeñaría años más tarde y que sería fundamental para moldear su lucha por la justicia y la libertad. A los 16 años perdió a su madre y 11 meses más tarde, a su padre. Entonces entró a laborar como caballerango del yerno de Porfirio Díaz. Después fue nombrado líder de la junta de la defensa de las tierras de su localidad natal en 1909, donde comenzó a luchar por el derecho de propiedad de la tierra de los campesinos.
En 1902 ayudó a las personas del pueblo de Yautepec (Morelos) que tenían problemas con el hacendado Pablo Escandón, acompañándolos a ciudad de México para exigir que se les hiciera justicia. En 1906 asistió a una junta de campesinos en Cuautla, para discutir la forma de defender frente a los hacendados vecinos las tierras del pueblo. Como represalia, en 1908 se vio forzado a incorporarse al noveno regimiento de Cuernavaca, forma de castigo, a la que se le conocía como leva, y que era frecuente durante el porfirismo. En septiembre de 1909 fue electo presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco. Reunió un ejército de peones, la mayoría de ellos indígenas de Morelos, y con "Tierra y Libertad" como grito de guerra pasó a formar parte en 1910 de la Revolución Mexicana de Francisco I. Madero, que pretendía acabar con el régimen de Porfirio Díaz. Zapata comenzó su guerrilla en marzo de 1911, tomaron Jojutla, Chinameca, y sitió Cuautla que estaba defendida por los porfiristas. Más tarde tomó Cuernavaca. Al triunfo de los maderistas, Zapata se negó a deponer las armas ya que todavía no se habían devuelto las tierras a los indígenas. Mientras tanto los hacendados comenzaron hacer una campaña en contra de Zapata, tratándolo como un bandido.
Al ver que Madero no cumplía sus promesas como presidente se declaró en su contra, formulando su propia reforma agraria (conocida con el nombre de Plan de Ayala: “Libertad, Justicia y Ley” el 28 de noviembre de 1911.), mediante el que pensaba distribuir la tierra entre los campesinos. Huerta dió un golpe de estado contra Madero, asesinándolo,y usurpando asi la presidencia.
A partir de entonces, la lucha de Zapata fue ganando adeptos y causó severos daños al Ejército federal, como único jefe del Ejército Libertador del Sur compuesto por más de 25 mil efectivos.
Tras la deposición de Huerta, la lucha se intensificó con las fuerzas carrancistas, apoyado por la gente de Francisco Villa, apodado el Centauro del Norte, que había aceptado el Plan de Ayala de Zapata, donde exigía tierra y libertad para todos. Con Villa,Emiliano,haciendo huir a Carranza, tomó la ciudad de México en 1914. Un año después se trasladó a Morelos, donde prosiguió con la defensa de sus posiciones, frente a las tropas constitucionalistas. Zapata durante este tiempo creó las primeras Comisiones Agrarias, estableció el Crédito Agrícola además que inauguró la Caja Rural de Prestamos en Morelos. Luego, en octubre de 1915, el gobierno de la Convención promulgó la Ley Agraria. El 10 de abril de 1919 fue asesinado a traición,en una emboscada organizada por el obregonista Jesús Guajardo,que hizo creer a Zapata que se le uniría y le proporcionaría armamento,pero lo que en verdad hizo fué masacrarlo a tiros en la hacienda de Chinameca.

Aporte de Mozz

jueves, 3 de abril de 2014

martes, 1 de abril de 2014

Para dejar de ser indio...











...Cuando ya no quieras ser indio, ve al norte
donde matan a los indios.
 (Espero que sepas vivir sin agua
y que puedas nadar.)
 Consíguete un celular
y el número del chamán
de la esquina.
 Remítele dinero por Western Union
para tu incienso.
 Ofréndale humo para dejar de ser indio:
Pena perpetua por dejar de ser indio.
 Ve al norte
a donde los kwakiutl queman su prosperidad.
Se limpian
de la envidia
con el fuego.
 El dinero en la hoguera emite un incienso
tan fino como el de la sangre humana.
 Las diosas de los indios
se vuelven putas.





Trabajan los hoteles de Cancún
y Phuket
mamando al patrón
Don Dinero.
Traen en sus vientres, en su esperma,
mano de obra barata.
Semental para el banquete de los prósperos.
Mina de oro para la verga del Emperador.
 ¿Cuánto quieres por tus pobres?
—Por gruesa valen tanto
más gastos de envío.
 Perro negro
te pasa al otro lado.
...Si no vas a ser indio, tienes que olvidar algún idioma cochino
que te enseñó tu madre.
 Si tu abuela sabe tejer, cómprate un suéter de acrílico
en la ropa usada, algo que no creció en la tierra.
 Olvídate cómo menear el pozol, deja de trenzarte el pelo...




Descubre el Progreso en las telenovelas.
 Aprende el inglés y cómprate zapatos que aprietan.
De preferencia ya no camines. Mucho menos con mecapal.
 Un caballero siempre va montado en el lomo de los demás.
Con escudo de armas y castillo.
 No vayas a construir con lodo.

La tierra es sucia,
del color de los indios.
Tienes que tragar grasa,
quemar petróleo y
hablar a tus hermanos
en un tonito que indique que UD es UD.
Don din don
y que ellos son los indios,
los muchachos a quien les puedes exigir lo que se te pegue la gana.
 "Lámeme esto" les podías ordenar.        
"Límpiame aquí."
 Consíguete un perro fino. De pura raza.
Si eres gringo, pondrías un nombre maya a tu perra:

Natik, por ejemplo,o Rin Tin Tin.
Los ladinos —indios que ya no son indios—
nombran a sus perros en inglés: Lady, Lassie, Ringo.
Es mal visto ponerle nombre
de gente
a los perros.
Tienes que cambiar de olor, échate perfume de marca.
Si traes lodo en tu pie o apestas a fogón
no tienes utilidad comercial
para los amos.
No sirves de nada
si no compras.
Si quieres dejar de ser indio
ve al norte
a gastar;
aprende a consumir
y sobrevivirás
otro rato...





poema Ámbar Past´
fotos Raul Barajas y Paty Gozmán

Aporte de Mozz

Me atreví...

El dedo y la luna...










Como la realidad sólo puede ser vivida y experimentada,el zen sólo sirve de medio, de guía para el practicante en su experiencia de esa realidad.
Todo lo enseñado por la filosofía budista ha de ser considerado como un dedo que señala a la luna. Para mostrar la luna nos servimos de un dedo, pero no hay que confundir el dedo con la luna, porque el dedo no es la luna.
Porque en cuanto pensamos que el dedo es la propia luna, ya no sabemos mirar en la dirección señalada por el dedo.
La esencia del zen es vivir. Por eso no se habla de Zen, sino que se experimenta. Pero el vivir en profundidad es un gran fenómeno que irradia como el sol. A la persona que experimenta la vida a plenitud se le reconoce por signos particulares. Ante todo, la libertad: no se deja influir por las vicisitudes de la vida, por el miedo, la amargura, la ansiedad, el éxito, o el fracaso, etc. Después, se le nota la fuerza espiritual, revelada por la calma, por la sonrisa inefable,por la sencilla alegría, por la serenidad. Podría decirse sin temor a exagerar que la sonrisa, la mirada, la palabra y la acción de las personas constituyen un  lenguaje vital.
Ese lenguaje lo emplean los maestros zen para guiar a los practicantes. Un maestro zen se sirve de los conceptos y de las palabras, como todo el mundo; pero no está condicionado ni apresado por esos conceptos ni por esas palabras. El lenguaje del zen tiende siempre a destruir los hábitos de los que no saben pensar más que por medio de conceptos. Tiende a provocar crisis que sirven para hacer que se desencadene un momento de anagnórisis que nos de luz sobre nuestro particular sentido de vida. El zen propone disciplinar la mente hasta hacerla dueña de sí misma, por medio de la comprensión interna de su propia naturaleza.
La disciplina del zen abre la mente para mirar dentro de sí la naturaleza real del alma.
Por eso en el zen se estudia mucho al Ego,como una parte de nosotros los seres humanos,al que le gusta acumular, tener poder, posición, fama, gloria, buscar la aprobación de los demás y no necesariamente por baja autoestima. El ego es la máscara que controla nuestra vida cotidiana e intenta  mostrar una apariencia ficticia, ese personaje falso que no somos,pero que queremos que los demás vean.
El ego ansía la aprobación y el reconocimiento y quiere controlar situaciones y personas, y por eso se apoya en el poder. El ego además de ser una postura narcisista, tiene muchas características distintas y todas protagonistas. Algunas de ellas es ser desagradable, egoísta, soberbio, traídor, engreído, vanidoso,para ocultar la verdad de su  baja autoestima.
Otros roles del ego son la indiferencia por el entorno, y sólo fijarse en uno mismo, sin que se pueda captar el sufrimiento de los demás y de ahí viene el desinterés por todo, no le interesa aprender, cultivarse, crecer, elevarse.
Otras veces por razones de ego nos sentimos cómodos con roles de víctima y nos es más fácil echarle la culpa a otra persona esta postura negativa, lo único que logra es que la persona se empantane dentro de ese círculo y no salga adelante.
Tenemos que cuidar cuando hay un falso orgullo, una falsa humildad que oculta algo más peligroso: la vanidad que no es lo mismo que dignidad.
Porque el ego se aferra a las emociones a tal punto que muchas veces las descontrola, opacando el discernimiento de una persona.
El rol del ego no se puede eliminar porque forma parte del espíritu, es benéfico cuando lo logramos equilibrar e integrar.Para eso,el zen nos da esta recomendación:
“Tu visión devendrá más claramente sólo cuando mires adentro de tu corazón. Quién mira afuera sueña, quién mira adentro despierta”
(Se necesita contener en forma analítica las emociones descontroladas, sin ser insensibles con el sufrimiento ajeno.Con una emoción equilibrada se tiene el control de los impulsos y se puede dar y recibir amor)
Es importate reconocer la fragilidad del ego,que nos lleva a ser manipulados, susceptibles a las opiniones o actitudes del entorno, etc.,porque el ego siempre necesita, siempre en carencia,relega el don de dar por el de necesitar,en un eterno rol de víctima.
 Es que el ego es justo lo contrario de nuestro verdadero ser. No es ese sustrato de nuestra existencia en el que nos reconocemos, sino una falsa identidad que adoptamos en nuestro proceso de socialización precisamente para que, reflexionando sobre lo accesorio, no nos planteemos preguntas sobre lo verdadero. El ego es un envoltorio de nuestra conciencia y, a menos que nos liberemos de él, jamás llegaremos a conocernos. Al ser un engaño, el ego rehuye lo sencillo, pues le delata; lo difícil sí es un reto para él, y lo imposible un reto de verdad. Las personas con un gran ego necesitan ser el centro de atención, ansían reconocimiento y les preocupa muy poco los demás,
 suelen ser muy posesivas y celosas,pero son igualmente incapaces de sentir amor incondicional, son materialistas y todo lo basan no en el ser sino en el parecer, en el tanto tienes tanto vales, en ausencia de lealtad,de solidaridad y de compañerismo.
Vivmos en una sociedad que fomenta el ego a través del individualismo; que se vé reflejado en el materialismo acumulativo fomentado por el egoismo, que todo lo quiere para sí. Nuestro ego es responsable de nuestro deseo de atención. No hay que confundirse entre el ego y el amor propio. Por ejemplo: cuando se tiene mucho ego no se sabe perder con elegancia, el ego magnifica el yo sobre los demás.
Ese egocentrismo,que es cuando uno se siente el centro de todas las cosas, y todo tiene que girar hacia el yo,nos conduce a vivir deformando al mundo, porque el mundo está hecho para todos, no para alguien en especial. Pero el mundo sigue su marcho,con o sin nosotros,y como no se pliega al deseo de nuestro ego,eso nos causa un sufrimiento inutil.



El problema con la importancia personal es que uno generalmente se vuelve adicto a la importancia,y esa adicción implica la necesidad de demostrar continuamente la importancia de uno mismo a los demás. En casos extremos, esa "importancia" de los egos  son los que inician guerras y manipulan a los demás para su propio beneficio,suponiendose superiores a las otras personas.
La persona egocéntrica siempre habla de sí mismo, de sus cualidades y desprecia las de los demás, en definitiva se sobrevalora. Normalmente, al dirigir toda su atención sobre sí mismo, el egocéntrico desconoce los intereses de los demás y por ello es incapaz de sentir ni tan siquiera un mínimo de empatía.
Las personas afectadas por este mal denominado egocentrismo tienden a recurrir a mentir sobre si mismos,colgándose medallas e inventandose estudios,credenciales y cualidades falsas, sin ninguna base, sin pensar que al falsear su realidad,van perdiendose a sí mismos.
No debemos sin embargo creer de forma indiscriminada que todo egocéntrico es mala persona, ni mucho menos. En el fondo sufren cuando dejan de ser el centro de atención porque realmente su problema es su inseguridad, que les lleva a necesitar de la constante atención y preocupación hacia ellos de todo su entorno, no sólo del más cercano.
Para liberarse de ese ego paralizante,debemos saber que la conducta de los demás no es razón para quedarnos inmovilizados. Lo que te ofende solo contribuye a debilitarte. Si buscamos ocasiones para sentirnos ofendidos, las encontraremos a cada momento.  Es el ego en plena acción, convenciéndonos de que el mundo no debería ser como es. Pero podemos convertirnos en degustadores de la vida y dejar de ofendernos con el universo. Hay que actuar para erradicar los horrores del mundo, que emanan de la identificación masiva con el ego, pero para eso, debemos vivir en paz interior. Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que te lleva  a una guerra ya perdida de antemano,pues le has cedido todo el  poder sobre de ti,a tu ofensor. Por todo ello,no te sientas ofendido.
Por otro lado,al ego le encanta dividirnos entre ganadores y perdedores. Empeñarnos en ganar es un método infalible para frustrarse,porque es imposible ganar todo el tiempo. Siempre habrá alguien más rápido, más joven, más fuerte, más listo y con más suerte que uno, y perder bajo la influencia del ego,nos hará sentirnos insignificantes y despreciables. Uno no es sus victorias. Puede que nos guste competir pero si nos gustan los retos,vencerse a uno mismo es el reto más difícil.
Y es que el ego,al hacernos sentir la necesidad de ganar, nos hace olvidar que lo opuesto de ganar es perder.
El miedo del ego es no tener razón. Por eso es fuente de conflictos y disensiones porque nos empuja a hacer que los demás se equivoquen. Cuando somos hostiles,es porque nos hemos hundido en el resentimiento y la frustración. El reconocer nuestros errores nos hace ser humildes, bondadosos, cariñosos y receptivos, y estar libres de ira, resentimiento y amargura. Olvidarse de la necesidad de tener siempre razón en las discusiones y las relaciones es como decirle al ego: “No soy tu esclavo.Quiero abrazar la bondad y rechazo tu necesidad de tener razón. Aún más; voy a ofrecerle a esta persona la posibilidad de que se sienta mejor diciéndole que tiene razón y le daré las gracias por haberme encaminado hacia la verdad”.  Pero el ego es un combatiente muy resuelto: hay personas dispuestas a perderlo todo antes que dejar de tener razón. Hay relaciones bellas que acaban por esa necesidad de llevar siempre la razón. Habría que preguntarse que queremos: amar,conocer, aprender... o tener razón?
Porque la verdadera superioridad no tiene nada que ver con tener razón o ser mejor que los demás. Se trata de ser mejores de lo que éramos antes, porque no hay nadie mejor que nadie en este planeta.  Cada cual tiene su camino, y tenemos cuanto necesitamos para recorrerlo.
Además es miserable sentirse superior al ver a los demás en situaciones más precarias que la propia.(Como decía mi abuelita:mal de muchos consuelo de pendejos).  No valoremos a los demás basándonos en su aspecto, sus logros, posesiones y otros baremos impuestos por el ego. Cuando mostramos aires de superioridad, lo que te devuelven lo demas será para bajarte los humos, y eso nos lleva al resentimiento y a la hostilidad. El sentirse especial siempre nos lleva a establecer comparaciones.
Y eso produce envidia y resentimiento por una carencia interior, que nos mantiene buscando y no perdiendo de vista las carencias de los demás en vez de solucionar nuestra propia carencia,y  de alegrarnos por las cualidades de los otros.
Y es que la palabra preferida  del ego es "más". Por mucho que logremos o tengamos, el ego insistirá en que no es suficiente.Lucharemos  continuamente por acumular,pensando que necesitamos tantas cosas,pero irónicamente, entre más,menos nos llena,y el ego no nos deja ver  lo poco que necesitamos para sentirnos satisfechos y en paz. El  aferrarse a las cosas,es una idea en la que nos ha amaestrado el capitalismo por sus recursos egoístas. Consume y deshecha. Cuando analizas la necesidad del ego de tener más, comprendes que esa es una fuente de dolor. Atesorar,codiciar y acaparar además de ser injusto,es fatigoso y nos mantiene encadenados a los objetos impidiendo que nuestra conciencia fluya hacia la libertad. Así que dejemos de lado la codicia.
Otra trampa del ego,es la que nos hace creer que uno y sus logros son lo mismo. Eso es vanidad,y un ansia del reconocimiento de los otros.Y esa vanagloria en las palabras de autoelogio por los logros pasados, nos impide realizar actos presentes,pues se nos va la fuerza por la boca.
 Cuando nos apegamos a esos logros y creemos que eso es lo que somos,estamos esclavizándonos al pasado,y estamos perdiendo la libertad de ser y hacer más cosas en el presente y en el futuro. Por eso,mejor liberémonos de esa necesidad de apoyarnos en los logros pasados,y volvamos al presente.
Y por último,queda decir algo sobre la  fama y la reputación que creemos tener,no están localizadas en uno mismo, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejercemos ningún control sobre ellas. Si hablas con treinta personas, tendrás treinta famas distintas. Hay que escuchar los dictados del corazón y actuar basándondonos en lo que esa voz interior nos dice que es nuestra meta aquí. Si nos preocupamos demasiado por cómo nos van a percibir los demás, habremos permitido que nos manejen las opiniones de los demás. Así funciona el ego.
Es una ilusión que crece a medida que nuestra necesidad de reconocimiento nos reduce,y nos convence de que la verdadera meta de la vida  consiste en demostrarles a los demás nuestra superioridad y autoridad ,dedicándonos afanosa e infructuosamente a intentar obtener un  poquito de reconocimiento de los demás que nos ignoran, ávidos de una fama y un respeto que no nos damos nosotros mismos.
Esa necesidad de reconocimiento te hará frágil pues los demás son libres y cambian de opinión a su gusto y entender,y las más de las veces,tu reputación no les interesa pues están inmersos en sus propios asuntos,y por ello,a esa desesperada necesidad de fama y buena reputaciòn que el ego te dicta, responderán con indiferencia. Cuidando de tu reputación, y no de tu conciencia te hundirá en un mundo de apariencias,en donde los peores actos,si no se saben,no importan. Por ética,entonces,hay que actuar por uno mismo,  según la orientación de nuestra consciencia. Hay que mantener nuestros principios y propósitos, aunque a los demás no les agraden,aceptando la responsabilidad de lo que reside en nosotros: el carácter. Y si otros divagan sobre tu fama,eso no tiene nada que ver contigo,no les des el poder sobre tu libertad.
O como dijo mi abuelita: "   ¿Si no tienes la libertad interior,qué otra libertad quieres tener?""

Texto del Sensei