martes, 22 de abril de 2014

Ferrer,el maestro fusilado...







El 13 de octubre de 1909, moría fusilado en Barcelona Francisco Ferrer. Acusado de ser el responsable de los sucesos conocidos como la Semana Trágica, su muerte se debía realmente a la venganza fraguada entre las órdenes religiosas de los jesuitas y la de los escolapios,-que luego formarían el Opus dei-, las capas más reaccionarias del ejército y el poder. Su auténtico "delito" fue ser un libertario y crear la Escuela Moderna, un centro donde se impartía enseñanza racionalista y se practicaba la coeducación mixta sin importar sexo o clases sociales de los alumnos.
Francisco Ferrer nació el 1 de enero de 1859 en el pequeño pueblo catalán de Alella. En su niñez estudió en un colegio clerical, aunque después,ya puber acudió a otro,laico y liberal. A la edad de 13 años dejó la escuela para trabajar en las viñas familiares durante un año; después trabajó como dependiente en un comercio, y curiosamente es su patrón quien le inicia en el anarquismo. La lectura de la obra de Francisco Pi Margall (republicano federal y traductor de Proudhon) le marca profundamente en su anticlericalismo.
A los veinte años tomó el  trabajo de revisor en los ferrocarriles, comenzando una etapa de incesantes lecturas y del aprendizaje del inglés y del francés, en sus tediosas travesías en los trenes. En esta época se hace masón y se casa con Teresa Sanmartí.
Fue por sus inquietudes sociales,que en esos años,montó una biblioteca ambulante para uso de los ferroviarios y a apoyar un intento de pronunciamiento republicano catalán. Pero el intento fracasa,y por eso huye a París. En el exilio pasó muchos apuros económicos,hasta que cosiguió empleo de profesor particular de español y es así como conoció a las señoritas Meunié (madre e hija) que fueron  fundamentales en la realización de su  proyecto.
Como le pasó a Malatesta, comienza a darse cuenta de que el republicanismo no ofrece una total emancipación del género humano, por su mantenimiento de los privilegios y de la explotación. Decepcionado por los republicanos, frecuenta a anarquistas como Paul Robin, Charles Malato y Jean Grave, con quienes comparte muchas ideas, fundamentalmente la de impartir una nueva educación para crear un hombre nuevo. Esa nueva educación está imbuida de los planteamientos pedagógicos más avanzados. Empieza a perfilar su idea de transformación social, que basa en el cambio de mentalidades, pues (influido por Kropotkin) cree que la revolución política no es suficiente por sí sola.
En 1894 se separa de su mujer,que celosa,le hiere de un disparo, y se une a Léopoldine Bonnard.
En esos años publica un Tratado del español práctico, quizá el primer manual que utiliza frases habituales. También por esa época emprende un viaje por varios países europeos, acompañado de la señorita Meunié (hija) y de Léopoldine,, y se adentra en la obra de los grandes pedagogos, como Pestalozzi y Fröbel, aparte de visitar los centros pedagógicos más avanzados. Entonces proyecta en crear una escuela en España donde poner en práctica todo lo aprendido.
Cuando Meunié muere, le deja a Ferrer en herencia un millón de francos-oro para que realice su proyecto. Entonces,Francisco busca el apoyo académico de destacados anarquistas como Anselmo Lorenzo o Federico Urales, y se relaciona con científicos renombrados como Odón de Buen o Santiago Ramón y Cajal,que colaboraron en el proyecto de manera entusiasta.
Por fin, el 8 de octubre de 1901, abre su Escuela Moderna en Barcelona. Con treinta niños de ambos sexos y actividades extraescolares como conferencias dominicales, publicación de un boletín, excursiones, talleres,etc.
Crea un patronato escolar con la vanguardia de la ciencia del momento. A los ya mencionados Ramón y Cajal (neurólogo y premio Nobel) y De Buen (naturalista y creador de la oceanografía en España) hay que añadir los nombres de Rodríguez Méndez (jurista) y Martínez Vargas (pediatra).
Pero pasó que en 1906,mientras se casa el rey Alfonso XIII, Mateo Morral -bibliotecario de la Escuela Moderna- arroja una bomba al paso de la comitiva. No logra su intención y, cuando se ve acorralado, se suicida. Pero Ferrer es detenido y procesado, aunque finalmente es puesto en libertad al año siguiente por falta de pruebas. Pero su escuela permanecerá cerrada para siempre por orden del gobierno. Se le permite continuar con su editorial, que publica libros de texto de los autores más avanzados del panorama mundial. Anselmo Lorenzo colaborará traduciendo numerosos textos, entre los que destaca El hombre y la Tierra de Reclus. Igual que había apoyado económicamente el periódico anarquista La Huelga General, Ferrer apoya Solidaridad Obrera, portavoz de las sociedades obreras catalanas y germen de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT, fundada en 1910).
Tras el atentado de Morral, Ferrer se ha convertido en la "bestia negra" de los reaccionarios, que no dejan de insultarle en su prensa.
Paralelamente a las ediciones, emprende un viaje por Europa con su nueva compañera, Soledad Villafranca. En Bruselas crea la revista L'École Renovée con objeto de extender su modelo pedagógico. Allí trata con Ovide Decroly, una figura emergente de la nueva pedagogía, aunque no coincide con él en el proyecto sociopolítico ni en la finalidad de la escuela. En París crea la Liga Internacional para la Educación Racional de la Infancia. En 1909 se encuentra en Londres seleccionando libros interesantes para traducir y publicar, cuando se entera de la enfermedad de su cuñada y vuelve a Barcelona vía París. Se establece en su casa de Montgat, población cercana a Barcelona. Allí ,días después,le sorprenderán los sucesos de la denominada Semana Trágica.
(Desde los años 60 del siglo XIX, el ejército español había mantenido una guerra imperialista en el norte de África, que al comienzo del siglo XX, tuvo estrepitosas derrotas causando muchos muertos- hay que tener en cuenta que a la guerra iban los hijos de las clases populares, pues pagando una cuota, los hijos de los ricos se ahorraban los sinsabores de la guerra-. Así, en el verano de 1909 el gobierno llama a filas a los reservistas, lo que produce una honda preocupación, pues la mayoría son ya padres de familia,y por eso en Barcelona se produce un motín, alentado sobre todo por las mujeres, para impedir que los soldados sean embarcados con destino a África,a una guerra que ni siquiera era catalana. La revuelta se generaliza en la ciudad y se levantan barricadas. Es la llamada Semana Trágica, cuya furia catalana se desata sobre todo,contra contra el clero español, fundamentalmente en conventos y escuelas religiosas. Esta revuelta anticlerical tenía mucho que ver con el odio de la clase obrera hacia los representantes de la religión católica, responsables del  expolio,el atraso y la pobreza imperantes en Catalunya. En cualquier caso, el ejército español tomó la ciudad a cañonazos, ejerciendo una dura represión.)



Ferrer, que no estaba en la ciudad, fue acusado de instigador y condenado a muerte por un tribunal militar. Su defensor, un capitán honrado, no tuvo mucha oportunidad de defenderle en un proceso que, de antemano, ya estaba perdido.
Nada pudieron las voces que, de todo el mundo, se alzaron proclamando su inocencia. La Iglesia, la burguesía, el ejército, el Estado en suma, no le podían dejar continuar con su tarea de educación para la emancipación.
Hasta el último momento no dejó de proclamar su inocencia. Son épicas sus palabras ante el pelotón de fusilamiento: "Apuntad bien, amigos. Soy inocente. ¡Viva la Escuela Moderna!"
Y así fue Ferrer i Guàrdia, otro mártir de la cultura en libertad.
Para conocer la obra de Ferrer no hay instrumento mejor que su libro (publicado tras su muerte) La Escuela Moderna, en el que traza sus planteamientos pedagógicos y las experiencias desarrolladas en los cinco años que permaneció abierta su escuela. Básicamente en el ideario de Ferrer la acción sociopolítica depende de la acción pedagógica, aunque también piensa que la revolución social necesaria no depende solo de la escuela, sino de los trabajadores organizados y conscientes.
Crea una pedagogía en la que están ausentes los premios y los castigos, los exámenes y los concursos, donde el juego tiene una gran importancia, en estrecha relación con el trabajo, entre lo manual y lo intelectual. Es fundamental la coeducación de hombres y mujeres, y determinante la coeducación de ricos y pobres para fomentar la igualdad. Es básico respetar el desarrollo espontáneo de las facultades del ser humano.
La educación se fundamentará en la ciencia positiva. En resumen, el fin de la escuela es formar criaturas que no tengan prejuicios, siendo libres, instruidas y justas.
Estas características inspiraron posteriormente un enorme movimiento de centros educativos, tanto dentro como fuera de España. Esa es la auténtica herencia de Ferrer. Como dijo de él Kropotkin: "Ahora está muerto, pero es nuestro deber explicar su obra, continuar difundiéndola y atacar todos los fetiches que mantienen a la humanidad bajo el yugo del Estado, el capitalismo y la superstición".

Pienso que, en este 23 de abril, es oportuno hacerlo,con este libro que les dejo aqui ...


"Ferrer i Guardia,la pedagogía libertaria" de Angel J. Capelleti.
http://laturbaediciones.files.wordpress.com/2010/03/ferrer-maquetado-con-tapa1.pdf

y  con este otro:
"Ferrer i Guardia,su vida,y la pedagogía anarquista" de Pascual Muñoz
http://www.kclibertaria.comyr.com/lpdf/l166.pdf

Feliz día del Libro.