domingo, 20 de abril de 2014

Una de toros...

Ante el contundente comentario de una política del PP, sobre lo que significa "ser español", (La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre: "Los toros simbolizan lo que es ser español"), comentario muy interesado  en depreciar la abolición catalana de ese festín de matarifes,(porque tal vez lo que significa ser catalán,entre mil cosas más, es justamente la abolición de esa cruenta matanza)  quizá sea  conveniente leer la siguiente carta de Francisco Ferrer i Guardia sobre su adhesión, en febrero de 1905, a un acto de denuncia de tales "festejos".
He aquí la carta:


Contra las corridas de toros y la explotación humana

" Señor presidente de la Comisión Abolicionista de las Corridas de Toros.

Muy Señor mío: En contestación a la circular publicada en la prensa de esta capital, la Escuela Moderna tiene el gusto de adherirse al mitin proyectado para el domingo próximo, en contra de las corridas de toros.
Sin embargo, en nombre de la entidad que represento, me permito indicar que esta adhesión es puramente un acto de apoyo contra la bárbara fiesta, despojado de todo carácter patriótico.
No se trata aquí de poner a Catalunya enfrente de Madrid, ni en beneficio solamente de las clases directivas, pues se separaría esa Comisión del objeto para el cual fue nombrada: trabajar por la abolición de las corridas de toros.
Además quisiera también indicar una idea que parece encajar en este asunto, a saber: puesto que la protesta en contra de las corridas de toros ha nacido de los sentimientos nobles que poseen los iniciadores del movimiento, ¿no parecerá oportuno a esa Comisión hacer un llamamiento también para protestar en contra de los sufrimientos que hacen padecer sus propietarios a las caballerías por exceso de trabajo y escasez de nutrición?

Y puestos ya en defensa del bienestar de los animales, ¿por qué no nos ocuparíamos también de fundar una liga para la protección del hombre? Bárbaro es martirizar a un toro. Salvaje es ver a hombres vestidos de colorines bregar con una fiera para ganarse la vida; pero más bárbaro y salvaje todavía es ver, conocer y apoyar un régimen de explotación del hombre por el hombre, en el cual se aprecia tan poco la vida humana que desde el industrial que se perjudica menos por la muerte de un obrero que por la de una gallina, hasta los gobiernos que a miles les mandan a las guerras, todos somos indignos de llamarnos civilizados si no protestamos a la par que contra las corridas de toros en contra de todo martirio y de toda explotación.

Tiene el gusto de ofrecerse de usted afectísimo,

Francisco Ferrer i Guardia
Barcelona, 17 de febrero de 1905"



 Poco más se puede añadir a lo planteado por este libertario, que refleje la justeza de ser antitaurinos,y,por ende, antiespañoles...


.


-