jueves, 8 de mayo de 2014

Acción Directa...








Desde el movimiento anarquista hablamos mucho de Acción Directa. Muchas veces en nuestro lenguaje y pensamiento -conscientes o no- relacionamos Acción Directa con determinadas acciones violentas, pero, ¿qué entendemos por Acción Directa?... estas fueron algunas buenas respuestas de los compas:


"Es materializar la teoría a través de la experiencia y la organización" 
"De las palabras a los hechos, de las frases a los actos"
"Todo tipo de acción organizada directamente por los afectados, sin ningún tipo de intermediación."
"Tomar las riendas de tu propia vida sin intermediarios que te representen"
"No es solo ir a una protesta...es un modo de vida"

Si nos basamos en estas definiciones que responden al pensamiento clásico del anarquismo, podríamos decir que Acción Directa es el conjunto de las acciones emancipadoras protagonizadas por los mismos afectados/interesados.
Que la Acción Directa se asocie inmediata y simplemente a acciones como sabotear el cajero de un banco o tomar un auditorio de la universidad es porque muchas veces no podemos hacer otra cosa que manifestarnos de esta forma , y así mediante el ejemplo, expandir la revuelta, que a su vez genere el impacto necesario para evidenciar los conflictos y superar las limitaciones ocasionadas por el miedo, la represión, y el cerco mediático que controla el capitalismo financiero.
A medida en que los espacios autogestionados se multipliquen y se revolucione el tejido social, la Acción Directa pasaría de su etapa reactiva a la activa, es decir, del necesario Asamblearismo y acciones concretas de autodefensa, a la federación de las mismas asambleas, a la colectivización de los medios de producción y a la práctica global de la autogestión, ya no solo de la propaganda anarquista, si no de todos los elementos necesarios para la vida: la alimentación, la salud, el transporte, en definitiva, la creación de redes horizontales que generen espacios de solidaridad y apoyo mutuo.
Si es que individualidades o grupos realizan medidas de presión o acciones callejeras violentas con la finalidad de generar un nuevo gobierno o nuevas estructuras de dominación, no se pueden considerar Acción Directa. Me explico: si se ocupa una avenida obedeciendo los mandatos de un partido, esta acción aunque tenga mucho en común con la Acción Directa, en si misma no lo es, ya que responde a intereses partidistas, la Acción Directa nace desde y para los interesados en realizarla, no para cúpulas o intereses privados de un líder.
La Acción Directa como método revolucionario se expresa sin intermediarios, es decir, sin burocracias que originen una nueva dominación de una clase por otra.
En síntesis, la Acción directa es el conjunto de acciones que proponemos los anarquistas para una nueva forma de convivencia social basada en el apoyo mutuo, el amor y la autogestión, a través del federalismo horizontal y mediante la representación directa de los interesados en resolver las dificultades propias de la vida cotidiana y los desafíos propios de la naturaleza, en definitiva, tomar las riendas de nuestra propia existencia, vivir más que sobrevivir, amar más que luchar y sentir más que pesar.

Aporte de Mozz