domingo, 31 de agosto de 2014

Luces sobre Bagdad...

Aquí dejo la peli de Lorenzo el Noi, sobre la guerra:


sábado, 30 de agosto de 2014

viernes, 29 de agosto de 2014

Medicamentos para Gaza...





Por fin,este 26 de agosto, tras 50 días de guerra de Israel contra Hamás , han declarado una tregua indefinida pactada bajo mediación egipcia. El alto el fuego supondrá la apertura de todos los pasos fronterizos y la entrada rápida de ayuda humanitaria y de medios para la reconstrucción.
Sabemos que los palestinos han sufrido  una inmensa devastación y crímenes cometidos en Gaza, en donde muchos niños  han sido asesinados por el ejercito israelí. Israel quiso transformar los edificios palestinos en cenizas, para presionar a la resistencia a través de una masacre colectiva pero el resultado es que los palestinos aun piden libertad, que se rompa el bloqueo y se abran todas las fronteras incluso la única que une Gaza a la West Bank. Piden la liberación de los presos liberados en el trato por Gilad Shalit que han sido detenidos de nuevo y también del cuarto grupo de prisioneros que se habia programado liberar según el acuerdo entre Israel y la Autoridad Palestina. Hamas en Gaza busca la reconstrucción de la estructura portuaria y del aeropuerto.
Son sencillas y humanas demandas que deben ser hechas realidad para que la gente no quede bajo el control de Israel que mata a los palestinos a diario quitándoles el derecho a su libertad, mientras que en el otro lado los israelíes tiene que tenerlo todo y piden a la víctima proteger al ocupante.






Los palestinos continúan estando unidos después del fracaso de la campaña israelí de genocidio y destrucción masiva que tiene como objetivo el de doblar la voluntad de los palestinos. Israel podría fácilmente ser condenado por crímenes contra la humanidad, si hubiese justicia en este mundo. Para boicotear a Israel, muchos jóvenes han establecido campañas haciendo un llamamiento a la gente para que use productos palestinos locales en lugar de los israelíes. Palestina se ha vuelto un gran taller y muchos comerciantes han estado quitando productos israelíes de sus tiendas. En fin,que por los niños de Gaza, hacemos un llamamiento a todos para que difundan este mensaje y ayuden Gaza a levantarse una vez mas. Pensemos que colaborar de este modo es dar apoyo a la de resistencia  palestina de Cisjordania, esa ave Fenix que reaparece de las cenizas después de que todos pensaban que Gaza estaba muerta...

Traducció al català:

Per fi, aquest 26 d'agost, després de 50 dies de guerra d'Israel contra Hamàs, han declarat una treva indefinida pactada sota mediació egípcia. L'alto el foc suposarà l'obertura de tots els passos fronterers i l'entrada ràpida d'ajuda humanitària i de mitjans per a la reconstrucció.
Sabem que els palestins han patit una immensa devastació i crims comesos a Gaza, on molts nens han estat assassinats per l'exèrcit israelià. Israel va voler transformar els edificis palestins en cendres, per pressionar a la resistència a través d'una massacre col·lectiva però el resultat és que els palestins encara demanen llibertat, que es trenqui el bloqueig i s'obrin totes les fronteres fins i tot l'única que uneix Gaza a la West Bank. Demanen l'alliberament dels presos alliberats en el tracte per Gilad Shalit que han estat detinguts de nou i també del quart grup de presoners que s'havia programat alliberar segons l'acord entre Israel i l'Autoritat Palestina. Hamas a Gaza busca la reconstrucció de l'estructura portuària i l'aeroport.
Són senzilles i humanes demandes que s'han de fer realitat perquè la gent no quedi sota el control d'Israel que mata els palestins diàriament llevant-los el dret a la seva llibertat, mentre que a l'altre banda els israelians ha de tenir-ho tot i demanen a la víctima protegir l'ocupant.
Els palestins continuen estant units després del fracàs de la campanya israeliana de genocidi i destrucció massiva que té com a objectiu el de doblegar la voluntat dels palestins. Israel podria fàcilment ser condemnat per crims contra la humanitat, si hagués justícia en aquest món. Per boicotejar Israel, molts joves han establert campanyes fent una crida a la gent perquè faci servir productes palestins locals en lloc dels israelians. Palestina s'ha tornat un gran taller i molts comerciants han estat traient productes israelians de les seves botigues. En fi, que pels nens de Gaza, fem una crida a tots perquè difonguin aquest missatge i ajuden Gaza a aixecar-se una vegada més. Pensem que col·laborar d'aquesta manera és donar suport a la de resistència palestina de Cisjordània, aquesta au Fènix que reapareix de les cendres després que tots pensaven que Gaza estava morta ...

viernes, 22 de agosto de 2014

Intifada...




.

Sobre la guerra...








En el mundo de hoy, los Estados necesitan la guerra para establecer la dominación sobre otras partes del planeta, para unir a su población contra un enemigo exterior, para impulsar sus propias industrias armamentísticas, que constituyen una parte creciente de sus economías. Cada vez más, grandes empresas e instituciones financieras como el FMI y el Banco Mundial, en conjunción con países como los Estados Unidos, Francia, China, Rusia y otros, imponen su dominio económico por medio de la fuerza militar.

Además, el desarrollo de la industria nuclear conduce a una sociedad nuclear de control y centralización, y a una amenaza para la vida humana y el medio ambiente. La nueva tecnología (drones, etc.) se usa para matar cada vez más gente, y para incrementar la vigilancia del Estado, incluyendo el control de las fronteras de la Fortaleza Europa contra los inmigrantes de África.

La búsqueda de minerales por parte de esas industrias saca a la luz las luchas de los diferentes bloques de poder para establecer el control sobre importantes yacimientos de uranio, petróleo u otros minerales. La guerra está íntimamente ligada a la destrucción del medio ambiente, como la deforestación de la selva durante la Guerra de Vietnam o los enormes daños ambientales durante el bombardeo de las refinerías durante la Guerra del Golfo.


La guerra implica el desplazamiento de poblaciones enteras, la emigración forzosa y el establecimiento de grandes campos de refugiados. Desencadena hambrunas con ataques a las cosechas. Las violaciones en masa son utilizadas como arma de terror y como síntoma de la virilidad distorsionada generada por el militarismo.
Así como las amenazas fabricadas del tipo de la del fundamentalismo islámico y, de nuevo, la del Oso Ruso o la de la agresión imperialista occidental, también se emplea cada vez más la amenaza de desorden interno, a menudo provocada por el propio Estado, para crear un enemigo interior -el enemigo dentro- ya sean bandas juveniles o grupos políticos. El aumento de la militarización de la sociedad está por tanto justificado, con una presencia cada vez mayor de tropas en las calles y aeropuertos militares, y el incremento de las fuerzas policiales militarizadas.


Los bloques de poder en competencia -Estados Unidos, Rusia, China, la Unión Europea, etc.- buscan sus propias esferas de influencia a nivel global, lo que lleva a una tensión cada vez mayor, como podemos ver en la situación de Ucrania.
Nos oponemos a la tendencia a la militarización de la sociedad y a la guerra. Las disputas sobre fronteras se han empleado como medio por los bloques de poder y los Estados para alimentar conflictos. La respuesta  está en la solución del micronacionalismo (Escocia, Catalunya, etc.) con el desarrollo de nuevos Estados pequeñitos con  una libre federación de los pueblos, la destrucción de las industrias de guerra, la disolución de los ejércitos y la desaparición de las fronteras, y la eliminación del capitalismo. A un nivel más práctico, nos oponemos a su tendencia a la guerra y la militarización de la sociedad con campañas contra el reclutamiento militar, el apoyo a los desertores y a los que se oponen a la guerra, a la desobediencia civil y a los paros y huelgas contra el tráfico de armas y de ejércitos.

Aporte de Gonzo.

jueves, 21 de agosto de 2014

Los niños de Gaza...



Dicen que la primera –y la más lamentable– víctima de una guerra es la verdad. Y yo diría que los niños. Y la verdad. Juntos. ¿Un ejemplo? La manera en que Israel trató de sepultar a los niños de Gaza –512 de los 2 mil 142 palestinos asesinados, la vasta mayoría civiles–, junto con la verdad sobre su culpa por su muerte.
Para justificarlo en principio la propaganda israelí (hasbara) recurría al derecho a defenderse de la amenaza terrorista, lamentando los necesarios daños colaterales. Un documento especial instruía a los políticos y oficiales a unirse al dolor de los palestinos usando fórmulas así: Un día niños israelíes y palestinos crecerán juntos, estarán jugando y trabajando hombro a hombro..., una muestra magistral de hipocresía (The Independent, 29/7/14).
Pero cuando éste PR se quedó corto frente al uso premeditado de fuerza desproporcionada contra la población y blancos civiles (la doctrina Dahiya) y la clara táctica colonial de golpear a la población más vulnerable (niños, jóvenes –más de la mitad de los habitantes de Gaza– y mujeres) para quebrar la resistencia de todo el pueblo, hasbara recurrió a otras viejas casuísticas que apuntan a: 1) deshumanizar a los palestinos, y 2) culparlos de su muerte.

Primera –recuerda Joseph Massad, politólogo palestino–, dirigida sobre todo a los niños (pequeños demonios que valen menos), acompaña siempre a las masacres israelíes (Al Jazeera, 30/5/11).
Segunda –que pasa la culpa del colonizador al colonizado–, está presente desde que Israel empezó a avanzar sobre las tierras de los palestinos. La primera ministra Golda Meir dijo: Podemos perdonarles por matar a nuestros niños. Pero no por forzarnos a matar a los suyos.
Habrá paz sólo cuando ellos amen a sus niños más que lo que nos odian a nosotros (1957). Este argumento que difama a los palestinos fue repetido en contexto actual –¡como si ella hablara de Hamas!– por la... Anti-Defamation League (Electronic Intifada, 25/8/14).
Pero el caso más extremo de culpar a la resistencia palestina por la muerte de sus niños masacrados en los bombardeos israelíes fue el anuncio del premio Nobel de la Paz –y principal gerente de Holocaust industry– Elie Wiesel.
Publicado en varios periódicos del mundo, inovocando la bíblica historia de Abraham y sus hijos, rezaba: Los judíos rechazaron el sacrificio de los niños hace 3 mil 500 años. Ahora le toca a Hamas.



Así, repitiendo el axioma de Meir –ellos no aman a sus niños– Wiesel acusó a esta organización de sacrificarlos usándolos como escudos humanos y (de paso) de negarles todo futuro y vida digna, como si fuera Hamas, no Israel, quien los tiene encerrados en el gueto-campo de Gaza.
¿Cómo responder a un dictum así? Con dos contra-críticas y un recordatorio histórico:

• Que no hay ninguna evidencia –lo reconoció hasta The New York Times– de que Hamas usara niños como escudos humanos. No obstante, hay numerosas evidencias de que lo hacía... el ejército israelí, secuestrando a los niños palestinos y poniéndolos en la cabeza de sus fuerzas invasoras (véase: reportes de Rania Khalek).

• Que cualquier persona que acusara a los judíos de sacrificar a sus niños acabaría acusada de antisemitismo, ¡pero a los palestinos se les puede tachar de todo! Incluso –como hace Wiesel– de modernos cananitas que según el Antiguo Testamento sacrificaban a sus niños ante Moloch, y por eso merecen morir, justificando así (in) directamente la masacre de los gazatíes A.D. 2014 (Electronic Intifada, 9/8/14).

• Y que en los últimos 3500 años hay al menos un caso en que la comunidad judía sacrificó a sus niños: ocurrió en condiciones extremas e incomparables, pero no deja ser un hecho.

Recordarlo duele, pero el tono de Wiesel y su menosprecio al sufrimiento y la muerte palestina merecen una respuesta contundente (también del tipo sopa de su propio chocolate).
Es la historia del gueto de Lodz/Litzmannstadt –mi ciudad natal y gran centro textil–, convertido por los nazis en una máquila de servicios del Tercer Reich.
El gueto producía uniformes y botas militares, pero también artículos de lujo como vestidos para muñecos, confeccionados por niños judíos para alegrarles la vida a los niños alemanes.
Pronto para aumentar la eficiencia los menores de 10 años fueron declarados elemento improductivo. Los nazis exigieron a las autoridades judías su entrega.
Su jefe, Chaim Mordechaj Rumkowski, empresario malogrado y activista sionista, en un histórico discurso bañado de retórica cuasi religiosa pidió a los habitantes entregar sus niños (junto con ancianos y enfermos) y sacrificar los miembros para salvar el cuerpo: Me lo prometieron: si entregamos este sacrificio, habrá paz.
Rumkowski –retratado por Primo Levi en Los hundidos y salvados (1986)– era un egomaniaco y amante del poder. Según algunos era un pederasta que abusaba de los niños del orfanato que fundó. Según otros, al no tener hijos propios, amaba a los ajenos. Según él mismo, era un nuevo Moisés que iba a pasar a los judíos por el mar de la guerra y ser jefe del nuevo Estado judío fundado bajo auspicios de Hitler . El sacrificio de niños –exterminados una vez entregados– era en su cabeza delirante un medio para llegar a este fin (que nunca se dio).
Wiesel, por supuesto, no cuenta esta historia, pero no falló en legitimar su tesis –Hamas/palestinos sacrifican a sus niños–, con una imagen de niños judíos arrojados al fuego. Así queda muy claro cómo se construye la narrativa de la industria cultural del Holocausto (Finkelstein).
Como sólo elementos selectos del sufrimiento judío (especialidad de Wiesel, también respecto a su propia biografía, véase La Jornada, 28/9/11) sirven para justificar el sufrimiento palestino y absolver a Israel aun cuando es culpable, como reza la doctrina Wiesel.
La buena noticia es que su monopolio se quiebra: un grupo de sobrevivientes del Holocausto rechazó su indignante desplegado y abuso de historia que justifica lo injustificable: el asesinato de más de 2 mil palestinos, inluidos cientos de niños.
Y la noticia para los que no se enteraron es que los 512 niños de Gaza en verdad no fueron sacrificados por Hamas, sino por el propio Israel, en el altar de su superioridad moral y militar...

Aporte de Maciek

miércoles, 20 de agosto de 2014

Resistencia Gazatí...





En los últimos días decenas de miles de personas se han manifestado en las principales ciudades del Mundo, contra el genocidio sobre el Pueblo Gazatí.
Yes que el conflicto político-militar entre el Estado sionista de Israel y el Pueblo Palestino de Gaza, se expresan dos concepciones contrapuestas de linea política y de estrategia militar .
El sionismo basa su estrategia política en la consolidación y expansión de un estado confesional, judío, no sólo en lo religioso sino en lo jurídico, en lo cultural..., siendo el más estrecho aliado en la zona del imperialismo occidental en general y del yanki en particular, por el cuál es económica y militarmente sostenido.
Este proyecto es excluyente por tanto para cualquier otro tipo de individuos que no pertenezcan a esa identidad religioso-cultural, en el mejor de los casos pueden llegar a ser aceptados como ciudadanos y ciudadanas de segunda categoría.
Se da la circunstancia actual e históricamente que en Palestina, territorio en el que se ubica el Estado de Israel, vivían y viven palestinos y palestinas desde tiempos inmemoriales. La política de construir un Estado confesional judío conduce de forma continuada a un tipo de guerra muy particular, la guerra genocida, porque su finalidad es eliminar al Pueblo Palestino, al menos en aquella medida suficiente como para que dejen de ser un sujeto con capacidad de resistencia político-militar.
La última fase de esta guerra "Borde Protector ", es un episodio más, eso sí con un incremento exponencial del carácter criminal y genocida, de esa estrategia político-militar.
Las matanzas de niños, 375 hasta ahora, los ataques indiscriminados que han supuesto cerca de 1.800 muertos y más de 9.000 heridos, de los cuales más del 80% son civiles, si lo comparamos con las pérdidas militares, que según el propio Estado de Israel solo han alcanzado a 320 combatientes de Hamas, cifra que las Naciones Unidas rebajan a 191, es todo un ejemplo de los auténticos objetivos del ejercito sionista.
Estos resultados no son casualidad, ni efectos colaterales, son las consecuencias buscadas en coherencia con ese objetivo de eliminación del Pueblo Palestino. Los ataques a las escuelas de la ONU, previamente identificadas por este organismo. Los ataques a los Hospitales, del total de 32 existentes en Gaza 21 han sufrido bombardeos. Los ataques a los Centros de Salud, más de 22 han sido bombardeados. Los ataques a colegios y universidades, 134 de los cuales han sufrido severos daños. Los ataques a los centros de producción de electricidad y distribución de ésta. Los ataques a la infraestructura de las vías de conducción de aguas y de transporte, son la expresión nítida de cómo Israel concibe su guerra de -destrucción total- contra el Pueblo Palestino.
Según Instituto Israelí de Estudios sobre Seguridad Nacional, su ejército esta compuesto por 176.500 soldados y 445.000 reservistas, de los cuales han movilizado ya alrededor de 50.000 para la operación en marcha.
Los recursos bélicos son proporcionales a la filosofía de un Estado cuya finalidad es la agresión permanente a los legítimos habitantes del territorio palestino.
Cuando se constituye el Estado sionista de Israel 700.000 palestinos fueros expulsados, porque Palestina no era una tierra sin Pueblo para un Pueblo sin tierra, como pretenden hacernos creer, Palestina tenía y tiene su Pueblo.
Los palestinos de Gaza tienen una estrategia político-militar muy diferente, su único objetivo es que sea reconocido como legítimo su Pueblo y todos los derechos que ello lleva consigo, entre otros el de tener un Estado propio. Por ello la forma de hacer la guerra de los gazatíes es muy distinta a la de Israel. La suya es una guerra de resistencia y de liberación simultáneamente y eso se expresa de forma clara en los resultados de sus acciones militares, de las pocas mas de 70 personas fallecidas en el bando israeli, todos eran militares menos cuatro, es decir más del 90%. Los datos no ofrecen dudas de como unos y otros se plantean el conflicto.
En la Franja de Gaza viven al rededor de 1.800.000 personas, el 43,4% de los gazatíes tiene menos de 14 años, la tasa de crecimiento anual de la población actual es del 3,7% y la edad media es de 18 años. Por cierto cerca de 400.000 personas se han visto obligadas a desplazarse de sus lugares habituales por la intervención israelí.Y Hamás cuenta con 20.000 combatientes, 10.000 en su brazo armado y la Yihad islámica reivindica 8.000.
Israel ha tenido que retirar sus tropas terrestres porque el coste de sus incursiones y las luchas cuerpo a cuerpo con Hamas estaban resultando demasiado costosas para su ejército. En la anterior invasión sólo fallecieron 11 soldados del ejercito sionista.
Y vemos que mientras Israel extermina a hombres, mujeres y niños en la Franja de Gaza, invocando su derecho a garantizar su seguridad, Estados Unidos y la UE contemplan la matanza con indiferencia, limitándose –en el mejor de los casos- a esbozar tímidas objeciones. Al margen de las cuestiones energéticas y geoestratégicas, nadie quiere proporcionar argumentos que permitan lanzar la temida acusación de antisemitismo.carbonizados, mutilados o agujereados porque Israel quiere explotar los yacimientos de gas situados en las aguas territoriales de Gaza y porque existe una inequívoca voluntad de forzar una segunda Nakba o emigración forzosa, semejante a la de 1948, que expulsó de sus hogares a casi un millón de palestinos. No es una exageración hablar de genocidio o limpieza étnica. Israel sigue los pasos de Estados Unidos, que aplicó el mismo procedimiento con los pueblos nativos americanos. Los pueblos nativos americanos son en realidad las primeras naciones de un continente diezmado por el colonialismo europeo, pero en la actualidad sobreviven en reservas, sin la posibilidad de constituir un gobierno que refleje su identidad cultural. Sus derechos se extinguen en el humillante fidecomiso de sus propias tierras en calidad de gestores y administradores. Israel ni siquiera reconoce a los palestinos como pueblo, pues estima que solo son árabes, población hostil e incompatible con el proyecto de recuperar algún día las fronteras del Antiguo Testamento.
Los niños palestinos mueren y la UE y Estados Unidos no quieren acusar a Israel de genocidio y crímenes de guerra, pues la Shoah se ha convertido en una imbatible coartada, que se explota con vergonzoso cinismo. Casi todos los pueblos ocupados por el Reich alemán durante la Segunda Guerra Mundial colaboraron en la deportación de sus ciudadanos de origen judío, sin ignorar su terrible destino. El infame gobierno de Vichy se plegó a las exigencias de los nazis con auténtico fervor antisemita, movilizando a miles de policías para deportar a 74.000 conciudadanos judíos. 42.000 acabaron en Auschwitz. Solo 811 regresaron a Francia. En cambio, cuando el 1 de octubre de 1943 Adolf Hitler ordenó la deportación de los judíos daneses, el movimiento de resistencia y un gran número de ciudadanos anónimos se movilizaron para trasladar a la neutral Suecia a 8.000 judíos. Gracias a esta audaz maniobra y a las gestiones diplomáticas de las autoridades, solo perdieron la vida 102 judíos daneses, de acuerdo con los datos del Yad Vashem. El antisemitismo es un viejo prejuicio cristiano que en los años 30 gozaba de excelente salud en Europa y Estados Unidos. Joseph Kennedy, William Randolph Hearst y Henry Ford -que sería condecorado por los nazis con la Gran Cruz de la Orden Suprema del Águila Alemana, la distinción más alta que podía recibir un extranjero- nunca ocultaron su odio hacia los judíos y aprovecharon su poder para influir en la opinión pública norteamericana, ensalzando las dictaduras de Hitler y Mussolini. Walt Disney se movió en la misma línea y el gobierno de Franklin Delano Roosevelt restó importancia a la Shoah, pese a conocer perfectamente lo que sucedía. No quería perder el voto judío, pero tampoco el de los evangélicos y los irlandeses católicos, notorios antisemitas. Cuando en 1943, Jan Karski, representante del gobierno polaco en el exilio y testigo presencial de la matanza de judíos en el gueto de Varsovia y el campo de tránsito de Izbica, se entrevistó con Roosevelt para informarle del genocidio, el presidente le contestó con evasivas y desvió la conversación hacia la hípica, una de sus pasiones, preguntándole por las características de los caballos europeos. nazis para deportar a millones de judíos.universidades.
Después del bombardeo de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, muchos jóvenes judíos se alistaron en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Algunos ya habían luchado contra el fascismo en España como voluntarios de las Brigadas Internacionales. Los gentiles con un título universitario se convertían automáticamente en oficiales, pero ese criterio no se aplicaba con los judíos y, además, se les prohibía incorporarse a los servicios de inteligencia o la Fuerza Aérea, virulentamente antisemita. Si querían alistarse en los marines, les exigían una explicación. afroamericanos, lo cual explica que años más tarde muchos judíos apoyaran la campaña por los derechos civiles encabezada por Martin Luther King. La prensa estadounidense no mostró mucha preocupación por la suerte de los judíos europeos. Incluso The New York Times, cuyos dueños (Ochs y Sulzberger) eran de procedencia judía, relegó a la página doce el informe de la historiadora Déborah Lipstadt sobre la deportación de 400.000 judíos húngaros a Auschwitz II (Birkenau), donde les esperaban las cámaras de gas y los crematorios. Cuando se produjo el levantamiento del gueto de Varsovia, el diario habló de patriotas polacos y no de Resistencia judía. El New York Herald Tribune, el Washington Post y Los Angeles Times obraron del mismo modo. Solo en la primavera de 1944, la Fuerza Aérea accedió a bombardear el complejo industrial de Auschwitz III (Monowitz), pero el ataque no incluyó las cámaras de gas ni las vías de tren que transportaban a los seleccionados para recibir “tratamiento especial”. Esta vergonzosa maniobra insinúa que las vidas de los deportados se consideraban menos importantes que la destrucción de las fábricas de munición.
Ni siquiera se planteó bombardear las vías ferroviarias utilizadas por los
En esas fechas, los judíos norteamericanos sufrían discriminación laboral y se limitaba su acceso a colegios y
Si manifestaban que deseaban frenar el avance del fascismo, chocaban con un muro de incomprensión, pues los oficiales esperaban escuchar a los reclutas que su intención era “matar japos”.
Aunque 550.000 judíos americanos lucharon en los campos de batalla europeos, soportaron el mismo desprecio que los
La historia se repite con los palestinos, que en las últimas semanas están soportando en la Franja de Gaza un violento ataque militar del Tzahal. No se puede hablar de guerra, pues los palestinos carecen de un ejército regular y las milicias de Hamás poseen un arsenal ridículo, con escasa capacidad de infligir bajas. Sarah Woznick, enfermera norteamericana de Médicos Sin Fronteras, ha trabajado seis meses en la Franja de Gaza y acaba de abandonar el lugar, pues los ataques israelíes por tierra, mar y aire no discriminan entre civiles, personal sanitario y milicianos de Hamás. “No hemos podido desarrollar parte de nuestras labores médicas por falta de seguridad. Los palestinos sufren mucho, sobre todo los niños. Cada vez que había un ataque los niños se agarraban a las piernas de los padres, intentando protegerse.Aparte de los que mueren y los que resultan heridos, los niños de Gaza están sufriendo mucho psicológicamente. Un niño llegó con quemaduras en todo el cuerpo, con 100 pedazos de metralla incrustados”. Cuando le preguntan si los milicianos de Hamás se parapetan en los hospitales, según afirma el gobierno y la prensa israelíes para justificar sus bombardeos sobre escuelas y centros médicos, Woznick afirma que no conoce ningún caso ni ha escuchado ningún testimonio en ese sentido. Es un acto de cinismo afirmar que el Tzahal actúa con criterios selectivos, pues sus avisos para abandonar los edificios convertidos en blancos militares solo proporcionan a la población civil un ridículo margen de tiempo que no excede los cinco minutos. La Franja de Gaza está compuesta por 385 kilómetros cuadrados limitados al Mar Mediterráneo, Egipto –que ha recuperado su papel de aliado de Israel y Estados Unidos- y las fronteras israelíes. Apenas hay donde esconderse. “Te metas donde te metas te van a bombardear. Gaza es una ratonera, pero ¿adónde podemos ir?”, exclaman los palestinos.
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha aprobado una resolución que condena a Israel por su ofensiva militar y ha creado una comisión para investigar los crímenes y las violaciones del derecho internacional. Solo se ha opuesto Estados Unidos, que ha calificado la resolución de “destructiva”, y 17 países –entre los que se encuentran Alemania, Francia, Reino Unido y España- se han abstenido. Israel ha ironizado sobre la resolución, afirmando que solo es “una farsa”. Pially, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha afirmado que hay indicios de crímenes de guerra en la Operación Margen Protector, que de momento le ha costado la vida a 735 palestinos y ha provocado graves heridas en casi 5.000. El 85% son civiles. Al menos, 175 eran niños y más de un centenar mujeres. Ya hay 110.000 desplazados que han huido de sus hogares y, según Save the Children, cada hora muere un niño palestino. Israel ha bombardeado once escuelas, un pozo de agua que abastecía a 1.500 personas, un hospital, una escuela de Naciones Unidas en Beit Janún y un almacén gestionado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA). Navi Pially ha recordado que desde junio Israel ha detenido a más de 1.200 palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este, sin presentar cargos. Simplemente, ha realizado una detención administrativa que puede prolongarse indefinidamente, sin aportar pruebas incriminatorias. Estos hechos solo pueden calificarse de secuestro. Israel disfruta de una escandalosa impunidad. Solo eso explica que Tizpi Livni, Ministra de Justicia, haya declarado al diario Yediot Aharonot: “¡Venid a buscarme!”, burlándose de la orden –ya revocada- de un tribunal británico, exigiendo su detención para interrogarla por crímenes de guerra en la Franja de Gaza durante la Operación Plomo Fundido (2008-2009). En esa época, Livni –antigua agente del Mossad- ocupaba los cargos de primera viceministra y ministra de Asuntos Exteriores.Hasta ahora el Tzahal ha sufrido 35 bajas. Es un número insignificante que refleja la asimetría de los contendientes, pero que triplica la cifra de 10 caídos durante la Operación Plomo Fundido, cuando 1.400 palestinos perdieron la vida bajo el fuego israelí. El Presidente Obama ha lamentado la muerte de civiles, pero ha defendido el derecho de Israel a protegerse. En un alarde de cinismo, ha aprobado una ayuda de 47 millones de dólares para reconstruir Gaza, mientras continúan fluyendo ingentes cantidades de dinero para mantener en funcionamiento la maquinaría militar israelí.



Algunos, dentro del mundo progresista, les parecía imposible que Vietnam derrotara a los EE.UU., porque concebían la cuestión de ganar o perder en clave estrictamente militarista-belicista. Pero los movimientos nacional-populares han obtenido siempre sus victorias en clave político-militar y en esos procesos la capacidad de resistencia es lo esencial, así se demostró en Vietnam, en Cuba o en Irlanda por poner sólo algunos ejemplos,y aunque la lucha del Pueblo Palestino de Gaza está pagando un altísimo coste por su dignidad y su resistencia ante la agresión sionista, pero está empezando a ganar la guerra, mediática, política y militarmente.
Porque ganar la guerra por un Pueblo agredido, es ser capaz de mantener la capacidad de resistencia; y a pesar del más que trágico sufrimiento, parece que al Pueblo Palestino de Gaza le quedan fuerzas y recursos políticos y militares para ello...



Aporte de Gonzo

jueves, 14 de agosto de 2014

Vandalo...




.

Te acuerdas de nosotros...?









...Somos aquellos niños que estábamos mañana, tarde y noche en la calle, en el barrio, por fuera de tu vivienda. Aquellos de los que tantas y tantas veces  te preguntaste irritado: “¿Pero estos niños no tienen padres?” o “¿Dónde están los padres?” o “La culpa la tienen los padres”… ¿La culpa de qué? Esa fue la pregunta que te falto hacerte a ti mismo...

Somos aquellos niños que si eras de nuestra edad, tus padres te prohibían estar con nosotros, no te querían ver con nosotros, y tantas y tantas veces te advirtieron de nosotros. “Nosotros” esa masa de seres uniformes que no se sabían de donde salían pero que nuestra existencia ya molestaba.

Somos aquellos niños que debajo de piernas delgadas como ramas, donde en nuestras pequeñas y famélicas rodillas siempre las teníamos llenas de heridas, sangre mezclada con suciedad. La misma sangre y posiblemente también la misma suciedad que anidaba en nuestros jóvenes corazones desde muy temprano.







Somos aquellos niños de manos muy sucias, y uñas largas y negras resultado de estar todo el día en la calle. Y es que no había algún otro lugar donde ir.

Somos aquellos niños que nos vendíamos por cualquier cosa comestible, y es que el hambre no entiende de explicaciones.

Somos aquellos niños de jiotes negros en la cara, y pelos largos en la cabeza muchas veces con piojos, que cuando la situación era ya insostenible, quizás por la imagen de abandono que dábamos al tener el pelo así, o quizás como manera económica y radical de acabar con nuestros parásitos, nos veías aparecer con la cabeza absolutamente rapada cuando menos te lo esperabas. Eso sí, bastantes veces con algún mechón de pelo largo que nos quedaba ya que nuestros padres o amigos que nos pasaban la rapadora no eran peluqueros profesionales precisamente. Aquellas cabezas que preocupaban más por su exterior que su interior.






Somos aquellos niños que llevábamos la ropa con lamparones y numerosas manchas, pero que la suciedad no era lo que más destacaba de nuestra vestimenta. Lo que más destacaba eran como asomaban nuestros pequeños tobillos en los pantalones largos, o que los pantalones cortos eran más pequeños que los propios calzoncillos, o nuestras camisetas las llevábamos pegadas al cuerpo debido a su pequeño tamaño. Y es que si, la ropa tenía que durarnos hasta que fuera inservible, por muy pequeña que nos quedara ya, o por muy sucia y rota que estuviera. Claras muestras de abandono se pensaba. Pero se olvidaban de profundizar acerca de por quién estábamos abandonados realmente, si por nuestros padres, o por la sociedad y el sistema en su conjunto.


Somos aquellos niños sin calcetines, con la suela de nuestros viejos tenis despegada, y con la punta absolutamente abierta desde donde si te fijabas, podías ver nuestros dedos, y por donde los días de lluvia nos empapábamos y enfriábamos los pies. Tenis que nos quedaban grandes porque antes habías sido de alguien, y ahora,rotos,nos servían para  jugar al futbol con piedras, latas, botellas,…o cualquier basura que ruede, y es que ni para pelotas nos alcanzaba, y cuando afortunadamente conseguíamos una, o la reventaban las vecinas decentes para que no rompieramos "ni un vidrio" , o venia la policía a quitárnosla porque supuestamente “estábamos molestando a los peatones con ella”. Nunca nos atrevimos a preguntarle que alternativas a “jugar” nos proponía a unos niños su excelentísimas autoridades.




Somos aquellos niños que en nuestra casa nos echaban diciendo que nos fuéramos a la calle para no molestar, y en la calle nos echaban diciendo que nos fuéramos a donde vivíamos “a molestar”.
Somos aquellos niños que buscábamos refugio en casetas echas de cartón cogidos de la basura mas cercana, aunque la verdadera soledad la sentíamos en nuestro interior, que nos entreteníamos con un palo en la rama, herramienta perfecta para hurgar en jardines y contenedores de la basura, o matar nuestra curiosidad hurgando en ratas o gatos muertos. Somos aquellos niños que teníamos brechas en la cabeza debido a que cuando nos enfadábamos entre nosotros nos tirábamos piedras. Acción que a veces también repetíamos cuando nos cansábamos de las broncas, insultos y desprecios de los mayores y estábamos ya tan llenos de rabia que no nos conformábamos con el habitual "chingatumadre" o el escupitajo.
Somos aquellos niños que alargábamos el tiempo que pasábamos en la calle, que intentábamos llegar lo más tarde posible a nuestra casa, nuestro infierno familiar, y es que sufríamos menos viendo los estragos de la droga, el alcohol, o la pobreza fuera que dentro de nuestra propia casa.

Somos aquellos niños víctimas de todo tipo de abusos y golpes por parte de los mayores, que aprendimos a vivir, criarnos, y educarnos en la calle a refugiarnos y protegernos en nuestro grupo de amigos, a cuidarnos entre nosotros, que vimos cosas que nunca debimos ver, que hicimos cosas que nunca debimos hacer, que aprendimos cosas que nunca debimos aprender, que descubrimos cosas que nunca debimos descubrir, que crecimos antes de hacernos mayores.

Nos culpaban cuando aparecía cualquier  mobiliario urbano envuelto en llamas. Nos asociaban a cualquier destrozo o acto de vandalismo que veían en el barrio. No dudaron en señalarnos, incluso en llamar a la policía para escondidas detrás de sus ventana, disfrutar del cruel abuso policial sobre unos niños inocentes.

Somos aquellos niños que nos predijeron un negro futuro, que acabaríamos yonkies, alcohólicos, indigentes, en la cárcel o muertos y que desgraciadamente en algunas ocasiones la desesperación de una vida sin vida desde el nacimiento causaron que no se equivocaran.


Somos aquellos niños que hemos sobrevivido.
Aquellos niños de la calle que nos hemos hecho grandes, y que en nuestros corazones y estómagos anidamos el odio y la rabia de la calle, de la pobreza, de la miseria, del desprecio, de la humillación, de los abusos, de los golpes,…que tuvimos que aprender y vivirlo desde que éramos niños hambrientos y solos, y por eso nos deben una vida...
Y tu miedo es  porque sabes que la vamos a cobrar...

Colectivo Vómito Radio-aktivo.