miércoles, 3 de septiembre de 2014

Ëbola...









La epidemia se declaró, al menos oficialmente a través de los medios de comunicación, en febrero de 2014, pero,inexplicablemente,la alerta internacional fue declarada por la OMS el pasado día 7 de agosto.
El ébola se extiende así mientras sus consecuencias causan tanto daño como el virus que sigue sin control en África Occidental. Los responsables de los programas desplegados por la OMS hacen dudar de su capacidad de respuesta y  son las organizaciones no gubernamentales (MsF y MdM) las que tratan de contener los contagios,mientras observan con impotencia cómo la epidemia tiene más fuerza . Ya son cinco países pobres los afectados. En Nigeria y Senegal el brote está bajo control, pero no así en Liberia, Guinea y Sierra Leona, donde la expansión del ébola está creando otra epidemia de miedo que causa tanto daño como el propio virus. Por ejemplo,ocho personas murieron al ser atacadas cuando informaban sobre la epidemia en una aldea del noreste de Guinea. La ignorancia y el miedo tienen trágicas consecuencias.
Pero más allá de los contextos internos que afectan a la epidemia, la llamada cadena epidemiológica compuesta por los tres eslabones clásicos: germen-huésped-mecanismo de transmisión, siempre está en íntima relación con otros contextos más externos que en el momento político actual cobran suma importancia.  Em medio de la crisis del sistema capitalista que quiere -y no puede- salir del atolladero para seguir con el control de recursos esenciales como el energético, así como de materias primas básicas para la alimentación y producción industrial, entre otros, el poder busca el control que consigue o intenta conseguir mediante el sometimiento de los países y zonas geoestratégicas a través de la violencia visible o invisible (descarada o hipócrita) necesaria. Y la corrupción, y su crisis de credibilidad en aspectos fundamentales en sus declaraciones y acciones,en el conocimiento científico y en la dudosa ética de los neoliberales  a nivel mundial.


Así,la epidemia de Ébola es una muestra más de esta grave crisis mundial,tanto como el genocidio del pueblo palestino por el estado de Israel con la connivencia de las potencias capitalistas más enriquecidas, como la Unión Europea con Estados Unidos a la cabeza. Estas mismas potencias crean «monstruos» que se vuelven contra ellos, como los terroristas que asolan Irak, a los que armaron y apoyaron para derrocar infructuosamente al gobierno Sirio; o como el derrocamiento ilegal del gobierno ucraniano por un régimen neonazi -ahupado por los mismos países ya nombrados- que está masacrando a la población del este del país que no quieren seguir bajo el yugo de un gobierno títere de las potencias imperialistas. Sin poder poner más ejemplos como Colombia,México,España, Afganistán, Libia, etc., la realidad es que estos gobiernos, lo más reaccionarios del mundo, están sufriendo no solo derrotas militares y políticas sino una falta de credibilidad que es esencial para su subsistencia. Solo cuando la epidemia haga peligrar los intereses y personal de estos países, como poco, apareceran nuevos medicamentos y vacunas rápidamente  para atajar el problema en sus  territorios y, por supuesto, para sacar suculentos beneficios económicos de la epidemia. No debemos olvidar la «pandemia» de la gripe porcina, el nuevos virus que se originó en una multinacional porcina estadounidense afincada en México, que fue la que originó la nueva cepa del virus gripal y que fue aprovechado para que un antivirus (Tamiflu) fuera publicitado para su administración masiva con pocos efectos beneficiosos para la salud y grandes beneficios para los intereses económicos.
Pero en esos paises africanos,la carencia es absoluta. No hay ni agua ni luz, mucho menos medicinas”, cuenta el médico desde una de las pequeñas aldeas de Kamabai.
Sierra Leona, uno de los países con menos médicos en el mundo: 0,2 por cada 10.000 personas.
Nadie escuchó las advertencias que se lanzaron desde esa África hundida en la pobreza.
Médicos sin Fronteras llevan meses avisándolo. Médicos del Mundo dicen que el pico de casos aún no se ha alcanzado. MSF tiene a 552 trabajadores luchando contra el ébola en Sierra Leona. Trabajan sin ayuda económica de la OMS o de ningún Gobierno.


La organización Médicos del Mundo trabaja,sin ayuda económica  de la OMS ni  de ningún estado, en el terreno desde que empezó la epidemia,se ha encargado, por ejemplo, de capacitar al servicio distrital de salud. La formación se da básicamente para que sepan identificar la enfermedad, cómo tratarla y, sobre todo, cómo aplicar los protocolos de prevención. No es un tema menor teniendo en cuenta que hay médicos que han huido de los centros de salud porque han considerado que no tenían las condiciones para enfrentarse a la epidemia. Unos 120 sanitarios han muerto a causa del virus. Nadie quiere ser el siguiente.
Hay 552 trabajadores de la ONG Médicos sin Fronteras en un sólo proyecto en Sierra Leona: el del ébola. 60 de ellos son internacionales, y el resto es personal nacional... el personal está, como máximo, hasta cuatro o seis semanas. Cada traje cuesta 25 euros... Y no puede volverse a utilizar. Hay multiplicar ese dinero muchísimas veces Algo parecido pasa en Médicos del Mundo, que se encarga de llevar a cabo labores humanitarias en una zona del país que comprende 600 aldeas. Atienden potencialmente a 330.000 personas, en dos proyectos: uno destinado a la prevención y a la concienciación, y otro con las autoridades, apoyando a los equipos en el terreno con material y con fondos. La epidemia que ahora está preocupando al mundo empezó hace meses en Guinea, para después saltar a Sierra Leona, y cada vez con más fuerza, estas últimas semanas, a Liberia. El centro de Médicos sin Fronteras en Sierra Leona tiene 64 camas, que en los últimos días se han ampliado a 88. Pero no es sólo cuestión de camas, sino de sensibilizar e informar a la población local de lo que está pasando.

Luchar contra el ébola no es sencillo, tampoco a nivel económico. Un daño colateral de este miedo, que ya empieza a asomar la cabeza en los países afectados, es el desabastecimiento de productos básicos, combustible y comida, porque muchas empresas, entre ellas las compañías aéreas, están cancelando sus servicios y operaciones. Un millón de personas en cuarentena y riesgo de desabastecimiento, ante el que una ONU que se ve lenta al enviar ayuda humanitaria.
Otro problema. es la indignación de los habitantes de esas regiones que se preguntan con desasosiego si es verdad que hay un tratamiento contra el ébola y que se lo están dando a los pacientes occidentales... Porque si así fuera, ¿no deberían hacerlo en  donde están muriendo por cientos...?
Otras preguntas incómodas se refieren a la "oportuna" muerte, este mismo año 2014, de Glenn Thomas, experto en SIDA y Ebola y portavoz de la Organización Mundial de la Salud que murió junto a 297 personas-cien de ellos virólogos y investigadores expertos en èbola- que viajaban a un congreso sobre éste mal en Austraila, a bordo del vuelo MH17 Malaysia Airlines que fue derribado en Ucrania en circunstancias aún no esclarecidas.
Algunos se preguntan si el virus no sería producido en el laboratorio de Fort Detrick, Maryland, centro del programa de armas biológicas de Estados Unidos de 1943 a 1969,debido a que la cepa actual del ébola,no es la misma encontrada en el Congo,en 1976,sino que es una mutación extraña,con más de cinco picos en su expansión. Existen informes del General Accounting Office sobre la realización de experimentos con sustancias peligrosas en humanos. Este centro, que es una base de investigación biomédica, opera produciendo armas biológicas. Algunos afirman que en este laboratorio se produjo el virus del SIDA,la influenza h1n1, el Ebola y el Anthrax y se tienen granjas de animales con los cuales se experimenta el desarrollo de nuevos virus.
Asimismo algunos días atrás tres muestras del virus de encefalitis venezolana fueron extraviadas en Maryland, del Fort Detrick, un virus que puede ser transmitido al hombre a través de las moscas produciendo síntomas de gripe.
La misma teoría conecta con Donald Rumsfeld, ya que la empresa Gilead es la mayor proveedora de medicamentos para el SIDA y por el hecho de que el primer brote de influenza porcina en 1976 ocurrió en una base militar en Fort Dix, Nueva Jersey, donde el soldado David Lewis murió y 500 más se enfermaron.
Inquietante recordar que en febrero del 2009 se realizó  un plan de contingencia de lFEMA (Federal Emergency Managment Agency) para vacunar a miles de personas en unos condados del estado de Illinois, donde las autoridades del condado local fueron también contactadas por miembros del National Homeland Security para pedirles que estuvieran listos “por si acaso” y tuvieran un “plan de mitigación de peligros” en el que contarán con una enorme cantidad de ataudes herméticos y inumerables tumbas masivas.
O como olvidar cuando en 1998 Wired publicó un artículo en el que se habla de una arma biológica genotípica desarrollada por el ejercito de Israel. Esta “genóbomba” sólo atacaría a los árabes y dejaría a los judíos sin afectar. Esto,aunado al reporte de la British Medical Association en el que se decía que en 5 años se tendrían listas eficaces armas biológicas capaces de atacar grupos étnicos sin problema.
En todo caso la pregunta sería...qué es lo que no estás viendo al estar viendo la hiperproducción mediática del ébola?
Se cree que como táctica de distracción es también utilizado para inducir un estado de ánimo en las masas que pueda ser explotado, con el fin de crear un estado de terror el cual fomentaría la vigilancia y la industria militar.
Noam Chomsky habla de un esquema donde el poder político fábrica enemigos (como el terrorismo, como los comunistas,o como el ébola) para activar ciertas industrias y mantener el status quo.
El documental corto realizado por Noami Klein y Alfonso y Jonas Cuarón ilustra la doctrina del shock, donde se dice que la terapia de shock utlizada en los tratamientos psiquiatrícos (y de interrogamiento) , es también utilizada de una manera colectiva, donde las masas son sometidas a un shock, como puede ser una catastrofe, un golpe de estado o cualquier otro tipo de acontecimiento “traumático” a gran escala. Lo que produce que las masas sean más propensas a seguir sin cuestionar a un líder que promete protegerlos,pero cuyo fin real es proteger los intereses del mercado libre radical, así, propagando un estado mental generalizado, como el que puede ser provocado por el virus del ébola, (miedo, sufrimiento, asilamiento) se crea un terreno fértil para para inducir a una serie de pautas o programación mental, que  mantiene esclavizados a los individuos...
Con todo ello,las grandes farmacéuticas de Occidente se toman su tiempo para desarrollar una vacuna contra el virus del ébola,que se conoce científicamente al menos desde 1976, año en que se aisló por primera vez en Zaire. Y, desde entonces, las grandes compañías farmacéuticas han impedido el desarrollo de una vacuna contra el ébola solo porque, hasta ahora, la enfermedad ha sido exclusivamente africana,con ciudadanos de quinta que no tienen dinero para pagar los fármacos...

Y es que las víctimas del ébola,han sido hasta ahora  grupos marginados sin poder de consumo,y eso ha contribuido a demorar la respuesta y a retrasar la puesta en marcha de una reacción médica internacional con los recursos adecuados. Por eso,también han pasado tantos meses de desinterés, sólo hasta que algunos europeos religiosos se han contagiado, es que  los medios de comunicación, los políticos y la comunidad científica e instituciones de financiamiento tomaron nota de la situación. La falta de voluntad de la industria farmacéutica para invertir en la investigación de tratamiento y vacunas es algo que las compañías se niegan a hacer porque los números en cuestión son, en sus términos, tan pequeños que no justifican la inversión. Cuando las enfermedades fatales afectan a personas sin recursos en las antípodas del mundo, parece que simplemente pueden ignorarse.
Y no por una razón misteriosa o imbricada laberínticamente en los vericuetos de nuestra cultura, sino quizá por un motivo muy simple: dinero. En una época en que la salud se ha convertido en una mercancía, en una especie de recurso que puede ser explotado y del cual se puede obtener ganancia, entonces su cuidado está reservado para aquellos que pueden pagar por conservarla. Y, tristemente, la mayoría de la población africana es terriblemente pobre.
Esta es la bancarrota moral de los capitalistas, que actúan en ausencia de un código ético y social, llevados solamente por una codicia demente, seres enfermos de poder que no piensan que la huída de lo humano por el ébola es hacia ninguna parte...

Texto al alimón del Sensei y Rox.
.