sábado, 4 de octubre de 2014

Los amargados...




Los individuos amargados padecen una insatisfacción profunda y existencial con la vida, como resultado de heridas, rechazos, resentimientos, frustraciones, iras y dolor.
Sobreviven con una angustia crónica y en un estado de tristeza muy profundo que los lleva de la decepción a la desesperanza. Y mezclado todo esto, a la vez, con hostilidad y profundo pesimismo.
Según el diccionario, la palabra amargura,es aflicción, sinsabor, disgusto, pesadumbre, melancolía,y deriva del griego Pikria,que significa  perforar con una punta, cortar, pinchar profundamente, y también amarga hiel.
Y esto se debe a que la Pikria es una raíz amarga que produce frutos tóxicos. Los griegos también utilizaban esta palabra para definir a una persona que se niega a perdonar; alguien que se consume en el resentimiento.
Un amargado se detecta, primeramente a través de lo que dice y luego, en sus actitudes y acciones.Un amargado, atrae a otros amargados.
El veneno de la amargura se manifiesta al hablar ya que rumiará las ofensas y las heridas sufridas, y sus deseos de venganza en contra de aquellos considerados como los causantes y responsables de sus heridas.  Un amargado literalmente destila veneno al hablar, atraviesa a los demás con sus palabras llenas de odio, perfora, es punzante como un cuchillo, y sobre todo, deja en los demás un pesado amargor …Y una vez infectados con la amargura, es algo imposible de contener. El veneno de la amargura será arrojado fuera de nosotros hacia los demás, ya sea en palabras o en acciones.


El ciclo de la amargura es así: El sujero recibe una ofensa que no perdona. Al no perdonar, la ofensa se traduce en Ira. Posteriormente, la Ira se traduce en resentimiento. Y el resentimiento da lugar a la amargura. Sí la amargura no se elimina, dará paso a la depresión.
Albergar amargura tiene un efecto devastador sobre nuestros cuerpos y también en nuestro espíritu.

La persona amargada padece una forma de depresión que se  enfoca negativamente en el mundo exterior, pensando que ha sido tratado injustamente. La amargura es el resultado de un resentimiento. Se vive una ofensa, al no perdonar, la ofensa se convierte en Ira o en dolor, y esta se convirtió en odio. Este odio se convirtió en amargura que es aflicción del alma. Nadie puede ser feliz o tener paz si su corazón está lleno de amargura.
Los amargados siempre están criticando, se están quejando, se sienten enojados, se victimizan, son ofensivos, su autoestima está baja y les gusta hacer sentir mal a los demás. La amargura, puede transformar el carácter de una persona y su comportamiento reflejara negativismo, dureza, severidad, rencor y odio, y es una amenaza no solo para su desarrollo emocional sino para todos aquellos que le rodean, ya que cualquiera puede ser contaminado por el sujeto amargado. Cuando una ofensa, una traición o una desilusión nos lastima el corazón,es mejor perdonar lo más pronto posible, porque el rencor afecta de modo dañino los sentimientos, pensamientos y acciones, transformándonos en  personas infelices, resentidas y atormentadas. Pero pasa que muchas veces, el amargado no se da cuenta de los daños que puede causar a los demás, a través de sus palabras, acciones y actitudes,pero es mayor su ego herido que considerar los sentimientos de los demás.
Algunos daños que la amargura causa son:
Físicos: alta presión arterial, desordenes estomacales, problemas intestinales, insomnio, enfermedades cardiacas. Emocionales: ansiedad, amargura, depresión, temor, inseguridad, preocupación.
Entre las causas más comunes de la amargura están la  Envidia (al  comparanos con lo de los demás y resintiéndonos porque suponemos que los demás tienen mas), el Fracaso (cuando deseamos algo fuera de nuestras posibilidades,o carecemos de talento o perseverancia para lograrlo), y Incapacidad de realacionarnos conla pareja ,o la familia (Padres amargados que tienen hijos amargados).
El sujeto amargado, siempre está enojado, pelea con todo el mundo y lo peor de todo es que, la mayoría de veces, no sabe el por qué está enojado, no sabe el por qué todo le da rabia. Tiene arranques de ira e insulta al que tiene delante y después sale trastornado con sentimientos de culpa. Estos arranques de ira y enojo son una forma camuflada de venganza—una manera de "castigar" por el dolor recibido en el pasado. El enojo nunca se superará hasta que el origen de la amargura sea quitado. Detrás del enojo siempre hay algún conflicto no resuelto.
Además,el amargado siempre ve primero, lo negativo o lo feo. Todo el tiempo está criticando y enjuiciando a las personas según su criterio. Nunca puede ver el lado bueno de las cosas y ve todo negro. Una persona amargada se ve a sí misma sin valor, con complejos, insignificante y mediocre, y por eso proyecta su discernimiento torcido a cualquiera y a todo lo que ven...el cristal con que mira el mundo está turbio y sucio...
Por ello, los amargados no tienen amistades íntimas: Su forma de pensar y actuar, aleja de ellos todo lo bueno, así la lejanía de los otros lleva al amargado a ser insensible. La dureza empieza a invadirle el alma, y encerrado en sí mismo,se hunde en sentimientos egocéntricos y no considera ya los sentimientos y necesidades de otros.
Pero el amargado no se amarga de un día para otro, sino que entra en un proceso. Primero recibe una ofensa y no perdona, al no perdonar, la ofensa se transforma en Ira, posteriormente, la Ira se transforma en resentimiento y el resentimiento da lugar a la amargura; sí la amargura no la elimina, dará paso a la depresión.
Los amargados se crean multiples justificaciones y razonamientos ilógicos para culpar a los demás de que son causantes de heridas imperdonables.
Y se olvidan, en su soberbia, que el cometer errores es propio de la naturaleza humana, si no seríamos como dioses, lo sabríamos todo, lo entenderíamos todo y seríamos perfectos...
Muchos individuos llevan años guardando dentro de su ser rencores por ofensas del pasado, que entre más rancias, mas dañan al amargado.
Cuando la amargura se hace crónica, el amargado, por lo general se vuelve paranoico e imagina que todos están en su contra. quien está amargado invoca los nombres de sus ofensores continuamente y exagera o generaliza: “…todo el mundo es malo…” o bien “nadie me quiere…” Las frases “todo el mundo” y “nadie” pertenecen al léxico de la amargura.
El odio y el resentimiento son venenos que muy lentamente van carcomiendo el cuerpo y la vida, y dejan al amargado,estancado en el pasado,intoxicado de ego,sobre-reaccionando a las ofensas,hundido en la autocompasión, el enojo, el resentimiento, el rencor, la venganza, la envidia, la calumnia, los chismes, la paranoia, las maquinaciones vanas y el cinismo,la dureza y la severidad...Los amargados omiten que todos somos libres de interpretar las situaciones que vivimos, pero ellos eligen encadenarse al rencor que sienten por el supuesto ofensor, y fermentarse ellos solos en un pantano de sentimientos auto destructivos. El precio de la amargura es muy alto,y no hay quien sobreviva a su veneno...


.