sábado, 4 de octubre de 2014

Por los caminos del sur...









El arribo por segunda ocasión de Ángel Heladio Aguirre Rivero a la gubernatura, se debió a  la insistente recomendaciòn al pueblo crédulo por Andrés Manuel López Obrador,que pedía a los guerrerenses que "votaran por Aguirre porque era buena persona, para que no ganara "la derecha",y  porque con Aguirre en la gobernatura,primero estarían los pobres..." ha dejado un reguero de sangre en los caminos del Sur del  estado  de  Guerrero, y ha significado y significa codicia y  violencia reaccionaria,dejando hasta el último a los pobres... Y el que se haga pendejo ante este hecho,es còmplice.
Sin la intención de hacer un examen exhaustivo de los asesinatos políticos en la entidad sureña, cabe hacer mención de los siguientes:
Javier Torres Cruz, de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán, el 18 de abril de 2011; Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, normalistas de Ayotzinapa, el 12 de diciembre de 2011; Raymundo Velázquez Flores, líder de la Liga
Agraria Revolucionaria del Sur Emiliano Zapata y secretario general en Guerrerodel Partido Comunista de México, y dos de sus camaradas, a principios de agosto de 2013; Rocío Mesino Mesino, lideresa de la Organización Campesina de la Sierra del Sur, el 19 de octubre de 2013; Luis Olivares Enríquez, militante del PCM,y su esposa,de la Organización   Popular de Productores de la Costa Grande, el 10 de noviembre de 2013, y Juan Lucena Ríos y José Luis Sotelo Martínez, dirigentes campesinos de El Paraíso, municipio de Atoyac de Álvarez, el 16 de noviembre de 2013.
La lista anterior sólo es ilustrativa, y de ninguna manera incluye a todos los caídos.

Los asesinatos en Guerrero, tienen sus correspondientes en otras entidades federativas. En Oaxaca han sido asesinados Bernardo Vásquez Sánchez, de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán, en 2012; Arturo Pimentel Salas, del Frente Nacional Indígena y Campesino, en 2013, e Ignacio García Maldonado, de Comuna Oaxaca, el 29 de marzo de 2014. En Puebla han caído en 2014, Antonio Esteban Cruz, líder nahua de la Sierra Norte, el 4 de junio; Óscar Samuel Malpica Uribe, ex rector de la Universidad Autónoma de Puebla, militante de izquierda y distinguido intelectual, el 2 de julio,yAlbertoTehuatlieTamayo,niño de San Bernardino Chalchihuapan, el 19 de julio, días después de  recibir una bala de goma en la cabeza. En otras entidades fueron acribillados José Luis Solís López (Galeano), profesor en La Realidad, Chiapas, y Ramón Corrales Vega, líder campesinosinaloense, en mayo de este año.   El 25 de enero de 2014 murió el activista Juan Francisco Kuykendall Leal,a consecuencia de las heridas   recibidas por la policía de Mancera,también recomendado para gobernar el D.F., por el líder de la seudoizquierda Manuel López Obrador por ser "buena persona",el 1 de diciembre de 2012.
Paralelamente a las muertes producto de la violencia gubernamental, patronal y del crimen paramilitar, están los presos políticos.  Algunos dirigentes, activistas y militantes del movimiento social y la izquierda que han sido recluidos en prisión son: Gonzalo Molina y   Nestora   Salgado,líderes de la Coordinadora Regional   de   Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria, de la Montaña y la Costa Chica de Guerrero; Mario González García, militante anarquista, detenido en la represión del 2 de octubre de 2013; Enedina Rosas Vélez, Juan Carlos Flores, Jazmín Velázquez Ramírez, Victorina Ramírez y otros miembros del Frente Popular en Defensa de la Tierra y Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala, en la entidad poblana, desde abril de 2014;   Marco   Antonio   Suástegui   Muñoz,   líder   del   Consejo   de   Ejidos   y Comunidades Opositores a la Presa La Parota, y Mario Luna Romero, vocero de la tribu yaqui. También estuvieron encarcelados, siendo liberados poco después,Felipe Rodríguez Aguirre, de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata, del Estado de México, y David Venegas, de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y de Voces Oaxaqueñas
Construyendo Autonomía y Libertad. Además de los asesinatos y encarcelamientos, permanecen, asimismo, como desaparecidos muchos militantes del movimiento social.
Es útil  hacer   algunas consideraciones sobre los asesinatos de los miembros de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, Daniel Solís Gallardo, nativo de Zihuatanejo, de la Costa Grande de Guerrero; Julio César Fuentes Mondragón, nacido en la capital federal,y Aldo Gutiérrez Solano, por la forma en que ocurrieron, por los métodos utilizados y por la respuesta del gobierno.
En la persecución y matanza de los estudiantes de Ayotzinapa, participaron, según afirman muchos testigos presenciales, elementos de la policía municipal y un “comando” de civiles armados con “cuernos de chivo” que no sólodispararon contra los normalistas y maestros, sino que lanzaron ráfagas de balas sobre camiones y otros vehículos en circulación,   tales   pistoleros están al servicio delincuencial de empresarios mineros y madereros, de organismos de derecha
y del gobierno neoliberal, generando con ello el renacimiento de grupos paramilitares  al estilo de los “halcones” que concretaron la matanza del 10 de junio de 1971. En otras ocasiones, como el 12 de diciembre de 2011, se ha hecho referencia a estos grupos irregulares de creación oficial, de paramilitares y de guardias blancas. Porque los gobiernos del centro y de Guerrero están embarcados, ante el fracaso total de su programa económico, en una política que combina las acciones judiciales de carácter represivo, con el Ejército   en   funciones   policiales   y   con   formaciones   paramilitares creadas por el gobierno,las grandes   empresas y las bandas del narcotráfico.
Alcaldes, fiscales, gobernadores y legisladores que ya han sido acusados y hasta condenados como jefes de esos mismos grupos. El último caso puso en evidencia estos vínculos, con la desaparición de los 43.
No debe olvidarse la responsabilidad de la izquierda electorera y oportunista. Los militantes de la izquierda deberían hacerse eco de los estudiantes normalistas y las organizaciones populares guerrerenses que demandan procesar a los policías municipales responsables de las   ejecuciones extrajudiciales, así como al edil y al gobernador,  que   ordenaron esas violaciones a los derechos humanos; así como procesar judicialmente a los mandos estatales  y  federales que solaparon estas   acciones   anticonstitucionales; presentar   con   vida   a   los   43   estudiantes   desaparecidos   y   garantizarles   su integridad   física;   garantizar la atención integral,médica y psicológica, de los estudiantes   lesionados;   reparar   los   daños   a   las   víctimas   y   sus   familiares;
garantizar la seguridad e integridad de los estudiantes que han denunciado los hechos y de los defensores de derechos humanos, y, en   especial, exigir cárcel para el gobernador de la entidad y para el presidente municipal de Iguala.
 En Chilpancingo, se efectuó el 29 de septiembre una marcha por la mañana, congregando a más de 3 mil normalistas, maestros y padres de familia, que al recorrer las calles recibieron grandes muestras de apoyo. En el Congreso local, manifestantes solicitaron una reunión con diputados para plantear la demanda de revocación de mandato y juicio político del gobernador del estado,
Ángel Heladio Aguirre Rivero, y el alcalde de   Iguala,Luis Abarca Velázquez, mas no encontraron a ningún representante   “popular”. Por la noche del mismo día, cerca de mil ciudadanos y adolescentes desfilaron por la capital estatal, con velas, para demandar a las autoridades federales y estatales hacer  justicia  a los  estudiantes  victimados. Mientras  las   nueve   normales   públicas   del   estado llevaron a cabo un paro de labores en solidaridad con los normalistas agredidos.
Para   finalizar, en la República Mexicana existe una organización   estudiantil representativa, con una historia de luchas victoriosas y forjadora de dirigentes, cuadros y activistas   combativos y capaces:la   Federación de Estudiantes Campesinos   Socialistas   de   México.   Con   seguridad, los gobernantes represivos no desmoralizarán al estudiantado normalista del campo y su organización de vanguardia. Es seguro que la FECSM   obtendrá   la   conquista   de   sus demandas   centrales   y   no   permitirá   ser   destruida   por   los   personeros   de   la antipatria: el régimen neoliberal del PRI y sus partidos satélites y  paleros de la administración incapaz e ineficiente de Enrique Peña Nieto.


Aporte de Mozz 
para el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, el Taller de Desarrollo Comunitario, el Comité de Familiares y Amigos de Secuestrados,   Desaparecidos   y  Asesinados   en   Guerrero,Oaxaca y Puebla.