miércoles, 14 de enero de 2015

El Negro Matapacos...












El perruno gusto por las marchas no es algo que se presente sólo en Atenas, pues en las  diferentes protestas estudiantiles en Chile los perros son unos personajes muy entusiástas en las protestas de los estudiantes, cuando los carros lanza agua y los pacos (policías) comienzan a agredir a la gente.
Pero  dentro de las múltiples jaurías que abundan en cuanta manifestación hubiere, destaca siempre un perro grande,de pelaje lustroso y colmillos firmes, al que todos llamaban el “ Negro Matapacos”, líder de las manadas en todas aquellas marchas en Santiago.
Se sabe que su nombre es “Negro” porque así figura en la placa de su collar,
pero los jovenes estudiantes le sacan el collar y le ponen pañuelos. Y es que su pasión son los pañuelos: tiene azules, rojos, blancos y hasta una  kufiyya fedayina, blanca y negra... A veces alguien le pone una capa para protegerlo de los chorros de agua de los policías, pero él se deshace de ella en un segundo para ladrarle más agilmente a los "pacos".
Este can,ya famoso por su pañoleta al cuello, se pasea como amo y señor de  las barricadas por la Universidad Central,la Universidad Utem y la Universidad Usach,reconocido por todos los universitarios como un revolucionario innato, es padre de 32 hijos (reconocidos) y marido de seis señoras, amigo del pueblo y la peor pesadilla de la Policía... es el "Negro Matapacos".
 Pero la vida del Negro Matapacos no es sólo protestar. Después de cada marcha regresa a la casa de la señora María Campos, quien le lava sus pañuelos y lo recibe con un plato de arroz con pollo y le deja dormir para que repose de tanta revolución.
Y al día siguiente cuando las escaramuzas entre encapuchados y antidisturbios comienzan, en una casita de la calle García Reyes, el perro se desepera por salir ,rasguñando la puerta ansioso,hasta que la dueña le deja ir,no sin darle antes la bendición al negrito, que espera sentado a que ella le pose la mano en su cabeza y le acicale el pañuelo rojo amarrado a su cuello. Cumplido el ritual, el Negro se enfila hacia la Alameda como guiado por un impulso, por una necesidad casi biológica de estar en la línea de batalla donde policías y manifestantes se ven las caras,Y cuando los jovenes corren por la nube de gas lacrimógeno que les cae encima,el Negro se queda ahí,sin arredrarse,ladrando a los agresores.

Y es que sea en Grecia o en Chile, los perros siempre se caracterizan por permanecer imperturbables en momentos en los cuales el aire se hace irrespirable, y es común verlos entusiasmados con el chorro tóxico del carro lanza agua. Y esto pasa porque la protección de su pelaje y un subdesarrollado conducto lagrimal, hace que los efectos indeseados del gas lacrimógeno no les afecten.


 María Campos adoptó al Negro Matapacos muy jovencito. En esa época el Negro era un perro callejero más del centro de Santiago y que gastaba gran parte de su día en ladrarle a los autos en la Alameda.Pero  sólo a los autos blancos,a los que  se les tiraba a las ruedas, como si se las quisiera comer. Temiendo que lo atropellaran,la señora le hizo sitio en su casa y asombrada por la inteligencia del Negro,le quiso cada día más,pero le deja su libertad,y aunque se preocupa que la policía un día se lo mate,ella le respeta su "lucha",y lo espera paciente mientras escucha atenta cualquier ruido en la puerta que le dé la señal de que el Negro llegó de sus andanzas.

Y fue de aquellos años,cuando,como su casa nueva estaba cercana al barrio universitario de República y a la USACH, el Negro comenzó a relacionarse con estudiantes que rápidamente lo quisieron. Y asi dejó su obsesión por los autos blancos para dedicarse completamente a recorrer universidades.

El Negro hace largos recorridos,se pasa a jugar pelota con los niños al parque Almagro,o se va a echar una siestecita al campus universitario mientras terminan los mítines,o si no,se une a un asado de los estudiantes en el Parque O’Higgins,y ha llegado hasta el  Cementerio General para pelear con los carabineros, encabezando la marcha.

La lealtad del Negro con los estudiantes le ha valido su fama en las redes sociales. Actualmente cuenta con tres cuentas en Facebook que suman cerca de 6 mil fans. En su cuenta de twitter suma 800 seguidores.
Y aunque la prensa oficial ha intentado darle fama de agresivo,el Negro es un amor con los estudiantes y los niños,los quiere,incluso deja que le toquen su plato cuando está comiendo,por eso,los jovenes santiagueños lo cuidan especialmente, porque el Negro es adorable...
Y es que nadie duda que el Negro es un aliado del pueblo, y que sabe quien es el verdadero enemigo, siempre poniéndose al lado de los jóvenes, y  ladrando y atacando a los carabineros. Dócil y cariñoso con los estudiantes,  se deja querer y demuestra su gran alegría cuando le ponen nuevos pañuelos en el cuello,ah, pero a la hora de las protestas, le surge su rabia anarquista  peleando al lado de los encapuchados, casi protegiéndolos.

En fin,que la fidelidad de todos los Perros defensores del pueblo es ejemplar,y con eso concluyo este humilde homenaje a todos ellos, símbolos de libertad, emblemas de valentía, leyendas de fidelidad...
.