lunes, 12 de enero de 2015

Orión...







Cuando la tragedia cayó en forma de  una riada de lodo y rocas sobre Vargas, en Venezuela  la noche del 16 de diciembre de 1999, lo que un fiero  perro de raza Rottweiler, llamado Orión hizo impactó a todos.
Desde tempranas horas el perro ladraba nervioso, pues su instinto le decía que se avecindaba una fuerte catástrofe cuando una avalancha de lodo lo obligo a él y a su dueño Mauricio Pérez a abandonar su residencia e ir a un sitio seguro, fue cuando entonces la valentía de Orión puso un ejemplo de altruismo. Sus hazañas comenzaron cuando el perro se lanzó a  las turbulentas aguas que traían a su paso troncos y piedras. Algunos de los vecinos gritaban asustados  al verlo nadar contra la corriente hasta llegar al lado donde se encontraba una niña aislada de suelo firme,y cuando el can abrió la boca pensaban que mordería gravemente a la pequeña, más no fue así, lo hizo de una manera tan suave por las ropas que ningún daño le causo y la trajo a la orilla donde las personas no salían de su asombro, posteriormente salto nuevamente y saco a una segunda niña de 14 años de las aguas, luego ayudo a ocho niños a subir a sitios altos, así paso la noche del miércoles y parte de la mañana del jueves hasta que los testigos de tal hecho contabilizaron que "Orión" rescatò a 37 personas de morir ahogadas desde una pequeña de ocho años hasta un anciano de 80 años.





En el 2000, numerosos voluntarios, médicos sin fronteras, y asociaciones de vecinos, quienes intervinieron en el rescate de los damnificados por ese desastre natural,lo nombraron Héroe, en un evento en el  que  Orión fue condecorado con una medalla de Honor al Valor ,una cinta azul y un diploma  por salvar vidas humanas, mostrando la fidelidad y la nobleza de los perros de rescate, durante la riada que acabo con la vida de miles de personas en el litoral venezolano... Mientras él,ajeno a tanto premio,maecaba concentrado su carnaza en el podio.También recibió placas, medallas, y homenajes a nivel internacional y reconocimiento por la Gran Logia de la Masonería en Venezuela.
Finalmente el 1 de diciembre de 2008, Orión, el perro rescatista, falleció, pero su recuerdo perdurara para siempre en la vida de las 37 personas rescatadas por él.


Aporte del Sensei