domingo, 22 de marzo de 2015

33 monedas...










¿Qué pasa con todos esos millones de seres que se proclaman seguidores de ese individuo conocido como Cristo?. Si alguien llegara del espacio exterior y describiera la vida de este planeta durante el último siglo o un poco más, bien podría decir lo siguiente:


Los cristianos son los humanos más ricos y poderosos del Tercer Planeta. Al parecer, son también los humanoides más violentos que hay, pues luego de provocar dos guerras mundiales, decenas de miles de asesinatos y millones de violaciones, asaltos y linchamientos, son el único grupo que ha arrojado una bomba atómica contra otro pueblo, no cristiano. Han sido los únicos en colonizar y esclavizar razas enteras de otros seres humanos (los africanos, de hecho el bulto mayor del mundo no cristiano) y en cometer genocidios a escalas no superadas aún (contra los indios americanos o los judíos europeos, por mencionar dos ejemplos). Una de sus naciones, en la que se han establecido el mayor número de cristianos, llamada Estados Unidos, apresa y encarcela la mayor cantidad per cápita de individuos, comparada con cualquier otro Estado-Nación del mundo. Sus habitantes destruyen, sin restaurarlas, inmensas extensiones de tierra, con el único fin de asegurarse grandes cantidades de un papel que llaman "dinero".
Esta perspectiva extraterrestre pareciera burlona, por supuesto, pero nos permite hacer preguntas que desafían a esa fracción del género humano que reclama para sí la herencia espiritual del carpintero  de Nazaret. ¿No es extraño que la mayoría de los pobladores de esas naciones cristianas,, se jacten de orar y adorar a un ser que fue prisionero del poder del estado,asesinado por rebelarse contra el imperio? ¿Que aquel a quien consideran la personificación del creador del universo fuera torturado, humillado, azotado y crucificado? ¿Que esa mayoría de pobladores, autodenominados seguidores del dios crucificado, apoyen estrepitosamente la ejecución extrajudicial del Estado de millares de sus ciudadanos ?
¿Que la abrumadora mayoría de sus jueces, fiscales y abogados, policías o soldados, esos que persiguen, entregan y condenan a los más desvalidos del pueblo, se proclamen seguidores del dios desnudo, escupido y encadenado? Hipócritas,que rezan en un oscuro templo donde imponen el miedo en un altar a su ambición política mientras  la gente apendejada le reza a un póster electoral....
Después de dos milenios, ¿cómo vislumbrar un futuro donde la vida fuese segura, donde los mares, el aire, el mismo sol, no estuvieran amenazados de extinción? Qué lejos el ideal de la realidad. ¿Cuántos de los que tienen a Jesús por su dios verdadero han vendido todo lo valioso de esta Tierra admirable por 33 pinches monedas?


Aporte de Mozz


.